Acciones con significado

Los conejos tienen un lenguaje propio y es importante saber interpretarlo para entender lo que nuestra mascota quiere comunicarnos en cada momento.

• Olfatear y husmear

Es signo de curiosidad ante algo nuevo, ya sea una estancia, un objeto o una persona. También puede ser que haya percibido un olor extraño. Cuanto más rápido sea el movimiento de nariz, mayor será su grado de interés y curiosidad. Si su nariz apenas se mueve, el conejo estará relajado. Los conejos son curiosos por naturaleza, sobretodo cuando se encuentran confiados ante algo nuevo, y es muy divertido observarles cotillear con las orejas tiesas y la nariz moviéndose a todo trapo.

• ¡Viva la escalada!

Siempre que pueda intentará subirse a un sofá, mesa o a algún mueble que esté en alto y observará su entorno. Esto es así porque los conejos adoran ver las cosas desde arriba debido a su gran curiosidad.

• Gruñidos

Generalmente son signos de enfado. Así que ten cuidado y no le molestes más si no quieres recibir algún mordisco o arañazo.

• ¡No toques mis cosas!

Algunas veces le desagradará que arregles su jaula a la hora de limpiarla, incluso puede llegar a morder o arañar para indicártelo. El conejo es un animal de hábitos y rutina, y a veces prefiere volver a desordenarlo todo para que permanezca tal y como estaba antes. Si esto te sucede, no toques sus cosas hasta que el conejo esté fuera de su jaula y no se de cuenta.

• Estoy enfadado contigo

Igual que tú te enfadas a veces con él, él puede reaccionar de la misma manera. Lo notarás por su postura, ya que adoptará una posición de ataque cuando te acerques. Te mirará desafiantemente, echando las orejas para atrás y volcando su peso en las patas traseras para lanzarse sobre ti al mínimo acercamiento. Llegados a este punto, debes tener cuidado o podría arañarte y morderte. La mejor manera para hacer las paces es acercarte a él desde el suelo, nunca desde arriba, e intentar ponerle la mano sobre la cabeza para acariciarle. No le pongas la mano delante o debajo del morro o te atacará. Si el conejo se deja, es que ha aceptado tus disculpas. Si al primer intento reacciona queriendo atacarte, aparta la mano enseguida y vuélvelo a intentar hasta que lo consigas.

• Golpear el suelo con las patas traseras

El conejo está asustado y lo comunica a través del ruido que emiten sus patas traseras al golpear el suelo.

• Estoy malito

Si notas de repente una actitud más apática, falta de actividad, pocas ganas de comer o que sus heces son más blandas de lo normal, no debes preocuparte de momento, aunque observa su evolución con mucha atención. Los conejos son en muchos aspectos como nosotros. No todos los días tenemos el mismo apetito, ni nos sentimos igual de activos, incluso a veces tenemos descomposición y no por ello estamos muriéndonos, ¿verdad?

Sin embargo, esta conducta no debería durar más de 3 ó 4 días, porque de lo contrario el conejo estaría avisando que se encuentra enfermo. Si este tipo de actitud continua más allá de este plazo, conviene que hagáis una visita al veterinario.

• Chillido agudo y penetrante

Es una muestra de dolor intenso o de muerte. Si todo va bien, no deberías oír este lamento nunca.

• Orinar por todas partes

Machos y hembras no castrados y en edad de reproducción lo harán a menudo para marcar su territorio. Es un goteo insaciable y muy pesado para quien tiene que ir detrás limpiándolo. Los machos también pueden rociar de orina a las hembras para indicar su posesión.

• Excrementos esparcidos

Las caquitas que no están apiladas, sino dispersas, son un signo más de su marcado carácter territorialista. Esto sucede a menudo cuando el conejo está en un lugar o habitación nuevos. Si otro conejo vive en la misma casa puede llegar a ser una costumbre.

• Frotar con el mentón

Su barbilla contiene unas glándulas olorosas y por ese motivo frotan con el mentón las cosas que les pertenecen.

• Falso embarazo

Es un comportamiento que puede darse en hembras no castradas. Construyen un nido con paja y con pelos de su barriga que arrancan para despejar las mamas. También pueden dejar de comer como hacen las conejas el día antes de parir.

• ¡Quiero salir!

Prácticamente todos los conejos nos piden que los saquemos de sus jaulas a pasear. Esta actitud es muy fácil de observar porque el conejo se vuelve como loco, levantándose sobre sus patas traseras e implorándonos con la mirada, mordiendo frenéticamente los barrotes de la jaula o haciendo ruido con lo que pillen sólo para llamar nuestra atención. Es el momento de satisfacer su necesidad de ejercicio y dejarle salir. Sin embargo, algunos conejos también lo harán tras horas de ejercicio, sólo para decirnos que quieren más. En este caso, sólo debes explicarle con voz suave que el paseo se ha acabado y esperar hasta que se le pase.

• ¡Exijo caricias!

A menudo se acercará a ti pidiendo ser acariciado, metiendo su cabecita entre tus dedos, reclinándola o dándote unos toques con el morro. No desoigas esta petición porque podría considerarlo como una ofensa y responder gruñéndote o mordiéndote. Si en ese momento no dispones de tiempo para acariciarle, pásale la mano 2 ó 3 veces por la cabeza en señal de afecto para que entienda que le comprendes.

Siempre que puedas, atiende a su demanda y regálale una sesión de mimitos. Le encantará que le acaricies la cabeza, la frente, por detrás de las orejas y la espalda. En cambio, la mayoría de conejos detestan que les toquen las patas traseras cuando se tumban, así que dedícate a otras zonas.

• Brincos, carreras y saltitos

Es una danza de puro gozo y alegría.

• Jugar

A los conejos les encanta empujar y agitar objetos. También juegan cuando hacen sus características y frenéticas carreras por la casa, saltando arriba y abajo de los sofás.

• Rechinar de dientes y ronroneo

Indica que está contento o que le encantan las caricias que recibe

Muestras de amistad

Los conejos también emiten otros mensajes cuyo contenido es más emocional que informativo, y generalmente se asemejan a los que utilizan con los de su misma especie. Por lo tanto, si tu conejo se dirige a ti en estos términos, debes sentirte profundamente honrado, ya que el animal te considera como si fueras un conejo más y te otorga su confianza.

•Tumbarse a tu lado

Tu conejo te pedirá a menudo que le acaricies, adoptando una actitud tan relajada que puede parecer que está a punto de dormirse. Si cesas en tus caricias, probablemente se despertará y llamará tu atención deslizando su cabeza entre tus dedos o golpeando suavemente alguna parte de tu cuerpo con su morro. Su único objetivo es que continúes con los mimos. Esta rutina te permitirá estrechar vuestra relación y ganarte su confianza.

Sin embargo, si tienes dos o más conejos observarás que pasan mucho tiempo tumbados juntos, el uno al lado del otro, cabeza con cabeza. Esta simple actitud tiene un gran significado para ellos y es una muestra de confianza, amistad y cariño.

Por este motivo, si tu conejo acostumbra a tumbarse junto a ti sin la tentación de recibir caricias ni recompensas, te está otorgando el honor de ser su amigo y de considerarte como un conejo más, con lo que ello implica. Si se arrima a tu cara sólo para sentir tu aliento, la experiencia será increíble, porque podrás escuchar su respiración y sentir el olor de su piel. ¡Felicidades, tu conejo te adora! Ahora ya puedes recompensarle con una buena dosis de caricias.

• Lametazos

Otra rutina en la relación de los conejos es el lamido social. Es cierto que a ellos les gusta el sabor salado de nuestra piel, pero no es menos cierto que si tu conejo te obsequia a menudo con lametazos te está mostrando su profundo afecto.

• Tumbarse panza arriba

Si tu conejo se echa de golpe junto a ti, revolcándose panza arriba, te está demostrando lo a gusto que se siente a tu lado y la confianza que te tiene. ¿Harías tú lo mismo con un animal de otra especie que te superara en tanto peso y tamaño?

• Frotarte con el mentón

Es un gesto más de acercamiento que los conejos no castrados utilizarán para indicar que eres su amigo.

• Ignorarte

Algunos gestos de confianza de conejos tímidos o asustadizos pueden ser difíciles de apreciar. Un conejo tímido puede mostrar sus primeros síntomas de confianza simplemente actuando sin asustarse ante tu presencia, pero ignorándote a la vez. Quizá pienses que es una tontería, pero para él es un gran esfuerzo cambiar su actitud miedosa por una más relajada. Las muestras de amistad serán cada vez más mayores, es sólo cuestión de tiempo.

• Cógeme si puedes


Los conejos practican este juego desde pequeños, y lo hacen porque en estado salvaje es un arma imprescindible para escapar de depredadores. Tu mascota puede invitarte a jugar alzándose hacia tus piernas, mordiéndote o golpeando tus tobillos con su morro. Y cuando le veas salir a toda mecha, no olvides que él espera que salgas corriendo detrás para darle caza.