El Nacimiento de Jesus y los Ovnis.

Nuevamente trato el tema de las coincidencias entre los relatos bíblicos con los no identificados. No entro en si éstos son o no son de origen extraterrestre. En este caso amplío las fuentes y adjunto en las comparaciones fragmentos de los denominados evangelios apócrifos.

¿Por qué doy a los evangelios apócrifos la misma validez que a los canónicos?

La Iglesia divide estos textos por considerar unos de inspiración divina y otros no; pero lo cierto es que establece un canon ortodoxo y los apócrifos no son lo suficientemente ortodoxos como para ser “canónicos”. Los criterios de la Iglesia para denominar a los apócrifos como “falsos” no son muy fiables teniendo en cuenta que el nacimiento de Jesucristo tal y como la misma Iglesia afirma, se “acuerda” en el Concilio de Nicea (año 325) que sea el 25 de diciembre porque coincide con una fecha importantísima para los romanos: el nacimiento del Sol Invicto (solsticio de invierno). Antes del concilio de Nicea no se sabía (y sigue sin saberse) la fecha exacta de la Natividad del Señor. Esto se hace, evidentemente, con la intención de expandir los dominios de la Iglesia y convertir al mayor número posible de gente, en ese momento, el pueblo romano.
El Nacimiento de Jesus y los Ovnis.

Pero ... ¿y si todos los evangelios ,canónicos o no, son falsos y Jesucristo no existió nunca?. Ciertamente es una posibilidad, aunque parece ser que remota. Como afirma Nacho Ares, arqueólogo y director de la revista Arqueología: “existen una serie de pruebas documentales que bajo el punto de vista de la arqueología y de la Historia tienen el mismo valor científico que se tiene para argumentar la existencia de personas ,hechos y acontecimientos sucedidos a lo largo de la historia del Hombre”.

De hecho, uno de los argumentos en contra de la existencia de Jesucristo es que los cronistas judíos de la época no hablan de él. Pero en el Talmud (texto sagrado judío) se cita a Jesucristo, aunque se hace de modo despectivo porque él se atribuía ascendencia divina.

Otros embarazos asistidos por orden “celestial”.

Por motivos de espacio, me limitaré a citar solamente algunos fragmentos de los apócrifos ya que en éstos se narran los mismos hechos que en los canónicos, pero más ampliados.

Ya se dice en los apócrifos que María fue hija de una pareja estéril (Joaquín y Ana) y que la mujer quedó encinta gracias a la intervención del Señor. Del mismo modo, María tras haber recibido una educación especial dentro del Templo y habiéndose alimentado directamente de las manos de un ángel; concibió a su hijo Jesús de la misma manera que su madre, mediante la intervención celestial.

Según el Protoevangelio de Santiago, María decide seguir casta de por vida porque ha “comprendido” que eso es lo que más valora el Señor y entonces los sacerdotes buscan a un hombre que la despose pero que no consuma el matrimonio con ella, si no que la guarde y la proteja. Así tras casarse con María, José se marcha a construir unas casas y la halla encinta al volver, así que por miedo a que lo acusasen de no haber protegido la castidad de ella, decide callar.
ovnis
Detalle de “La anunciación” de Carlo Crivelli. 1496.
Es curiosa esa insistencia de los “ángeles” en la castidad tanto de hombres como de mujeres. Ya en las leyes que se le dan a Moisés, se hace verdadero hincapié en esto y en la higiene de las personas, llegando a expulsar a aquellos que tuvieran lepra e inculcando una excesiva pulcritud en las gentes de las tribus, hasta el punto de que si un hombre se levantaba “mojado” por la mañana o una mujer se hallaba con el periodo menstrual, éstos sin ser culpables de nada, eran considerados impuros y nadie debía tocarles a ellos ni a sus ropas o eran “contaminados” de tal impureza.

Tanto esta castidad como su trato a los fluidos corporales humanos son indicativo de que aquellos “entes” querían crear una raza sana que no se contagiase ni propagase ningún tipo de enfermedad.

Asimismo, su predilección por engendrar a personas “importantes” para Dios y su misión, dentro del seno de mujeres estériles, lo cual queda patente ya en la Biblia, se confirma en este texto apócrifo en el que un ángel le explica a Joaquín que su mujer está embarazada (de quien nacerá la Virgen María):

“...Y por eso cuando tiene a bien cerrar la matriz, lo hace para poder abrirla de nuevo de una manera más admirable y para que quede bien claro que la descendencia no es fruto de la pasión, si no de la voluntad divina.”

Libro sobre la Natividad de María. III 1.

“¿Acaso Sara, la madre de vuestra estirpe, no fue estéril hasta los ochenta años? Y, no obstante, dio a luz en extrema ancianidad a Isaac... También Raquel fue estéril durante largo tiempo. Sin que esto fuera obstáculo para que engendrara después a José...Y ¿quién hubo entre los jueces más fuerte que Sansón o más santo que Samuel? Sin embargo, ambos tuvieron madres estériles...ten por cierto que las concepciones largamente esperadas y los partos provenientes de la esterilidad, suelen ser los más maravillosos”.

Libro sobre la Natividad de María. III 2.

Por lo que no sólo se denota una intencionalidad de crear una raza más sana si no que para crear personas “especiales” destinadas a ser recordadas, éstos seres no sólo desprecian el seno materno fértil y que ya ha engendrado hijos en favor del estéril; además también hacen lo propio con la función progenitora del hombre, ya que si éstos ángeles preñan a sus mujeres de hijos con dones especiales está claro que los maridos de estas mujeres juegan el papel de padres adoptivos. Éstas parejas parecen estériles en un principio para ser usados como cobayas más tarde.
jesus
“El bautismo de Cristo”, 1710.

Todo esto que he explicado está relacionado con el nacimiento de Jesucristo, ya que María, aunque no era estéril, era imposible que quedase embarazada al guardar su castidad pero, al igual que otras tantas mujeres que no podían quedar encintas por esterilidad, ella concibió un hijo mediante la intervención de un ángel “celestial”.

Detalles asombrosos del nacimiento de Cristo.

Paralización masiva.

José deja a María en una gruta junto a sus hijos (él es ya viejo y tiene hijos), mientras va a buscar una comadrona por Belén. Es entonces cuando se percata de que todo a su alrededor se halla paralizado:

“Y sucedió que yo, José, estaba caminando y dejé de andar; y miré alrededor y vi el aire impregnado de espanto; levanté mi mirada al cielo y estaba inmóvil quietos los pájaros del cielo; y bajé mi mirada a la tierra y vi una artesa y a unos obreros apoyados en la amasadora, y los que amasaban ya no amasaban... y todos miraban hacia lo alto; y entonces vi dos corderos que se acercaban, pero ya no andaban... y vi dos cabras con la boca abierta a punto de beber y no bebían, y en un momento todo volvió a ponerse en movimiento.”

Protoevangelio de Santiago XVIII 2.

Lo primero que me vino a la cabeza al leer esto, es la cantidad de relatos de testigos de encuentros con ovnis, que fueron paralizados por sus tripulantes, pero sobre todo y por encima de todos ellos, el caso de un pastor español: Juan González, de Huelva; quien en la mañana del 18 de diciembre de 1972 llevaba a pastar a sus cabras hasta que tras un estruendo vio un aparato volador de tres metros de diámetro con una textura parecida al aluminio. Tras una segunda explosión, Juan observó que las tres decenas de cabras y él mismo se hallaban completamente paralizados, las cabras se habían quedado clavadas como figuras de yeso. Incluso le entraron ganas de reír cuando observó que su perro se había quedado con una pose muy graciosa, con una pata levantada. Estuvieron así tres minutos. Sólo pudieron moverse cuando el aparato desapareció.

Qué lejos estaba este pastor andaluz de saber en ese momento que lo que le había sucedido a él estaba escrito en unos textos milenarios que narraban los hechos que le sucedieron nada más ni nada menos que al padre putativo de Jesucristo.

Nube luminosa y extraño parto asistido

Después de esa parálisis momentánea, José encontró a una comadrona y la llevó hasta María. Y encontraron la gruta envuelta en una nube luminosa:

“Y se pararon en el lugar donde estaba la gruta y una nube luminosa cubría todo el lugar... La nube se alejó de la gruta y entonces apareció una luz tan intensa que nuestros ojos no podían soportarla. Y la luz fue desapareciendo poco a poco hasta que apareció el niño y tomó el pecho de María.”

Protoevangelio de Santiago XIX 2.

Esto recuerda a las Teofanías de Moisés en la montaña. Cuando él, y sólo él, tenía contacto directo con Dios, y todo se cubría de humo, posiblemente para asegurarse de que efectivamente, nadie más que Moisés veía a Dios.

Tanto en éste Protoevangelio como en el también apócrifo Evangelio del Pseudo Mateo se narra el siguiente episodio, pero en el del Pseudo Mateo es más extenso: tras observar Zelomi (la comadrona traída por José) que efectivamente María había dado a luz sin dolor, sin sangre y sin perder la virginidad, introduciendo su dedo en el sexo de la Virgen; decide avisar a otra comadrona, Salomé; para que pueda contemplar el prodigio. Ésta no creía que esto fuera posible y dijo que no lo creería a menos que lo comprobara por sí misma. Así, al introducir Salomé su dedo por el seno de la Virgen, su mano se secó y mientras se retorcía de dolor sólo recuperó su estado anterior al tocar el manto de niño.
Dos personas comprobaron para la posteridad que ella, tuvo un parto especial.

Es evidente según este relato, que el parto fue asistido. De ahí que hubiera una potente luz durante el parto. Posiblemente esos “ángeles celestiales” le procuraron un alumbramiento que no precisó de efectuarse del modo tradicional, de ahí que la castidad de ella permaneciese intacta. Es curioso cómo ya en tiempos de Cristo, existían unas fecundaciones artificiales y partos no vaginales y sin dolor, como sucede hoy en día muchas veces en nuestros modernos hospitales en mujeres a las que se les practica la cesárea, por ejemplo. Lo curioso es que esa tecnología humana es reciente. ¿quiénes las practicaban antes? ¿los mismos manipuladores genéticos que parecen estar detrás de las abducciones?. Quién sabe...

E
Salvador Dalí, “El Cristo de San Juan de la Cruz”, 1951..

La estrella de Belén.

No existe gran diferencia entre el relato de los Reyes Magos en los apócrifos y el de los canónicos. Pero es suficiente lo que se dice. En primer lugar, desde el alumbramiento, una gran estrella, se posa sobre la gruta, sin moverse de allí:

“Y una gran estrella brillaba encima de la gruta desde la tarde hasta por la mañana, y jamás, desde el comienzo del mundo, se había visto una tan grande”

Protoevangelio de Santiago XIII 6.

Ésta estrella era tan grande que los tres magos de Oriente acudieron hacia ella sabiendo que una profecía anunciaba que al aparecerse esta estrella, nacería el Mesías. Y a los dos años llegaron al lugar. Allí, Herodes les ordenó que si encontraban al niño, se lo dijeran inmediatamente. Tras esto, se les apareció la gran estrella en su camino, que los guió y se paró justo encima del lugar en el que se hallaba María con el niño. Tras hacerle unas ofrendas un ángel se les apareció ordenándoles que volvieran a sus países por otro camino. Herodes se sintió traicionado y comenzó la matanza de los inocentes menores de dos años.

Evidentemente, no era una estrella. De haber sido así, no se hubiera movido, ni hubiera sido tan enorme, ni hubiera establecido esa “vigilancia”, la cual se intuye por la continua aparición de ángeles que protegían al recién nacido, no sólo indicando a los magos que volvieran por otro sitio para evitar a Herodes, si no ordenando a José que se marchara con su familia de aquel lugar, porque se iba a iniciar una matanza de niños con el fin de acabar con Jesús.

Conclusión personal.

Yo creo que puede darse una casualidad... pueden darse dos... pero son un cúmulo de casualidades una detrás de otra. Personalmente, he de decir que de no ser por los textos sagrados antiguos, no creería en los ovnis (pensaría que son modernos prototipos militares). Y jamás creí en la Biblia ni en los textos religiosos hasta que no caí en la cuenta de que relataban lo mismo que sucede hoy con el fenómeno ovni.

Fuentes de Información - El Nacimiento de Jesus y los Ovnis.

El contenido del post es de mi autoría, y/o, es un recopilación de distintas fuentes.

Tags: ovnis | jesus | E | de | los | y | . | l nacimiento

Dar puntos
0 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 10 Visitas
  • 0 Favoritos

0 comentarios - El Nacimiento de Jesus y los Ovnis.