Buques argentinos en la Primera Guerra mundial

Buques argentinos en la Primera Guerra mundial


Los buques italianos


A consecuencia de la carrera armamentista en que se embarcó nuestro país a consecuencia de la hipótesis de conflicto con Chile, a fines del siglo XIX, la armada argentina elaboró un ambicioso proyecto bajo la denominación de Programa de Equipamiento Naval de 1903, entre los que se encargaron seis torpederos del tipo “Santa Fe” a los astilleros Patison, de Nápoles, Italia.

Sus características principales eran: eslora: 70 metros; manga: 7 metros; puntal: 2,95 metros; calado medio: 1,90 metros; desplazamiento: 450 toneladas; maquinaria de vapor de 12.000 HP; velocidad: 30 nudos; capacidad de carboneras: 90 toneladas; tripulación: 65 hombres; armamento: 5 cañones de 4 pulgadas y dos tubos lanzatorpedos de 21 pulgadas.



Buques argentinos en la Primera Guerra mundial



Habiéndose iniciado la construcción de los buques, y no habiendo recibido estos ún nombre oficial y comando, y ante la solución de los problemas con Chile, las unidades son cedidas a la Regia Armada Italiana, donde reciben los nombres de “Nembo” (cabeza de clase), “Zeffiro”, “Aquilone”, “Turbine”, “Borea” y “Espero”.

El “Nembo”, el “Turbine” y el “Aquilone”formaban parte de la quinta escuadrilla de contratorpederos (división exploradores) a las órdenes del contralmirante E. Millo, con base en Brindisi, cuando Italia declara la guerra a Austria el 24 de mayo de 1915.

El mismo día de la iniciación de las hostilidades, el “Turbine” y el “Aquilone” salen a patrullar la costa italiana hasta el golfo de Manfredonia, donde avistan una flotilla austríaca compuesta por el explorador “Helgoland” y los contratorpederos “Csepel”, “Tatra”, “Orjen” y “Leika”. Mientras el Aquilone se dirigía a toda máquina a Barletta a dar aviso, el “Turbine” presenta combate, siendo hundido por las fuerzas del imperio.

El “Nembo” resultó hundido por el submarino alemán U-16 el 17 de octubre de 1916; el “Borea” fue hundido el 15 de mayo de 1917 por los contratorpederos austríacos “Csepel” y “Balaton”; en cuanto a las restantes unidades fueron dadas de baja y desguazadas: en 1923 el “Aquilone” y el “Espero”, y en 1924 el “Zeffiro”.


Los buques ingleses



Tras encargar los dos acorazados de la clase “Rivadavia” a Estados Unidos, la marina argentina contrató la construcción de doce destructores, cuatro en Gran Bretaña, cuatro en Francia, y cuatro en Alemania.

Los cuatro destructores encargados a los astilleros Laird Bross, de Gran Bretaña, tenían las siguientes características: eslora: 95 metros; manga: 9,60 metros; puntal: 3,20 metros; calado medio: 1,95 metros; desplazamiento: 980 toneladas; velocidad: 32 nudos; máquinas de vapor de 19750 HP; capacidad de carbón: 225 toneladas; 2 hélices; tripulación: 110 hombres; armamento: 4 cañones de 4 pulgadas y 4 tubos lanzatorpedos.


Primera Guerra Mundial



Los buques recibieron los nombres de “San Luis”, “Santa Fe”, Santiago del Estero” y “Tucumán”, siendo sus respectivos comandantes, en 1911, el teniente de navío Eduardo Campi, y en 1913 el de mismo grado Pablo Caillet Bois, del “San Luis”; los tenientes de navío Eduardo Ramírez y Francisco Arnaut, respectivamente, del “Santa Fe”; los tenientes de navío Carlos Somoza y Horacio Hoyuela, respectivamente, del “Santiago del Estero”; y los tenientes de navío Aureliano Rey y Manuel Trueba, del Tucumán.

El contrato sufre serias demoras por parte del astillero, y al desatarse la primera guerra mundial se rescinde el mismo, y las unidades son incautadas por la armada británica, donde prestan servicio activo por breve tiempo, siendo luego cedidos a la armada griega.

El “San Luis” mantiene este nombre bajo bandera inglesa y pasa a llamarse “Aetos” (dando nombre a su clase) al enarbolar la griega. El “Santa Fe” pasa a llamarse HMS “Lion”, manteniendo este nombre en la armada griega. El “Santiago del Estero” se llamó HMS “Panther”, manteniendo este nombre en la armada griega; y el “Tucumán” se llamó “Hierax” en ambas marinas.

Los cuatro buques sobrevivieron a la primera guerra mundial, prestando servicios en la armada griega hasta la segunda guerra mundial, en que el “Lion” es hundido por aviones alemanes en la bahía de Suda, el 15 de mayo de 1941, y los tres restantes son radiados y desguazados en 1946.


Los buques alemanes


Construidos y entregados los cuatro destructores encargados en Alemania: “Catamarca” y “Jujuy” (1912, astilleros Fried Krupp, de Kiel), y “Córdoba” y “La Plata” (1912, astilleros Schichau, de Elbling), se encargan a los astilleros Germania, de Kiel, la construcción de cuatro unidades de las siguientes características: eslora: 90 metros; manga: 9 metros; puntal: 4,5 metros; calado medio: 2,2 metros; desplazamiento 950 toneladas; maquinaria de vapor de 15.000 HP; capacidad de carbón 125 toneladas; velocidad: 32 nudos; tripulación: 125 hombres; armamento: 4 cañones de 4 pulgadas y 4 tubos lanzatorpedos de 41 pulgadas.

Los buques reciben los nombres de “San Luis”, “Santiago del Estero”, “Santa Fe” y “Tucumán”, en reemplazo de los que se construían en Gran Bretaña.

En 1915 se rescinden los contratos y los buques son incorporados a la armada alemana, donde son rebautizados “G-101”, “G-102”, “G-103” y “G-104”, respectivamente.

Los cuatro destructores participan en varias acciones en el Báltico y se hallan presentes en la batalla de Jutlandia (31 de mayo de 1916), integrando la segunda flotilla de exploración, al mando del comodoro Heinrich.

Terminada la guerra el “G-102” y el “G-103” son internados en la base de Scapa Flor, donde el 21 de junio de 1919 sus tripulantes los hunden para evitar que sean distriuidos entre las potencias vencedoras. El “G-101” y el “G-104” son entregados a la armada de los Estados Unidos, siendo utilizados como blancos para ejercicio de tiro naval, hundiéndose ambos en aguas del Atlántico.


Los buques franceses



Los cuatro destructores encargados a los astilleros Brosse et Fouche, de Francia, eran de las siguientes características: eslora: 98 metros; manga: 9,80 metros; puntal: 3,80 metros; calado medio: 2 metros; desplazamiento: 950 toneladas; máquinas de vapor de 19.000 HP; velocidad: 32 nudos; carbón: 145 toneladas; tripulación: 124 hombres; armamento: 4 cañones de 4 pulgadas y 5 tubos lanzatorpedos de 21 pulgadas.

Los buques recibieron los siguientes nombres y comandos: “San Juan”, en 1910 el teniente de navío Domingo P. Velázquez, y en 1913 el del mismo grado Arturo Esquivel; “Salta”, el teniente de navío Felix Tiscornia, en 1910; “Mendoza”, teniente de navío Felix Tiscornia, en 1910; y “Rioja”, el teniente de navío Arturo Esquivel, en 1912.

En 1914 los “Rioja”, “Mendoza”, “San Juan” y “Salta” fueron requisados por la marina gala, recibiendo los nuevos nombres de “Opiniatre”, “Aventurier”, “Temeraire” e “Intrepide”, respectivamente.

Dada la maquinaria instalada (dos grupos de turbinas Rateau de acoplamiento directo, alimentadas por cinco calderas White Foster Wheeler, una a fuel oil y el resto a carbón), se esperaba obtener velocidades del orden de 28 nudos; sin embargo, para mantenerse en paridad con los modelos alemanes de la época, se intentó elevar dicho valor a 32 nudos, que solo se alcanzaron en las pruebas de mar y con un desplazamiento muy reducido, siendo finalmente la velocidad operativa de 27 nudos.

El armamento escogido por los franceses, en lugar del estadounidense originalmente previsto, era de 4 piezas de 100/45mm y otros tantos tubos de lanzar (en montajes dobles en el “Aventurier” y en el “Opiniatre” y simples en los otros), siendo complementado en 1916 con cargas de profundidad.


Buques Argentinos


En 1917 fueron sustituidas las calderas del “Opiniatre” y del “Temeraire”, pero ello provocó una disminución de la velocidad a solo 22 nudos. En la posguerra el “Aventurier” y el “Intrepide” embarcaron las calderas procedentes de los destructores alemanes “V-100” y “V-126”, que habían sido cedidos a Francia en 1920, y ello les permitió mantener una velocidad de 26 nudos.

Convertidos en dragaminas en 1926, fueron dados de baja y desguazados: “Temeraire”, en 1936; “Intrepide”, en 1938; y “Aventurier”, en 1940. Ell destructor "Opiniatre" fue hundido en 1945 y llevó la bandera alemana como "ZF-2".


















Fuentes de Información - Buques argentinos en la Primera Guerra mundial

El contenido del post es de mi autoría, y/o, es un recopilación de distintas fuentes.

Dar puntos
0 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 848 Visitas
  • 0 Favoritos

0 comentarios - Buques argentinos en la Primera Guerra mundial