Destapa tus oídos

1
Destapa un oído tapado con cerilla. Estas sugerencias pueden necesitar ser repetidas durante varios días seguidos para destapar completamente el oído.
Mezcla una solución de partes iguales de vinagre y alcohol. Inclina la cabeza hacia un lado y suelta unas gotas en el oído. Un gotero hace que esto sea una tarea fácil. Deja que se asienten las gotas en el oído durante unos 5 minutos. Coloca un pedazo de algodón en el oído y mantén la cabeza erguida. Si los dos oídos necesitan atención, repite el proceso con el otro oído.
Aplícate unas gotas de aceite de oliva tibio (no caliente), aceite mineral o aceite para bebés en el oído. Mantén la cabeza hacia un lado durante unos 5 minutos. Endereza la cabeza y limpia todo el aceite y cerilla que salga del canal del oído con un paño limpio.
Lava el oído con agua tibia. Esto ayudará a ablandar la cerilla. Seca los oídos cuidadosamente con una toalla limpia.
Resiste la tentación de limpiar la cerilla de los oídos con un cotonete de algodón. Esto hace que la cerilla se introduzca más en el oído en vez de eliminarla.


2
Destapa un oído afectado por la presión atmosférica.
Libera la presión en el oído por medio del uso de goma de mascar o chupando un caramelo duro. Pasar la saliva liberada por el dulce ayuda a equilibrar la presión en el oído.
Bosteza, bosteza y bosteza. Esto permite que las trompas de Eustaquio se abran y entre aire en el oído interno para equilibrar la presión.
Tápate la nariz y exhala tratando de pasar el aire por la nariz. Resiste la tentación de exhalar demasiado duro, ya que podrías dañar el tímpano. Puede haber un sonido pequeño asociado con el alivio de la presión cuando se utiliza este recurso, pero no debe ir acompañado de dolor.


3
Destapa los oídos que se obstruyen debido a un resfriado.

4
Consulta a un médico si tu dolor de oído se acompaña de fiebre o dolor intenso.

5
Toma un descongestionante para ayudar a limpiar los senos de la mucosa. Los oídos tapados se destaparán conforme el resfriado desaparece.