Coca-Cola y Pepsi ya no venden como antes

Los estadounidenses cada vez consumen menos gaseosas y eligen otras alternativas como café, agua, jugos y bebidas energizantes

Coca-Cola y Pepsi ya no venden como antes

Un tema de debate recurrente en Estados Unidos en los últimos años es el consumo de alimentos y bebidas que no son saludables. En particular, las gaseosas suelen ser identificadas como unas de las principales causantes de enfermedades como la diabetes y la obesidad.

Esta preocupación se ha visto reflejada en las ventas de Coca-Cola, Pepsi y Dr. Pepper. Según un artículo publicado por el Wall Street Journal, la caída en el consumo de refrescos en Estados Unidos se ha registrado continuamente durante los últimos ocho años. Sin embargo, se destaca que los gigantes de las bebidas han aumentado los precios en 2011 y en menor medida en 2012, de tal manera que se siguen registrando ingresos por las gaseosas.

Las ventas de refrescos en EE.UU. cayeron un 0,6% el año pasado, totalizando US$ 28.700 millones. En términos de volumen, el descenso registrado es de 1,8%. Esto responde, en buena medida, a una mayor inclinación por parte de los compradores (en especial los jóvenes, mercado al cual apuntan estas empresas) hacia el agua, el café y las bebidas energéticas.

La expansión de Coca-Cola, Pepsi y Dr. Pepper, que ahora ofrecen productos como bebidas deportivas y jugo de frutas, no impediría el daño provocado por una caída prolongada en los ingresos por las gaseosas. En EE.UU. el 70% de los ingresos de Coca-Cola Co. y el 60% de los de Dr. Pepper Snapple Co. derivan de los refrescos; la cifra baja a alrededor del 25% en el caso de PepsiCo Inc.

De todos modos, las empresas destacan que el panorama no es malo: en el resto del mundo, las venta de bebidas carbonatadas crece sostenidamente. Esto es importante para Coca-Cola y Pepsi, que obtienen alrededor del 60% y el 50% de sus ingresos, respectivamente, del exterior.