El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

les traigo nostalgia para los golosineros

les traigo nostalgia para los golosineros

90


alfajores


de

Dejen cargar este groso Post!...

80

Golosinas que desaparecieron en los 80 y los 90, y hoy son reclamadas por una generación entera. Aquí, las más se añoran.

los

Existen golosinas que más que un dulce, son verdaderos íconos de consumo. Muchas de ellas fueron hits en los años 80 y 90, y luego desaparecieron de los quioscos, pero siguen vigentes en la memoria de generaciones enteras que reclaman su vuelta a las pistas. Estas son las más extrañadas.

Chicles

1. Alfajor Suchard


retro

Entre las golosinas desaparecidas, es la más aclamada en la web, con más de 30 grupos de fans en Facebook. Precursor del relleno de mousse de chocolate, nació en 1984 y sucumbió tras la crisis de 2001. Hoy, en la planta donde se lo producía, en Villa Lugano, sólo queda polvo y un cartel que reza “Ex fábrica de alfajores Suchard”.

golosinas

2. Tubby 3 y Tubby 4

chupetines


Las obleas más famosas de los años 80: una bañada en chocolate y otra, con maní y caramelo. Su pegadizo jingle (“Yo era un Tubby, que andaba solo…”) se hizo tan popular que hasta el rockero Pappo se valió de él para reconquistar a una novia enojada, según cuenta su biografía “100 veces Pappo”. Fabricados por Bagley, fueron discontinuados en esa misma década y, en 1994, un intento por revivir su éxito trajo al mercado las versiones 5 y 6. Pero no prosperaron y, a fines de los ’90, tras la venta de Bagley a Danone, dejaron de fabricarse. En la actualidad, 19 grupos en Facebook exigen su regreso.


les traigo nostalgia para los golosineros

3. Nussini


90


Otra oblea célebre, pero rellena con avellanas y recubierta con chocolate con cereales. Un gran acierto de Milka, tuvo su auge en los años 90 y comenzó a decaer en popularidad unos años antes de la llegada del milenio, hasta que Kraft (dueña de Milka) discontinuó el producto. Un dato: los que tengan la suerte viajar a España pueden conseguirlo en los quioscos. Los que no son tan afortunados pueden sumarse a cualquiera de los 21 grupos en Facebook que quieren tenerlo de vuelta en la Argentina.


alfajores


4. Helado Patalín

de

No es propiamente una golosina, pero es imposible no mencionar en esta lista al helado en palito más extrañado en los quioscos. Recordado por su simpática forma de pie (y por una de sus publicidades en la que aparece Teto Medina por primera vez en TV, con apenas 16 años), era fabricado por Laponia y desapareció del mercado después de que Unilever comprara la empresa y lanzara al ruedo su marca Kibón.


80



6. Lila Pause


los


Muchos recordarán su publicidad, en la que una púber Moira Gough intentaba comer su Lila Pause y un grillo la interrumpía sin cesar, hasta que lo silenciaba compartiendo con él su golosina. Pero muchísimos más se acordarán del delicioso sabor de esta barra de chocolate con leche rellena de yogur y frutillas. Tuvo su época de esplendor en los ‘90 y por cuestiones de costos fue borrada del catálogo de golosinas. Al igual que el Nussini, aún está a la venta en el mercado español.


Chicles


Hay golosinas que disparan una catarata de recuerdos nostálgicos.


retro

golosinas

chupetines

les traigo nostalgia para los golosineros

90

alfajores

de


Las Gotitas de Amor, las gomitas Billiken (rojas, azules o verdes de Eucaliptus), los "bolones" -que eran la versión comestible de las canicas- y los corazoncitos Dorins también se encontraban entre los caramelos más pedidos. A la salida del colegio, casi todos andaban de aquí para allá con las Mielcitas, esas tiras de mini-sachets que uno se metía en la boca sin preguntarse nunca dónde habían estado. ¡Era una de las golosinas menos higiénicas del mundo! En los mismos carritos se podían comprar manzanas acarameladas -que no eran tan ricas como llamativas- y garrapiñadas -todavía hay algunos puestos que las venden en puntos estratégicos de la ciudad,. Lo mejor es su aroma que seduce desde lejos. ¡otra que las magdalenas de Proust! Esos carritos también vendían algodón de azúcar: una suerte de nube blanca o rosa en palito, difícil de comer pero de lo más simpática. En los parques de diversiones y algunas playas, no faltaba el señor que vendía pura y exclusivamente pirulines, puntiagudos y afilados (tricolor), todos clavados en una versión gigante de chupetín.

80

los

Chicles

retro

golosinas

chupetines

les traigo nostalgia para los golosineros

90


alfajores


Había quienes preferían los caramelos duros, como los Media Hora, las pastillas D.R.F., los Refresco, la Yapa y los Fizz. El chupetín Topolino -muy deprimente, reconozcámoslo- venía en una bolsita con la imagen del -aún más deprimente- Topo Gigio e incluía una sorpresa. El chupetín Tatín (de dulce de leche) también tenía sus adeptos.

En cuanto a los chicles, los más pedidos eran los Bazooka, con sus horóscopos particulares y chistes en miniatura, los Jirafa (largos y rosas en un envoltorio azul Francia), y los Adams, que también se ofrecían en una versión diminuta, con dos chicles.

Entre los chocolates que más salían estaban el Biznikke (en su versión y tamaño original), los paragüitas, los chocolatines Jack ¡con sorpresa! (décadas antes del Kinder) y las monedas de chocolate, que valían su peso en oro o "100 besos" (según el envoltorio), con el tamaño justo para entrar en la boca enteras y derretirse de a poco. Más tarde, en los noventas, llegó el Mecano, una tuerca de chocolate rellena de dulce de leche -riquísimo, lástima que desapareció al poco tiempo y ahora está haciendo un silencioso regreso, con la misma composición siempre estuvo el Tofi, esa "dulzura especial". No podemos olvidar el Tubby (en sus versiones 3, 4, 5 y 6) que cosechó muchos fanáticos. De todos modos, las vedettes siempre fueron y serán la Tita y la Rhodesia, los mayores clásicos de los kioscos argentinos. Comprar una Rodhesia es como comprar un boleto de lotería: te puede tocar el ejemplar más fresco y crocante o su contracara, húmeda y chiclosa, un fiasco. Terrabusi fue la compañía que mejor supo elaborar variantes modernas de sus clásicos: las mini Rhodesias (éstas nunca vienen húmedas), las bolsitas de habanitos y las Lincoln bañadas en chocolate son hits del siglo XXI, que sí aceptamos y esperamos hayan llegado para quedarse.

Por otro lado, siempre existieron los fundamentalistas del Cabsha, el Marroc (sólo apto para el invierno porque se derrite más rápido que un hielo en el Sahara), el Mantecol y la Bananita Dolca -que los muy entendidos recomiendan poner en el freezer.

de


Por ultimo les dejo unas cuantas imagenes que mas de un recuerdo les va a traer

80
los
Chicles
retro
golosinas
chupetines
les traigo nostalgia para los golosineros
90
alfajores
de

80

los
Chicles

retro

3 comentarios - les traigo nostalgia para los golosineros

Ngh_Sick
golosinas

eran rre buenos jajaj

los acidos estaban rre copados
NechuZ
PATALIN!!!!!!! QUIERO MI PATALIIIIIIIINNNNN!!!!!
Que buenos recuerdos
locomiseria +1
Antojo de chocolateeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee.e