¿Querías saber mas acerca del gigante de Villa Dominico?
Aca tenes la info que te faltaba para entender a este inentendible e incomprensible animador de las tardes de la Metro.



Jorge Rafael Aguete es hijo de Ramón Aguete Buceta, inmigrante Gallego, oriundo de la Toja (quien nació el 4 de enero de 1933) y vino a la a la Argentina el 29 de mayo de 1952.

Rafael nació el 17 de julio de 1969, tres días antes de que el hombre pisara la luna, en la clínica Marini, de la Capital Federal (hoy tenedor libre).

Sin embargo creció y se crió en Villa Domínico, ciudad del sur del Gran Buenos Aires, en el partido de Avellaneda, donde cursó sus estudios primarios. Comenzó a asistir a clases en marzo del 75’, en la escuela Nº 66 de Villa Domínico, en Belgrano y Pico. Luego de pasar por diversos establecimientos educativos finalizó la primaria en la escuela Nº 5 de Villa Domínico, en Mitre y Washington, en el año 81.

Antes de comenzar el secundario llegó el tempranero debut sexual de quien hoy todos conocemos como Rafa (pese a que su padre suela llamarlo por su primer nombre). Su compañera fue una noviecita algo menor que él, llamada Karina. Los dos tenían alrededor de 12 años.

La data de Rafa de Villa Dominico (Basta de Todo)radio]

Uno de los medios de transporte más utilizados por el Rafa es la bicicleta. Su afición a ellas comenzó en el verano del 83, cundo se compró su primera bicicleta, en el mismo año en que abandonó sus estudios secundarios.

En 1986 fue Boy Scout. Todos los sábados, con los exploradores de Don Bosco iba a la iglesia San José de Villa Domínico. Al año siguiente fue tarjetero de Disclub, un boliche en Banfield. En 1992 repartió pedidos para el supermercado Hawai de Domínico. Con parte de lo que ganó allí compró su primer pantalón y campera de cuero en la galería Jardín. Cambió de trabajo en el 93, ya que se dedicó a ser cadete de la mensajería Diamond (también en la ciudad en la que reside). "Invirtió" algo de lo que cobró en sus primeras botas rockeras, compradas en Florida y Corrientes.

giganterafa]

En el boliche al que ya nos referimos (Disclub), pero en una noche de julio del 94, conoció a quien hoy es uno de sus "inseparables amigos", como él mismo dice: Cachengue.

"Lo conocí hace bocha, yo tenía 14 años… Íbamos a Disclub con unos pibes que viven a unas cuadras de casa, que tenían a una prima, que a su vez tenía un primo que conocía a Rafa, no sé de donde. Era un personaje, vos lo tenías que ver bailando en el medio del pasillo agarrando mujeres…" Así lo describe el mismo Cachengue.

Fue casi de casualidad como se encontraron, pero enseguida empezaron a apreciarse mutuamente.

Volviendo al plano laboral, en el año 96 Rafa trabajó para Skycab como repartidor de cartas. En el mismo año y con ese sueldo adquirió su hoy famosa vestimenta militar.

En diciembre del año 99, teniendo la casa para él solo ya que su padre se encontraba en Santa Clara del Mar (donde la familia suele veranear) preparando las vacaciones, el Rafa tuvo su última vez (en el amor). Una chica previamente contratada a la que llamaban Mariela fue su compañera. Ella, al ver la increíble performance del Rafa, decidió no cobrarle (dicen).

villa dominicoBasta de todo]

En el año 2001 llega finalmente un momento verdaderamente emotivo en su vida. Caminando por las playas de Santa Clara, Rafa haya a un cachorrito tiritando, lleno de arena, que cruza su triste mirada con la de JR (Jorge Rafael), quien decide adoptarlo, llamándolo ingeniosamente Bobby.

Al año siguiente, mientras el mundo entero (o gran parte de éste) dirigía su mirada hacia el mundial de fútbol venidero, el personaje en cuestión hizo un llamado telefónico. Un hecho que en otro contexto hubiera sido un menor, pero que para una parte de una comunidad fue un verdadero suceso. Rafa dejó un mensaje en el contestador telefónico de la radio Metro, 95.1, que salió al aire en el programa Basta de Todo, conducido por Matías Martin y Juan Pablo Varsky (aunque este último comenzaba a prepararse para cubrir el mundial desde Corea).

Allí el Rafa habló sobre el robo de los papeles de un Torino. Su tono, su cadencia, sus problemas para pronunciar la R, su ternura y el hecho de que no se pudieran explicar como a alguien le pueden robar los papeles y no el auto, hicieron que el mensaje no pasara desapercibido y que el Rafa se fuese ganando de a poco su lugar en el programa.

95.1metro]

Su protagonismo fue creciendo con la aparición de sucesivos mensajes, y éstos empezaron a identificarse con una misma cortina, que lo representó por un tiempo. De allí y de entrevistas y diálogos varios, gracias a la tecnología y a la labor de productores y operadores, salieron frases memorables que hoy se escuhan periódicamente en la radio.

Ejemplos de frases: "era una trola";" por favor, alguien que me ayude"; "yo estoy muy nervioso"; "no se a que te referís"; "pasó un auto, y no lo atropelló";" y un saludo a la bicicletería de Mitre yyyyy… Cotagaita";" yo soy muy observador con las minas";" un arroz de primavera"; "por el cual ya no existe más"; "tenía churrería y luego puso herrería"; "el cuerno de oro", "en Salvador. Soreda y dr. Casazza"; "tristemente célebre"; "la pregunta sería la siguiente, ya que no hay consigna o eje: ¿habrá algún disco de piratería de ternatronic?"; "y en ww la chola com ar, w la chola, proyecto under"; "la muerte es un negocio"; "bueno, encualquiermomentolovemo’", etc.

Su vertiginoso ascenso a la fama hizo que quienes hacían y escuchaban el programa comenzaran a ponerle apodos tales como: "Gigante" (con acento en la G), "Inmenso", "Poeta", "Inconmensurable", "Enorme" o "Ayatolah" de Domínico.

El siguiente paso, luego de que le hicieran las 17 preguntas de las 17 hs, de que armara un ataque ochentoso y de que sus llamados aumentaran exponencialmente (gracias a la financiación que le dieron unas tarjetas telefónicas que un oportunista llamado Pablo Blanco le dió a cambio de que JR trabajara de vendedor a domicilio) fue obtener su propio espacio.

La data de Rafa de Villa Dominico (Basta de Todo)radio]

Con una nueva cortina identificatoria, el "Microprograma de Rafa" copó las tardes de Buenos Aires (iba de 18 a 18:15hs. aprovechando el vacío de programación que hubo en Metro), llenando los oídos de los oyentes de increíbles historias, anécdotas de todo tipo, noticias locas, o el conocido "recorriendo los barrios".

Pero en este mundo lo bueno suele durar poco, y el Microprograma se quedó sin lugar ante la vuelta (antes postergada) de Juan Castro a la radio con su Mix Urbano.

Su incursión en la televisión fue en el programa Ardetroya, también conducido por Matías Martin y con Diego Ripoll de co-equiper. Debutó en "el confesionario", contando una anécdota de cuando fue presidente de mesa. Lo hizo detrás de un vidrio, por lo que su cara no se pudo ver claramente. Tuvo otras menciones y apariciones breves en el programa (en un contestador telefónico, por ejemplo).
[/url][/url][/URL][/url][/url]

Espero lo hayan disfrutado.

Mas info en http://www.soyelrafa.com.ar/