El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Lo que no nos cuentan sobre "el dia de la raza"

De 1492 hasta hoy, la historia que no se cuenta


(Se que es largo y cansador para leer, pero siempre es bueno aprender, sobre todo para saber el porque de las cosas y no ser uno más del montón que puede ser manejado por el consumismo popular.
Espero lo disfruten, o al menos sepan entender.)


Lo que no nos cuentan sobre "el dia de la raza"


Antes que nada aclarar que "Día de la Raza" es el nombre que reciben en la mayoría de los países hispanoamericanos las fiestas del 12 de octubre en conmemoración del avistamiento de tierra por el marinero Rodrigo de Triana en 1492, luego de haber navegado más de dos meses al mando de Cristóbal Colón a lo que posteriormente se denominaría América.

La denominación fue creada por el ex-ministro español Faustino Rodríguez-San Pedro, como Presidente de la Unión Ibero-Americana, que en 1913 pensó en una celebración que uniese a España e Iberoamérica, eligiendo para ello el día 12 de octubre.

La fecha marca el nacimiento de una nueva identidad producto del encuentro y fusión de los pueblos originarios del continente americano y los colonizadores españoles.

Argentina: El Día de la Raza fue establecido en la Argentina en 1917 por decreto del presidente Hipólito Yrigoyen, como reafirmación de la identidad hispanoamericana frente a los Estados Unidos y la Doctrina Monroe. En la Argentina existe desde 2007 un proyecto de decreto.
Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), organismo estatal, de modificar el nombre de Día de la Raza por Día de la Diversidad Cultural Americana en Argentina. En septiembre de 2010 el Poder Ejecutivo Nacional envió al Congreso un proyecto de ley en ese sentido.

¿ “Descubrimiento” o genocidio?

Nos hemos acostumbrado a escuchar y ver siempre una sola versión de la historia y de los acontecimientos sociales, generalmente utilizamos los argumentos que nos dan los grandes medios de comunicación o los libros autorizados sobre la historia y consideramos que estos nos cuentan objetivamente la verdad de lo que ha pasado o de lo que está pasando. Ni siquiera cuestionamos su validez pues no creemos que puedan mentirnos. Pero realmente, la versión “oficial” o la versión que maneja la mayoría moldeada por los medios de comunicación sobre la historia y acontecimientos actuales, no siempre —y generalmente no— es verdad, pues está condicionada por quienes manejan la opinión pública y les conviene presentar los hechos de una determinada manera.

La utilización del lenguaje es muy importante para presentar los hechos distorsionadamente: el empleo de ciertas palabras ocultan de manera consciente —para algunos a veces inconsciente— la verdadera esencia de los fenómenos sociales.

Por ejemplo, es común que por todo el mundo americano, incluido por su puesto nuestro país, le demos al 12 de octubre de cada año el nombre de: día del descubrimiento de América. Ninguna persona que haya pasado por un cierto grado de escolaridad o que sencillamente se interese un poco por los hechos históricos pone en tela de juicio que el 12 de octubre es el día del descubrimiento de América. Pero, esa palabra: descubrimiento, nos oculta sin mayores esfuerzos lo que realmente significó la llegada de los españoles y europeos al continente americano.

Veámoslo: en primer lugar, ¿qué es descubrir? ¿Podemos descubrir lo que ya les pertenece a otros y, por tanto, hacerlo nuestro? El ladrón que asalta a una persona y le despoja de sus pertenencias, digamos de su billetera, puede decir: ¡descubrí esta billetera!!? No, realmente nadie que haya visto el acto se convencería, todos sabrían que es un vil robo, asalto, hurto. Descubrir es encontrar algo que no ha sido de nadie, que no le pertenece a nadie. Colón y sus conquistadores llegaron a tierras desconocidas para ellos —igual que el ladrón desconoce el contenido de la billetera de su víctima— pero encontraron pueblos enteros que habitaban estas tierras desde hacia miles de años, con una cultura y una vida propias. Esos pueblos conocían el lugar, lo habían recorrido, habitado, sembrado, construido. Les pertenecía, sus antepasados habían llegado desde hacía 20.000 mil años a poblar estas tierras y habían construido civilizaciones completas.

Los conquistadores desecharon todo eso y bajo la idea de que ellos habían “descubierto” un nuevo mundo consideraron que podían tomar posesión sobre estas tierras. Apenas pisaron tierra firme después de casi tres meses en altamar, en nombre de su Dios, clavaron una cruz y, se proclamaron dueños y señores de lo que estaban viendo sus ojos. Y esta proclamación les sirvió de justificación para tomar a su antojo las riquezas naturales y humanas de las tierras encontradas: en tan sólo dos años después de la llegada de los europeos a tierras americanas, los hermanos Colón habían saqueado las riquezas, principalmente el oro, que encontraron en la isla a la que llegaron (lo que hoy es República Dominicana y Haiti) y acabaron con más de la mitad de la población indígena ya fuese por la esclavización, el hambre a que fueron sometidos, las enfermedades extrañas o las torturas que recibieron para que fueran entregadas todas sus pertenencias. Se estima que 125.000 a medio millón de indígenas fueron asesinados o se suicidaron a consecuencia de los malos tratos de los españoles en esos primeros dos años.

Así que cuando nos referimos a este hecho histórico con el nombre: “Descubrimiento”, estamos ocultado la verdadera historia y su verdadero sentido. Más bien, debemos decir, como lo expresa el historiador Hans Koning, “el año 1492 abrió una era de genocidio, crueldad y esclavitud en escala mayor que lo que nunca antes se había visto”. Este hecho histórico fue un acto conciente de destrucción y muerte de los pueblos americanos por parte de los europeos y fue un hecho sin precedentes no por la valentía, osadía y sacrificio de los españoles, incluido Colón, como nos lo han hecho creer, sino porque marcó el inicio de las grandes guerras de conquista, dominio y saqueo de países poderosos contra los pueblos a los que se les considera “salvajes” o “atrasados”, y que continúa hasta hoy.

CIVILIZACIÓN VS. SALVAJISMO: un pretexto de ayer.

Para justificar la gran masacre y devastación que propiciaron los europeos en el continente americano se utilizó el pretexto de que estos habían luchado por traer la civilización y acabar con el salvajismo y la barbarie que supuestamente se vivía en estas tierras.

Una expresión que es común escuchar a quienes defienden el genocidio suscitado en América por parte de los europeos durante los siglos de conquista y colonización es: “Los europeos civilizaron estas tierras, lucharon contra el salvajismo y trajeron el progreso”. Contraponen Civilización con Salvajismo haciendo parecer que lo primero es de por sí ciencia, razón, bienestar para todos, SUPERIORIDAD; mientras que Salvajismo significa atrasado, ignorancia, animalidad, peligro para la humanidad, INFERIORIDAD. Dicen: Si los habitantes originarios de América eran salvajes, por tanto inferiores había toda la justificación para dominarlos.

Pero, civilización no siempre significa bienestar y progreso. Por lo menos, no siempre significa bienestar y progreso para la inmensa mayoría. Echemos un vistazo general a la sociedad europea “civilizada” de mitad del siglo XV, momento en el cual los europeos llegaron a nuevas tierras .

“El oro es excelentísimo, quien lo posea puede hacer lo que quiera en el mundo” Cristóbal Colón

En el siglo XV Europa se encontraba sumida en la más profunda oscuridad. Cientos de campesinos hambrientos morían por doquier. La ignorancia, el hambre y desamparado abarcaba al 98% de la población, mientras que un solo 2%, se encontraba en una situación privilegiada. Toda Europa estaba invadida por el ansia de oro y riquezas. Pero, particularmente España, estaba sumida en la más grave crisis económica y social y requería urgentemente oro, la “moneda fuerte” del momento, para mantener su sistema en naufragio.

La empresa de Colón aprobada por la reina Isabel para encontrar otra ruta de comercio hacia las Indias, fue la última ficha que se jugó el reinado decadente español para salvar su economía. La ruta que llevaba al oriente por el Mar Mediterráneo estaba controlada por los musulmanes quienes cobraban altos impuestos y además, por allí, los barcos eran asaltados por piratas; la otra ruta, que llevaba al oriente rodeando la costa africana para dar la vuelta en el cabo de Buena Esperanza hacia el oriente, estaba controlada por los portugueses. La orden explícita de la Reina Isabel para aprobar la excursión de Colón fue: “descubrir y adquirir”, en sus propias palabras Colón debía volver con “perlas, piedras preciosas, oro, plata, especias y otras cosas y mercaderías de cualesquiera clase, nombre o descripción que sea”. Con ese propósito de conseguir riquezas a costa de lo que fuera, partió Colón no sin antes haber exigido “un décimo de todas las riquezas que llegarían desde Asia por la nueva ruta, traídas no sólo por él sino por cualquier otro, y no sólo por un periodo específico sino para siempre, para él y sus herederos. También quería que se lo hiciera noble, recibir los títulos de “Virrey” y “Almirante del Mar Océano” y otros honores y ventajas de alcance similar”.

Así que, la sociedad civilizada de la que tanto habla la historia y que justifica la dominación de los europeos contra los indígenas era la civilización de la decadencia feudal española y del naciente capitalismo europeo que buscaba expandirse “como los tentáculos de un pulpo” por todo el mundo y en la que una inmensa mayoría se encontraba sumida en la ignorancia, hambre, crueldad y oscuridad, mientras que solo unos cuantos gozaban de lujos y riquezas.
¿Un continente vacío?

Ahora veamos, la otra parte: ¿qué “salvajes” encontró Colón, que no merecía siquiera reconocer que la tierra estaba ya habitada?

“Ellos aquí trajeron sus fúsiles repletos de pólvora, ellos encontraron aquí un pueblo que cantaba, un pueblo por amor y por deber reunido...”Pablo Neruda, Canto General

Cuando Colón y sus acompañantes pisaron tierra, desesperados por encontrar riquezas para llevar a los Reyes Católicos, asumieron que la tierra que pisaban estaba “vacía”, aunque los habitantes de estas tierras los recibieron con hospitalidad y les agasajaron brindándoles ofrendas, desde el primer momento la visión de los invasores fue no considerarlos como seres humanos. La tierra según sus propias declaraciones, estaba lista para la conquista y el asentamiento de los europeos. Despreciaron que los seres humanos que encontraron tenían una cultura propia y eran sociedades que habían desarrollado el conocimiento de la astronomía, la agricultura, la medicina, etc.

Escuchemos a Mike Ely, historiador norteamericano:

“En 1492 en lo que ahora llamamos como América vivían de 75 a 100 millones de personas, posiblemente dos veces más que en Europa. El continente estaba lleno de antiguas y complejas culturas...habían 2200 idiomas (más que en Europa y Asia combinados).

Incluso las tribus que se consideraban más primitivas tenían culturas comunales y usaban de modo ingenioso los recursos naturales. Apenas un ejemplo. Los indígenas de Sudamérica fueron los primeros en procesar el caucho para hacer botellas de agua, zapatos y tubos. También tenían profundos conocimientos de drogas como la ipecacuana, el curare, la quinina y muchas que la cultura occidental no aprendió a usar.

Además, los pueblos indígenas eran “civilizados” incluso de acuerdo a los criterios de los europeos. Por lo menos cuatro grandes culturas comenzaban a tener ciudades y una sociedad de clases: los incas, los aztecas, los mayas y los misisipianos.

Mientras que en Europa miles de personas morían debido a hambrunas, en estas tierras la producción de alimentos y objetos materiales abastecía sobradamente las necesidades de los pueblos que las habitaban.
En Europa la Inquisición no había dejado desarrollar la ciencia y se desconocía la causa de muchas enfermedades y su cura, en estas tierras, había un conocimiento de las causas de algunas enfermedades y la utilización de diferentes plantas y otros elementos para su tratamiento.
En Europa, a las mujeres se les consideraba como un bien inmueble más y un objeto de placer para los hombres; en estas tierras, en algunas comunidades, especialmente del amazonas, las mujeres aún gozaban de respecto y autoridad, jugaban un papel de lideres dentro de la comunidad.
Mientras que miles de científicos en Europa morían en la hoguera por sus experimentos de astronomía, los aztecas y mayas, habían desarrollado la astronomía y tenían calendarios con una precisión mayor al calendario Juliano utilizado en esa misma época en Europa.

La Hecatombe

“Ya roban, ya muerden, ya matan, los carniceros desolaron las islas...”

Pablo Neruda, Canto General

Como ya lo mencionamos, a la llegada de los conquistadores los indígenas los recibieron con hospitalidad, como lo anota el propio Colón en su diario: “Nos trajeron loros y bolas de algodón y lanzas y muchas otras cosas más que cambiaron por cuentas y cascabeles de halcón. No tuvieron ningún inconveniente en darnos todo lo que poseían ...”

Los españoles contestaron a este homenaje con el típico pensamiento del dominador, continúa Colón:

“Serían unos criados magníficos...Con cincuenta hombres los subyugaríamos a todos y con ellos haríamos lo que quisiéramos.”

Esta actitud tanto de los indígenas como de los españoles se repitió en muchas partes del continente donde llegaron. Cuentan que: “Cuando Cortes llega a México es revestido con los adornos del dios. Al arribar a Tecnochtitlán, Motecuhzoma le cede su gran casa tribal para que se aloje y comparte con él y con sus hombres la gran cena común. La hospitalidad de los aborígenes se manifiesta en todo su valor. Poco después Motecuhzoma va a visitar a sus huéspedes y estos lo toman prisionero”. También Pizarro, el criador de puercos y uno de los más crueles conquistadores “es recibido con honores en el territorio de los incas. El inca Umanta Cuchun lo acoge sin reticencias. Cuando se sabe que desea metales preciosos, estos les son ofrecidos en abundancia. Pero Pizarro lo quiere todo. Captura a Atahualpa y lo somete al tormento, le da muerte en el potro y le ordena cortarle la cabeza, mientras ve subir el nivel del oro y la plata en los muros de piedra de sus habitaciones”.

¿Qué puede explicar estas dos actitudes tan distintas? No es como lo han afirmado algunos: “los indígenas eran ignorantes y tontos y los españoles supieron aprovechar esta condición”. No. Más bien lo puede explicar el hecho mencionado anteriormente, las sociedades aborígenes aún no tenían un concepto de la propiedad privada y del enriquecimiento personal a toda costa, pues solamente en los grandes imperios Azteca, Inca, Maya, había una incipiente división de clases, en el resto de comunidades subsistía la propiedad común sobre la tierra. Esta visión, que sí era la del español, era producto del tipo de sociedad de la que venían, una sociedad de clases, dominada por la Iglesia y la avaricia, en la que las riquezas que se poseían determinaban la vida de los miembros de la sociedad y de las futuras generaciones, y donde el mercantilismo, estaba en pleno apogeo con su criterio: “oro a toda costa”.

El ansía de oro y riquezas llevó a los conquistadores a despoblar en pocos años las islas y luego el continente llamado América. Inicialmente Colón se embarcó de nuevo para España con indígenas que fueron apresados para ser mostrados ante los reyes de España como parte de los tesoros encontrados. Regresó en su segundo viaje con 17 naves y más de 1200 hombres, su objetivo: conseguir la fuente del oro y esclavos que pudieran venderse en Europa. Se cuenta que en 1495 hicieron una expedición al interior en busca de oro y esclavos. Con ayuda de los perros de cacería traídos en este segundo viaje, atraparon a más de 1500 hombres, mujeres y niños quienes fueron encerrados en corrales como animales. Escogieron los “mejores 500 especimenes” y los embarcaron para España, a donde llegaron solamente 300 pues el resto murió en el viaje. Las enfermedades que adquirían los indígenas y que los llevaban a la muerte, fue un factor que le impidió a Colón que siguiera desarrollando el comercio de esclavos hacia Europa.

Colón desesperado por conseguir grandes dividendos para pagar las deudas que había adquirido hasta ese momento, estableció un sistema criminal para sacarles el oro a los indígenas, cuenta el historiador Konning que:

“En la provincia de Ciabo (la de los imaginarios campos de oro), todo hombre y mujer, todo muchacho o muchacha de catorce años o más, debía recoger oro para los españoles. Como medida, los españoles utilizaban esos mismos cascabeles miserables, esas pequeñas baratijas que habían dado con tanta liberalidad cuando vinieron por primera vez “como llegados del cielo”. Cada tres meses, todos los indios tenían que traer a uno de los fuertes un cascabel lleno de polvo de oro. Los jefes debían llevar alrededor de diez veces dicha cantidad. En las otras provincias de La Española, veinticinco libras de algodón hilado reemplazaban al oro.

Se fabricaban distintivos de cobre y cuando un indio había traído su tributo hasta una plaza fuerte, él o ella recibían dicho distintivo, en el cual estaba grabado el mes, para que se lo colgara alrededor del cuello. Con él estaban a salvo por otros tres meses mientras seguían recolectando más oro. A quienquiera que se le encontraba sin el distintivo, se le mataba cortándole las manos.

No había campos de oro y una vez que los indios les entregaron lo que todavía les quedaba en sus ornamentos de oro, su única esperanza era trabajar todo el día en los arroyos, lavando polvo de oro de los guijarros. Era una tarea imposible, pero los indios que intentaban huir de las montañas eran sistemáticamente cazados por perros y muertos para que sirviera como ejemplo y los otros siguieran intentándolo.

Fue en esa época en que comenzaron los suicidios masivos: los arawaks se mataban con veneno de mandioca.”

Solo llegar los españoles comenzaron a practicar las torturas para que los indígenas entregaran sus pertenencias. Cuenta Fray Bartolomé de las Casas:

“Entre infinitas maldades que el gobernador hizo e consistió hacer el tiempo que gobernó fue que, dándole un cacique o señor, de su voluntad o por miedo ( como más es verdad) , nueve mil castellanos, no contentos con esto prendieron al dicho señor e átanlo a un palo sentado en el suelo, y extendidos los pies pónenle fuego a ellos porque diese más oro, y él envió a su casa e trajeron otros tres mil castellanos; tórnanle a dar tormentos, y él no dando más oro porque no lo tenía, o porque no lo quería dar, tuviéronle de aquella manera hasta que los tuétanos le saltaron por las plantas e así murió. y destas fueron infinitas veces las que a señores mataron y atormentaron por sacarles oro” .

En otro pasaje cuenta:

“La costumbre de nuestro capitán y compañía era dar tormentos a los indios que prendían, para que describiesen los pueblos de los señores que más oro tenían, y mayor abundancia de comida. Iban de noche a dar sobre ellos a fuego y sangre .

“Y otra cosa no han hecho de cuarenta años a esta parte y hoy en este día no hacen sino despedazarlos, matarlos, angustiarlos, afligirlos, atormentarlos, destruirlos por las entrañas, y nuevas y varias y nunca otras tales vistas, ni leídas ni oídas maneras de crueldad.”

Muchos pasajes históricos cuentan como los españoles encontraban como diversión amputar la nariz o manos de los indígenas para probar el filo de sus espadas. También era una diversión, que perduró hasta los años 30 del siglo XX en el Orinoco, la cacería de indígenas con perros y la violación masiva de mujeres indígenas. Un concejo que daban los españoles a los recién llegados de Europa es que al indio no se le podía dar con la espada por la cabeza pues por ser tan “cabeza dura” doblaban la espada, debía apuntársele al cuello para una muerte segura.

Posteriormente en el continente, millones de indígenas a cargo de los encomenderos fueron enterrados vivos en los socavones de las minas de plata, segundo metal que ansiaban los españoles. Otros miles murieron en las hambrunas que comenzaron a azotar regiones enteras donde los europeos destruyeron toda la economía, sistemas de riego, y formas de producción autóctona.

Cuando comenzó a disminuir la población indígena, los españoles se lamentaron, no por el genocidio cometido sino porque la mano de obra empezó a escasear. Así que comenzó, la cacería de hombres negros de África para convertirlos en esclavos, con el supuesto que estos eran más fuertes y aguantaban más el trabajo duro de las minas y de la naciente explotación de caña de azúcar en las islas del Caribe.

CIVILIZACIÓN vs. TERRORISMO: pretexto de hoy

Si bien el “descubrimiento” de América fue hace ya cientos de años, las guerras de saqueo y conquista de pueblos “poderosos” sobre pueblos más débiles siguen estando a la orden del día y han marcado la historia del mundo durante todo el siglo XX y lo que se ha alcanzado a vivir del siglo XXI.

Hoy como ayer, las potencias agresoras encabezadas por EU, están utilizando el lenguaje para enmascarar sus verdaderas intenciones y ocultar sus crimines contra toda la humanidad.

Así como hace cientos de años el verdadero propósito de los invasores europeos era saquear y apoderarse las riquezas de los pobladores americanos para expandir su dominio por el mundo entero, lo que esta detrás de esta nueva guerra declarada por EU al supuesto terrorismo mundial, es la necesidad de las clases gobernantes norteamericanas de reconfigurar el mundo conforme a sus intereses imperialistas. Entre estos intereses se encuentran: monopolizar las fuentes mundiales de petróleo, conservar la superioridad nuclear ante potenciales adversarios, tener entrada a los mercados globales y a vastas fuentes de materia prima, crear condiciones para explotar sin problema a cientos de millones de trabajadores por todo el mundo y aplastar a toda costa los levantamientos de protesta y resistencia de la gente por todos los rincones del planeta que amenazan su poderío.
La resistencia la única tabla de salvación.

Bueno espero haber aportado algo al conocimiento de este día que no es para celebrar, sino para pensar...

10 comentarios - Lo que no nos cuentan sobre "el dia de la raza"

@gsam_12
no se vos, pero a mi me lo contaron.... los profesores
@Loleada
Corta:
Genocidio, exterminar a un grupo ya sea por cuestiones raciales, religiosas, politicas o ideologicas.

Dudoso, ya que no hubo una campaña activa contra el indio.

Y el 98% de los muertos que hubo en America, fueron debido a las enfermedades, y ahi ya no se puede acusar a los europeos de homicidio.

En palabras de un venezolano:

El que haya o no genocidio es cierto que no depende del número; no hay que llegar al exterminio para que exista, pero sí, algún tipo de predeterminación. Y los españoles no tuvieron jamás la intención de acabar con el indio, por la sencilla razón de que lo necesitaban para trabajar. Los muertos no hacen buena mano de obra. Eso hasta lo reconoce uno de los críticos más inmisericordes de la conquista, el guatemalteco Severo Martínez Peláez, naturalmente hijo de españoles, en su brillante La patria del criollo", o que "El piramidal desplome demográfico que se produjo con la llegada de los conquistadores, como han reconocido anglosajones, holandeses, franceses e italianos, es decir, los menos afectos a ponderar las Leyes Nuevas, se debió a la deficiente inmunología del indígena ante las enfermedades que viajaban en carabela. Fue una espantosa mortandad, acompañada de draconianas medidas de guerra, y explotación del ser humano hasta la extinción, pero jamás existió ningún plan de aniquilar a nadie. Y cada palo que aguante su vela, porque la práctica totalidad de los blancos americanos que más excitados se muestran para gritar "masacre" son, en muchos casos, descendientes directos de los que masacraban; y conste que ello no exime de responsabilidad a los españoles que se quedaron en España, porque somos lo que somos porque otros fueron lo que fueron, como decía Maurice Barrés y, más modernamente, Pierre Chaunu; o sea, que hay una responsabilidad compartida"
@Loleada +3
Ademas, culturalmente, los españoles no destruyeron a los indios, los asimilaron y se formaron sincretismos entre las religiones animalistas/espiritualistas y el catolicismo. Esto se puede ver en la region de Bolivia-Norte de Arg/Chile perfectamente, en donde hay poblaciones aborigenes catolicas que prosiguen con el culto a la pachamama.
@Loleada
Genocidio inconsciente....bua....
Acá la realidad es que se usurpó un territorio y se pretende festejar esa usurpación y matanza... es como decir que es Inglaterra festejen el día de la usurpación de las Islas Malvinas...

Usurpo? Tambien es otro termino dudoso, porque estas aplicando un pensamiento nacido en el XVIII (fronteras) a un contexto historico totalmente diferente.
Muchisimas tribus indias accedieron a ayudar y aliarse con los españoles, y despues de que tuvieron las epidemias, se mezclaron con los conquistadores -> Criollos, a esos se les podria decir usurpadores? Otros se convirtieron al catolicismo. Creo que el termino usurpacion seria mas correcto para lo que paso en 1880, cuando los indios en la patagonia ya estaban agrupados y formaban una confederacion.
@Loleada
los españoles encontraban como diversión amputar la nariz o manos de los indígenas para probar el filo de sus espadas.

Quisiera saber que historiador o fuente afirma este hecho.
@Loleada
Nunca jamás hubo una tribu que accedió a ayudar a nadie... jamás se aliaron con los españoles ya que no entendían el motivo de la estancia

Vos me estas jodiendo? Me estas diciendo que no hubo ninguna tribu que se sumo a la guerra española contra los aztecas? SI los aztecas tenian agarrado de los huevos a la mitad del mundo pidiendoles tributo!
Hablás mucho de la epidemia, pero también preguntate de donde llegó esa epidemia, y porque se causó.

Boludo, no podes culpar a los europeos de esas epidemias. No tenian conocimiento de que podrian causar semejante desastre entre los nativos del lugar. Las epidemias fueron un acto horrible, pero que no tiene culpable.
Te aseguro que si los "indios" hubiesen tenido la capacidad de rechazar esa invasión la historia hubiese sido distinta, pero claro no se puede combatir con flechas a los cañones, espadas y fusiles.

Para, no era que los indios eran civilizados? De hecho, los españoles muy pocas veces utilizaron el cañon aca. El fusil, mas que matar, les generaba un cagazo. Es bien conocida la tipica descripcion: "Bestias que escupian fuego por la boca". Los españoles, les ganaron por una superioridad tactica y estrategica....acordate esas tribus que añadieron numeros a las huestes...
Y, a los Europeos los invadieron varias veces, entre ellos y extranjeros: Vikingos, Alemanes, Moros, Arabes, Hunos, Eslavos...Y no llegaron a rechazar a todos. Los ves quejandose? Ves a los turcos quejarse de que les erradicaron la cultura bizantina?

Ademas, como en otro post, aca no veo que alguien haya nombrado a las leyes de burgos o al testamento de isabel la catolica. Hubo desde el estado español una intencion de que no los maten. Si lo comparas con el resto de los estados colonizadores de la epoca, seria una revolucion.Es mas, la universidad de salamanca para la mitad del siglo XVII ya habia planteado los derechos naturales para los indios.
@escorpio_
para vos ser civilizado significa tener armas cañón, fusíl? tecnología significa civilización? se acabó la discusión acá... no podés decir que una raza sea civilizada o no, por tener mas o menos tecnología práctica.
Y si, se nota que no sabes mucho cuando decís que no les afecta las invasiones, cuando es parte de su historia un hecho de invasión, pero a diferencia de las culturas aborígenes, en Europa se invadían unos a otros y era un hecho común.
Y los derechos naturales, las le