En la Argentina se diferencian dos grandes zonas de riesgo sísmico: la oriental (con un alto grado de estabilidad) y la occidental, que comprende la cordillera andina y los cordones que se recuestan sobre el frente occidental, donde frecuentemente ocurren movimientos sísmicos de diferente intensidad. Tal como se observa en el mapa, la zona de máximo riesgo se encuentra en las provincias de San Juan y Mendoza, también en el noroeste del país. Las provincias de Salta, Catamarca, La Rioja, Córdoba, Tierra del Fuego, San Juan y Mendoza han sufrido, a lo largo del tiempo, terremotos de variada intensidad. El más destructivo ocurrió en el año 1944 en la ciudad de San Juan, que causó diez mil muertos.


Zonas sísmicas de Argentina



El país está dividido en cinco zonas sísmicas con nivel creciente de actividad desde la cero hasta la cuatro.



La Zona Cero comprende el este argentino, la mesopotamia, el litoral atlántico e incluye a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Es la zona con menor actividad sísmica del país, pero no es asísmica, como habitualmente se cree.



Y corriéndose hacia el oeste, el nivel de actividad va creciendo: Una de las ciudades importante que se encuentra comprendida en la Zona Uno es la capital cordobesa. La ciudad de San Miguel de Tucumán se ubica en la Zona Dos y la Zona Tres cubre parte de la provincia de San Juan y Mendoza, parte de La Rioja y parte de las provincias de Salta y Jujuy, que también son de alta actividad sísmica. La Zona Cuatro es la de mayor actividad sísmica y cubre el resto de las provincias de San Juan y Mendoza, donde se registran de 20 a 25 sismos diarios, no todos percibidos por la población, pero sí por los instrumentos.



terremotos



Sismicidad en Argentina


Al representar los epicentros de los sismos registrados en la Argentina se observa que la mayor parte de la actividad sísmica se concentra en la región centroeste y noroeste de nuestro país.


Si bien la región noroeste ha soportado terremotos destructivos en los últimos 400 años, éstos no han afectado mayormente a las zonas más densamente pobladas y, en consecuencia, no se le ha dado al problema sísmico la importancia que realmente tiene en función del elevado nivel de peligro sísmico potencial. El terremoto del 25 de agosto de 1948, con epicentro en la zona este de la provincia de Salta, fue quizás el de mayor trascendencia de la región por los daños que produjo en varias poblaciones de esa provincia y la de Jujuy, si bien fue reducido el número de víctimas. Perfil de Sismicidad oeste-este entre 21º y 28º de latitud sur.


Totalmente diferente ha sido la situación en la zona centroeste del país, donde los terremotos se han constituido en verdaderos desastres regionales. El terremoto del 20 de marzo de 1861 marca el inicio de una serie de eventos sísmicos que afectaron a las provincias de San Juan y Mendoza. Este terremoto destruyó totalmente a la ciudad de Mendoza, dejando un saldo de muertos equivalente a la tercera parte de la población, según los informes de la época, y puede considerarse uno de los terremotos más desastrosos del siglo pasado en todo el mundo. Por otra parte, el terremoto del 15 de enero de 1944, que destruyó a San Juan, representa con sus 10.000 muertos, la mayor catástrofe de toda la historia argentina. Perfil de Sismicidad oeste-este entre 28º y 33.5º de latitud sur.


El sur argentino, por debajo de los 35° de latitud ha sufrido, en muchos casos, las consecuencias de los grandes terremotos chilenos que alcanzaron a producir daños de menor cuantía en las poblaciones limítrofes, siendo reducida la cantidad de sismos con epicentro en territorio argentino. Perfil de Sismicidad oeste-este entre 33.5º y 46º de latitud sur.




sismos