Nuevas gafas de realidad aumentada permiten consultar manuales sin tocarlos
Se controlan con el movimiento de los ojos, por lo que dejan las manos libres para cualquier otra tarea

Investigadores del Centro Fraunhofer COMEDD de Alemania han desarrollado unas gafas de datos con micropantalla OLED que permiten ver no solo el mundo real, sino también gran cantidad de información virtual. Controladas con el movimiento ocular, estas lentes harán posible que mecánicos o médicos puedan consultar manuales y páginas web sin necesidad de tocarlos ni de abandonar el trabajo que estén realizando. Por Yaiza Martínez.


Nuevas gafas de realidad aumentada
Los usuarios pueden controlar las proyecciones de estas gafas de datos con el movimiento de sus ojos. Fuente: Fraunhofer COMEDD.

Normalmente, cuando un mecánico debe llevar a cabo una reparación compleja, busca información en manuales para orientarse. Sin embargo, al hojear los libros pierde concentración, por lo que las reparaciones pueden llevarle mucho más tiempo. 

Esta situación no ha mejorado en absoluto con la irrupción de los ordenadores o de los portátiles, que proporcionan un acceso directo a los datos necesarios: también en estos casos hay que rastrear y buscar por múltiples páginas web, además de hacer numerosos clics para encontrar lo que se necesita. 

Otra de las desventajas de la búsqueda de información es que las herramientas que en ese momento se estén usando en las reparaciones deben dejarse a un lado, para usar las manos en el manejo de libros o computadoras. 

Ahora, parece que ha llegado una solución a este problema. Investigadores del Centro Fraunhofer COMEDD, de Alemania, han estado trabajando durante varios años en el diseño de dispositivos de visualización similares a un casco (HMD o Head Mounted Displays), destinados a facilitar el trabajo de los mecánicos. 

Evaluar daños y consultar manuales al mismo tiempo 

Según publica el COMEDD en un comunicado, estos dispositivos están basados en diodos orgánicos de emisión de luz (OLED, por sus siglas en inglés), que son diodos constituidos por capas electroluminiscentes formadas por una película de componentes orgánicos que reaccionan a la estimulación eléctrica. Esto permite a los OLED generar y emitir luz por sí mismos. 

Trabajando en colaboración con otros científicos del Instituto Fraunhofer IOSB, en Karlshure, y con la compañía especializada en tecnologías oculares y HMD TRIVISIO, los investigadores del COMEDD han conseguido crear “lentes de datos” que están equipadas con pantallas que pueden ser controladas por los movimientos del ojo humano. 

Además, estas gafas permiten acceder a lo que se conoce como “realidad aumentada”, una técnica que enriquece el mundo real con información visual adicional. 

Ambas características hacen posible tanto evaluar mejor los daños a reparar, como utilizar los ojos para pasar las páginas de cualquier manual virtual de instrucciones.



Un chip prodigioso 

Según explica Rigo Herold, director del proyecto: "Nuestras gafas están equipadas con un nuevo chip CMOS que incluye una cámara y una pantalla OLED”. 

Esta es la primera vez que los investigadores del COMEDD integran OLED y fotodetectores sobre la superficie de un chip de este tipo. 

Herold indica, además, que el chip CMOS “cuenta con unidades de transmisión y recepción que configuran los elementos de información de manera secuencial”. El resultado es una micropantalla bidireccional, que permite tanto grabar como reproducir imágenes. 

Este chip prodigioso mide solo 11 por 13 milímetros, pero aún así acoge cuatro píxeles OLED - responsables de generar las imágenes que aparecen en la micropantalla.- y un fotodiodo en su centro que detecta los movimientos del ojo del usuario. 

El sistema completo permite que, al mirar a través de las gafas como si se estuviera observando el horizonte, los usuarios puedan ver cualquier cosa, desde un dibujo hasta un mapa aparentemente proyectado a una distancia de más de un metro de ellos. 

Según Herold estas gafas constituyen “"una nueva generación de sistemas de gestión de la información personalizados". El científico explica que sus “gafas de datos permiten ver el mundo real de manera corriente, y también registrar los movimientos de los ojos”. A partir de estos, y con solo un vistazo a la tecla con una flecha, se pueden pasar las páginas de los manuales. 

Herold concluye que “a pesar del hecho de que las gafas de datos de Google, por ejemplo, son un poco más elegantes (que las nuestras), en ellas la navegación por los menús todavía requiere del uso de joysticks, mientras que nuestras gafas no los necesitan”. Por eso, gracias a estos dispositivos, cualquiera “ya sea un técnico o un médico, podrá tener las manos libres y concentrarse plenamente en la tarea que esté realizando”. 

El sistema completo está presentado como un kit, formado por las gafas y su hardware y software correspondientes. Estos últimos han sido desarrollados por los colaboradores del IOSB. Las gafas han sido fabricadas por TRIVISIO. 

El prototipo de Google 

Las gafas del COMEDD llegan solo unos meses después de las de Google, las primeras de realidad aumentada, según la compañía. 

La investigación en realidad aumentada se ocupa de explorar la aplicación de imágenes generadas por ordenador en tiempo real a secuencias de vídeo, como método para ampliar el mundo real. Incluye el uso de pantallas colocadas en la cabeza, un display virtual colocado en la retina para mejorar la visualización, y la construcción de ambientes controlados mediante sensores y actuadores. 

El prototipo de gafas de este tipo creado por Google ya permite comprobar la hora, el estado del tiempo, leer o escuchar mensajes a través de los cristales de visión, pero incluso la compañía reconoce que aún requiere de mejorías.