El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

basta de ^bullyng^

Un adolescente romano de 15 años se ha suicidado este martes, harto de las burlas e insultos de sus compañeros que lo llamaban 'maricón'. El joven ese día había asistido a clase con las uñas pintadas y un profesor lo había regañado. Al llegar a su casa se ha ahorcado frente a su hermano pequeño, según ha publicado 'The HuffingtonPost'.

basta de ^bullyng^

El adolescente que asistía a un colegio en la capital italiana era víctima del acoso de sus compañeros de clase, que lo insultaban por sus gestos y su manera de vestirse.

Las burlas y las ofensas habían comenzado desde hacía más de un año y el joven al parecer no pudo soportar por más tiempo.

Sus compañeros no solo se burlaban cada día en el aula, sino también habían creado un perfil en Facebook desde donde mantenían un acoso sistemático.

La cuenta era visible para toda la clase y hasta habían colgado una foto de el joven suicida con la dirección dónde vivía y comentarios alusivos a su supuesta homosexualidad.

Este martes, el adolescente ha llegado a clase con las uñas pintadas y alguno de sus compañeros lo han llamado 'maricón' . "Una profesora ha regañado a los acosadores", aseguraron a los medios.

Cuando ha terminado la jornada ha regresado a casa y se ha colgado usando su bufanda, delante de su hermano pequeño.

El caso está en manos de la policía que investiga quién o quiénes crearon el perfil en la red social con el único objetivo de perseguirlo y desde donde lo acosaban casi a diario. La posible imputación para el responsable es de instigación al suicidio.

Algunos de sus compañeros han asegurado que el joven también tenía problemas en su casa, porque sus padres no lo entendían.

El representante de una organización que lucha por los derechos de los homosexuales en Italia ha comentado lo ocurrido explicando que casos así "lamentablemente no me sorprenden", por la cantidad de señalaciones que sistemáticamente reciben de colegios italianos.

Lo peor, según este activista es que muchos directores de centros estudiantiles no están dispuestos a colaborar para evitarlos.


Joven se suicida por bullying tras declararse fans de Justin Bieber


Un nuevo caso de abuso escolar cobró la vida de un joven en Portugal, quien fue tema de conversación en las redes sociales. ¿A qué se debe? Pues miles de fanáticos del cantante Justin Bieber compartieron tuits por la muerte de uno de sus integrantes.

Como detalla la página Antena 3, Martín (15) decidió acabar con su vida en el baño de su casa tras ser víctima de bullying en el colegio, al declararse fan del ídolo canadiense.

La noticia del suicidio motivó a los fanáticos del cantante a compartir el hashtag


Niña acosada deja un video escalofriante en YouTube antes de suicidarse(esta historia es provable que la ayan visto en el noticiero es muy famosa)

Su video de YouTube empieza de una forma un tanto inocente. La adolescente canadiense, cuyo rostro aparece oculto en la imagen, sostenía una pila de tarjetas con mensajes escritos con un marcador negro. “He decidido contarles mi historia sin fin”, decía la tarjeta que Amanda Todd sostenía en sus manos.

Basta

Hasta aquí el observador no tiene idea de que va a embarcarse en un viaje agónico, uno que ocasionó que la premier de Columbia Británica emitiera una seria alerta contra el bullying; un viaje que ha dado origen a una página de Facebook, en la que miles de personas han dejado sus comentarios y expresado sus condolencias.

En el video, en blanco y negro, y sin audio, la adolescente pasaba una tras otra las tarjetas. Cada tarjeta sumía dolorosamente al espectador en la angustia que muchos adolescentes han vivido en carne propia.


link: http://www.youtube.com/watch?v=KRhpBUIMn-A

La tarjeta que la adolescente sostenía decía: “Cuando estaba en séptimo grado, me veía con mis amigos a través de una webcam”. En las siguientes tarjetas se revela que la adolescente empezó a atraer la atención de personas que dijo no conocer. Personas que le decían que era hermosa, impactante, perfecta. “Querían que les mostrara mis senos. Así lo hice un año más tarde”, se leía en las tarjetas.

La adolescente recibió un mensaje de un desconocido en Facebook, quien le dijo que si no enseñaba más partes de su cuerpo, publicaría las fotos topless que le había tomado. “Sabía mi dirección, quiénes eran mis familiares, amigos, nombres…”

Durante las vacaciones de Navidad, la policía fue a su casa para informar que las fotos se habían enviado a “todos”. Mostró la siguiente tarjeta muy cerca de la cámara. “Luego me enfermé gravemente: sufría ansiedad, una fuerte depresión y ataques de pánico. Empecé a consumir alcohol y drogas”.

Dice que luchó contra la ansiedad y que durante un año casi no salió. El mismo hombre volvió a aparecer en una página de Facebook en la que mostraba las fotos topless en su perfil. “Lloraba todas las noches, perdí a todos mis amigos y el respeto de la gente… otra vez…”
Fue acosada y sintió que nunca podría borrar esa foto. Empezó a cortarse, una forma de castigarse que, de acuerdo con los psicólogos, es una conducta de control de impulsos que acompaña a ciertas enfermedades mentales.

Durante los recesos, comía sola hasta que se cambió de escuela. “Las cosas mejoraban, aunque seguía sentándome sola”, decía la siguiente tarjeta. “Luego de un mes empecé a hablar con un viejo amigo”.

Pensaba que ella le gustaba aunque sabía que tenía novia. Un día él le pidió que fuera a verlo porque su novia estaba de vacaciones. “Y fui… grave error… Pensé que le gustaba”. Una mano temblaba mientras sostenía las tarjetas; con la otra enjugaba una lágrima de su rostro. Una semana más tarde, la novia de su amigo se presentó en su escuela junto con otras 15 personas. Se reunió una multitud mientras la novia le gritaba que nadie la quería. “Un tipo gritó: ‘Golpéala’…” La golpearon y cayó al piso. “Me sentí como una tonta, pensé que nadie se merece esto”, dice la siguiente tarjeta. “Los maestros llegaron corriendo, pero yo me fui, me tiré en una zanja y luego mi papá me encontró”.

Cuando llegó a casa, bebió cloro. “Me sentía fatal, de verdad pensé que moriría”. La llevaron de urgencia al hospital para sacar los químicos de su cuerpo.

Puso la siguiente tarjeta muy cerca de la cámara para que el espectador no pudiera verla, sino sólo leerla: “Cuando llegué a casa, lo único que decía en Facebook era: ‘Se lo merecía; ¿te quitaste el fango del cabello? Espero que esté muerta”.

Se mudó con su madre a otra ciudad, a otra escuela. Sin embargo, su pasado la persiguió. “Habían pasado seis meses, la gente me etiquetaba en fotos de blanqueador, cloro y zanjas... Todos los días me pregunto por qué sigo aquí”.

Su ansiedad empeoró y se cortaba aún más; a pesar de la terapia y los antidepresivos, fue trasladada de nuevo al hospital a causa de una sobredosis.

La última tarjeta dice simplemente: “No tengo a nadie. Necesito a alguien. Mi nombre es Amanda Todd”. El video ha llamado la atención de muchas personas, incluyendo a la premier de Columbia Británica, Christy Clark.

“Nadie se merece ser acosado. Nadie se lo gana. Nadie lo pide. No es un rito de iniciación. El bullying debe parar. Todos los niños deben sentirse seguros en la escuela”, dijo Clark en un video publicado en YouTube el jueves.

La policía de la Coquitlam, zona conurbada de Vancouver, dijo que el miércoles encontraron el cuerpo de Amanda Todd en su casa. Se quitó la vida. Tenía 15 años.


En la India, una niña se suicida para donar sus órganos pero no cumplieron y la cremaron


Una niña de tan solo 12 años se suicidó en la India y, de acuerdo a la tradición del país, se procedió con cremarla. Sin embargo, los padres de la menor no advirtieron un mensaje que dejó Mumpy Sarkar antes de tragar un pesticida el pasado 27 de junio. La menor pretendía que con su muerte se aprovecharan sus órganos en beneficio de integrantes de su familia. El padre de Mumpy se está quedando ciego, mientras que su hermano lucha contra una insuficiencia renal.
La humilde familia que reside en una pequeña casa del pueblo de Jhorpara no descubrió el papel en su habitación hasta un día después de incinerarla, informó The Times of India.

“Muy tarde comprendimos los sentimientos de un niña muy sensible”, dijo el desconsolado padre, reprodujo NY Daily News.

Cuando a Monty se le ocurrió la idea del suicidio para salvar a sus familiares intentó que se le sumara su hermana mayor, pero esta tomó como una broma su propuesta sin pensar que ella llegaría a cumplir con tal.


Niña de 14 años se suicidó frente a sus compañeros de clase

La menor, de 14 años, sacó un revólver en la escuela, en la ciudad colombiana de Mariquita, y tras tirar al aire se disparó en el estómago. El desamor de su madre sería la causa.
Brigit Lorena González, de 14 años, caminó hacia el patio principal del colegio técnico Francisco Núñez Pedroso, sacó de su bolso un arma y realizó un disparo al aire para llamar la atención de los otros alumnos.

Estuvo un tiempo blandiendo el revólver, colocándosele en diferentes partes del cuerpo. Pese a que los docentes y pedagogos de la escuela le pedían que no se hiciera daño, se apuntó en el estomago y se disparó.

La joven fue llevada inmediatamente al Hospital San José de Mariquita, en el departamento de Tolima, donde llegó sin signos vitales.

Diecinueve de los alumnos de la institución debieron ser atendidos porque quedaron en estado de shock. “Llegaron con un cuadro de ansiedad, tres muy agitados e incluso a uno de ellos tuvimos que suministrarle medicamentos para tranquilizarlo”, señaló Hernando Elías Montoya, gerente del hospital municipal.

La menor cursaba sexto grado y aún las autoridades no establecieron los motivos reales por los cuales decidió suicidarse.

La Policía maneja varias hipótesis, una de las cuales relacionada con los problemas familiares. Su madre, Liliana González vive en Bogotá y su padre falleció. De ella se había hecho cargo una vecina.

En diálogo con la radio RCN, la mujer confesó que no hablaba mucho con la joven y que hacía mucho tiempo que no le veía. “Me duele pensar que no tuve contacto con ella”, aseguró.

El director del colegio, Carlos Ángel Orjuela, señaló que la adolescente tenía “problemas de afecto”. “Se veía que sufría para sobrevivir. Ella fue acogida por los profesores. Era muy entusiasta aunque a veces tenía problemas de tolerancia”, contó.


Bullying escolar: Tres niños se ahorcan por el constante acoso que sufrían en clases

Tres escolares de diferentes colegios de Perú se suicidaron en los últimos tres días al ahorcarse en sus respectivas viviendas por el acoso que sufrían en clase por parte de sus compañeros, informó hoy el diario La República.
Lima fue el escenario de la muerte de dos niñas de 10 y 12 años, mientras que un niño de 13 años se quitó la vida en la ciudad andina de Huamanga, perteneciente a la región sureña de Ayacucho.

La más joven cursaba el cuarto año de primaria en el distrito limeño de San Juan de Lurigancho y apareció ahorcada en su vivienda porque "nadie quería juntarse con ella, la molestaban en clase y le rompían sus cuadernos", según arguyó su madre al diario.

La progenitora de la escolar fallecida de 12 años explicó que su hija cursaba el segundo año de secundaria en una escuela del centro de Lima y que era víctima de discriminación racial al llamarle "alpaca, serrana, chola y cochina" porque era originaria de la ciudad andina de Huancayo, en la región central de Junín.

El adolescente de 13 años había dejado escrita una carta en la que expresaba sus quejas por el maltrato que recibía de sus compañeros del colegio al que acudía.

En ninguno de los centros escolares donde se produjeron estos episodios de violencia había psicólogos que trataran a las víctimas, pues el Ministerio de Educación cuenta con 925 profesionales para los más de 94.000 colegios que existen en Perú, según precisó una funcionaria ministerial al mismo diario.


1-
Lucas es obeso, tiene 11 años, y lleva cinco soportando intimidaciones .En EGB (primaria), cuando empezaron las bromas pesadas que le hacía un niño en particular -hijo de la secretaria de la escuela-, pesaba 42 kilos. Ese año nunca escuchó su nombre y sí "bola de grasa", "el gordo", "el pelota". Lucas, un chico muy tímido, reaccionaba al principio llorando. Ahora se le puede ver solo por el patio de la escuela. Le han derrotado.


El año pasado (tal y como narraban los hechos, ahora sería ya hace 9 años) lo desnudaron en el lavabo y le escondieron la ropa. Asiste al colegio porque no se atreve a decirle a su padre lo que le pasa. Si alguien hubiera hablado con él cuando se sintió humillado en la clase de gimnasia -el día que el profesor le gritó «corre gordo, baja la tripa» porque iba más lento que los demás- tal vez sabría defenderse. En ese momento todos rieron y Lucas se sintió doblemente humillado.


Lucas se culpa de lo que le sucede. Hay una profesora que sabe de su calvario, pero el colegio no toma medidas. El se esfuerza por agradar pero su actitud causa el efecto contrario: exaspera al "bully", y cada día soporta más golpes, codazos y empujones.¿La última vejación que ha sufrido? Le mearon la mochila en uno de los recreos.


2-
Mónica cursa 3º de ESO y desde el año pasado es víctima de una chica y un chico de su grupo. Apenas empezar las clases llegó a casa con más de 20 chicles pegados en la cabeza. Sigue siendo una excelente alumna pero desde hace dos días no quiere salir de casa.


3.
Marcos, un niño inmigrante de ocho años, lleva casi un año recibiendo palizas de sus compañeros, pero sobre todo de su "amigo", que de un puñetazo a final de curso del año pasado le destrozó las gafas.


4.
Sandra (17 años) es una excelente estudiante de un colegio de Barcelona que aún tiene problemas con la comida. En segundo año de ESO, sus tres mejores amigas empezaron a mofarse de ella a y ridiculizarla delante de toda la clase y de los profesores, quienes, por cierto, también se reían de las bromas. Alguien le colocó a Sandra el cartel de chivata, la señaló como la persona que había delatado a sus tres amigas cuando el coche del director apareció lleno de pintadas insultantes. Cuatro años después, su diagnóstico sigue siendo anorexia nerviosa

La semana pasada en Argentina, en un pueblo tranquilo de la Patagonia, un joven mataba tres compañeros de clase porque estaba cansado de las burlas.


5.
Paula tiene 14 años y por un problema en los huesos lleva botas ortopédicas. Dos de sus compañeros le empujan y se ríen. Se ha caído varias veces y ha llegado con dolores a casa. Los alumnos acosadores, argumentan que sólo lo hacen para divertirse, que no le quieren hacer daño. Nada de ello es verdad. Buscan sentirse protagonistas. Necesitan percibirse fuertes y poderosos. Se sienten superiores cuando machacan al otro. Tras el enfurecimiento de la víctima esconden sus propias heridas. Bajo la apariencia de una novatada, los agresores camuflan su inseguridad, y llenan su vacío emocional. Persiguen sin descanso vivencias diferentes, y necesitan impresionar.


6.
Carolina, a sus 20 años, recuerda con espanto lo que le hacían a uno de sus compañeros de clase, el "genio de las matemáticas", como aún le llaman. «Le tiraban botellas de plástico, le pegaban, le rompían las carpetas, le tiraban las gafas al suelo, le ponían tierra en su comida a veces, cuando Joaquín estaba tendido en el suelo, doblado en dos y con una mano en la barriga y otra en la cabeza, un grupo de amigas y yo gritábamos ¡parad! Pero ellos no paraban. A veces sueño con Joaquín al que no vi más. Sueño que nos golpean a los dos». Tanto los agresores como los testigos mudos forman parte de un mismo circuito de miedo y necesidad.


7.
A Mario, con 15 años, su acosador desde hacía más de dos años le escupía su comida en el comedor del colegio y se la hacía comer ante la risa de sus compañeros. Todos los días. Era el modo en que creaba espectáculo. Una experiencia que el "bullying" definía como "excitante", pero sólo mientras estaba frente al grupo. Luego, cuando Mario tímidamente vomitaba después de comer y algún monitor averiguaba qué ocurría, decía que estaba enfermo o ponía otro tipo de excusas :"Él me pidió una broma y a mí se me ocurrió ésta". O apelaba a sus derechos: "Me estaba provocando y yo sólo lo hice para defenderme". O se hacía pasar por víctima: "Es que a mí también me lo han hecho".


8 y final.
La historia del joven de Hondarribia (Guipúzcoa, País Vasco)

Este es el hecho que mas me conmocionó.


A principios del curso 2004/2005, (yo por aquel entonces estudiaba 1º de bachiller, con 17 años), a Jokin, de 14 años de edad, le empezaron a hacer acosos en la escuela, a causa de un problema (gastritis o gastroenteritis) que tuvo que se hizo sus necesidades en clase (diarrea), us compañeros empiezan a burlarse de el, de la mofa, pasan a los golpes, incluso le rompen el aparato dental en una paliza. "Le hacían comer tierra", decía una compañera.


El resto del año siguieron con el acoso, golpes, palizas, maltrato psicológico, pasividad del profesorado...


Durante el campamento de verano, Jokin y su cuadrilla son pillados por los monitores mientras fumaban un porro. Cuando el asunto llega a oídos de los padres de los adolescentes, todos señalan injustamente, a Jokin como chivato y se ensañan más con él.

El 13 de septiembre, primer día de clase, es recibido con el aula decorada con papel higiénico para celebrar el aniversario de la diarrea y con golpes, la profesora, le hace recoger al propio Jokin los rollos de papel higiénico.
14 de septiembre lo acribillan a balonazos en el gimnasio. El día 15, otra paliza cruel.
Jokin deja de ir a clase y su tutora alerta a los padres. Padres y profesora acuerdan que Jokin vuelva al aula el martes 21 con un móvil por si tuviera problemas. Esa misma madrugada, se suicida.

En el lugar donde Jokin se suicidó sus compañeros dejaron flores y velas. La madrugada del 21 de septiembre cogió su bici y salió de casa. Encontraron su cuerpo a los pies de la muralla de Hondarribia 12 horas después. «Libre, oh, libre. Mis ojos seguirán aunque paren mis pies», escribió la tarde antes en Internet.

Alguien dejó esta frase, escrita en un folio blanco con tinta azul y en castellano, al lado de las velas que dibujan las iniciales de Jokin, J.C., junto a la muralla de Hondarribia:
" Jokin, no te conocía pero yo también he pasado por lo mismo. Mi dolor sigue oculto, el tuyo ya no y servirá para hacer cambiar las cosas. Ahora descansa en paz. Un beso"

La carta, sorprendentemente, al día siguiente, había desaparecido.

Jokin no fue este septiembre a las fiestas del pueblo con sus amigos. Ya no quería divertirse ni estar con sus maltratadores. Ni siquiera tenía ilusión por su 15 cumpleaños, que hubiera sido cuatro días después del fatídico martes 21.


A Jokin le conocía yo, no como amigo, si no mas bien como conocido, por unos amigos que tenía yo en Donostia, pero fue igualmente un palo enterarse de esa noticia, encima por aquello que nos hicieron leer.

de

Comentarios Destacados

@DuelOceanic +7
realmente necesitan hacer infeliz a alguien para demostrar algo que en realidad no son,
todo por tener algún trauma de su niñes
aparte de todo son brutos que no saben ni hablar y bardean al que si sabe.
por favor vallan escuchar cumbia INFELICES
@guidogsa +1
Es que quien maltrata a otro es porque necesita sentirse superior, ya que sabe que haciendo eso esta por debajo de todo... Es contradictorio, pero para sentirse "grandes" tienen que rebajarse a maltratar.

10 comentarios - basta de ^bullyng^

@cordobeeezz -32
xq basta?? para mi esta bien, sino existiera seria toda una sociedad de debiles, depende de la persona poder contrarrestarlo o invertirlo
@BvDaNnii +1
@cordobeeezz Actualmente es estupido considerar las ideologias del libro "el anticristo" , que es en lo que tu te basas. Ademas una persona que abusa a los demas no es mas fuerte porque :
tiene poca inteligencia madurez y capacidad para resolver resolver problemas lo que lo hace mas debil a la larga y perjudica a los demas entonces No seria mala idea eliminar a esas personas o cambiarles la conducta
@cordobeeezz -3
@PabloSomemo jajajaja q carajo tiene q ver con el bullyng eso???? eso seria mas como obra dde un mercenario jajaa
@GiancEvil
No somos animales, no nos regimos por reglas ficticias de un mundo caótico en donde el mas débil es devorado por el mas fuerte, somos el ser mas inteligente de este planeta y tenemos reglas, tal como éticas y legales, la verdad es que los niños nacen inocentes y son los padres los que los convierten en lo que son hoy en día, así que no excuses a estos muchachos diciendo esas tonterías, en cuanto a estos chicos, hay veces en que las victimas se convierten en agresores.
@pablo64 -8
We Cada boludo hay tambien, que queres...
@guidogsa +3
Cada quien hace lo que quiere sin interferir en la libertad del otro. Vos ni nadie es quien para meterse a molestar a alguien por como es o por lo que gusta
@eakc_ernesto -11
.
@viictorivanherna +4
si no que queremos que otro tipo de suicide como alexis o como le llaman ustedes bebexito ¬¬ ay que parar las imagenes de este tipo
@Innuk -1
@viictorivanherna

Se suicido ?
@guidogsa
@Innuk No porque no se haya suicidado hay que justificar las cargadas
@DuelOceanic +7
realmente necesitan hacer infeliz a alguien para demostrar algo que en realidad no son,
todo por tener algún trauma de su niñes
aparte de todo son brutos que no saben ni hablar y bardean al que si sabe.
por favor vallan escuchar cumbia INFELICES
@guidogsa +1
Es que quien maltrata a otro es porque necesita sentirse superior, ya que sabe que haciendo eso esta por debajo de todo... Es contradictorio, pero para sentirse "grandes" tienen que rebajarse a maltratar.
@pabellon_septimo +2
cordobeeezz dijo:xq basta?? para mi esta bien, sino existiera seria toda una sociedad de debiles, depende de la persona poder contrarrestarlo o invertirlo


sos bastante pelotudito, bastante
@GiancEvil +3
A mi me hacían bullyng de peque pero ni me daba cuenta de ello.