En nuestro querido pais, la mayoria de los habitantes descendemos de inmigrantes europos tal vez, italianos, españoles, alemanes, etc.
¿Pero como empezo todo?

En 1853 se sancionó la constitución cuyo artículo 25 decía: "El Gobierno Federal fomentará la inmigración europea; y no podrá restringir, limitar ni gravar con impuesto alguno la entrada en el territorio argentino de los extranjeros que traigan por objeto labrar la tierra, mejorar las industrias e introducir y enseñar las ciencias y las artes".


Los presidentes Mitre de 1862 a 1868, Sarmiento de 1868 a 1874 y Avellaneda de 1874 a 1880 fueron quienes más fomentaron la inmigración, lograron el afianzamiento del orden institucional de la república unificada y el cambio total de la estructura social y económica de la nación.
La República comenzó a atraer inmigrantes a los que se les ofrecían facilidades para su incorporación al país, pero sin garantizarles la posesión de las tierras; así lo estableció la ley de colonización de 1876, que reflejaba la situación del Estado frente a la tierra pública.

Primeras colonias

Las primeras colonizaciones comienzan bajo el gobierno de Urquiza. En 1855 el médico francés Augusto Brougnes firma un contrato con el gobierno de la provincia de Corrientes, comprometiéndose a traer 1000 familias de agricultores europeos en el plazo de 10 años. Según el convenio, a cada familia correspondería una extensión de 35 hectáreas de tierra para cultivo, y se le proporcionaría harina, semillas, animales e instrumentos de labranza. En 1855 arribaron, creándose centros en Santa Ana, Yapeyú y en las proximidades de la ciudad de Corrientes.
En 1875 se crea la Comisión General de Inmigración, y en 1876 se dicta la ley N° 761, denominada Ley de Inmigración y Colonización.
La primera colonia estable es Esperanza, fundada en 1865 por Aarón Castellanos, en Santa Fe. Sus colonos eran en su mayor parte de origen suizo, aunque los había franceses y alemanes.
Los colonos traídos par Juan Lelong fundaron en Entre Ríos una colonia en el paraje denominado Calera de Espiro.
En 1857 Urquiza fundó también en Entre Ríos la colonia San José.
Baradero se convirtió en asiento de una de las primeras colonias, fundada por diez familias suizas, el 4 de febrero de 1856.
Las primeras colonias de galeses se instalaron en Puerto Madryn, en 1865. En 1878 se fundaron colonias en Resistencia (provincia de Chaco).
La colonización no siempre fue orgánica, pues en muchos casos los colonos, por falta de organización, sufrieron verdaderas penurias, cuando no se habían tomado las medidas necesarias para recibirlos.
En 1880 se acentuó el carácter de aluvión del "poblamiento" del país.
Las magníficas posibilidades de la República Argentina, las guerras y dificultades europeas atrajeron una fuerte corriente inmigratoria. Por ejemplo: los españoles aparecieron después de 1900. La crisis agrícola de España y la pérdida de los mercados coloniales por las guerras de 1898 en las que España perdió Cuba, Puerto Rico y Filipinas provocaron un problema ocupacional y económico muy serio a los españoles. Esto contribuyó a que buscaran nuevos horizontes.

El saldo inmigratorio fue de 76.000 inmigrantes en la década del 60 al 70 y de 85.000 en la década del 70 al 80. La distribución tuvo una tendencia definida y la corriente inmigratoria se fijo preferentemente en la zona del litoral y en las grandes ciudades. Solo pequeños grupos se trasladaron al centro y al oeste del país.

Así comenzó a acentuarse intensamente la diferenciación entre el interior del país y la zona del litoral, antes contrapuestas por sus recursos económicos y ahora por diferencias demográficas y sociales. Para tener una idea aproximada de lo que se entiende por este "enorme flujo de inmigrantes" , tenemos que entre 1886 y 1870 el país recibió 160.000 inmigrantes mientras que entre 1881 y 1890 la cantidad de inmigrantes fue de 841.000 .
Esta inmigración fue predominantemente de origen latino: español e italiano. Posteriormente ingresan grandes contingentes de turcos, árabes, sirios y griegos. Los primeros inmigrantes árabes de Siria y Líbano ingresaron a fines del siglo XIX, en 1880, pero la primera ola inmigratoria importante fue entre principios del siglo XX y fines de la Primera Guerra Mundial.

La construcción del ferrocarril creó una importantes fuente de trabajo para los inmigrantes y desencadenó un cambio radical en la economía del país. Buenos Aires fue la principal beneficiaria del nuevo desarrollo económico. La ciudad se europeizó en sus gustos y en sus modas: población cosmopolita, con arquitectura renovadora, con minorías cultas y activo su puerto. La capital ponía de manifiesto todos los rasgos del cambio que se llevaba a cabo en el país.
Argentina, al igual que Australia, Canadá, Brasil o Estados Unidos, está considerado como un país de inmigración, cuya sociedad ha sido influida en buena medida por un fenómeno inmigratorio masivo, que tuvo lugar a partir de mediados del siglo XIX.

Al igual que en el caso de los otros países mencionados, la Argentina constituyó uno de los principales países receptores de la gran corriente emigratoria europea, que tuvo lugar durante el período que transcurre desde 1800 hasta 1950, aproximadamente. El impacto de esta emigración europea transoceánica, que en América fue muy grande, en la Argentina fue particularmente intenso por dos motivos:

por la cantidad de inmigrantes recibidos;
por la escasa población existente en el territorio;
En efecto, en el primer censo de 1869 la población argentina no alcanzaba a 2 millones de habitantes. Por otra parte, ya para 1920, un poco más de la mitad de quienes poblaban la ciudad más grande, Buenos Aires, eran nacidos en el exterior. De acuerdo a la estimación efectuada por Zulma Recchini de Lattes la población argentina, que de acuerdo al censo de 1960 era de aproximadamente 20 millones de habitantes, si no hubiese existido el aporte de la corriente inmigratoria proveniente de Europa, y en menor medida, la proveniente de Medio Oriente, sólo hubiera tenido para ese entonces poco menos de 8 millones de habitantes[42] .

Así la Argentina creció en forma notable desde 1869 hasta 1914.

En 1869 contaba con 1.737.676 habitantes, en 1895 había 3.954.961 y para 1914 tenía 7.885.237 habitantes.

Siglo XIX Y XX: llegada de inmigrantes europeos a Argentina
Italianos.

inmigrantes
Inmigrantes ucranianos 1897
historia.

Hermanos italianos 1930

Europa
Flia de Inmigrantes italianos.
Siglo XIX Y XX: llegada de inmigrantes europeos a Argentina

El viejo hotel de inmigrantes.

inmigrantes

Mujer francesa.

historia.

Niña polaca.

Europa
Inmigrantes alemanes.

Siglo XIX Y XX: llegada de inmigrantes europeos a Argentina

Flia. Italiana.

inmigrantes
Caballeros italianos.

historia.

Flia. italiana.

Europa

Dama italiana.


Siglo XIX Y XX: llegada de inmigrantes europeos a Argentina

Flia procedente de Italia 1910.

inmigrantes

Niños alemanes 1920

historia.

Alemanes del Volga.

Europa

Alemanes en Entre Rios.

Siglo XIX Y XX: llegada de inmigrantes europeos a Argentina

Alemanes de Colonia.

inmigrantes

Inmigrantes turcos.

historia.

Hombres provenientes de Libia.

Europa

Comunidad galesa en Esquel, Chubut.

Y para finalizar una poesia anonima en memoria de todos aquellos que un dia dejaron todo en su pais para venir al nuestro....


Cruzaron los mares

con bagajes de promesas,

algunas recién compradas,

que les llenaban sus maletas.



Con dolor y en el destierro,

encerrando en sus baules

añoranzas de otras tierras,

arribaron a este puerto.



Con sus recuerdos intactos

dejando atrás lo vivido,

con sus manos vacías

nos trajeron nuevos bríos.



Horizonte al fin alcanzado,

destino hasta ayer incierto,

labrando la tierra fértil

cosecharon su destino.



Se cumplieron sus promesas

entre alegrías y fríos

entre soles y certezas

se fueron haciendo un nido.



Sus hijos se hicieron al mundo

desde esta tierra bendita

crecieron con sus esfuerzos

y su trabajo fecundo.



Un día pidieron descanso

y bajo esta tierra lo hallaron,

nos dejaron aquí, con su canto

la herencia de sus mandatos.



Hoy sus nietos se van yendo

a buscar nuevos caminos,

son ellos los que por dentro

se llevan el alma herida.



Haciendo el trayecto inverso

al que hicieron sus abuelos

hoy ellos son los que marchan

en busca de un nuevo cielo.



En la historia de emigrantes

se repiten las angustias

al buscar en otras tierras

lo que les niega la suya.


Siglo XIX Y XX: llegada de inmigrantes europeos a Argentina