Cuando la Amenorrea es la causante de la espera

La Falta de Menstruación y la Espera


Si bien en ciertos momentos es normal que la menstruación se ausente, hay veces que deja de suceder debido a fallas del organismo. Sepa cuáles son y cómo actuar ante ellas La mujer a partir de que su aparato reproductor se termina de desarrollar, entre los 11 y los 14 años, se prepara mes a mes para cumplir una de sus funciones biológicas: gestar un bebé. En esa instancia, el útero se recubre de una capa esponjosa, el endometrio, en dónde se alojará el óvulo, y el proceso de fecundación no se produce, la misma se desprende y se elimina en el periodo conocido como menstruación.

Luego de que este proceso sucede por primera vez en una joven se repite con cierta regularidad todos los meses. Cuando esto no se produce por más de dos meses, se lo denomina Amenorrea.

Este trastorno menstrual se clasifica en dos tipos: Amenorrea primaria, y amenorrea secundaria.

La primera, involucra a todas aquellas mujeres que no hayan tenido su primer ciclo menstrual pasados los 16 años; ya que en el 97% aparece antes de los 15. La causa más frecuente se debe a la formación defectuosa de los ovarios, denominada disgenesia gonadal.

Sus síntomas son principalmente la falta de menstruación, el retraso en la aparición del vello púbico y en axilas, el desarrollo de las mamas o pechos y la falta de definición en la estructura corporal femenina (como cintura, caderas, etc). En algunos casos, también puede haber genitales externos infantiles ó genitales externos ambiguos, con clítoris crecido.

Se origina por la alteración en el funcionamiento normal de los ovarios, ya sea por la falta de producción de hormonas -como la progesterona, estrógenos, andrógenos y corticoides- o por la presencia de quistes ováricos. Así mismo, puede suceder por el desarrollo anormal del útero y la vagina o por la presencia de un himen no perforado y muy cerrado, que dificulte la eliminación del flujo sanguíneo.

El tratamiento de este tipo de amenorreas depende de la causa. En caso de las alteraciones ováricas, se soluciona con medicamentos con estrógenos-progesterona en forma de pautas para simular el ciclo menstrual normal y desarrollar las características sexuales secundarias- y las asociadas al desarrollo anormal de los órganos sexuales, con cirugía plástica.

En tanto, La amenorrea secundaria es mucho más frecuente que la anterior y consiste en la suspensión de los periodos menstruales normales durante dos o más meses. Se divide a su vez en dos tipos: las fisiológicas y las patológicas-psicológicas.

Las fisiológicas son las amenorreas naturales que se dan antes de la pubertad, durante el embarazo, en el periodo de lactancia y la menopausia

En el caso de una mujer amamantando suele darse porque junto a la liberación de prolactina hay una disminución en la producción de gonadotropinas, entonces no se produce la maduración de los folículos ováricos, y debido a la merma de la producción de estrógenos y progesterona, el endometrio no crece ni se desarrolla. Por su parte, quienes comienzan a atravesar su período menopáusico -que se da entre los 45 y los 50 años- sucede porque los ovarios pierden funcionalidad y la secreción hormonal deja de ser rítmica.

Ahora bien, dentro de las patológicas-psicológicas existen diversas causas, tales como: el estrés y la ansiedad, la reducción de peso drástica, la obesidad, el desequilibrio hormonal, los trastornos endocrinos -enfermedad de la tiroides o la enfermedad/tumor de la hipófisis- el ejercicio excesivo, algunos medicamentos -incluyendo anticonceptivos orales y otros anticonceptivos- y la cicatrización uterina, generalmente a causa de procedimientos como dilatación y legrado.

Dentro de las causas más comunes se destacan la anovulación crónica que se da en el 39% de los casos, el hipotiroidismo/hiperprolactinemia, que se da en el 20%, y la pérdida de peso/anorexia, en el 16%.

Asimismo, cualquier alteración en los órganos que regulan la menstruación (Sistema nervioso central, hipotálamo, hipófisis, ovarios, útero) puede conducir a la ausencia de menstruación.

Los síntomas que presenta la amenorrea secundaria son: Dolor de cabeza, galactorrea (producción de leche materna en las mujeres que no están embarazadas ni lactando), pérdida de la visión (en casos raros de tumor hipofisario), aumento de peso o pérdida de peso considerable, resequedad vaginal, aumento en el crecimiento del vello siguiendo un patrón "masculino" (hirsutismo), cambios en la voz, cambios en el tamaño de las mamas.

Para poder realizar un tratamiento se necesita conocer la causa de la amenorrea. Es por eso que se deben analizar los conductos que permiten el desarrollo de la menstruación (el interior del útero, la capa endometrial y la comunicación entre el endometrio, la vagina y la vulva) para descartar problemas de comunicación entre el interior y el exterior del útero. De esta manera se pueden detectar casos de atresia vaginal (un conducto vaginal obstruido) o alteraciones en la formación del propio útero.

Además existen diversos exámenes que el médico -luego de descartar la menopausia, el embarazo y la lactancia- puede llevar a cabo, estos son: Biopsia endometrial, privación de progestágeno, nivel de prolactina, niveles hormonales en suero -como los niveles de testosterona-, hormona folículoestimulante (nivel de FSH), hormona luteinizante (nivel de LH), hormona estimulante de la tiroides (TSH), cariotipo para descartar la presencia de una anomalía en el cromosoma Y, y/ó una TC de la cabeza que puede realizarse si se sospecha de un tumor pituitario.

Una vez identificada la causa, se puede proceder al tratamiento, que puede ser mediante suplementos de progesterona (tratamiento hormonal), anticonceptivos orales (inhibidores de la ovulación), modificaciones en la dieta (para incluir un aumento en la absorción de calorías y grasa), cambios en el estilo de vida, y en los casos extremos la cirugía.

Es necesario que el médico induzca la menstruación en mujeres que presentan amenorreas secundarias de origen patológicas-psicológicas, ya que resulta peligroso no expulsar los óvulos que no han sido fertilizados, así como el revestimiento del endometrio, entre otras cosas, porque aumenta el riesgo de cáncer uterino.




FUENTE

espera


Mis otros posts: TONYJAGGER63

ESPERO SUS COMENTARIOS.