Como proceder para salvar a una persona que se está ahogand

En primer lugar, antes de arrojarse al agua, es indispensable, por lo menos, quitarse la chaqueta, los zapatos y dar vuelta a los bolsillos del pantalón, porque, de lo contrario, estas prendas se llenarían de agua, haciendo difícil la flotación al nadador.
Una vez arrojado al agua y estar inmediato a quien se quiere salvar, con objeto de animarle, deberás gritarle: ¡¡¡ estás salvado, no te muevas !!!.

Si está batallando, no le agarrarás inmediatamente, sino que esperarás unos segundos a que se tranquilice; hacer lo contrario es una locura, por cuanto que te expones a que te abrace el náufrago, haciéndote perecer. En cuanto se haya calmado, le agarras fuertemente por los cabellos y le vuelves de espaldas tan pronto como te sea posible, dándole enseguida y de repente un fuerte empujón; de este modo conseguirás que flote.

Conseguido esto, has de ponerte tú también de espaldas poniendo la cabeza del que salvas sobre tu estómago, y con las dos manos agarradas a su cabello, ambos de espaldas, nadarás hacia tierra. Este es el medio más fácil, eficaz y seguro de nadar y ganar la orilla, ya que tiene la ventaja de que la cabeza de ambos se puede mantener derecha.
En caso de que exista corriente hacia mar adentro, lo que debes hacer, tanto solo como llevando a un náufrago, es aguantarte boca arriba hasta que llegue auxilio.
Cuando intentes sacar del fondo a una persona debes agarrarle por el cabello con una sola mano, para que con la otra, ayudada de los pies, puedas salir con ella a la superficie.

Modo de tratar a las personas que, en apariencia, están ahogadas:

Una vez en tierra se debe proceder sin perdida de tiempo a que expulse el agua ingerida, para lo cual, le colocarás sobre la rodilla de modo que su cabeza y tórax queden colgando; en esta posición le apretarás la espalda con fuerza y le darás fuertes palmadas sobre ella, con el fin de que expulse el agua del estómago y pulmones.

Inmediatamente se le pondrá al aire libre, excepto cuando éste sea muy fuerte, y quitándole toda la ropa que pueda oprimirle el cuello o el pecho, se buscarás mantas y ropa seca, y se dará aviso a un médico, procediendo enseguida a restablecer la respiración, evitando que el cuerpo del ahogado se enfríe más .Después de obtenida la respiración, se procederá a promover el calor y la circulación de la sangre.

Los esfuerzos para promover el calor corporal y la circulación no comenzarán hasta que aparezcan los primeros síntomas de respiración natural. En tanto que esto suceda, solo deberás quitarle los vestidos mojados y secarle la piel, pues si se promueve la circulación antes de empezar la respiración se pone en peligro su vida.

La respiración artificial según el método de "boca a boca":
El método más moderno y efectivo de respiración artificial es el de <<boca a boca>>. Su técnica es muy sencilla:


Si hay gases o humos, saca a la víctima al aire libre. Colócala boca arriba. Saca con tus dedos de la boca del ahogado cualquier sustancia extraña que pueda existir.
Pon una mano en el cogote del ahogado y levanta su cuello. Inclínale la cabeza hacia atrás cuanto puedas, sosteniéndole por la frente con la otra mano.

Tira de la barbilla hacia arriba, hasta que la cabeza quede totalmente inclinada hacia atrás.
Apoya firmemente tu boca sobre la boca de la víctima, tápale la nariz y sopla con fuerza necesaria para hacer que el pecho se eleve. Si se trata de un niño pequeño, sopla a la vez sobre su boca y nariz.

Retira tu boca y escucha para sentir el soplo de aire expirado. Repite la maniobra del punto anterior. Si el aire no circula, revisa la posición de la cabeza y de la mandíbula de la víctima. Su lengua puede obstruir el paso del aire. Prueba nuevamente.

Si no obtienes ningún resultado, vuelve de lado a la víctima y golpéale fuertemente en la espalda varias veces entre los omoplatos, para que salga cualquier cuerpo extraño que tenga en la garganta. Si es un niño pequeño, ponlo unos momentos cabeza abajo, sujeto por un brazo o por las piernas, y dale algunos golpes en la espalda. Límpiale bien la boca,
Reanuda la respiración boca a boca. En los adultos sopla enérgicamente con intervalos de cinco segundos. En los niños pequeños hazlo suavemente y cada tres segundos. Si lo prefieres, puedes colocar un pañuelo sobre la boca (o la nariz) de la víctima y soplar a través de él. No suspendas la maniobra hasta que el enfermo comience a respirar. Muchas personas se han reanimado únicamente después de varias horas de respirado artificial.
Llama a un médico o a un centro hospitalario tan pronto como sea posible.

Coloca mantas y/o ropa de abrigo debajo y encima de la víctima para calentarla. Cuando se haya recobrado, no permitas que se levante hasta por lo menos pasada una hora. Ten en cuenta que todo su organismo, el corazón incluido, tiene un déficit de oxígeno, y si el paciente se levantara demasiado pronto, corre el riesgo de un colapso grave.
fuente: manual de primeros auxilios

2 comentarios - Como proceder para salvar a una persona que se está ahogand

@pepialonso84
Gran aporte, nunca esta de mas saber estas cosas, espero nunca tener que usarlas, muchisimas gracias
@acracia
Muy bueno, muchas gracias carish