epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Paraguay, cada vez menos gente joven habla el guaraní

Algunos especialistas ya habían advertido sobre los primeros signos de declinación de nuestro idioma.

Paraguay, cada vez menos gente joven habla el guaraní

En los últimos años, los guaranistas creímos ver señales alentadoras de una franca revalorización de nuestra lengua nativa mayoritaria. Entusiasmados con la conquista de la Ley de Lenguas y las luces del Bicentenario, creímos ver un verdadero renacimiento de nuestro entrañable ava ñe'ê, creímos que las amenazas para nuestra lengua habían quedado atrás. Los primeros datos del Censo --obtenidos sobre el 50% del total-- nos sorprendieron con un dato que significó un imprevisto tova jepete: aunque el Censo haya tenido ciertas falencias, como alguna gente se apresuró en advertir, el dato no es nada despreciable, como sabe cualquier persona que haya trabajado en este tipo de consultas populares.

El hecho es que nos hemos desayunado con que el guaraní, una de las lenguas americanas aparentemente más vigorosas de la actualidad, ha disminuido sus hablantes en un 10%, desde el Censo del 92 a hoy. Y el hecho ha sido aprovechado, por supuesto, por los eternos detractores de nuestra lengua, para esgrimir supuestas carencias del guaraní, como que la misma sería incapaz de nombrar disciplinas o elementos modernos como física nuclear, ingeniería electromecánica o computadora. La supuesta incapacidad para expresar los tiempos modernos explicaría la declinación que hoy muestra el guaraní. Estos señores que lucen su ignorancia en estos temas no se enteraron nunca de que el guaraní hará y está haciendo, ante estas necesidades, lo que han hecho muchas lenguas importantes del mundo, entre ellas el castellano, que bien conocemos: además de crear denominaciones propias --opción que a veces no tiene éxito--, sobre todo prestar y hasta adaptar los vocablos prestados a la fonética de la lengua propia, cuando el pueblo advierte esta necesidad. Tampoco se plantearon nunca que si esta lengua hubiera sido incapaz de adaptarse a las necesidades cambiantes de los tiempos, simplemente no hubiera llegado al tercer milenio, hubiera desaparecido hace mucho tiempo.

Discurso romántico

Pero, aparte de estas acusaciones fuera de lugar, hoy nos enfrentamos a una realidad que no se puede soslayar y que debe preocuparnos. En realidad, hace ya unos cuantos años que algunos especialistas advirtieron sobre los primeros signos de declinación del guaraní. Nadie acusó recibo y la mayoría de los guaranistas continuamos con el discurso romántico de que "guarani nomanomo'âi araka'eve". Es cierto, seguramente esa profunda vocación de ser es uno de los factores que lo transportaron hasta aquí, pero esa postura romántica debería equilibrarse con un estudio cuidadoso de sus características, de la historia y la sociedad en que la misma sobrevive.

Sin ánimo de señalar culpables de una situación que ya no acepta dilaciones, creemos que es hora de un análisis desapasionado, profundo y global. Y uno de los aspectos que deberían analizarse en primer lugar es el famoso Plan de Educación Bilingüe, iniciado con la Reforma Educativa en el 94, porque aquí debe estar una de las claves de un proceso que, al contrario de haber afirmado la lengua, ha permitido su declinación. No digo nada nuevo, por supuesto, porque este Plan ha ido desarrollándose entre nutridas polémicas, desde su creación. Pero creo que las polémicas, paneles, conversatorios y demás fórmulas utilizadas no han agotado hasta hoy las profundas discusiones que existen sobre el tema. Por ello, ya no asombra encontrar todavía a cada paso, en profesores, estudiantes y padres --aun en los buenos hablantes del guaraní--, la remanida queja de que "cuesta mucho leer" en esta lengua, cuando el alfabeto creado para la misma no permite las confusiones que nos presenta la lectura de otras lenguas cercanas como el castellano o el inglés, ya que a cada signo corresponde un solo sonido.

A pesar del esfuerzo realizado por el MEC y algunas instituciones privadas, es indudable que la mayoría de la gente no lee ni escribe en guaraní --datos que, por cierto, el Censo desestimó llamativamente--, porque la enseñanza oficial no ha logrado los resultados pretendidos. Por lo cual se puede considerar que simplemente no se han derribado hasta hoy los prejuicios que pesan sobre la lengua y que los métodos empleados para su enseñanza han sido ineficaces. Para apoyar este tema, rescato una anécdota de las muchas que recogemos permanentemente en encuentros con profesores y estudiantes del interior: Una maestra de una modesta escuela de Ñeembucú nos comentaba hace poco, con honda preocupación, que su lucha por despertar la simpatía de los chicos hacia el guaraní no solo ha fracasado, sino que ha ido chocando con una actitud férrea y tercamente negativa.

Es hora de llevar esas viejas y conocidas discusiones sobre la educación bilingüe hasta el fondo del fondo, allí donde pareciera que no quieren confrontarse algunos grupos de guaranistas, donde está, por ejemplo, el modelo de lengua a enseñarse. Terminar con esa queja de muchos hablantes: "Pe guarani péa che ndaikuaái". Es hora de que el Estado mismo propicie e inicie este ñembohovái ya ineludible, con amplitud y apertura hacia todos los sectores, pero también con rigurosidad. Es hora de escuchar, con respeto, humildad y capacidad de cambio, a los que saben, por encima de recelos personales y de espacios celosamente ganados y cuidados. Una lengua no se preserva solo con la pasión, porque es una de las creaciones más complejas del cerebro humano, que requiere, antes que nada, un conocimiento adecuado. Y la ciencia no tiene simpatías, ni grupos ni logias. Teniéndola como base, podrán poner lo suyo la pasión, la política y muchas otras cosas, pero ese cimiento es imprescindible.

En estos días se cumplen dos años de la obtención de la Ley de Lenguas, y en ese lapso el Ministerio de Educación no ha asumido todavía claramente el rol que le señala dicho instrumento para la normalización de la lengua. La nueva Secretaría Nacional de Políticas Lingüísticas debería instarle a que inicie este proceso de revisión de sus planes y métodos.

Hay muchos otros aspectos que se nos aparecen como probables causantes de esta declinación del guaraní, pero el educativo es insoslayable. Es hora del Aty Guasu del guaraní, capaz de desentrañar los errores del camino transitado y de vislumbrar el camino correcto. De lo contrario, no debe sorprendernos si en el tiempo que lleve realizar dos censos más, desaparece del todo "nuestra dulce e inigualable lengua", una de las más importantes de América. Iporâma ñamomorâ gua'u ñane ñe'ê ku ñande sýicha, manterei, ha ndajahechái mba'épa ha'e oikotevê.

4 comentarios - Paraguay, cada vez menos gente joven habla el guaraní

cocoelmetalero +1
Añamenguí!!!
Que lástima, ojalá no se pierda.
Reco
pucho2727
En Ecuador, se empieza a impartir en quechua, tsachila, y demás pueblos, hay que rescatar la cultura milenaria.. no pierdas la esperanza..
Pirlao91 -3
NO VAS A COMPARAR ESOS IDIOMAS PORONGA QUE NOMBRASTE AHI CON EL GUARANÍ..te informo que el Guaraní es el idioma de un país sudamericano OFICIAL .. no eso que acabas de nombrar
antonioescobar12 +2
Aca en Corrientes tambien se usaba mucho el guarani sobre todo en el campo y al igual que alla, los mas jovenes ya no hablan mucho dicho idioma. Mucho mas por que lo ven como algo "de viejos".
Carlos4332 +1
y ahi es cuando un viejo que sabe guarani trollea a los jovenes, les habla en guarani y ellos ni un carajo le entienden.