Alimentos que los perros no pueden comer

Alimentos que los perros no pueden comer

Los perros son y serán los mejores amigos del hombre, pero no siempre los tratamos como tales. Mucha gente no tiene el dinero suficiente para entregarles la comida adecuada y una alimentación balanceada. Algunos les entregan a sus mascotas alimentos que pueden ser muy perjudiciales para ellos, sin saberlo. Estos pueden ser muy comunes y saludables para los humanos, pero para los perros pueden causarles problemas de salud y hasta la muerte. Ten presente que la cantidad de ingesta de estos alimentos prohibidos depende del tamaño del animal, por lo que mientras más grande sea, más cantidad tendría que consumir para afectarle.

perros
Chocolate
Este alimento es uno de los favoritos de las personas, pero no lo es para los perros. El chocolate es uno de los alimentos que podría ser fatal para nuestras mascotas. Esta golosina contiene teobromina, la que causa un aumento en los latidos del corazón, produciendo una estimulación del sistema nervioso central de nuestros animales.

alimentos
Huesos pequeños
Nunca hay que darles huesos pequeños como de ave, ternera y conejo porque pueden ser muy peligrosos para nuestras mascotas. Cuando nuestro perro empiece a jugar con un hueso pequeño lo más probable es que se le quede atravesado y atascado en su garganta, esto puede causar diversos daños que conlleven a una cirugía de urgencia para extraerlos. Por eso asegúrate de que los únicos huesos usados por tu perro sean diseñados para ellos.
http://www.ehowenespanol.com/DM-Resize/photos.demandstudios.com/getty/article/195/151/medfrd3061.jpg?w=600&h=600&crop_min=1
Cebolla
Esta verdura es la más nociva de todas porque contiene disulfidos, lo que causa daño en sus glóbulos rojos, provocándoles falta de oxígeno y anemia. Con esto, nuestro perro puede morir rápidamente y también puede sufrir problemas al hígado, dificultad para respirar, dermatitis y decoloración de la orina. El ajo también produce el mismo efecto nocivo de la cebolla.
cuidado
Leche
Aunque algunas personas tienen el hábito de darles leche a sus mascotas, no saben que estas tienen intolerancia a la lactosa. Los perros no poseen las enzimas adecuadas para desdoblar el glucosacárido de los lácteos que es más conocida como lactosa. Esto les puede provocar diversos problemas estomacales como diarrea, vómitos y gastroenteritis.
comer
Uvas
Estas pequeñas frutas se ven inofensivas, pero pueden causar muchos problemas a nuestro can. El consumo, en grandes cantidades, les provoca una intoxicación porque les deja residuos en el organismo que provoca problemas en los riñones. La toxicidad de las uvas está específicamente en las semillas que son muy dañinas para ellos.
pueden
Jamón y carnes saladas
El jamón y las carnes saladas provocan en nuestras mascotas problemas de obesidad por la grasa que contienen. Además, por su contenido de sal, les puede provocar malestares estomacales y pancreatitis.
Alimentos que los perros no pueden comer
Alcohol
El alcohol déjalo exclusivamente para ti y tus amigos, no se te ocurra bromear dándole de beber de tu cóctel a tu mascota. Esto es extremadamente malo, ya que se intoxican rápidamente y los puede volver agresivos y nerviosos. Una gran cantidad de alcohol eventualmente provocaría una baja del sistema nervioso central, cardíaco y respiratorio.
perros
Aguacate
En sí el aguacate es un alimento muy alto en grasas tanto para personas como para las mascotas. Pero su pulpa, semilla y corteza contienen Persin, un derivado de los ácidos grasos, extremadamente tóxico para nuestros perros y varios animales. Este les produce vómitos y diarrea.
alimentos
Pasas
El consumo de este fruto seco puede provocar un daño severo en el riñón de los perros. Esto puede derivar en una insuficiencia renal que enfermaría mucho a nuestra mascota. Los efectos nocivos de este fruto seco son mayores en los cachorros que en los perros más longevos.
cuidado
Cafeína
Este alimento es muy nocivo por las metilxantinas, que se encuentran en la semilla del cacao y en la fruta de la planta para producir café. Esta provoca en nuestras mascotas diarrea, vómitos, sed excesiva, respiración jadeante e hiperactividad.