El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Libro de V8 2ªparte

Año 1981

Ocasionalmente V8 se presenta en el mes de marzo, en el club Pinocho de Villa Urquiza.
Esto se logra por la relación sostenida con Horacio Cristofanetti, coautor del tema Si puedes vencer al temor (luchando por el metal) y Alejandro Sganga (violín de El fin de los incuos).
Esa noche tocó tambien Dr. Rock, ante un público compuesto por músicos, gente que prestaba equipos, los eternos allegados y algún que otro pibe con una pelota en la mano que miraban como preguntándose ¿que hacen en mi cancha?

V8 se presentó tambien en la sede del Racing Club de Villa del Parque, en octubre, en un show organizado por Hermes y junto a otras bandas rockandroleras como Sidecar, H.R.D. y la banda del innombrable , conocido en el ambiente por Mufa.
Este concierto fue la última presentación de Gerardo Osemberg, por no responder al molde pesado que se requería en la banda, dando lugar entonces a Alejandro Colantonio alias "pesadilla", oriundo del barrio de Almagro.



El nuevo integrante introdujo en la banda la energía de sus dos bombos y la influencia de grupos como Motorhead.
Un amigo de él, llamado Pedro había realizado un dibujo de la hiena que, modificado posteriormente por iorio, motivó el tema Hiena de Metal, grabado en el 1° disco del grupo.


Una nueva etapa comenzó en V8 , no sólo se afianzó el sonido, sino a través de éste, aquella idea primitiva comenzó a tomar una forma más concreta y definida.
Al desvincularse Osemberg, V8se quedó sin lugar de ensayo.
Así comenzo un largo peregrinaje por varias salas de ensayo de las cuales eran echados como lacras. Despreciados por no hacer jazz rock o tan siquiera rock n roll, los dueños de las salas consideraban que la música de V8 era un quilombo de mierda, para gente ignorante que carecía de toda cultura musical.
Finalmente llegaron a una sala ubicada en las calles Zamudio y Salvador M. del Carril, Capital Federal, donde pudieron quedarse por algún tiempo.


Año 1982

Por ese entonces, una idea rondaba por la mente de Iorio: organizar un concierto con varias bandas.
Así es como llevado por amigos en común llega a la casa de Alberto Zamarbide, con quien organiza el que fuera el primer concierto de Heavy-Rock hecho en Bs.As., que tuvo lugar en enero de este año, al aire libre en la sede del club Atlético Chacarita Jes., ubicada en la Av. Alvarez Thomas y Federico Lacroze.
Para esto, van juntos a hablar con la comisión directiva de un club que vivía su decadencia, y obtienen la aprobación sin establecer claramente que tipo de bandas se presentarían.
La tarima de la batería la hicieron con un ropero que encontraron por el lugar, el sonido fue hecho por amigos de Ricardo y las luces eran mínimas y casi inexistentes.
La publicidad de los afiches y volantes eran hechos en casa y pegados obviamente, por ellos mismos, en los cuales se leían los nombres de los cinco grupos que participaban: La máquina infernal, Manila express, Ácido nítrico, WC (donde cantaba zamarbide y Gustavo Rowec tocaba la batería) y V8.
El público consistía en unos 50 que seguían a V8, unos 20 a WC y el resto eran amigos y allegados de los músicos presentes.
Menor fue el número que no se intimidó con lo que fue la anécdota de esa noche, al subir al escenario el batero de V8, "pesadilla" y tirar literalmente a Manila Express con silla incluída. Es que este solista, con su guitarra acústica y temas blandos con letras intrascendentes era más de lo que éste podía soportar, acuciado por la ansiedad de tocar.
Presentacion en el Club Atletico Chacarita Jrs.

Ricardo “Chofa” Moreno

Después de este concierto, nace una unión entre Iorio y Zamarbide, ya que de alguna manera los dos se encontraban en la misma movida de salir a buscar oportunidades para difundir sus historias.
en ese entonces, Ricardo trabajaba en el reparto de papas y cebollas (de ahí el sobrenombre de "papero".

En el mes de abril, Alejandro Merezon organiza un concierto en el Auditorio Bs.As., sito en la calle Florida, del cual participan entre otros, V8 y WC.
Tal vez el lector sepa de quién estamos hablando, si se le refresca la memoria y asocia el nombre de Merezon con los famosos videos inéditos de Deep Purple que este señor se había encargado de publicitar, vendiendo las respectivas entradas para verlos en la Federacion de Box (castro Barros 75) y que jamás ocurrió como tampoco se hizo realidad la devolución del importe de las entradas, generándose lógicamente disturbios ante tamaña estafa que propiciaron la intervención de los uniformes azules quienes, como de costumbre, se equivocaron totalmente al reprimir el efecto y no la causa del problema.
Pero volvamos al Auditorio Bs.As. Para indignación de muchos y sorpresa de pocos, Merezon sube con su grupo adueñandose del escenario hasta las 4 de la mañana (en este entonces los horarios de los conciertos eran otros).
Luego se presenta WC y finalmente V8 sube a tocar alrededor de las 6, cuando ya quedaba muy poca gente, pues cabe recordar que V8 era un grupo de los suburbios de Caseros y zonas aledañas, y en estos tiempos que se vivían con estado de sitio declarado, ya eran escasos los pibes que podían trasladarse al pleno centro de la ciudad y muchísimos menos, los que podían quedarse hasta esa hora de la mañana.
V8 sólo logra hacer un par de temas antes que corten la energía eléctrica, enterándose de esa manera que todo había terminado pues, a pesar de haberles hecho vender 50 entradas a cada grupo y de tener que saldar ciertas cuentas, Merezon había desparecido con el monto de las entradas, algo que fuera una constante a lo largo de la historia de V8.

Ya en WC existían roces entre el guitarrista y Zamarbide, ocasionados por las diferencias musicales e interpretativas de cada uno.
Poco después del Auditorio Bs.As., este conflicto culminó con la partida del vocalista de esa banda.
Un mes después llegó a la casa de Iorio, quien se hallaba buscando cantante charlan acerca de lo sucedido y así es como Alberto Zamarbide ingresa a V8.
Hijo de inmigrantes españoles de clase media, al término del secundario Zamarbide consideró que le atraía mucho más la música que seguir la típica carrera universitaria. Esta inquietud lo conectó con Dulces 16, al grupo en el cual cumplía funciones de asistente. Se inició como cantante en WC

Con esta formacion: Moreno/Colantonio/Iorio/Zamarbide, V8 no logra presentarse, a pesar de tener programado un concierto en la casa de Bernardino Rivadavia en San Telmo, que no llegó a concretarse por problemas ajenos al grupo.
La banda atravesaría además por un cambio trascendental, con la partida de uno de los miembros fundadores e ideadores de V8: Ricardo "Chofa" Moreno.
El quitarrista se encontraba muy deprimido, al sentirse cada vez más desmejorado de la afección asmatica y de serios trastornos hepáticos que padecía, por lo que quizás movido por el deseo de no afectar ni frenar la tremenda energía que transpiraba su compañero Ricardo, decide desvincularse del grupo.
Entonces se produce un hecho que sería cuota de misterio que dejara que Chofa al alejarse de V8. Llega al ensayo trayendo reemplazante suyo a un muchacho que nunca le había inspirado buena onda: Osbaldo Civile.
Iorio se demostró sorprendido y disconforme con esta decision fundamentalmente porque tanto él como Chofa siempre habian considerado impropios los antecedentes y las influencias musicales de Civile.
Pero el respeto que siempre le inspiró Moreno, provoca la aceptación del nuevo guitarrista, por lo que de esta manera extraña O. Civile ingresa a V8.
Inmediatamente después, el grupo se traslada a otra sala de ensayo, situada en las calles Galicia y H. Pueyrredón del barrio de la Paternal.
Allí Pesadilla deja de tocar pues vende la batería como medio de costearse un viaje a España por lo que, sin demoras y a través de su relacion con Zamarbide en WC, Gustavo Roweb se incorpora a la banda.
Es decir que la formacion más conocida de V8: Iorio-Zamarbide-Civile-Rowec queda armada entre el 22 y 25 de mayo de 1982.
El primer concierto ofrecido por esta alineación fue realizado en el club Harrolds, en el barrio de Belgrano de esta Capital.
Corría el mes de agosto y varios de los temas escuchados esa noche, serían grabados posteriormente en su primera placa discográfica.
En esa oportunidad tocaron como soporte Dr. Rock, alrededor de 100 presonas lo presenciaron, asomaban los primeros heavys con campera de cuero, por supuesto eran una pequeña minoría, pero la presencia de esos pocos marcaba una pauta distinta de aquella situación de violenta represión política, social y mental en que vivía el país bajo el régimen militar, haciendo que la idea de ver reunidos cientos de heavys fuese poco menos que un sueño imposible.








El primer representante y productor que tuvo V8 fue Pedro Leontjew y el contacto con el grupo surgió a través de dos amigos, Pablo Disanti y Gabriel Ramos, que le hablaron de V8, en un pub de la calle Tronador en el que Pedro pasaba videos de diferentes grupos de rock en sociedad con un tal Luis Langelotti.
Tanto insistieron estos chicos que al día siguiente va este último al ensayo, y es tan bueno el parecer que trae que Pedro decide presenciarlo, quedando de tal manera alucinado que propone manejarlos junto a su socio, quien poco después, desinteligencias de por medio, quedaría fuera de esto.
A pesar de no moverse en el ambiente, y de carecer con sus 19 años de toda experiencia en lo que al trabajo de manager se refiere, Pedro encara su tarea con muchisimo entusiasmo y verdadera dedicación.
Lo primero que logra V8 a través de su representante es grabar un demo. El 20 de abril en el estudio El Jardín, financiado por Leontjew.
Grabado en seis horas bajo la operacion tecnica de Ernesto Socca, el demo incluía los siguientes 7 temas: Muy cansado estoy, Tiempos metalicos (en una versión que mas tarde fue pulida), Maligno (jamás editado), Hiena de metal, Destruccion, Parcas Sangrientas y Voy a enloquecer.

Para el mes de septiembre se presentan en la Sociedad Italiana de Morón, organizado por un grupo de chicos de una escuela de esa zona y con la actuacion de tres bandas como soportes: Nexus (rock sinfónico), Muerte Civil (Punk) y Antidoto, grupo punk cuya guitarra estaba a cargo del "polaco", quien años mas tarde se desempeñaría como bajista del grupo Los Violadores.
V8 sentía que tenía mas comunión con los punks que con un grupo folk, jazzero o stone.
Por esta razón pudieron compartir escenario con grupos enrolados con la corriente punk escuchar y ser escuchados.



Luego se trasladan a la casa de Pedro, en la localidad de Florida, donde éste había adecuado una habitación para que funcionara como sala de ensayo, aislada con lana de vidrio, alfombrada, con espacio suficiente para moverse y aire acondicionado.
Claro que estas comodidades tenían su condición que era la abstinencia de fumar o tomar alcohol excesivamente mientras, por supuesto estuviesen ahí adentro y a efectos de poder aprovechar sin confuciones el tiempo y la energía, volcándolos en la creatividad y polenta del grupo.
Entre los pocos invitados que se permitían en los ensayos cotidianos (al término de las actividades individuales), son dignos de mención un grupo de chicos cuyas edades oscilaban entre los 14 y 16 años, que conformaron la primer brigada metálica que tuvo V8, pibes fanáticos de corazón, que se quedaban simplemente sentados sin molestar mirando alucinados al grupo que transmitía una energía tremenda. Tal es así que les dedicaron un tema cuya letra compuso Iorio de la siguiente forma anecdótica:
Volviendo una tarde de Retiro para Florida ubicados en el asiento posterior del colectivo, de pronto Ricardo le dice a Pedro: "tengo un tema nuevo que se lo vamos a dedicar a las brigadas metálicas" y ahí mismo, sobre un carton que levantó del piso escribió, como salía la letra de Brigadas Metálicas.
Apenas llegaron a la sala comenzó a sacar los punteos con la viola de Civile y cuando éste llegó se los pasó, poniéndose a trabajar sobre este homenaje a esos seguidores incondicionales de aquellos tiempos.
Pedro Leontjew armó un video clip con este tema, hecho con filmaciones que tenía el y otras que le acercaria Iorio, pasándolo varias veces en un pub de Ramos Mejía.
Algún que otro fin de semana, Ricardo y Pedro iban en el auto de Leontjew a Plaza Italia, ocasiones en las que caminando entre los puestos hippies, Iorio demostraba el desprecio que sentía por esa gente, marcando su rebelde postura, nacida del convencimiento que tenía acerca del fin del movimiento hippie y del nuevo paso a una conducta mas evolutiva y sobre todo más acorde a la realidad, ya no tan estática sino plena de acción.
Cabe aclarar el tema, acotando que los hippies a los cuales Iorio se refería en sus letras eran los saltimbanquis snobs que adoptaron el hippismo como moda cuando ya la primitiva energía que generó la explosión del movimiento en el planeta se había perdido, desencajando con la plácida inactividad que propugnaban, en el momento de violenta represión política que se vivía en el país.
El 21 de septiembre Zamarbide asiste a un festival realizado en el Parque Sarmiento, donde entre otros se presentaba Riff. Allí el cantante tiene la oportunidad de dialogar con Pappo y lo invita a escuchar un ensayo de V8.
En la semana entrante, cae Norberto Napolitano a la sala y ahí les comenta que se estaba organizando un festival grande, por lo que rápidamente Leontjew se mueve logrando concretar la presentación de V8 en "B.A. ROCK 82",evento que se realizaria en el espacio abierto del club Obras Sanitarias.
El paquete publicitario de este festival incluía una nota grafica y una presentacion por televisión.
La que fuera la 1° nota del grupo fue publicitada por la revista Pelo, de la Editorial Magendra, organizadora del B.A. Rock.
El reportaje lo efectuó J.M. Cibeira y para esa ocasión, Pedro le pidió prestado un traje y un reloj a su hermano, movido por su afan de cuidar la imagen que supuestamente un manager debía tener, y evitar asi que V8 fuera tomado a la marchanta.
La actuacion en T.V. se produjo en el programa Rock R.A. cuya puesta en el aire tenia lugar los domingos al mediodía por el canal 13 de esta capital.
Estando en el canal y habiendo armado ya los equipos, surge un inconveniente con la cinta abierta que habían llevado, al no resultar apta para televisión, por lo que Iorio y Leontjew parten velozmente rumbo al estudio Jardín, donde no pueden adecuarla.
Finalmente es en el estudio JC donde logran resolver el problema.
Volviendo al canal justo a tiempo para grabar el play back de dos temas: Parcas Sangrientas y Muy Cansado Estoy.
Cuando están finalizando, la correa de Iorio se zafa, obligándolo a dejar de tocar por unos segundos para poder acomodarse el bajo, con la esperanza de que el camarógrafo no lo tomaría.
Luego de la producción del programa se obviaba ese detalle, Pero no fue así, y hubo más de un llamado tras que la emisión saliera al aire, diciendo que el bajista era un genio al tocar con el bajo al revés.
Claro, en ese momento no se tenía mucha conciencia de lo que era un playback, pero esto sirvió como anécdota humorística y así quedó en el recuerdo del grupo.
También obtuvieron una pequeña difusion en el programa 9 PM de Radio del Plata, conducido por Lalo Mir y Elizabeth Vernacci, donde a través de la hermana de Pedro que trabajaba allí como programadora pasaron Muy cansado estoy en tres o cuatro oportunidades,

Acercándose la inauguración del festival B.A. Rock '82 que se desarrollaría durante los cuatro sábados del mes de noviembre, la organizacion del mismo llevó a cabo una fiesta en honor a todos los músicos que participarían del evento, el sabado 30 de octubre en un famoso hotel del centro.
Pero las palabras "fiesta" y "honor" no caben en esta historia al ocurrir un hecho tan indignante que incita a pensar en las bajezas y suciedades dominantes en el siniestro marco paramusical, al que V8 molestó desde siempre.
Ubiquémonos entonces en aquella noche en la que el grupo junto a Pedro llegaron al hotel.
La vereda del mismo se hallaba cubierta por unas 60 personas entre músicos, representantes y periodistas. Unos tres metros antes de la puerta de entrada, Leontjew se separa al ver a su hermano Kiry, y los V8 se quedaron conversando con el baterista del legendario grupo Espíritu, Rodolfo Mesina.
En eso se acercan 4 personas (de esas que uno puede percibir el uniforme aunque no lo lleven puesto) y al pasar por al lado de Pedro, éste logra escuchar una frase muy sugerente: "Ahí están son cinco".
Tras preguntarles a los chicos si ellos eran de V8, los toman del brazo sin más anunciándoles que debian acompañarlos a la comisaría en calidad de detenidos.
Ante el estupor del grupo que trataba de averiguar el motivo del ilógico y artbitrario arresto, fueron trasladados a la comisaría junto a R. Mesina al creer que era el manager de la banda.
Ya en el recinto policial, procedieron con la rutina de tomarles los datos y quitarles los cinturones y los cordones de las zapatillas, ignorándolos inmediatamente después.
Mientras tanto, en la fiesta los hermanos Leontew se separan. Kiry, al ser mayor de edad parte hacia la comisaría y Pedro entra muy nervioso a la recepción, buscando a alguno de los responsables para que intercedieran ayudándolos.
Así consigue ubicar al director de la editorial organizadora del evento, Daniel Ripolli, quien muestra un esquivo desinterés frente a la explicación de lo sucedido.
Finalmente, bajo las mediaciones de Kiry leontjew los V8 junto a Mesina recuperan la libertad, y habiendo transcurrido algo mas de dos horas retornan con el ánimo imaginable a la fiesta, que ya se encontraba en su apogeo.
Allí Ricardo y Beto le increpan al responsable ejecutivo que el arresto estaba arreglado, éste lo desmiente y queda todo ahí, pero casualmente ó casualmente el fotógrafo disparó su flash ni bien entraron los V8, mientras charlaban con los Orions, y luego esa foto salió publicada evidenciando la presencia del grupo, pero sin ninguna mención de la anécdota de esa noche.
Todos los presentes se acercaron interiorizándose de lo sucedido, desde músicos hasta periodistas adoptando una postura sólo momentánea de repudio frente a ese suceso, para luego ignorar el asunto eligiendo olvidar la solidaridad emanada en sus manifestaciones en el fondo de una copa o flotando en el ambiente, plácido metodo por el cual se continuó fomentando la oscuridad del avestruz que esconde la cabeza bajo la tierra.
Actuacion en B. A. Rock

Esta actuacion es exaltada porque constituyó un acontecimiento innegablemente definitorio en la historia del rock duro en este país.
En aquel momento, Pedro no estaba muy de acuerdo en que se presentaran en este festibal, ya que le parecía un salto muy grande para la banda que carecía de experiencia en escenarios grandes.
Pero el grupo se hallaba muy entusiasmado con esa posibilidad, pues aunque eran concientes de los riesgos a que se exponían consideraban que tocar para ese público eminentemente hippie era una buena oportunidad para dejar establecida su propuesta metálica, vale decir el "esto somos y acá estamos".
El día anterior a su presentacion V8 llega al estadio, tal como habían sido citados. Luego de esperar varias horas, la produccion les informó de la imposibilidad de probar sonido ese dia, convocandolos para la mañana siguiente.
El sábado llegan temprano, pero tras permanecer varias horas calcinandose bajo el sol, mientras al resto de los musicos los habían cómodamente instalado en una carpa especialmente con servicio de comida y bebidas frías, nuevamente les impiden probar el sonido.
Faltando pocos minutos para que V8 saliera a escena Pedro se traslada al campo con su videocámara, y se ubica al costado de la torre donde se encontraba el equipo de filmacion contratado por la produccion del festival.
El público se encontraba apaciblemente sentado, cual siesta de verano, esperando ver sus blancos ídolos y escuchar sus mensajes plenos de amor y paz, cuando de pronto irrumpe V8 sobre el escenario con sus negras camperas de cuero, sus tachas y su cruda realidad plagada de inconformismo social.
Un par de días antes, Ricardo y Jeckill (amigo y asistente) habían confeccionado las muñequeras que usaron ese día Iorio y Civile, y el parche de la batería lo habían forrado con una tela negra en la que se destacaba un V8 hecho con tachas.
La imagen que ofrecia V8 sibre el escenario era comparable a la de un grupo europeo, con los pelos muy largos, cuero y una actitud enérgicamente rebelde.
Ricardo Iorio usó en esta oportunidad un bajo flecha (nunca visto en el país) hecho por él mismo con el mango del primer bajo que tuvo y que rompiera en el escenario del club Harrods.
Civile había preparado una Fly especialmente para rompera en esta actuacion, acción que luego juzgaría despectivamente la prensa con fraces como "La archi conocida rotura de guitarra. Fuera de epoca."
El equipo de filmación encargado de registrar el evento, filmó integramente la actuacion de V8 a traves de sus cámaras dispuestas sobre el escenario, que entorpecían continuamente el libre desplazamiento de la banda, como lo prueba la filmación que registró Pedro Leontjew.
Sin embargo, no pudiendo excluirlo por la conmocion que su actuacion produjo, V8 aparece en la pelicula de B.A. Rock en una pegueña serie de imagenes detenidas, como si fuesen diapositivas.
Estando por terminar el show, Pappo ingresa al campo provocando que la gente ubicada en la parte posterior del campo comenzara a vivarlo, bajo el grito de ¡Dale Pappo!.
Esto es cizañosamente desparramado por la prensa al publicar un comentario en el cual decía que las personas presentes le habían dado la espalda a V8 por Pappo.
A esta altura de la actuacion de V8 el sonido ya era desastroso, aumentando aún más el rechazo del público, incapacitado por completo más allá de la esquiva voluntad, de apreciar con alguna nitidez la expresion musical del grupo.
Los parlantes de reamplificación encargados de tirar el sonido al público habían sido colocados debajo del escenario, bastando que unas pocas personas se colocaran delante para formar un colchon que adulterara el sonido. Ahora bien, si a esto se le suma la falta total de experiencia del operador en cuanto al sonido que una banda se esta naturaleza requería, y la mala disposición de la que había dado suficiente muestra la producción, el resultado inevitable no puede ser otro que el obtenido: un sonido deplorable, sólo apto para sepultar a un grupo que creyera consagrarse mediante tal presentacion.
Pero en ese punto V8 no entró en ningún momento, lo que le permitió sentirse satisfechos consigo mismos, ajenos a todo ese fatal entorno que envolvió su actuacion, y que no logró ni siquiera mellar su energía ni la firme conviccion en lo que apostaban.
P. Leontjew, R. Iorio, G. Rowek y O. Civile al bajar del Escenario de B.A. Rock

Convencimiento del que Iorio dio muestras cuando, al bajar del escenario, se le acerca el productor responsable del evento a aconsejarle se dedicaran "a hacer música más tranquila, más entradora, explotando la imagen como secreto del exito". A estas palabras el bajista contesto con una gloriosa puteada cara a cara.
Inmediatamente después acuerdan dirigirse a la casa de Pedro para ver la filmación (años después comercializada por manos ajenas a Leontjew), y al salir del estadio se encontraron con que así como la gran mayoría del publico asistido a Obras sólo para ver a V8, retirándose luego de su actuación y aguardando en las puertas del estadio a los músicos para felicitarlos y brindarles todo su aguante.
En la semana posterior, Pedro se reune con los V8 para decidir si continuaba o no con su tarea, ya que se encontraba en un momento en el que deseaba invertir en el equipamento de la banda, pero había algunas cosas en las que no estaba de acuerdo.
Una de ellas fue que Pedro creía conveniente un receso del grupo hasta tanto no estuvieran bien armados, bien ensamblados, para lo cual proponia un "concentramiento" en los ensayos.
Pero el enfoque profesional que pedro requería no se adecuaba a los hábitos ni personalidades de los músicos, por lo que de esta manera, decide no seguir con su trabajo.
Diez años después de su desvinculación y entrevistado para la confección de este libro, Pedro Leontjew conmemora esa época como una de las más felices de su vida, recordando con nitidez los detalles del tiempo que compartió con la banda y afirmando que el V8 que él conoció era un grupo genuino, con un tremendo caudal energético y una marcada reveldía que hacía de este un grupo muy evolucionado para esa época.
Pedro Leontjew jamás quiso ocuparse de manejar otra banda.
Al finalizar pedro con su funcion en el grupo, V8 se queda no solo sin representante y tambien sin sala de ensayo, por lo que teniendo en cuenta las escasísimas posibilidades del grupo, se trasladan a la casa de Zamarbide, donde preparan un lugar mínimamente adecuado en el sótano, entregándose sin pérdida de tiempo a sus ensayos.
Una noche como tantas, faltando pocos días para las fiestas de fin de año, llega Pappo al ensayo y les propone hacer un show junto a Riff y a Los Violadores. Por supuesto que este último grupo y V8 fueron los soportes de Riff, como quedó claramente establecido en los afiches que el productor de Riff, Mundi Epifanio mandó a imprimir, en los que se podía leer el nombre de sus manejados desde 100 Mts. de distancia, y el de los otros 2 grupos poco menos que con lupa.
El lugar elegido para este show fue el Club Atlético San Miguel y la fecha el 26 de diciembre.
Ese día se encontraban en la casa de Zamarbide esperando que pasara el flete para buscarlos y cargar los precarios equipos con que contaban.
Con el correr de las horas y notar que no llegaría, se organizan juntando plata entre todos para pagar la nafta de una camioneta del padre de Zamarbide, donde cargan todo y pasan a buscar a Los Violadores, imaginandose que el flete también los habia puenteado.
Cuando estaban atravesando Campo de Mayo los militares los detienen pidiendoles la documentacion correspondiente, encontrándose al revisar la parte trasera de la camioneta con una imagen que los excedia.
Milagrosamente, el padre de Beto los convence contándoles una historia poco creíble, y a pesar de los inconvenientes logran llegar a San Miguel.
Enfurecidos Ricardo y Beto se bajan de la Ford y entran al club atacando verbalmente a Mundi y al sonidista.
En esa oportunidad se podían ver punks, heavys, rockeros y hasta algunas personas provenientes de zonas lindantes que sin seguir ni conocer a ninguno de los grupos presentados, asistieron a la convocatoria generando algún tipo de disturbio fuera del club.
Las camperas de cuero ya comenzaban a proliferar, al igual que las muñequeras, los chalecos y camperas de jean con tachas y remeras pintadas, hechas en casa, al no exhibirse en ningun comercio esta clase de cosas, ya que aún el negocio heavy no se había explotado, ni habían aparecido todavía en T.V. modelos luciendo "accesorios heavy".
Los integrantes de V8 salieron a escena con toda su fuerza, brindando un show memorable en el que a pesar de las malas ondas, se sintieron muy contentos de haber podido tocar y de haber obtenido tan buena respuesta de un público cada vez más numeroso y sobre todo cada vez mas fiel, lo que Ricardo y Beto festejaron alegremente al ducharse vestidos como estaban, después de bajar del escenario.
Año 1983

"Luchando por el metal"

Desinteresadamente un muchacho llamado José María contacta a V8 con Audio Magnética, empresa dedicada a la fabricación de cintas magnéticas que con este grupo abría un sello chico bajo el nombre de Umbral, con la intención de editar trabajos de grupos con poca experiencia y escasísimas posibilidades de grabar.
José María les presenta a Ramón Villanueva, productor ejecutivo del sello quien les propone grabar un primer disco, tomando en cuenta que V8 formaba parte de la película de B.A. Rock.
La realización del mismo tiene lugar en los Estudios Edipo, ubicado en la calle Muñecas de esta capital, en los meses de marzo y abril, La operación tecnica estuvo a cargo de Marcelo Vitale, quien además colaboró en el tema Si puedes vencer al temor tocando los teclados.
Ya inmersos en la grabación del disco se encontraron con más de un problema o detalle técnico, para los cuales no estaban capacitados. Es allí que entra en escena un personaje llamado Quebracho, curtido asistente de músicos con vasta experiencia, quien se unió a los V8, copado por la movida de la banda, cooperando infinidad de veces, habilitándoles cuerdas, ayudándoles a afinar, brindando consejos generales y enseñándoles en la operación de controles y en los detalles de la mezcla.
No es extraño entonces que en la contratapa del disco aparezca una foto de Quebracho, como muestra de agradecimiento personal del grupo, hacia este muchacho que sin ningún interés oculto, hizo mucho en favor de V8.
A raíz del descontrol de sus actos, del que daban sobradas muestras, la produccion a cargo de Villanueva toma sus recaudos enviando a un muchacho llamado Berniz al estudio, con la intención de que los controlara lo suficiente para evitar excesos en los que algunos miembros incurrían.
La función que el productor esperaba ver cumplida con Berniz era fundamentalmente la de ejercer una presión en los comportamientos del grupo. Pero esto se le escapó de las manos ya que a poco de estar en el estudio decidió (tal vez por aquello de "si no puedes vencerlos, úneteles" tener una buena comunicación con la banda.
Tal es así que una tarde, O. Civile sufre un agudo dolor de muelas y Berniz lo acompañaba al dentista. Llegados al consultorio el guitarrista observa que la espera iba a ser más larga de lo que estaba dispuesto a soportar, por lo que frenético, abre la puerta intimando al odontólogo a su inmediata atención, aduciendo que como artista sufria mucho más dolor que el común de las personas. Berniz automáticamente apoya las palabras de Civile, quien logra la rápida asistencia recuperándose poco después.
La grabación del disco se realizó en un marco de estrecha producción, disponiendo la banda de muy poco tiempo, no sólo para la grabación en sí. sino para todo lo concerniente a la edición del LP.
Una prueba de esto es que el motor del tema Destrucción, que en un principio Iorio ideó que fuera el de un motor V8, al no encontrarlo en forma inmediata y bajo la presión del tiempo, se vio forzado a ir a un garage de la vuelta del estudio y grabar el sonido de un Torino que, entre los que se encontraban en ese lugar, era el más semejante.
En oposición al bajo presupuesto y a la consiguiente tiranía del tiempo, se encontraban el entusiasmo y las ganas de llegar a la creación con las pocas posibilidades con las que se contaba.
Es así como Ricardo Iorio, propulsor de no esperar a tener todo en orden y bien ensamblado para recién entonces salir a tocar, tejía mayormente la historia de V8 no sólo a medida que las propuestas iban llegando, sino también a través de su trabajo personal y sobre todo de su convencimiento en salvar los obstáculos e inconvenientes siempre presentes, a fuerza de talento, perseverancia y habilidad.
Los temas que integraron esta 1° placa se lograron, en su mayoría trabajando en conjunto, y las letras pertenecen a R. Iorio, a excepción de Parcas Sangrientas y Angeles de las tinieblas que responden a la autoría de B. Zamarbide, Torturador a O. Civile y el célebre Destrucción, inicialmente compuesto por G. Rowec y luego pulido por R. Iorio.
Entrando ya en el final de la grabación de "Luchando...", se dedican al tema de la contratapa.

Originalmente, Iorio había ideado que la misma consistiera en una foto en negativo de todos los fieles seguidores con los cuales contaba V8, sin haber editado un disco, Pues eran estos los que habían fomentado la grabación, al haber creído en aquella idea primitiva que uniera a Moreno con Iorio en el invierno del ´79, y provocara la apertura del metal en nuestro país.
Con este objetivo convocan, a través de amigos usando el método más antiguo de difusión, es decir "boca en boca", a toda la gente seguidora de V8 a reunirse en las Barracas de Belgrano, lugar apto para tal propósito.
En realidad, ni todos juntos pensaron que el poder de convocatoria iba a ser tan grande, ya que los concurrentes respondieron con mucho fervor a esta propuesta, por demás atrayente, de participar en el primer disco de heavy metal del país acompañado por su banda más representativa.
Pero toda fiesta tiene su fin, y ésta lo tuvo de manera abrupta, antes de comenzar y sin mediar la voluntad de los anfitriones o invitados.
Habiéndose reunido ya una muy considerable cantidad de personas, los V8 se encontraban aguardando al productor ejecutivo, R. Villanueva, quien se hallaba a sólo 3 cuadras del lugar y debía llegar acompañado del fotógrafo.
Como éstos se demoraban, Ricardo (junto a un amigo de Caseros) se dirijen a hablar por teléfono cuando a pocos metros son detenidos por 2 policías de la comisaría 33° quienes le ordenan a Iorio sacarse la muñequera que llevaba, hecha con un velador, y al rasparla contra la corteza de un árbol, consideran inmediatamente que era portador de un elemento peligroso, apto para desfigurar un rostro.
Las explicaciones que Iorio procuraba fuesen la solución al conflicto no tuvieron mella en los uniformados, que bien pronto los suben al móvil y en el traslado a la comisaría, se comunican por radio solicitando que dos colectivos con sus correspondientes efectivos azulados, se hicieran presente para llevarse detenida a toda la gente que se encontraba reunida en el lugar.
Muchas de estas personas eran menores de edad, pero claro, seguramente se trataba de una medida destinada a salvaguardar la seguridad física de transeúntes impávidos que podían caer en las manos de una patota de desfiguradores de rostros.
Al llegar estos colectivos llenos a la seccional, Iorio ya se encontraba allí, siendo el último en salir, al finalmente llegar el Sr. Ramón Villanueva.
Lamentablemente, después de esta fallida tentativa de presentar el disco de una manera más original, el sello discográfico dispuso colocar fotos tomadas en un estudio común de fotografía.
De esta manera quedó ahogada la idea de querer compartir este primer disco con toda la gente que apoyó y creyó incondicionalmente en V8.
Siguiendo con el tema de la contratapa, por un sistema de simple descarte, los colores elegidos fueron el negro y el azul eléctrico.
El título de esta obra a la cual nos referimos se debió, segun cuenta años después Iorio, a una obsesión suya de sembrar un camino que posibilitase un espacio para los heavys, y que la gente desde un colectivo, kiosco o cualquier lugar vea un heavy y diga: "ése es heavy". El objetivo era llegar a un nivel de aceptación tal que, por ej. un heavy pudiera ir a buscar una chica a su casa sin que los padres llamaran a la policía.
Ya en esta época comenzaban a salir grupos con una propuesta totalmente diferente a la de V8, con una imagen y sobre todo con un contenido muchísimo más blando, más entrador, que contaban con una producción que invertía lo suficiente en publicidad como para aparecer asiduamente en los medios, como el "Gran Grupo".

El siguiente manager que tuvo V8 se llamó José Ben, quien había trabajado por algún tiempo con Vox Dei.
En aquél momento político que se vivía, conseguir permisos pertinentes para un espectáculo de rock no era tarea fácil.
Pero J. Ben se hallaba vinculado a la curia eclesiástica, lo que siempre pudo solucionar más de un problema, Hoy en día, consultado por el presente libro Ben recuerda conversaciones suyas mantenidas con Monseñor Canale en las cuales éste se explayaba acerca de la situación en la que se encontraba la juventud de aquél momento, resultando ser charlas sumamente reveladoras del maneje al que era sometida la misma.
Monseñor explicaba que la juventud nesesutaba la explosión de la energía acumulada y reprimida, para que ésta no desembocara en pura rebelión. El control de la gente del rock existía y se mantenía alejando de la explosión de rebeldía y reprimiéndola después.
Pero volviendo al tema, al enterarse Ben de la dificultad de Riff de presentarse en Capital a causa de la violencia establecida en sus conciertos y luego de conseguir los permisos nesesarios (evidentemente el nexo Curia-Ben tenía sus ventajas) decidió ir a Mundi Epifanio, por aquél entonces productor de Riff.
En ese encuentro, y luego de haber presentado su carta de triunfo, Ben arregló los pormenores de una presentación en las instalaciones del club Véles Sarfield.
Mundi le comentó entonces sobre la energía y convocatoria de V8, grupo con el cual existía un problema subyacente: él no los podía manejar ya que Iorio siempre se habia resistido, manteniendo una firme postura de repudio fente al enfoque comercial que Mundi intentaba darle a V8.

En aquella oportunidad la concurrencia del público a Vélez fue masiva, y la efervesencia por V8, al escucharse ininterrumpidamente el nombre del grupo fue tan elocuente que José Ben comenzó a olfatear la posibilidad de un buen negocio, convenientemente claro está, para él.
Si bien la actuación de V8 no fue brillante, con los instrumentos curiosamente desafinados y notorios problemas de sonido, estos factores no repercutieron en el ánimo del público, que lejos de reparar en estos detalles, los apoyaron de una manera que cualquier banda envidiaría.
Esa noche hubo una serie de incidentes por sentirse invadidos en su terreno de Vélez, quienes tal vez por sentirse invadidos en su terreno, comenzaron a hostigar al público presente, tornándose la situación en un tremendo descontrol, son su efecto correlativo e inmediato de la represión policial a la salida, con la intervención de cascos y caballos, llevándose detenidos a muchas de las 2000 personas que asistieron.

O.Civile cuando V8 se presentó en Velez como soporte de Riff

Luego de ver la respuesta del público a V8, y habiendose vislumbrado con óptica de comerciante la movida, José Ben se hallaba sumamente interesado en manejarlos, por lo que se conecta esa misma noche con el grupo.
En el transcurso de la charla mantenida, le comentan que la banda sentía la carencia de una sala de ensayo, ya que el período en que habian pasado por la casa de Beto había llegado a su fin. Al no ser precisamente el lugar adecuado, pues el sótano funcionaba como una pequeña bodega del padre de Zamarbide, éste había llegado a un punto en el que se vio obligado a evidenciar la falta de compatibilidad entre las damajuanas, los ensayos y la vorágine de la gente que los frecuentaba.
Luego de este encuentro, Ben se conecta con el productor ejecutivo Villanueva y comienca a funcionar como el manager de la banda.

La primera actuacion de V8 que organizó Ben, tuvo lugar en la localidad de Munro, Pcia de Bs. As.
Tal presentación contó con una particularidad, que hizo que la misma resultara inolvidable para todos aquellos que asistieron.
Por medio de una propuesta de Ben al directivo de la marca Quarry, que fuera aceptada, el grupo brinda un show gratis en la calle.
Para esta ocasión inédita que incitaba al asombro y a la curiosidad, se cortaron al tránsito la Av. Velez Sarfield, donde se montó un pequeño escenario, en frente al local auspiciante.
La concurrencia sumó unas 300 personas, muchas de las cuales no formaban parte del grupo seguidor de V8, habiendo asistido movidos por la cuota insólita que envolvía al espectáculo.
A cambio de esta presentación, cada miembro de la banda recibió un pantalón o una campera a elección.

Por oposición de Iorio y Zamarbide, no llegó a concretarse la presentación de V8 en el pub Vincius, ubicado en la Av. Santa Fe y Callao.
Este boliche en el cual pasaban videos y en el que la calefacción se encontraba encendida siempre al máximo (obligando al consumo de bebidas), era propiedad de Alejandro Merezon, quien nuevamente comete otra estafa al anunciar su actuación pese a tal oposición.
La numerosa cantidad de público que asistió se vio engañado y propensa al descontrol, pudiéndose haber generado graves disturbios en los cuales se hubiera involucrado, sin tener nada que ver, el nombre del grupo.

José Ben organiza entonces una gira por la provincia de Bs. As., y de esta manera, del 9 al 11 de septiembre, la banda viaja a Pergamino, Arrecifes y Rojas.
Para tal fin, contrata un micro el cual viaja una troupe compuesta por: los cuatro V8, el "loco" Boogi a cargo del sonido, el iluminador, los asistentes, el chofer, José Ben y dos periodistas de la revista "Tren de carga" C. González y el fotógrafo Eduardo de la Puente, quienes cubrieron la gira.
Luego de varias horas de ruta matizadas con cerveza, buena onda general y los infaltables chistes de Gustavo Rowek llegan a Pergamino, donde todos colaboran descargando los equipos en el gimnasio del club 25 de mayo.
El recinto era un galpón, con techo cóncavo de chapa, factor que derivó negativamente en el sonido. El rebote se dejó notar, mas el poco pero copado público que asistió y no dio muestras de afectarse por ello, siendo importante acotar que la falta casi de publicidad fue decisiva en la concurrencia.

Luego de esta presentación continúan de inmediato el viaje rumbo a Arrecifes, con un Beto Zamarbide entonando versos de un remoto cántico español, inspirado por su abuelo.
Al llegar comienza una tortuosa búsqueda de algún hotel que nadie quería arriesgarse a dar, escondiéndose la gente del pueblo para mirar escandalizados el paso por las calles de los V8 y su plantel de colaboradores.
Finalmente la búsqueda culmina en un albergue transitorio, pues ya el cansancio acumulado adquiria proporciones demoledoras.
En la mañana, ya repuestas las fuerzas, se dirigen al club Almirante Brown, que no se diferencia del club Pergamino.
Mediando un asado y partidos de pool, billar y ping-pong de mesa, los V8 prueban sonido preparándose para una noche en la cual la proporción de público tampoco difiere de la anterior, siendo responsable la misma persona y por idéntica razon: paupérrima publicidad.
A pesar de esto, la energía de V8 logra en conjuncion con el "loco" Boogie (quien se esforzaba por atenuar el rebote del sonido), brindar y estrenar un autento show heavy por quellos lares.

En la ciudad de Rojas, el panorama fue diferente. Desde el primer momento en que llegaron, los V8 fueron bienvenidos y agasajados por un grupo de chicos que los esperaban en la entrada del pueblo, demostrándoles lo que significaba para ellos esta banda y su presentacion en Rojas.
Mientras en horas de la tarde los asistentes se encargaban de armar el escenario, los V8 mantenian una entrevista con una revista loca.
Al caer la noche, el publico que asistió rondaba las 400 persona sy en medio de un clima de verdadera fiesta, V8 irrumpe sobre el escenario y es recibido con una ovación impregnada de entusiasmo y fervor, retribuida con un chow impecable, pleno de fuerza y magnetísmo.
Si bien Ricardo y Beto ya conocían a Norberto "Boogie" Galvano por intermedio de Pappo, en el transcurso de esta gira nace un vinculo de amistad suficiente como para que, al regreso de la misma, V8 se traslade a su casa, transformándola en algo más que un lugar de ensayo, convirtiéndola en un punto de encuentro donde se pasaban varias horas al día arreglando diversos equipos que tenía el "loco", en colaboración por la onda de Norberto Galvano quien junto a su familia, soportaría más tarde muchas locuras del grupo.
Por este tiempo ya había sido editado "Luchando por el Metal", placa que vendió 9000 copias en 6 meses, a pesar de recibir severas críticas en cuanto a la calidad de su sonido.
V8 se presentó además en "Domingos para la juventud", en aquel momento único programa de T.V. destinado a los jóvenes, y en los programas radiales 9 P.M. y Little Stone.

El viernes 7 y el sábado 8 de octubre de este mismo año, V8 presenta en el estadio Obras, como grupo soporte de Barón Rojo.
Como invitado de V8 tocó el guitarrista Beto Frontera, de quien Civile era discípulo y amigo, dándose una especie de agradecimiento personal entre ambos.
En la semana anterior a este concierto, los ensayos se efectuaron en las proximidades de la estación Fernández Moreno, Prov de Buenos Aires.
La llegada de Barón Rojo al país era el primer grupo pesado del exterior que tocaba en Argentina en aquel momento político de represión y autoritarismo. Por supuesti sin dejar de tener en cuenta que los Barones eran españoles y no ingleses.
La visita del grupo era tomada por las huestes metálicas y por las no tanto, como gran acontecimiento, ya que la presencia de V8 en Obras redondeaba y completaba la fiesta.
Cuando Barón Rojo llegó a la Argentina, lo hizo creído que los V8 eran un grupo intranscendente, Luego de escucharlos la primera noche quedaron asombrados, exclamando Campusano al observar el show que eran tremendos, señalando que parecían un grupo europeo, y que debian ir a tocar allá.

En el estadio Obras como soporte de Barón Rojo

Ese mismo viernes V8 realiza su primer doblete presentándose en el cine Ituzaingó, frente a la estacion de S. A. de Padua.
Hallándose el grupo tocando para un publico que rondaba las 300 personas y en un momento en que los músicos afinaban sus instrumentos, se desata una discusión entre unos inadaptados que intentaban robarse unos cables y uno de los asistentes, Jeckill, quien trataba de impedirlo.
En el medio de la trifulca, interviene otro personaje que merece un calificativo aún peor, el dueño del cine, quien enardecido sube al escenario y efectúa varios disparos al aire en una estúpida tentatiba de calmar la agitación que se había originado al cortarse el sonido, desembocando finalmente en la rotura de numerosas butacas.
Al sonar los disparos, la confusión ya fue total y en la desesperación de la gente que pugnaba por salir, se rompieron también los vidrios de las puertas.
Alguien había llamado a la policía, quienes se hicieron rápidamente presentes, totalmente decididos a una represion que alcanzó caracteristicas tremendas.
En conclusión, y haciendo un ligero análisis de estos acontecimientos, los efectos negativos que se sustraen son que los que pagaron siempre la represión siguiente al bardo, generalmente no tenían ninguna participacion en el mismo, Pero lo que constituyó seguramente el mayor perjuicio, fue el daño que estos ignorantes porovocaron a la movida heavy, y en los que sí creían en ella, desde músicos hasta el público mismo.

En el último estertor del ´83 y de su propia función como manager de V8, José Ben organiza un concierto en el estadio cubierto de Platense, el 23 de diciembre.
Los ensayos previos a tal presentación se efectuaron en una sala ubicada en la Avda. Rivadavia e Islas Malvinas, en la zona de Caballito. Allí en un pequeño estudio adyacente, grabaron un demo del tema Deseando destruir y matar.


Desde las primeras horas de la tarde en las que el grupo llega al estadio, la cantidad de gente que se encontraba merodeando en la zona era impresionante.
El show estaba auspiciado por la revista "Tren de carga" regalándose en esta oportunidad ejemplares de la misma.
Los grupos que acompañaron a V8 en calidad de soporte fueron BVloke y Brigadas Metálicas.
Ben, sumamente hábil para los negocios tenía un arreglo con Quarry, marca que por esa epoca había lanzado al mercado una línea de camperas y jeanso con lo que casi podría llamarse un "toque" metálico. A raíz de estos acuerdos personales de los cuales V8 no tenia ni la más minima informacion ni participación, en el papel metálico. Entre las cajas se habian colocado bombas, que se encenderían cuando V8 saliera a escena.
Superando ampliamente la habitual concurrencia, cerca de 2000 heavys acudieron al que fuera para muchos el más grandioso de los conciertos de V8.
En la apertura del show, los músicos fueron recibidos con el estallido delirante del público, que no menguó en ningun momento de la noche, ovacionando a un grupo que no los defraudó ofreciendo un show memorable.
Los temas interpretados esa noche fueron todos los que conformaron "Luchando por el metal" presentando además varios temas como deseando destruir y matar, la mano maldita, ideando la fuga, y Lanzado al mundo hoy que más tarde formarian parte del 2° LP.
Como músico invitado tocó Tito García, posteriormente cantante de Lethal, desempeñandose en aquel entonces como 2° guitarra.
Al finalizar el show, que transcurrió sin disturbios que lamentar y signado por la entrega de músicos y publico, José Ben se retira prometindo aclarar las cuentas al día siguiente. Pero cuando ese momento llega, Ben se disculpa explicando que el bruto de las entradas se lo había comido los gastos, y que por lo tanto no había billete para nadie.
Esto era algo bastante difícil de creer, aún para un grupo como V8, que no tenía en cuenta la parte económica, ni invertía energía en tratar de mantener un control sobre el destino que seguía el dinero que aportaban sus seguidores, a través del pago de la entrada.
Aún cuando el número de gente en Platense había sido muy superior al acostumbrado, José Ben era plenamente conciente del descuido del grupo en esta materia y así es como inmediatamente después de esa reunión, y cometiendo su último acto de piratería con V8, Ben se toma unas preciosas vacaciones en las soleadas playas de Brasil.
Entrevistado años después para el presente libro, y ante la lógica requisitoria de los hechos, Ben declara que "se había copado con la onda del grupo tratando de hacer las cosas lo mejor posible"
argumentando que recién si V8 hubiera tocado durante 10 (diez) años más en forma continuada, hubieran podido ver alguna moneda.
Lo que no quedo claro, ni pudo explicar este paracaidista del heavy, fue de que manera pudo pagarse esas vacaciones, sino contaba hasta Platense ni siquiera con el monto nesesario para el alquiler del club.
Lo cierto es que más allá de sus explicaciones inverosímiles, José Ben es recordado por los miembros de V8 como uno de los personajes más siniestros, involucrados alguna vez con el grupo.

2 comentarios - Libro de V8 2ªparte

@HEAAA +2
En todos los sitios, de cualquier ciudad
se encuentran los cerdos babeando maldad.
Son quienes controlan, nuestra identidad,
y lucran cuidando, que no pienses de más.

Si es amplio tu tiempo, para la reflexión,
ten mucho cuidado, no alzes la voz.
Pues corres un riesgo, que en nombre de Dios
laven tu cerebro, y no puedas ser vos.

No hay dudas, son ellos
los siervos del mal.
Pequeños ilusos, que se creen más,
cuidando los dias, de quien se conformó
con la gran mentira del enemigo.

me llena de fuerte vida escuchar esto a diario si sr