El Orgullo De Ser Hondureño


Septiembre es un mes para recordar que Honduras es nuestro jardín, nuestro hogar, y que debemos amarlo y cuidarlo con fortaleza, dedicación y entrega total. Dedicamos esta edición de lectura a Honduras: a sus bellezas, a su gente, a sus ideas. Porque creer en ella es creer en nosotros mismos.

"¡Cuán querida es de los corazones buenos su tierra natal!"

Voltaire, francés.

El Orgullo De ser Hondureño!

Muchas Razones, un país
Unidos en un solo grito (como el de gol, por ejemplo) los hondureños amamos el nombre de Honduras. Pero debemos aceptar sus virtudes y admitir sus defectos para así cuidarla y respetarla y poder defender bien su honor y su nombre. Honduras es nuestra, y quien se digne llamarse hondureño debe esforzarse, y sacrificar su comodidad y su tiempo para lograrlo.

honduras


Ubicación perfecta

Honduras tiene todo el potencial para ser uno de los países más visitados, admirados y ricos del planeta entero. Tenemos costas frente a dos océanos y acceso rápido a y desde los mercados más grandes del mundo. La Unión Europea por el Atlántico y Asia por el Pacifico. Al norte México, Estados Unidos y Canadá, al frente las islas del Caribe y las Antillas, a nuestro alrededor hermanos centroamericanos que comparten, algunos, nuestros privilegios.


Escenarios Increíbles
Sobre la costa sur, las islas e islotes del golfo de Fonseca están recubiertos de la hermosura de la piedra volcánica, gozan de soles espléndidos, y de noches de cielos estrellados. Con su clima seco y celajes multicolores, las vacaciones en el Golfo de Fonseca serian las más bellas del país…si no fuese por nuestra increíble costa norte.

orgullo
catrachos

Al norte sobre el mapa de Honduras, nuestro Caribe consiste de más de mil kilómetros de playas entre islas, cayos y tierra firme. Bordeados de bellos corales y mares profundos nuestros paisajes submarinos inspiraron el nombre de Honduras de los labios del mismísimo Cristóbal Colón.


hondureño
El Orgullo De ser Hondureño!


Tierra de Montañas y Bosques Nuestras cordilleras cubren el 70% de la superficie territorial. El follaje apretado y oscuro del bosque nublado, protegido por bosques circundantes, aporta al planeta grandes dosis de oxigeno, y produce el agua que irriga nuestros valles y alimenta a nuestra gente. Amar a Honduras exige dar la vida por proteger y aprovechar, con inteligencia y justicia, el recurso forestal, fuente del sustento socio-económico del pueblo hondureño.

honduras



Un balance de cultos


A lo largo del territorio hondureño, dos temas se integran balanceadamente en el corazón del hondureño, el amor a un solo Dios, y el respeto a la madre naturaleza.

orgullo


A la Naturaleza

Las ruinas de la cultura maya son testimonio del respeto de nuestros ancestros a la belleza de las montañas, mares, bosques, y lagos que conformaban su hogar, que de hecho, nos heredaron a nosotros. Su respeto y admiración por las fuerzas naturales cimentaron en nuestras raíces un amor a naturaleza de grandes dimensiones.

catrachos
hondureño
El Orgullo De ser Hondureño!



A un solo Dios
La herencia más importante de la inmigración europea se manifiesta en la progresiva adopción de la religión cristiana, que ha aumentado dramáticamente en años recientes. Ya sea con devotos a la religión católica, o los hermanos separados (cristianos o evangélicos) el pueblo hondureño aprendió las cualidades de la caridad y solidaridad, la humildad y el amor al prójimo.

honduras



El castellano: herencia europea

En el ambiente intelectual, militar y político, los españoles nos heredaron, por medio de la lengua castellana, la puerta de entrada al conocimiento académico, esencial para la practica profesional, factores que se resumen en un solo concepto: Educación. Recordemos a tres de nuestros primeros ideologos y el pensamiento que nos heredaron.



Valle (1776-1834)

orgullo

El Sabio Valle, oriundo de Choluteca, insistió que la educación es la base del progreso. Decía Valle: "Pueblos, procurad seriamente la educación de vuestros hijos. Si no hay luces y virtudes en ellos, la libertad sólo estará escrita en la Constitución que la declara". Fue abogado y escritor, y se le conoce mas por ser el redactor el acta de independencia mas que por haber sido presidente de honduras, Afirmaba que “un pueblo ignorante es victima del charlatán atrevido”.


Morazán (1792-1842)
catrachos

El general José Francisco Morazán fue un héroe, no solo hondureño, sino centroamericano. Decía que “la educación es el alma de los pueblos y abono de los ejércitos de la libertad” debe hacer eco en los hondureños que sinceramente buscan una salida a la pobreza. Morazán fue un fervoroso defensor ideológico y militar de la union, muriendo en el intento. Su visión se patentiza hoy con la creación de sistemas como la Unión Europea, entre otros. Como él mismo dijo, “la posteridad nos hará justicia”.



Reyes (1797-1855)
hondureño

En los primeros años de nuestra historia republicana sobresale el padre catolico José Trinidad Reyes, quien se relata fue ejemplo de las mejores cualidades promovidas por la religión cristiana, además de ser un gran impulsor de las artes y de la educación. El “padre Trino” trajo la primera imprenta a Tegucigalpa, con la ayuda de su amigo Francisco Morazán. Fue el fundador de lo que hoy es la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, que llama “La Sociedad del Genio Emprendedor y del Buen Gusto”. Instituyó el primer teatro y escribió las “Pastorelas”, verdaderos tesoros costumbristas.



Una sola raza: multicolor

Honduras es hoy una fusión de razas en franca ebullición. La amistad interracial se inicia cuando algunos inmigrantes africanos llegan a Gracias a Dios, integrándose a los indígenas ubicados allí, dando a luz al pueblo misquito. Los lencas, chortís y tribus relacionadas a los mayas aún resistían la “conquista” que era más saqueo, esclavismo y “jerarquías” raciales que otra cosa, La doctrina cristiana llega con algunos misioneros e inmigrantes cristianos y/o católicos, quienes cultivaron a paso lento una fe basada en la caridad, la humildad, el amor y el perdón. Al paso de los siglos, grupos judíos conversos se ubicaron en occidente, y árabes católicos en el Valle de Sula y Tegucigalpa. Les siguieron más europeos. Asiáticos y muy pocos norteamericanos, atraídos por oportunidades adornadas de nuestra belleza natural y tesoros arqueológicos. Poco a poco, estas culturas transfieren a la población su pensamiento, filosofía y productividad, según las exigencias de un mundo cada vez más competitivo.


Trabajemos hacia el futuro

Nuestra historia reciente se ve marcada por acontecimientos como el huracán Mitch, la llegada de las maras y la criminalidad, señales de a alarma que nos llaman a encontrar soluciones inteligentes. Urge despertar, asumir a Honduras como una sola patria, y no un sitio dividido por criterios políticos cada vez más corruptos. Guiemos a la niñez atendiendo su educación y uso del tiempo libre; solidaricémonos con los enfermos y necesitados: urge un cambio de actitud responsable y solidario, pero sobre todo, urge mucho trabajo honrado y tesonero.



Dejemos el pasado atrás, centrados en el presente y el futuro. Vivamos amparados en una tierra donde la norma es la diversidad, y el eje transversal una sola fe: cristiana, que llevada a la en práctica nos eleva.



Tenemos una patria que construir, una tierra qué amar. Para poder hacer un plan de país, tenemos que comprometernos a cuidarnos unos a otros y a trabajar unidos por lograr superar nuestras diferencias.


“Lo Esencial”

Lo esencial
no está en ser poeta,
ni artista, ni filosofo.
Lo esencial es que cada uno
tenga la dignidad de su trabajo,
la alegria de su trabajo
la conciencia de su trabajo.

El orgullo
de hacer las cosas bien,
el entusiasmo
de sentirse satisfecho de su obra,
de quererla, de admirarla,
es la sana recompensa de los fuertes,
de los que tienen el corazón robusto
y el espíritu limpio.

(Alfonso Guillén Zelaya, hondureño)