Es importante cuidar nuestra voz de la misma manera que lo hacemos con el resto de nuestro cuerpo.

Nuestra voz es la que traduce nuestras estados de ánimo, si estamos alegres, tristes, eufóricos, cansados, enojados, etc. Además, en la mayoría de los casos, nuestra voz es la herramienta principal de trabajo, por lo que tomar algunas precauciones para cuidarla nunca esta de mas.

Hidratar:
Es necesario mantener hidratadas las cuerdas vocales, consumiendo al menos dos litros de agua en el día, pero de a sorbos pequeños y a cada rato. Es importante que no esté demasiado fría.

Descansar:
Descansar las horas necesarias también ayuda a nuestra voz, ya que el cansancio produce tensiones que nos dificultan la respiración y nos hacen esforzar la voz mas de lo necesario.

Calma:
Para cuidar la voz hay que hablar despacio, pausadamente y respirando correctamente.

Alimentos:
Evitar que los alimentos o bebidas que tomemos estén demasiados fríos o calientes serán precauciones a tener en cuenta para cuidar la voz.

Temperatura:
Evitar los cambios bruscos de temperatura.

Inhalación:
Evitar la inhalación de productos de limpieza muy concentrados.

Ropa:
No usar prendas que ajusten la garganta o el estomago, ya que afectan a nuestra respiración y por lo tanto forzamos las cuerdas vocales.

Tos:
Cuando tenemos tos irritamos la garganta, lo mejor es aliviar las molestias con sorbos pequeños de agua o chupando un caramelo de miel.

Tono:
No levantar la voz y evitar los gritos.

Inspiración:
No hablar nunca durante la inspiración, el aire siempre debe entrar por la nariz y salir por la boca.

La voz es un recurso muy preciado y que debemos cuidarlo, ya que la usaremos hasta el final de nuestros días. Y nada mejor para los nietos que escuchar un cuento con la voz dulce y clara de sus abuelos.

-->>> Copyright 16.05.2008
Fuente Original escrito por Zeusa:
y publicado en varias paginas web.
--------------------------------------------

Saludos