Construcción de casas de madera de leña

Construcción de casas de madera de leña

En el norte de Estados Unidos hay una nueva moda: construir casas con leña. Son similares a las tradicionales viviendas de madera, ecológicas y económicas, sólo que levantadas con los trozos que, habitualmente, se usan para hacer fuego en una chimenea y calentar la estancia.

Rob y Jaki Roy construyen este tipo de casas, con leña y mortero, desde los años setenta del siglo pasado. Viven en el norte del Estado de Nueva York, no muy lejos de la frontera con Canadá. Finalmente, tras años de experiencia, crearon un centro de enseñanza de la técnica constructiva, el Earthwood Building School. Pero hay más: se calcula que, en Norteamérica, existen entre doscientas y trescientas casas de leña y mortero en proceso de construcción y unas 1.500 ya construidas.


madera

Según los defensores de la técnica, cualquiera que sepa apilar leña puede construir una casa. Sólo hay que ir colocando los trozos, que deben tener el mismo largo, aunque puedan tener anchos y formas diferentes, para ir levantando la pared. Los espacios que quedan vacíos se rellenan con mortero. Luego, se echa una mezcla de aserrín con un poco de cal. Se forma, finalmente, una masa compacta y aislante.

Hay que tener algunas precauciones. Sobre todo, es esencial que la madera esté seca para evitar que se contraiga. Por ello, se aconseja ponerla a secar durante un año.


construccion

El tipo de madera también influye. Maderas muy finas, como el roble o el arce, tienden a reducir su tamaño, incluso estando secas. Por ello, los expertos aconsejan usar el cedro blanco, el pino blanco o el abeto. Entre leño y leño, también pueden colocarse botellas, pedazos de vidrio, conchas, etc. Se da, de este modo, un toque más personal y se reutilizan desechos.

La razón de su popularidad, en todo caso, no es sólo ecológica: son casas más baratas. Se calcula que un metro cuadrado puede costar unos 220 dólares (unos 170 euros), una quinta parte de lo que costaría la construcción tradicional más económica. Otra ventaja es que se puede construir rápida y fácilmente: una familia con los conocimientos adecuados puede levantar una de estas casas en semanas.


casas

Sus críticas: ¿casas de pobres?. Lejos de perjudicar la popularidad de estas viviendas, sus críticas parece que la fortalecen. En efecto, no se puede alegar que brinden una protección frente al clima a la de otras construcciones, así que sus detractores sólo se han fijado en su aspecto externo. Alegan que son feas, que dañan el paisaje, que son más propias de una "comuna hippie" que de una urbanización o del campo. No obstante, a mi me parecen muy llamativas y que además permiten jugar con nuestra creatividad.