Cincuenta años llevamos disfrutando la genial ocurrencia de los cirujanos plásticos gringos Frank Gerow y Thomas Cronin.


En Texas, dos cirujanos plásticos, Frank Gerow y Thomas Cronin, se las ingeniaban para mantener contentos a todos los machos que fueron criados con leche de tarro.A estos "iluminados" se les ocurrió que la mejor manera para complacer a las muchachas con delantera de muñeca era poniéndole varios centímetros cúbicos de silicona.

Y gracias a su genial idea, llevamos 50 años admirando estos monumentos. Como homenajes, hemos seleccionado algunas famosas con el antes y después de sus lolas.



Famosas:Antes y después de la silicona