El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Biografia de un superheroe Zambayonny

A dias de la presentacion de la segunda parte de "Biografia de un superheroe", les dejo mi primer post, que va dedicado a otra de las facetas artisticas del reconocido cantautor Zambayonny


Biografia de un superheroe Zambayonny


Marea presenta el primer libro del reconocido músico y poeta Zambayonny

Con un humor delirante, ingenuo y vertiginoso, Zambayonny construye su primera novela a la manera de los antiguos folletines, pero con la sensibilidad contemporánea que lo hizo famoso a través de sus canciones.
Karmelo Restelli es un hombre sencillo que esconde, sin saberlo, un asombroso don.

La noche que la mujer de su vida se casa con otro hombre, se escapa durante la fiesta de casamiento y emprende un viaje iniciático sin fronteras claras entre la vigilia y la realidad.

Exactamente en la vuelta opuesta a su punto de partida conoce a Morresi, un uruguayo alcohólico en recuperación que vive exiliado en Inglaterra desde hace muchos años y que sólo lamenta haber perdido los poderes sobrenaturales que alguna vez lo hicieron popular.
Juntos enfrentan a extraterrestres, narcotraficantes, paisanos de a caballo, fantasmas, hombres mono, hombres rata, marineros japoneses y hasta vecinos enojados.

Una historia de antihéroes que promete convertirse en la primera entrega de una saga en la que el cantautor y escritor ofrece su particular visión de lo que es un superhéroe.
Ilustrado por Daniel Caporaletti.


Superheroe

texto escrito por Jorge Mux sobre "Biografía de un Superhéroe" en lo que fue la presentación en la Feria del Libro 2010

Aquí estamos presentando un libro del talentoso y famosísimo actor y músico Zambayonny. Ahora diremos que este músico, actor, compositor es, también, escritor. ¿No les huele a sospecha? ¿Cuánto faltará, entonces, para que sea, además, pintor, escultor y por qué no alpinista?
Porque –seamos sinceros- cuando una persona famosa publica un libro, podemos creer que el autor ha escrito unas pocas oraciones a las apuradas y en letra grande para exprimir al máximo su momento de popularidad. Podemos pensar que el libro es un amorfo y caótico garabato oportunista que sólo cobró carácter cuando algún editor quiso enlazar un nombre reconocido con el negocio editorial. Podemos creer que el libro es uno de los tantos manotazos del mercado; podemos emparejar esta novela al mismo nivel con los llaveros, las remeras y las mochilas con el rostro del famoso. Podemos pensar, en fin, con desconfianza, que ese libro será el primero y el último del que tengamos noticias de este autor en el mundo editorial. Pero ninguna de estas sospechas se aplica a Zambayonny.

Este gran músico nunca ha sido sólo un músico. La novela cuyo nacimiento editorial estamos celebrando es el producto de un largo y paciente trabajo con la palabra. Un trabajo que se remonta a su preadolescencia y que tiene tras de sí, y dentro de sí, una incontable cantidad de textos extraordinarios. Si hoy pusiéramos en una sola pila todos los escritos de Zambayonny, probablemente la pila llegaría hasta más allá del cielo raso. Si tuviéramos que seleccionar de esa pila cuáles son los textos más creativos, divertidos y prodigiosos, no sabríamos con cuáles quedarnos: en todos ellos se despliegan con la misma intensidad el humor y el asombro. Zambayonny es un cautivante e inagotable compositor. También es un muy prolífico cuentista, poeta, escritor de obras de teatro y novelista. Quienes lo conocemos de cerca y desde hace largo tiempo, sabemos que su trabajo con la palabra nunca se detiene: es un genial e incesante artesano de las torsiones semánticas, de la narrativa minuciosa, de la imagen audaz y del desenlace imprevisto, impredecible e improbable.

La novela que hoy estamos presentando existió, una vez, como una entrega de folletines a través de un blog. Un blog cuyo nombre original era “Las vacaciones de Restelli”, y que luego se mudó a otro sitio llamado “Rumores Alarmantes”. Todos los días Zambayonny durante más de un año nos regalaba un capítulo de este relato con dos entrañables protagonistas: Karmelo Restelli y Morresi, el Superhéroe. Algunos afortunados pudimos ser testigos día a día de esa creación recién salida del horno, dejando comentarios de alabanza, asombro e impaciencia. Siempre quisimos ver más; cada capítulo nos generaba una intriga que no podía esperar hasta el día siguiente. Nos habíamos vuelto adictos a la narrativa de Zambayonny y él, con generosidad, suministraba diariamente dosis puntuales y satisfactorias de esa droga virtual.

¿Y qué pasa en esta novela? Karmelo Restelli un día se va de vacaciones y ya no volverá sino mucho tiempo después. Le pasan cosas inverosímiles que no puede controlar, pero las acepta sin enojo ni sorpresa. Un universo inaudito se abre ante él, que es un hombre ingenuo, confiable y de pocas palabras. No busca aventuras ni sorpresas, pero una gigantesca confabulación de circunstancias lo irá sumergiendo con más profundidad en un vertiginoso viaje por mundos exóticos. Karmelo no pregunta y no se queja. Se deja arrastrar por los hechos como un espectador lúcido de su propia vida; se adapta estoico a las peripecias inverosímiles de un cosmos rico y desordenado. Tiene un único defecto que es también su virtud: Escapa para el lugar equivocado. Si hay un incendio, escapa hacia las llamas. Si cae un edificio, corre hacia las ruinas. Si viene una inundación, marcha hacia las olas. Y, precisamente por esa capacidad de huir hacia el origen del desastre es que encuentra sin querer una apertura hacia universos tangenciales; universos sólo reservados a los pocos inconscientes que se atrevan a desafiar la calamidad, y los aun menos que se atrevan a sobrevivirla.

Los viajes de Karmelo son erráticos y sin objetivo; dictados por un destino de difícil acceso. Hasta que un día, en Inglaterra, conoce a Morresi, un uruguayo alcohólico que –según sus palabras- alguna vez tuvo superpoderes. A partir de ese momento el destino sin rumbo de ambos personajes se quiebra: ahora ambos tienen una finalidad común. El viaje cobra un sentido definido y muy verosímil, pero, a pesar de ello, el universo les tiene preparados sucesos aun más extraños, retorcidos y asombrosos. Morresi añora sus poderes de antaño; nunca sabemos cuáles eran esos poderes y uno llega a sospechar que sus añoranzas son sólo el duelo por la juventud perdida. Pero cada tanto, en su accionar, demuestra que todavía es capaz de hacer cosas curiosas y un tanto controvertidas. Sólo después de una minuciosa observación podríamos concluir que el resultado de sus acciones revela una naturaleza prodigiosa. Sus poderes no tienen estridencias, como los de Superman. Recordemos las palabras de Zambayonny encarnando la voz del hijo de Kriptón: “Soy supermán y me chupan la pija”, dice, para luego compararse con otros superhéroes de variados, pintorescos y escatológicos poderes. No,no. Supermán se convierte en un obsceno exhibicionista de sí mismo. Es un héroe que se vanagloria de sus fuerzas sobrenaturales y que no duda en ofender a quienes cultivan con esfuerzo un don extraordinario. Morresi es una de las variadas antítesis de Supermán. No busca el equilibrio del universo. No lucha contra villanos ni detiene a la Tierra. Sólo se impone un propósito humano y alcanzable, pero su escasa voluntad y el exilio lo mantienen en un suspenso depresivo del que sólo lo podrá sacar Karmelo. Podríamos decir que el superhéroe no es sólo Morresi, sino la conjunción de Morresi más Karmelo Restelli. No son Batman y Robin; en realidad los dos juntos forman un único imposible superhombre de dos cuerpos y dos mentes. Sobre el final se nos habrá revelado que las existencias separadas de ambos personajes son sólo el producto de una infeliz contingencia.

Digamos unas pocas palabras acerca del propio Zambayonny. ¿Cómo lo definimos? ¿Es un músico y humorista que se volvió escritor, o un escritor y humorista que se volvió músico? ¿O un escritor músico que se volvió actor y humorista? Con él, toda categoría se nos confunde. Sin embargo, me atrevo a decir que su más grande fortaleza no está en el humor, ni en la actuación. Tampoco, aunque suene curioso, en la música. Todas esas artes, que Zambayonny despliega de manera admirable, son el producto de una más vasta y compleja capacidad: la de imaginar contextos insospechados y deliciosamente improbables y maravillosos.


Cómo volverse zambayonnyano (Guillermo Piro, diario perfil)

Cada vez que un autor nuevo asoma en la escena literaria el crítico se abalanza sobre él esperando encontrar lo que escasea, esto es, un poco de consistencia y novedad. Consistencia entendida como un proyecto lanzado hacia adelante hasta las últimas consecuencias; novedad entendida como escritura única, solitaria, original en el sentido que Chateaubriand le daba a esa palabra: que no puede ser imitada. Biografía de un superhéroe, de Zambayonny —cantautor nacido en Suiza, que arribó a la Argentina siendo muy niño— concibió una novela desopilante, que se lee como quien sueña, obligado a explorarse en la caída.

La novela hace revivir la impresión que en los 80 teníamos aquellos que nos acercábamos por primera vez a la literatura de Copi —o que, años más tarde, buscábamos consuelo en la de Leo Maslíah y César Aira—: el descontrol, la avalancha de acontecimientos, la caída libre, la montaña rusa aplicada a la literatura; todo aquello que aleja a la escritura de esa previsión calculada de taller literario que hoy inunda el panorama de las letras argentinas y que, como decía antes, se traduce en pura inconsistencia y convención. Resumir lo que ocurre en esta novela es una tarea ciclópea, probablemente harían falta 300 páginas para ello. Borges habló una vez de la ambición de un grupo de cartógrafos imperiales que en su deseo de alcanzar la perfección había llegado a realizar el mapa de un imperio que tenía las mismas dimensiones del imperio. Según Borges, ese mapa perfecto terminaba resultando inútil. De modo que sólo queda predecir que Biografía de un superhéroe será la mejor novela de 2010, tal vez la mejor novela de la década (la capacidad predictiva no puede llegar a tanto, digamos de 2010). El lector encontrará allí: un sombrero perfecto para sentirse mejor, una semana llena de hechos y accidentes confusos, recuerdos de una fiesta selenita, una extraña invitación, un baile desnudo sobre una mesa, un revólver en un canasto, un fantasma en un túnel, un viaje a bordo de un buque pesquero japonés, la historia de un carnaval olvidado, los delirios de la sed, una batalla contra una legión de monos que bajan de un helicóptero, la búsqueda de una embajada uruguaya en Bristol, una descripción de la quietud más absoluta... y apenas acabo de enumerar lo que les espera hasta la mitad del volumen. Tanta es la locura y tal la ausencia de pretensiones que el crítico, a partir de hoy, se declara total y abiertamente zambayonnyano


Literatura
sobre el autor:

Zambayonny es alcohólico, mentiroso, jugador y mujeriego. Nació de muy chico en la Capital de un país remoto, Argentina. Se está quedando pelado a la par que engorda y envejece. Vivió a través del tiempo en veintidós casas distintas. Conoció a mucha gente y nadie le pareció interesante. Trata mal a todo el mundo y su sentido del humor es tan peligroso como escaso. Mira demasiado fútbol. Es egocéntrico. No tiene amigos. Su familia lo desconoce. Canta y toca cualquier instrumento mal. Escribió poemas, cuentos, obras de teatro, canciones y novelas que no le interesaban a nadie mientras estaba desocupado, dando clases de ajedrez, repartiendo impuestos o realizando fotocopias a desgano. Tiene mal carácter. Le faltan algunos dientes. No cree en dios. Hizo radio durante muchos años. Es desobediente, maleducado y vago. No sabe guardar un secreto. Odia a la naturaleza. Se ríe de las desgracias ajenas. No se baña seguido. Grabó decenas de discos en su casa. Se droga. Fuma. Hace trampa. Grita y maldice continuamente. No tiene suerte. Cantó enmascarado en televisión y firmó un importante contrato musical. Se levanta después del mediodía y se acuesta demasiado tarde. No se le entiende cuando habla. Come comida chatarra. Es mal vecino. Apareció en los principales medios del país dando entrevistas. Roba y provoca peleas callejeras. Tiene antecedentes penales. Actuó en una película. No cuenta con documentos, ni ahorros. Entre 2008 y 2009 se presentó ciento cuarenta veces cantando solo con su guitarra en escenarios de distintas ciudades del país y del exterior. Se aburre de todo, nada lo entusiasma. Se olvida las cosas. No conoció el amor. Hoy sus videos suman casi 5 millones de visitas en Internet. Biografía de un superhéroe es su primera novela.


biografia


Gracias por llegar hasta aca! se aceptan criticas y consejos para mejorar futuros post.

2 comentarios - Biografia de un superheroe Zambayonny

@mosqueti +1
Leyenda


muy buen post monobonobo