narco:Cómo el poder político losustenta
En agosto de 2011, un helicóptero de Gendarmería chocó en el aire a una avioneta narco. Ocurrió en Santiago del Estero. El roce obligó a las aeronaves a aterrizar de emergencia. El biplano trasladaba estupefacientes. El piloto obviamente escapó.


Pasado un año, en septiembre de 2012, el piloto de una avioneta que llevaba unos 370 kilogramos de marihuana fue detenido por peones rurales cuando la nave descendió equivocando el sitio en un campo del noroeste de Santiago del Estero y chocó una camioneta. El piloto, al parecer de nacionalidad paraguaya, fue detenido cuando pretendía escapar hacia una zona montañosa. Estos hechos no son casuales. El tráfico narco es tan intenso que si se escucha el motor de un biplano desde las rutas de los feudos narco, hay que mirar al cielo por las dudas si se observan maniobras de aterrizaje.
Las salinas que se extienden entre Catamarca, Córdoba y Santiago del Estero son una gran pista de operaciones. Es lugar elegido por los narcotraficantes, ya que el terreno es muy firme. Los carteles mejicanos se interesan por en esta zona debido a los latifundios. Cuando llega la época de lluvias, la cocaína se descarga en campos enormes, muchos de ellos sin explotación alguna, ubicados en lo que podría denominarse el “triángulo de las Bermudas” de la droga, conformado por poblaciones del norte de Córdoba, limítrofes con localidades de Catamarca y Santiago del Estero.
Ya en mayo de 2011, un diario de México denunció que el cartel de Sinaloa —que lidera Joaquín “el Chapo” Guzmán— había ampliado su campo de operaciones hacia las provincias más pobres del norte de la Argentina, y confirmaba el establecimiento de centros de producción, acopio y distribución de drogas. Dos meses después, Cristina Kirchner anunciaba el Operativo Escudo Norte y el gobernador de una de las provincias más pobres de la argentina, Jorge Milton Capitanich, anunciaba que podría combatir al narcotráfico con mayor efectividad a partir de la colocación de dos de los cuatro radares donados por el gobierno español ingresados al país en el 2009.
"En Salta se han detectado decenas de pistas clandestinas (de aterrizaje). La policía destruye una pista y al día siguiente aparece una nueva en otro lugar. Interceptar un aparato o capturarlo en tierra no es nada del otro mundo. El gobierno brasileño ofreció los medios tecnológicos para lograrlo. Por algún motivo las autoridades provinciales y nacionales ignoraron la oferta", dijo a elmundo.es un exagente de la Policía Federal.
Pero, ¿por qué la Argentina se transformó en un territorio narco en disputa?
No se escuchan públicamente reclamos de los gobernadores referentes a mayor cantidad de efectivos de Gendarmería y personal capacitado en el ámbito judicial e investigativo. Tampoco se oyeron reclamos por la rápida y efectiva radarización para combatir el flagelo del narcotráfico en las aéreas calientes de la frontera NOA-NEA. Se quitan gendarmes para trasladarlos a otros sitios del país, liberando territorio a los narcotraficantes. Esto no lo reclaman los gobernadores ni políticos, pero sí sus pobladores.
Por inacción exprofeso del Gobierno, la República Argentina, otrora precursora en América Latina en el control del aeroespacio, pasó a ser una de las más atrasadas, especialmente si se la compara con otros países de la región, como Brasil o Chile, que poseen la casi totalidad de sus respectivos espacios aéreos cubiertos por radar y disponen de aeronaves de alerta temprana. Sólo el 11% de nuestro territorio se encuentra bajo control radar.
La región, que abarca las provincias de Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Chaco, Santa Fe y oeste de las provincias de Salta, Santiago del estero y Córdoba, representa una frontera aérea de más de 2.000 Km. y una superficie de 600.000 Km2 (22% del territorio nacional) con una escasa densidad poblacional (entre 5 y 13 habitantes por Km2) y una geografía que facilita los vuelos a baja altura con relativa seguridad.
En marzo del 2012, los medios difundían que ya estaba establecida la radarización del NEA-NOA. “La radarización del Norte Grande dio un paso más al ponerse en marcha y período de prueba el Radar Secundario Monopulso Argentino (RSMA), ubicado en el aeropuerto de Sáenz Peña (Chaco). A fin de mes se instala otro en Posadas”. Es decir, se instalan radares monopulso en aeropuertos.
El tema de la radarización hay que tomarlo desde dos puntos de vista. El primero de ellos se refiere a controlar, gestionar y fiscalizar el espacio aéreo. Acción mediante la cual el movimiento aéreo general es ordenado, a través del sistema establecido, con el fin de lograr un coordinado y seguro tráfico. Esta tarea es responsabilidad de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), aunque fue devuelta para su ejecución a la FFAA bajo dependencia de la ANAC.
Con el fin facilitar el control, gestión y fiscalización del tránsito aéreo general, es que se están incorporando radares secundarios desarrollados por INVAP, Sociedad del Estado, llamados RSAM (Radar Argentino Monopulso Secundario). Son de los llamados para controlar el tránsito aéreo cooperativo, ya que el avión debe tener un equipo respondedor que devuelva la señal del radar. El avión que no tenga o no prenda ese equipo no es tomado por este tipo de sensor. O sea, el avión narco que no baje en un aeropuerto, no sea cooperativo y no encienda equipo alguno no será detectado. Esta radarización monopulso no sirve para el objetivo de control de vuelos en fronteras. ¿Este tema los legisladores no lo saben? ¿La señora Nilda Garré, ministra de Seguridad, tampoco? ¿Los gobernadores? ¿El “soldado universal” Sergio Berni tampoco?
Los datos que se obtienen por este radar secundario se basan en la interrogación-respuesta entre el interrogador y el respondedor. Este sistema establece la identificación del avión, la ubicación de éste con respecto al norte, la distancia a que se encuentra y la altura que tiene (a través de un modo específico de respuesta denominado Modo C). Volveré a repetir, que dado que es necesaria la colaboración del equipo de a bordo del avión y, este sistema obtiene los datos si y solo si, el respondedor está encendido. Si un piloto narco aterriza en un aeropuerto, se emboto el cerebro y acciono el dispositivo será detectado.
Para este tipo de control, además, ya se contaba hace bastante tiempo atrás con cinco radares 2D (Buenos Aires, Córdoba, Paraná, Mendoza y Mar del Plata, este último dudo, pues no estaba operativo). Esto sensores toman todas las aeronaves, pero no dan información de altura, salvo tengan el activado equipo mencionado antes.
Cuando se habla de un “Radar 2D”, se hace referencia a un equipo que solo determina dos dimensiones (en tales casos se mide la ubicación en el espacio con relación al Norte Magnético y la distancia al emisor radar). Provee solo esa información de toda aeronave detectada. La información de altura se obtiene al activarse el respondedor de las aeronaves.
Es decir, tampoco son efectivos para la detección si el avión no coopera ignorándose altura del vuelo detectado. Una burla del gobierno y sus políticos hacia la opinión pública que le declaman radarización en marcha. Sin embargo, nadie explica qué tipo de radares son y para qué sirven o no y en donde se instalan. Las comisiones bicamerales llenas de asesores no tienen la mínima idea ni les importa.
El otro punto importante de la radarización, tiene que ver con vigilar el espacio aéreo. Acción mediante la cual se explora el aeroespacio con el objeto de descubrir movimientos aéreos no declarados. Esta tarea guarda estrecha relación con el ejercicio de la soberanía del espacio aéreo propio, cualquiera sea la naturaleza del incursor. Actualmente es responsabilidad, en el centro y norte del país, de la Fuerza de Tareas Conjunta Fortín II, dependiente del Comando Operacional del Estado Mayor Conjunto en el marco del Operativo Escudo Norte, lanzado por el Gobierno nacional el año pasado.
El Centro de Comando y Control en Santiago del Estero, cuenta con dos radares 3D AN/FPS 113/90/42, (uno en Resistencia y el otro en Posadas cedidos por España), un radar RAME 3D (aeropuerto de Santiago del Estero) y un radar RP3DLA-P (Las Lomitas - Formosa) y dos radares 2D Cardion Alert MK II (uno en Formosa y otro en Tartagal).
Además, las aeronaves utilizadas para intercepciones e identificación son, alternativamente, IA 63 Pampa, IA 58 Pucara, A-4AR Fightinghawk y Mirage operando desde los aeródromos que se determinen según las circunstancias operativas (Santiago del Estero, Reconquista, Resistencia, etc.). Pero no existe ley de derribo. Por lo visto estos aviones ni molestan a las avionetas narco.
El radar RP3DLA-P (radar primario 3D largo alcance – 240 MN a 30.000 pies de altura), colocado en las Lomitas, es un sensor desarrollado por INVAP en tanto, el radar RAME 3D (radar argentino mediano alcance 3 D), ubicado en Santiago del Estero es un primer desarrollo de los RP3DLA-P con menores prestaciones en cobertura en distancia.
Estos radares 3D determina las tres dimensiones de todo lo que encuentra (la ubicación en el espacio con relación al norte magnético, la distancia al emisor radar y la altura a que se encuentra el “blanco radar” detectado). Por eso también se les llama radares de uso militar, ya que pueden interconectados a una batería de misiles derribar aviones intrusos. Esos son los radares que hacen falta, no los otros que sus prestaciones son solo para narcos colaborativos que aterricen en aeropuertos.
Existe en contrato inicial de fabricación y entrega a la FAA, por parte de INVAP de seis sensores RP3DLA-P.8. ¿Qué pasó con ellos y en qué etapa esta su fabricación? Nadie lo sabe. La comisión de seguridad de senadores tampoco se preocupa demasiado, pues no se interpelo sobre el tema a funcionarios del gobierno.

Cristina Kirchner: “Santiago del Estero es el modelo a seguir”

La Presidenta destacó el crecimiento que tuvo la provincia en el acto de lanzamiento del Programa de Radarización Escudo Norte, acompañada por el gobernador Gerardo Zamora. La mandataria presentó un flamante radar 3D, fabricado en la Argentina por el INVAP, mediante el cual se podrán detectar vuelos ilegales y ayudar a controlar el espacio aéreo.
En julio de 2011, en paralelo a las declaraciones de Cristina, el ingeniero aeronáutico Ricardo Runza exasesor de Defensa, denunció corrupción del gobierno nacional en la adquisición de radares para la lucha contra el narcotráfico. “Para mí es una burla para la sociedad. Es un plan irrealista que esconde negociados. Es un programa que le miente a la sociedad, con poco rigor técnico y esconde un operativo de corrupción fenomenal, una vez más, como ocurre en los últimos 20 años”, había dicho en ese momento. “Esto es una estafa. Esconde un negocio de 500 millones de pesos. Ese radar que dicen haber puesto en Santiago del Estero ha sido financiado por De Vido, con un pago anticipado. Esto significó la anulación de una licitación internacional de manera injustificada. El radar que hace referencia el decreto, es uno francés que tiene un valor de 5 millones de pesos menos”, agregó.
Runza puntualizó que el radar adquirido tiene un menor alcance del licitado y un valor más elevado. “Tiene un alcance de 200 kilómetros, mientras que el de la licitación anulada alcanza los 400 kilómetros”.
En ese sentido, Runza indicó además que “La empresa INVAP es la Schoklender de este tema. El radar instalado en Santiago del Estero cubre con su alcance hasta el límite de la provincia, es decir que todo el norte está descubierto. Los radares Bendix, que fueron donados por España y que se encuentran en Resistencia y Reconquista, están fuera de servicio. En tanto que el de Tartagal funciona 3 horas por día”.
En ese contexto de corrupción, la mandataria firmó el decreto 1.091/11 que puso en marcha el plan Escudo Norte y que establecía asignar 6.000 efectivos como mínimo de la Gendarmería Nacional y la Prefectura Naval Argentina, los cuales desarrollarán sus tareas en las regiones del noreste y noroeste a fin de combatir la actividad ilegal relativa al narcotráfico, la trata de personas y el contrabando. El decreto preveía que el operativo se iniciaría el 20 de julio de 2011 y concluiría el 31 de diciembre de 2011. Cuatro meses. Fue prorrogado hasta el 31 de diciembre de 2012. Con este operativo pensaba Cristina hacerle creer al mundo que es una presidenta “anti narco”.
Una de las instrucciones del decreto que ordena el operativo era instalar radares tácticos en dotación de la PNA en las posiciones del noreste que resulten más efectivas para el control del aeroespacio. La corrupción en la radarización documentada lleva ya 14 años. La ley de radarización es de 1997. Cuando Cristina inauguró vía teleconferencia el sistema de radarización en Formosa, en noviembre de 2011, en su discurso reconoció la corrupción en el proyecto de radarización nacional, como si no hubiera sido protagonista, junto a Néstor, de nueve años de gestión al frente del gobierno nacional, junto a la Ministra Garre..
Las comisiones bicamerales del Congreso deberían investigar si se destinaron los 6000 efectivos, tal como lo indicó el decreto de la Presidenta, qué tan eficiente resultó el operativo, dónde se encuentran actualmente los radares, quién decide dónde se colocan, cuántas horas funcionan cada uno de ellos, cuántos incursores ilegales se captaron, si se aprehendió y se puso a disposición de las autoridades judiciales a los incursores ilegales. Si no se cumplió, iniciar las denuncias por liberar zonas al narcotráfico, trata de personas y demás delitos atroces que generan lavado de dinero que luego se derrama a las narco campañas políticas. ¿En las comisiones bicamerales están en agenda estos temas? ¿Existe un proyecto de ley de derribo de aeronaves invasoras del espacio aéreo?

Algunos de los representantes responsables del narcotráfico

Honorable Cámara de Diputados, Comisión de Prevención de Adicciones y Control del Narcotráfico. Presidente: FIAD Mario Raymundo, de la provincia de Jujuy. Vicepresidente 1º: Pietragalla Corti Horacio, de la provincia de Buenos Aires. Vicepresidente 2º: Peralta Fabián Francisco, de la provincia de Santa Fe. Secretario: Biella Calvet Bernardo José, de la provincia de Salta.
Honorable Cámara de Senadores, Comisión de Seguridad Interior y Narcotráfico. Presidente: Darío Biancalani Fabio, de la provincia de Chaco. Vicepresidente: Cano José Manuel, de la provincia de Tucumán. Vocal Mansilla Sergio Francisco, de la provincia de Tucumán. Vocal: Cabral Salvador de la provincia de Misiones.
En fin, todos somos iguales ante la ley, pero no ante los que se encargan de ejercerla.