¿El dinero nos da la felicidad?

¿ EL DINERO NOS DA FELICIDAD ?

Típica cuestión a la que solemos responder en base a lo que creemos que quiere oír nuestro interlocutor y lo que queremos que piense de nosotros; si es un compañero, competidor o jefe al que queremos trasmitir nuestra ambición y ganas de trabajar, le contestaremos que el dinero si da la felicidad. Si queremos dar la sensación de que no somos materialistas, a un amigo o familiar, contestaremos que no.

En una época de crisis tan profunda, en la que mucha gente apenas tiene para llegar a fin de mes o, simplemente, no tiene dinero ni para lo más básico, esta pregunta cobra un cariz diferente, muchas veces dramático: no es lo mismo contestar si se tiene una situación económica holgada que si se pasan apuros financieros.

Las teorías sobre la motivación, desde la conocida pirámide de las necesidades de Maslow a la Toería X e Y de Mc Gregor, tratan de descubrir los factores que llevan a los humanos a actuar en uno u otro sentido.
Se ha discutido mucho sobre los efectos en la motivación (y en la felicidad) que el dinero produce. Evidentemente no nos referimos al dinero como un fin, sino como un medio de conseguir bienes y servicios, además de, no lo olvidemos, poder. No es el lugar para discutir si el dinero da poder o es el poder el que permite hacer dinero, pero el poder, el estatus, la relevancia en un grupo, la capacidad de influir en los demás, es definitivamente un factor a tener en cuenta cuando hablamos de motivación y felicidad.

El factor clave para que un incremento (o disminución) del dinero que poseemos, de nuestra renta o salario mensual, tenga efectos en nuestra psicología emocional y nos motive a hacer algo o nos haga sentir mejor, es la situación inicial de riqueza de la que partimos. Si a una familia que no puede pagar su hipoteca se le aumenta la renta para que pueda llegar a fin de mes, la felicidad de este incremento de dinero es clara. En este caso, el dinero si da la felicidad.


amor

Los humanos nos sentimos felices si somos amados, si podemos amar, si nos podemos realizar como profesionales y si en nuestro círculo social disfrutamos de prestigio en una determinada área. Pero para poder disfrutar de esta situación primero hay que poder comer. Parece una evidencia, pero no lo es. Hasta que no tenemos nuestras necesidades básicas resueltas, y en esto tiene gran parte de influencia el dinero, no podemos disfrutar de factores motivacionales superiores.

Evidentemente no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita. Pero hay un mínimo de bienestar económico necesario para poder vivir en comunidad. Una vez alcanzado, el dinero deja de ser el protagonista de nuestra felicidad. Para los que viven holgadamente, incrementos de dinero no dan su felicidad. Pero para el que lucha para que los suyos prosperen, el dinero si que da una felicidad cálida y armoniosa.

Cuando tenemos que reducir nuestros gastos mensuales debido a una reducción de nuestros ingresos, es cuando vemos que son los pequeños placeres los que realmente nos dan la felicidad. En mi caso, el euro y pico que gasto en la cerveza de después del trabajo si me da felicidad. No poder sufragar este pequeño capricho sería un motivo de infelicidad muy superior a no poder cambiar de coche.

¿Da el dinero la felicidad? A determinados niveles económicos sin duda. Cuando la riqueza ya es abundante, probablemente no sea el dinero algo que cause mucha euforia y bienestar.


fuente:http://www.actibva.com/

felicidad

6 COSAS QUE EL DINERO NO PUEDE AYUDARTE A LOGRAR

Imagina que eres el adinerado señor Bill Gates… La vida es maravillosa, eres el hombre más rico sobre la faz de la tierra. Con tanta plata puedes comprar cualquier cosa, cierto? Pues no. Hay cosas simples que ni con todo el dinero del mundo podrás conseguir, incluso si eres es el Sr. Gates.

Puede sonar como una contradicción, pero el dinero tiene su talón de Aquiles. Nuestra percepción del dinero tiene un defecto: identificamos el dinero como algo externo a nosotros, que nos hace utilizarlo como la herramienta para satisfacernos y complacer a los demás mediante la acumulación de bienes.

Lo que el dinero no puede comprar generalmente se encuentra dentro de nosotros. Enfocar mucha energía en conseguir dinero, nos puede privar de nuestro crecimiento interior, y esto con el tiempo puede conducir nuestras vidas en un espiral descendente.

1. Tiempo: El dinero es una herramienta fundamental en el comercio. Así, pasamos una buena parte de nuestro tiempo asignado en esta tierra, a obtener, gastar, preocuparse y fantasear sobre el dinero. No se puede comprar tiempo y guardarlo en el clóset, aún siendo el Sr. Gates. Por el contrario, el dinero te quita tiempo que podría haberse dedicado a jugar con los hijos o tener un largo paseo con los perros. Cuando se pone el sol, un día desaparece para siempre de nuestra vida. No hay suma de dinero alguna que tenga el poder de traer ese día de vuelta.

2. Autoconsciencia: No tener conciencia de sí mismo, conduce a decisiones que te pueden costar muy caro. Bueno, el costo puede ser la vida misma. Como resultado, muchas personas viven una vida mediocre, al no estar encauzados hacia un verdadero propósito. La ignorancia no puede transformarse en conciencia con dinero. Muchos creen que su ignorancia es su conciencia.


3. Autoestima: La mayor y mejor autoestima, es la autoestima merecida, la que se basa en logros reales, la que cada uno se gana con su propio esfuerzo. Si uno se comporta como su peor enemigo, y no trabaja en la valoración, concepto e imagen que uno tenga de sí mismo, ni un montón de dinero te podrá rescatar de la autodestrucción. El rey del rock Elvis Presley, pudo tener la mejor vida que uno puede imaginar, pero se quitó la vida debido a la privación de autoestima.

4. Salud: Mientras escribo esto, me acuerdo del terrible cáncer de páncreas que tuvo tan enfermo a Steve Jobs. Está claro que el dinero nos puede hacer acceder a la mejor atención médica posible, pero no puede asegurarte la posibilidad de seguir con vida. Podemos comprar un seguro para todo lo que se nos ocurra (ya vieron como Jennifer Lopez aseguró su trasero,David Beckham las piernas y Luis Miguel la voz)… pero por nuestra vida, no.

5. Respeto: Intenta esto. Abofetea a alguien en la cara y luego entrégale $100.000 para no perder su respeto ¿Crees que lo conseguirás? lo dudo. Vivimos nuestra vida tratando de mantener una buena relación de respeto con los amigos, familiares, e incluso con los desconocidos. Ninguna cantidad de dinero puede comprar el respeto de los demás, cuando nuestras acciones han transmitido negatividad, insultos, groserías y falta de consideración por los demás.

6. Felicidad: Esto es controversial. El dinero puede comprar felicidad, si se gasta en traer seguridad financiera a la familia. Sin embargo, el dinero no puede comprar felicidad, si el propósito es acumular dinero para hacer felices a los demás mediante la obtención desmesurada de bienes. La persecución de la posesión de bienes, puede nunca encontrar su final, cuando el deseo es acumular más y más. La felicidad viene de dentro. Cuando gastamos mucho tiempo y energía en conseguir dinero, privamos a nuestro yo interior de la verdarera felicidad.

Si bien el dinero nos ayuda bastante, no puede comprar muchos de los aspectos que más importan en la vida.

“El dinero te ayudará a comprar un perro hermoso pero no el movimiento de su cola”

fuente:http://www.savitari.com/sobre-mi-blog/



dinero

bueno amigos no se vayan sin dejar su comentario y si les gusto dejen puntos gracias hasta el proximo post