Consumidores de droga europeos financian a los terroristas del norte de África. Cada año crece el tráfico de cocaína en las rutas africanas.


Drogadictos europeos financian a terroristas de África

Los consumidores de cocaína en bares y clubs de Europa ayudan a financiar a los grupos terroristas que actúan en el norte de África, según afirmó un diario británico.

Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y sus grupos terroristas asociados ganan millones de dólares anualmente brindando escoltas armadas a través del Sahara a los traficantes de drogas.

Los terroristas africanos sacan ventaja de esta floreciente ruta del comercio entre carteles suramericanos y los mercados europeos.

Dada la alta vigilancia de las tradicionales vías caribeñas, cada vez más volúmenes de cocaína son enviados en barco y avión a la empobrecida África occidental, donde los gobiernos, en efecto, están en la nómina de los barones de la droga, escribe ´The Telegraph´.

Luego las drogas se dirigen al norte, a través de Mali y otras zonas controladas por islamistas, que cobran unos 2.000 dólares por el tránsito de cada kilo.


terrorismo

“Mayores cantidades de cocaína alcanzan los mercados del Reino Unido y Europa desde África occidental mediante el territorio controlado por AQMI y gozando de su protección”, afirmó Matt Levitt, director del programa de contraterrorismo e inteligencia del Instituto de Washington.

Según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), unas 35 toneladas de cocaína atraviesan el oeste de África cada año.

Yuri Fedótov, jefe de la UNODC y ex embajador ruso en el Reino Unido, informó al Consejo de Seguridad de la ONU el año pasado: “Las rutas del tráfico en África occidental alimentan el mercado europeo de cocaína, que se ha cuadruplicado en los últimos años, casi igualando al mercado de Estados Unidos. Según nuestros cálculos, el tráfico de cocaína a través de África central y occidental genera unos 900 millones de dólares anualmente”.

En 2009, un Boeing 727 fue hallado estrellado cerca de la ciudad de Gao, en el norte de Mali, un área actualmente controlada por terroristas. Se creía que este avión transportaba hasta 11 toneladas de droga procedente de Venezuela.