La fecha del 21 de diciembre sin duda está causando gran expectativa entre creyentes y escépticos, entre especulaciones y profecías habitantes de muchos países se preparán para los tres días de oscuridad de la Tierra como lo predicen Nostradamus, Fátima y los Mayas.
Aunque muchos piensan que siguen siendo muchas las especulaciones sobre lo que pasará en nuestro planeta, naves con alienígenas oscurecerán nuestro cielo, una serie de cometas ocasionarán terremotos y, un aumento de las fuerzas gravitacionales provocadas con un alineamiento con el centro de la galaxia ocasionará un cataclismo, son algunas de las hipótesis.
Sin embargo, la profecía que más adeptos está ganando alrededor del mundo es la de los “tres días de oscuridad”.
Los mayas predicen que entre el 20 y 22 de diciembre de 2012, la Tierra cruzará un cinturón de fotones y un rayo de sincronización galáctica que generará tres días de oscuridad total.
Según especialistas científicos los mayas hablaron del paso de una cuarta a una quinta dimensión. El último ciclo comenzó el 13 de agosto del 3113 A.C y según los Mayas finaliza el 21 de diciembre del 2012, fenómeno que ocurre en la Tierra cada 5.125 años y serviría para sincronizar a los seres humanos con el ritmo de la galaxia.
El suceso se describe como un período de tres a cuatro días donde no habrá ni luz, ni electricidad, ni comunicaciones, ni sonido, el planeta en ese momento estará atravesando la “línea cero” de nuestra galaxia.
La Tierra descansará en un profundo sueño de 72 horas a la espera de un nuevo sol, según predicciones de los Mayas, el primer día será de confusión y de miedo. En ese momento la gente se va a enfrentar a sus peores temores. No hay que moverse, hay que estar en silencio meditativo, durante ese día habrá temblores en diferentes lugares de la Tierra.
El segundo día, se sentirá una oscuridad interior y mucho frío, las personas que estén preparadas van a tener conexiones espirituales con personas no basadas en el carbono. Hay que aferrarse a la luz con velas, la oscuridad se combate con luz.
El tercer día, la Tierra entrará de lleno al rayo fotónico, es el último día para llegar al nuevo comienzo y lo más importante es el cambio de conciencia. Ese rayo de fotones cambiará el metabolismo de la gente y necesitarán alimentarse de forma distinta: de otros vegetales, del plancton, la mirra, etc.
Esta creencia apocalíptica no sólo se basa en los Mayas, la Virgen de Fátima y Nostradamus hicieron en su tiempo ésta misma predicción. Fátima se le apareció a tres niños revelando tres misterios, de los cuales, el tercero habla de que la Tierra cruzará por un tiempo sin luz: 72 horas de oscuridad.
Mientras que Nostradamus escribió: “La luna oscurecida en profundas tinieblas, su hermano (el sol) pasará a estar de color ferruginoso. El grande oculto largo tiempo bajo las tinieblas, entibiará hierro en la presa sanguinolenta.
La NASA ha informado que para fecha apocalíptica el Sol se encontrará en una de las actividades solares más altas de la historia.
Sin embargo, el oráculo tibetano fue más allá al destacar que la Tierra pasaría por un sector del Espacio donde “no se difunde ningún tipo de energía, donde todos los objetos carecen de campos electromagnéticos”.
Recomendaciones del lama para sobrevivir a los días de oscuridad:
Es necesario prepararse para este cambio de ciclos, al completar todos los asuntos importantes en 2012, sin dejar nada serio para el año próximo ni enredarse en deudas personales.
El día anterior al apocalipsis, es decir, el 20 de diciembre, la gente debería irse de las ciudades a las casas rurales junto con sus familiares, con una reserva de alimentos para al menos dos meses, ya que las redes energéticas tardarán en ser restauradas.
No hay que olvidar reservar agua, leña y velas suficientes para la iluminación y calefacción, ya que a partir del 21 de diciembre del 2012 no habrá electricidad.
Durante los “días oscuros” es necesario tapar las ventanas con tela espesa, no mirar en su dirección, no salir.
Con el regreso de la luz, es aconsejable esperar para volver a las ciudades y quedarse en el campo por lo menos hasta el otoño. De acuerdo al oráculo, el apocalipsis tendrá una duración de dos semanas. No obstante, según afirma el lama, la humandidad seguirá percibiendo las consecuencias del ‘fin del mundo’ durante varios meses.
Sólo a finales de marzo, sostiene el lama, el planeta se recuperará completamente.
Al final de cuentas cada uno de nosotros tenemos la libertad de creer o no creer, de ser precavidos con las predicciones y si usted tiene la posibilidad de prepararse para los que serán los próximos tres días de oscuridad, hágalo, reúnase con su familia y mantenga la calma, hasta que el fenómeno pase.La NASA anuncia tres dias de oscuridad