Historia Completa del Real Madrid (Parte 1)

Fundación y primeros años

En 1897 un grupo de jóvenes de la Institución Libre de Enseñanza fundó el primer club de fútbol de Madrid, el Foot-ball Sky, que comenzó a entrenar en las cercanías del barrio de Vallecas. En 1900, tres años después de su fundación, atravesaba por graves apuros para mantenerse vivo, por lo que parte de los integrantes del club se marcharon para fundar otro equipo, al que bautizaron como (Sociedad) Madrid Foot-Ball Club que disputaría varios partidos amistosos por la provincia de Madrid para promocionar este nuevo deporte. Así se mantuvo durante un par de años, sin legalizar su nacimiento futbolístico ya que no lo creían necesario para practicarlo, hasta que por impulso de Julián Palacios, y los hermanos Juan y Carlos Padrós –presidente e integrantes de la escisión del Foot-ball Sky– legalizaron oficialmente la nueva asociación el 6 de marzo de 1902 a través del siguiente comunicado:


“Juan Padrós y Rubio, del Comercio de Madrid, que habita en la calle de los Madrazo, 25-3Q izquierda, a V.E. respetuosamente expone: Que con objeto de constituir una Sociedad de juegos de Sport, que se denominará MADRID FOOT BALL CLUB, le acompaña las bases por que ha de regirse, para su aprobación.”[/b]
Juan Padrós. 6 de marzo de 1902. Madrid

Historia Completa del Real Madrid (Parte 1)
Julian Palacios, considerado el primer presidente del club 1900-02


En su primera Junta General Extraordinaria se eligió a la primera junta directiva de la recientemente oficializada entidad, que quedó conformada con Juan Padrós como primer presidente y Enrique Varela como vicepresidente, además de acordarse el uniforme del equipo: pantalón y camisa blancos, con medias negras y casquete azul oscuro, como así manifestan sus estatutos fundacionales aprobados por la Junta directiva y legalizados por el gobernador civil de Madrid el 22 de abril de 1902


real madrid
PRIMER UNIFORME OFICIAL DEL MADRID FC.


En la actualidad el blanco continúa siendo el color principal de la equipación, al que se le añadirían las medias en la década de los años 50. Para dilucidar el que sería su primer equipo titular, se jugó un partido entre sus jugadores –tanto miembros del Foot-ball Sky como del Madrid Foot-ball Club– diferenciándose entre ellos por unas bandas de color que atravesaban la camisa del uniforme. El Heraldo del Sport, diario deportivo de la época, informó de los recientes acontecimientos así como de las futuras disputas de encuentros que el club programó como medida preparatoria para los primeros concursos de "foot-ball" que tendrían lugar en la capital, como el «Concurso de Bandas» o el «Concurso Madrid de Foot-ball».



Crecimiento del foot-ball


Éste último, conocido popularmente como la Copa de la Coronación, daría al club su primer título en el mismo año de su fundación: la Copa de la Gran Peña, un trofeo consolación de la que era además la primera competición disputada entre equipos de España y que sería reconocida como la precursora de la actual Copa del Rey. La competición fue organizada por el Madrid Foot-ball Club de mano de los hermanos Padrós, demostrando así su gran implicación con el desarrollo de este nuevo deporte, y que pretendió reunir a la mayoría de los clubes existentes en la época. Finalmente, debido a diversos motivos, solo se presentaron cinco contendientes: el Club Bizcaya, el Club Español de Foot-ball, el Foot-ball Club Barcelona, el New Foot-ball Club y el Madrid Foot-ball Club.
El evento, que tuvo lugar en el Hipódromo de la Castellana entre el 13 y el 16 de mayo –apenas dos meses después de la fundación oficial del club–, proclamaría al Club Bizcaya como vencedor tras imponerse en la final al F. C. Barcelona por 2-1, que previamente había derrotado al Madrid F. C. por 3-1. Ambos clubes, más antiguos y con un plantel más internacionalizado que el madrileño –que contaba únicamente con Arthur Johnson como extranjero–, le alejarían del triunfo. Pese a ello, el éxito cosechado por el evento dio inmediatamente con el nacimiento del que sería denominado como campeonato de la Gran Peña, para dilucidar el subcampeón del Concurso Madrid. Considerado como un torneo de consolación, finalmente solo dos de los cuatro equipos participarían en él, el Club Español de Foot-ball y el Madrid Foot-ball Club.50 Tras el 3-2 final, el club blanco conquistaría el primer título para sus vitrinas. El reciente acontecimiento, junto con los resultados obtenidos en el Concurso de Bandas, reflejarían el dominio del club en la capital. Como anécdota tras el Concurso Madrid se dio el que fue el primer caso del traspaso de un jugador del F. C. Barcelona al equipo blanco. El 23 de mayo Alfonso Albéniz, hijo del célebre compositor gerundense Isaac Albéniz, recalaba en el Madrid F. C. como así confirmó una publicación de la época.

Siempre implicado desde sus orígenes en el desarrollo y crecimiento del fútbol, el 21 de mayo de 1904 participó en la fundación de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), junto a las federaciones de Bélgica (UBSSA), Dinamarca (DBU), Francia (USFSA), Países Bajos (NVB), Suecia (SBF) y Suiza (ASF), al no poseer aún España una Federación de Fútbol oficial. Para la fecha, numerosos equipos de fútbol habían germinado en la capital, y absorbió al Moderno Foot-ball Club, la Association Sportive Amicale y en 1907, al Moncloa Foot-ball Club, para cubrir las bajas ante la dimisión de algunos de sus integrantes para fundar el Club Español de Madrid y el Athletic Club Sucursal de Madrid, un equipo filial en Madrid del club bilbaíno del Athletic Club (del que años más tarde se desvincularía), mientras que Carlos Padrós, uno de los grandes impulsores del club y del fútbol, fue nombrado presidente, sustituyendo a su hermano Juan.
Durante la primera década gana sus primeros títulos oficiales de las nuevas competiciones surgidas merced a la evolución de este deporte, y por impulso de la Agrupación Madrileña de Clubs de Foot-ball, presidida por Carlos Padrós hasta que se hizo cargo de la presidencia blanca. Sus victorias en el «Campeonato de Madrid» conocido popularmente como el «Campeonato Regional» le otorgan el derecho a participar y defender a la Comunidad de Madrid en el Campeonato de España nacido del predecesor Concurso Madrid. Tras acariciar el título en las dos primeras ediciones, se adjudicaría consecutivamente los siguientes cuatro campeonatos de 1904 a 1908, los cuales serían sus primeros títulos a nivel nacional de la única competición de tal magnitud disputada hasta entonces, la mencionada Copa del Rey (o Campeonato de España). Tal logro le otorgaría además el primer trofeo en posesión de la competición por ser el primer club en conquistarla tres años consecutivos. Vistos los buenos resultados, y bajo el deseo de aumentar la popularidad y grandeza del club, el 23 de octubre de 1905, Carlos Padrós organiza el primer partido internacional con motivo de la visita a España del presidente francés Émile Loubet. El Gallia Sport de París y el Madrid F. C. empatan a uno en el Hipódromo de Madrid. En los siguientes años y con la madurez que va desarrollando el fútbol, van adquiriendo gran importancia los detalles tácticos durante el transcurso de los partidos, por lo que el club contrata a Arthur Johnson, antiguo jugador del club, como su primer entrenador para su perfeccionamiento. Dichas evoluciones se llevaron a cabo desde 1912 en el nuevo campo de fútbol, el Estadio de O'Donnell, ya que debido al rápido crecimiento del club y su popularidad entre los aficionados, se hizo necesario un traslado a un campo de fútbol de mayor aforo que el actual Hipódromo. Así nace el primer estadio del club, que fue posible gracias al ex futbolista y posterior presidente del club, el hispano-francés D. Pedro Parages, que se hace cargo de la mayoría de los costes. Sería sin duda otra de las figuras más relevantes en la historia del club junto a Carlos Padrós.
Bajo la dirección de Johnson, el club se alternó en la conquista de los campeonatos regionales con la Gimnástica de Madrid y el Racing de Madrid. Durante esas ediciones no volvió a obtener la Copa hasta el año 1917.




Un club Real

La magnitud que va adquiriendo el club se va haciendo cada vez más notable, y así llega el 29 de junio de 1920, cuando se produce uno de los hechos más destacados en la historia blanca, como fue la recepción de una breve misiva procedente del rey de España Alfonso XIII de Borbón al presidente del club. Ésta citaba:

“Su Majestad el Rey (q. D. g.) se ha servido conceder con la mayor complacencia el Título de "Real" a ese Club de Football, del que V. es digno presidente, el cual, en lo sucesivo, podrá anteponerse a su denominación. Lo que de Real orden participo a V. para su conocimiento y efectos consiguientes. Dios guarde a V. muchos años.”
Alfonso XIII de España. 29 de junio de 1920. Madrid.


Madrid
Escudo del club tras la misiva de 1920, y utilizado hasta 1931.


Desde ese momento adquirió así el club una denominación que mantiene en la actualidad, Real Madrid Foot-ball Club, y por tal, el derecho a portar la corona real en su escudo. Tras el acto, Pedro Parages en similares términos y con palabras de gratitud por el reciente nombramiento, envió de vuelta una misiva en la que además del agradecimiento solicitaba una audiencia con Su Majestad, tras la cual le concedió al monarca la presidencia de honor de la Sociedad.
Bajo la dirección deportiva de Juan de Cárcer, nuevo técnico blanco, el equipo capitalino dominó los campeonatos regionales durante la década de los años 20, suerte que no se tradujo en la Copa, atravesando así una sequía de títulos en la que era la máxima competición futbolística del país. Siendo el dominador de Madrid, comenzó a realizar extensas giras por Europa, con enfrentamientos en Portugal, Italia, Inglaterra, Dinamarca, y Francia; y concertando su primer viaje a América para darse a conocer en el resto del mundo.



Crecimiento como institución


Se llegaba al final de la década, y en 1926 arriba la profesionalización del fútbol a España, y unos años más tarde, en 1929, se inauguraría el Campeonato de Liga, organizado por la ya existente Real Federación Española de Fútbol (RFEF). En él tomaría parte el Real Madrid Foot-ball Club, al ganarse el privilegio por ser uno de los vencedores del Campeonato de España de Copa junto a otros nueve equipos. Éstos eran los otros 5 clubes campeones hasta la fecha: Athletic Club, Foot-ball Club Barcelona, Real Unión Club de Irún, Arenas Club de Guecho y Real Sociedad de Foot-ball de San Sebastián; más tres finalistas: Athletic de Madrid, Club Deportivo Europa y Real Club Deportivo Español; y para decidir la décima plaza, se organizó un torneo eliminatorio entre ocho clubes, en el cual venció el Real Santander Racing Club. El club disputó sus partidos en el nuevo estadio inaugurado en 1924, el «Campo del Real Madrid Club de Fútbol», conocido popularmente como el «Estadio de Chamartín» debido al nombre de uno de los municipios colindantes y que se anexionó a la capital en 1948: Chamartín de la Rosa.

Nace en 1931 la sección del Real Madrid de Baloncesto. El club empieza a ser una entidad polideportiva.

Zamora, uno de los mejores guardametas de la historia del club y de la selección española.
En esa primera edición del Campeonato de Liga de España, el club terminó en el segundo puesto, en detrimento del F. C. Barcelona, tras perder el último partido de Liga frente al Athletic Club. Gaspar Rubio, su nueva contratación, fue el máximo anotador del club y segundo de la competición según algunas fuentes. Tras finalizar quinto en la segunda liga, y debido a la escasa consecución de títulos importantes (a excepción de los campeonatos regionales), se inicia la temporada 1930-31 con numerosos fichajes encaminados a cambiar esa tónica. Entre ellos destacó la que sería su mayor contratación y una de las mayores de la época: la del guardameta internacional español Ricardo Zamora, por el cual pagaron 150 000 pesetas al Real Club Deportivo Español de Barcelona. Pese al gran desembolso el equipo tuvo una discreta participación, y finalizó en el sexto puesto de la clasificación debido a su escasez goleadora.


merengue
Zamora, uno de los mejores guardametas de la historia del club y de la selección española.


Nuevas secciones deportivas en el impás político


Tras la conclusión del campeonato, el 14 de abril de 1931 abdica el Rey de España, y se proclama la Segunda República española, con lo que se suprime todo símbolo o alusión a la reciente etapa monárquica en el país. Por ello el Madrid perdió el título de realeza concedido por Alfonso XIII de Borbón y pasó a denominarse Madrid Football Club nuevamente. Bajo tal denominación el club participaría tan sólo dos días después de los sucesos políticos en la renombrada Copa de España donde sería eliminado en cuartos de final por el Betis Balompié. Paralelamente, el club había fundado oficialmente su sección de baloncesto, y de natación que se unía a las ya existentes y primeras secciones del club, la de rugby, existente desde 1925, la de atletismo desde 1930 (fundada por Heliodoro Ruiz), la de hockey y la de ciclismo. Así pasaba el club a ser una entidad polideportiva.
El baloncesto, que pronto se convertiría en la segunda sección más importante del club, llegó a España en los años 20 gracias al sacerdote Eusebio Millán. El nuevo deporte adquiere una rápida popularidad y Ángel Cabrera, se erige en la figura decisiva en la creación de la sección madridista y en la del Campeonato de Castilla. Los blancos conquistarían sus primeros títulos regionales, manteniendo unos duros duelos con el Rayo Club de Madrid, pese a la corta edad de la nueva sección.
Para intentar reconducir los pasados éxitos deportivos en fútbol, de nuevo se llevan a cabo grandes contrataciones, como las de Ciriaco Errasti, Jacinto Quincoces, Luis Regueiro, Hilario, y Manuel Olivares Lapeña que dirigidos por Lippo Hertzka, obtuvieron la Liga 1931-32, la primera del club, la cual consiguió de manera invicta. El éxito se repitió en la temporada siguiente con Robert Firth en el banquillo, y Olivares se consagró como el «pichichi» del campeonato. El club creaba en 1934 una sección femenina de baloncesto que conquistaría el campeonato de Castilla ese mismo año, mientras la sección de fútbol obtuvo tres subcampeonatos consecutivos y se convirtió nuevamente, tras 17 años, en campeón de Copa tras vencer al Valencia C. F. y al F.C. Barcelona en 1934 y 1936 respectivamente. Ésta última sería recordada por una parada inverosímil de Ricardo Zamora en los últimos minutos de partido, en la que sería además su retirada del fútbol profesional. Se volvía a una etapa de éxitos futbolísticos, que trágicamente se vería truncada por acontecimientos extra-deportivos.
La situación política seguía convulsa y delicada en el país, y finalmente desemboca en el estallido de la Guerra Civil Española con la que se suspendieron las actividades deportivas entre 1936 y 1939, período de transcusión de la misma.
Tras la victoria del bando nacional o bando sublevado frente al bando republicano, se da por finalizada la guerra y se establece la Dictadura de Francisco Franco el 1 de abril de 1939. Con los nuevos acontecimientos, el club recuperó su título y denominación de «Real»

Sin embargo, la guerra dejó al Real Madrid muy mermado y sin apenas integrantes debido al ostracismo, y se afrontaba una reconstrucción a todos los niveles dentro de la sociedad. Las desaparecidas secciones de rugby y atletismo dejan únicamente al fútbol, la lucha (creada justo unos días antes del estallido de la guerra), la natación y al baloncesto como deportes representantivos del club. Pedro Parages convoca una asamblea, desde la que el club partía de cero, como una vuelta a los comienzos. Se decidió contratar a numerosos jugadores para el fútbol, su sección principal y más representativa, entre los que destacó el centrocampista Sabino Barinaga, que arribó del Southampton F. C. de Inglaterra.


D. Santiago Bernabéu, ligado al Real Madrid como jugador, entrenador y presidente durante más de 60 años, consiguió que el club tuviese por fin un estadio propio a la altura de sus logros: el Nuevo Estadio de Chamartín, rebautizado años más tarde como Estadio Santiago Bernabéu.
El nuevo comienzo trae la refundación de la sección de atletismo en 1940 a la que se uniría años más tarde las nuevas secciones de voleibol y béisbol. Antes tendrían lugar dos acontecimientos que serían muy recordados por el madridismo: el 13 de junio de 1943 en la vuelta de las semifinales de la copa de España de fútbol, el club le endosa al F.C. Barcelona la que sería una de las peores derrotas de su historia tras vencerle por 11-1 remontando así el partido de ida con una destacada actuación de Barinaga, y Pruden, autores de 4 y 3 tantos respectivamente; el 15 de septiembre el ex-futbolista y ex-entrenador Santiago Bernabéu fue nombrado presidente por unanimidad. El club, que no consigue levantar cabeza tras los acontecimientos sufridos en España, vive sus peores momentos deportivos en sus principales secciones de fútbol y baloncesto, aunque no así en las restantes, donde siguen con su crecimiento y conquista de títulos.
En 1944 el club sigue ganando adeptos por lo se adquieren unos terrenos en Chamartín, para lo que pronto sería el nuevo estadio de Chamartín de fútbol, más tarde rebautizado como Estadio Santiago Bernabéu. Pese a todo, la sección sigue en una delicada situación, y aunque conquista dos títulos de Copa en 1946 y 1947, está cerca de descender de categoría en la temporada siguiente, donde provocado por la falta de resultados, Jacinto Quincoces, antiguo futbolista del club, y con apenas un año en el cargo, renunció a la dirección técnica. En enero, el inglés Michael Keeping le relevó en el cargo, y con su clásica formación "WM", inédita en el fútbol español, salvó al equipo del descenso, terminando en la undécima posición, la que es hasta hoy día la peor clasificación del club en el campeonato español. Aunque se contaba con estrellas como Pahiño, Miguel Muñoz o Luis Molowny, el cuadro merengue pasó las siguientes campañas entre los equipos de la media tabla. Se salvaba una etapa difícil, en la que el club había llegado a convertirse en una de las mayores entidades polideportivas del país, con numerosas y exitosas secciones, y nace el primer filial madridista donde el club foguearía a jóvenes promesas antes de incorporarlos al primer equipo.
Con motivo de buscar nuevos y talentosos futbolistas, y de alguna forma intentando huir de los grandes desembolsos económicos y buscando un mayor compromiso con el club, originalmente el Real Madrid C.F. mantenía diversos acuerdos con varios clubes madrileños que le hacian las veces de cantera, desde 1930, de donde nutrirse de jugadores que le resultaran interesantes para su primer equipo. Dichos equipos recibían material deportivo, y ayudas deportivas y económicas a cambio. Uno de esos equipos era la Agrupación Deportiva Plus Ultra, club fundado por la compañía de seguros del mismo nombre y que en 1947 arregla, mediante un contrato formal con el Real Madrid, un acuerdo en favor del cual pasó a convertirse en su único club filial de manera oficial.
Bajo el mandato de Bernabéu, aún estarían por escribirse los renglones de lo que sería la época dorada del club, que ya empezaba a vislumbrarse en su crecimiento tanto en la institución, como en el número de seguidores, lo que aportaría significativos ingresos económicos que favorecerían aún más el desarrollo, traduciéndose éste en éxitos deportivos.


futbol
D. Santiago Bernabéu, ligado al Real Madrid como jugador, entrenador y presidente durante más de 60 años, consiguió que el club tuviese por fin un estadio propio a la altura de sus logros: el Nuevo Estadio de Chamartín, rebautizado años más tarde como Estadio Santiago Bernabéu.



Primera época dorada


El 6 de marzo de 1952, para conmemorar el 50ª aniversario de su fundación, el equipo merengue organizó diversos actos entre los que destacaban la disputa de un torneo internacional de fútbol y otro de baloncesto. Los invitados fueron el IFK Norrköping sueco, y el campeón colombiano C.D. Los Millonarios, equipo en el que resaltaría un jugador argentino por encima del resto: Alfredo Di Stéfano. Su gran actuación durante el partido frente al Real Madrid, provoca que Santiago Bernabéu no descanse hasta conseguir su fichaje por el club blanco, y finalmente en 1953 tras una enrevesada y complicada negociación en la que han de intervenir la FIFA y la Federación Española de Fútbol, lo contratan junto con el español Francisco Gento del Real Santander Sociedad Deportiva, en dos millonarias operaciones. Respecto al baloncesto, deporte del cual el presidente poseía unos conocimientos muy básicos, decide pedir ayuda a la Federación Española de Baloncesto. Es así como se produciría la llegada al club de un joven Raimundo Saporta. La perfecta organización del torneo llevada a cabo por Saporta, donde participarían el Racing de París, la selección de Puerto Rico, y un combinado americano de soldados destinados en la base inglesa de Lakenheath, hace que Bernabéu decida contratarle pese a sus nulos conocimientos futbolísticos. Nacería así un combinado que llevaría a las dos secciones a lo más alto del panorama internacional.
Asentadas unas firmes bases, el club empieza a obtener éxitos deportivos abanderados por el fútbol, de la mano de «Joseíto», Molowny, Di Stéfano y Gento que obtienen la Liga después de 21 años. En ella, su primera en el conjunto madrileño, el delantero hispano-argentino obtendría el galardón de máximo artillero del torneo, título que repetiría en cuatro ocasiones más con el Real Madrid. Los éxitos en baloncesto (como los títulos de Copa Latina, Copa de España, y Liga), en voleibol (con varios títulos de Copa), en béisbol (con varios títulos de Liga), no hacen sino confirmar la buena salud de la que goza la entidad, viéndose reflejado en la fundación de nuevas secciones deportivas como el tenis, boxeo, bolo palma, pelota, balonmano, gimnasia, halterofilia, remo, y ajedrez.
Bajo la dirección del técnico español José Villalonga, y con un equipo conformado por futbolistas como Juan Alonso, «Marquitos», Rafael Lesmes, Miguel Muñoz, José María Zárraga, «Joseito», Di Stéfano, Héctor Rial y Francisco Gento; el Real Madrid lograría la conquista de las ligas de 1954-55 y 1956–57, y las Copas Latinas de 1955 y 1956 en lo que fue un primer intento por organizar un torneo de prestigio entre clubes de Europa. Es así como Santiago Bernabéu, se convierte en vicepresidente y colaborador directo de la iniciativa del diario francés L'Équipe de mano de Gabriel Habot, en fundar la Copa de Europa en una reunión que tuvo lugar en un hotel de París y que tuvo el beneplácito de la UEFA. Ésta reuniría a los campeones de las distintas ligas europeas para la disputa de un título que designaría así al mejor equipo del continente. El club conquistaría las 2 primeras ediciones de la considerada mayor competición a nivel de clubes del momento, tras imponerse al Stade de Reims en París por 4-3, y al ACF Fiorentina en el Santiago Bernabéu por 2-0. El argentino Luis Carniglia relevó a Villalonga y con las incorporaciones de Raymond Kopa que llegó al equipo el año anterior, José Santamaría y el flamante jugador Ferenc Puskás, perteneciente a la selección húngara conocida como los «magiares mágicos» que deslumbraron al mundo conquistando el título de campeones en los Juegos Olímpicos de Helsinki de 1952 y el subcampeonato en la Copa Mundial de Fútbol de 1954, el equipo ganó el campeonato de 1957-58 y las siguientes 3 Copas de Europa tras imponerse al A. C. Milan en Bruselas por 3-2, nuevamente al Stade de Reims en Stuttgart por 2-0, y al Eintracht Frankfurt en Glasgow por 7-3 ante 135 000 000 espectadores. Tras esa última final el diario inglés The Times catalogaría a los jugadores blancos como «vikingos» escribiendo:
"Real wanders through Europe as the Vikings once walked, destroying everything in its path"
("El Real Madrid se pasea por Europa como antaño se paseaban los vikingos, arrasándolo todo a su paso"

The Times. 19 de mayo de 1960. Londres.

Los blancos conseguín una hazaña que con el paso del tiempo sería histórica y que no ha sido capaz de igualarse: ganar 5 Copas de Europa consecutivas. Además, en consecuencia del último título, el club obtendría el privilegio de disputar una nueva competición internacional recientemente instaurada por la FIFA, la Copa Intercontinental. Éste trofeo sería disputado en adelante por el campeón de Europa, y el campeón de Sudamérica (ganador de la Copa Campeones de América, homóloga de la Copa de Europa) para dilucidar quién era el mejor equipo del mundo. El Real Madrid saldría vencedor, y alzaría el trofeo tras derrotar al C. A. Peñarol por un global de 5-1.
«El Madrid de Di Stéfano» subía así al club a lo más alto del panorama futbolístico internacional, logrando un gran reconocimiento por parte de medios, aficionados y equipos rivales. Durante este periodo, el Real Madrid levantaría nada menos que 19 títulos en poco más de 10 años, mientras que sus futbolistas serían internacionalmente reconocidos con el nuevo trofeo creado por el diario francés L'Équipe del Balón de Oro, premio al mejor futbolista del mundo según un jurado de expertos, donde los blancos coparían el podio del trofeo durante los primeros años. De ellos, Alfredo Di Stéfano en dos ocasiones, y Raymond Kopa en una, conquistan el galardón de oro.

Al año siguiente, sería el que con el paso de los años se convertiría en su mayor rival, el F. C. Barcelona, el que le afligiese su primera eliminación en la máxima competición continental de clubes. Tras un empate a dos goles en el feudo madridista, el equipo catalán vencería por 2-1 en la vuelta de la edición de 1960-61 eliminando por primera vez en la historia de la competición al equipo blanco. Sin embargo, en la edición sucesiva conseguiría resarcirse, y alcanzó nuevamente la final donde no conseguiría repetir título. El S. L. Benfica portugués vencería por 5-3 en Ámsterdam gracias a los dos tantos finales de un joven que a la postre sería la gran estrella del club lisboeta, y uno de los mejores futbolistas de la historia según la FIFA y la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS): Eusébio da Silva. El club llegaría a una nueva final en la edición de 1963-64, pero volvería a escaparse tras perder por un contundente 3-1 frente al Inter de Milán de Luis Suárez, Helenio Herrera y Sandro Mazzola en Viena. El gran equipo que asombró a Europa daba ya sus últimos coletazos y se produciría un cambio generacional. A partir de la Liga 1966/67 se inició una nueva época en el club de Concha Espina.n 11
Miguel Muñoz, exfutbolista del club y desde hacía le dio relevo a los viejos ídolos del club con un equipo integrado por jóvenes españoles como José Araquistáin, «Pachín», Pedro de Felipe, Manuel Sanchís, «Pirri», Ignacio Zoco, Francisco Serena, Amancio Amaro, Ramón Grosso y Manuel Velázquez; todos ellos capitaneados por el veterano Francisco Gento. Frente a los grandes logros, hubo que lamentar dos hechos, las desapariciones de las secciones de béisbol, balonmano, y rugby (definitivamente tras refundarse tras la anterior disolución en 1948) y el secuestro que sufre Di Stéfano en Caracas por miembros del Frente de Liberación Nacional de Venezuela. El Real Madrid participaba en la Pequeña Copa del Mundo de Clubes cuando dos supuestos policías se presentaron en el hotel de concentración e invitaron a Alfredo a acompañarlos a la comisaría acusándole de tráfico de drogas. En el coche le confirman:
"Esto es un secuestro. No le va a pasar nada. Somos revolucionarios que no estamos de acuerdo con el régimen de nuestro país. Le soltaremos enseguida".
Secuestradores de Di Stéfano. 20 de agosto de 1963. Caracas

A los dos días le dejaron en libertad.
Fue ya tras la retirada de Di Stéfano en el R. C. D. Espanyol en 1966, cuando el conjunto blanco volvió a ganar la Copa de Europa venciendo en la final al F. K. Partizan de Belgrado por 2-1, después de los dos subcampeonatos en 1962 y 1964. Ese equipo fue denominado popularmente como el «Madrid de los Yé-Yé» debido al éxito que tenía en la época la banda música de «The Beatles», por una fotografía en la que posaron los jugadores con unas pelucas que emulaban a los artistas. Con esta sexta Copa de Europa, «Paco» Gento, se convertía en el jugador que más títulos ostenta de esta competición, con 6, récord aún vigente en la actualidad.
Por aquel entonces, Raimundo Saporta había llegado a alcanzar la vicepresidencia del club, ostentando el cargo en 1962, y sus actos no hacieron sino ayudar al rápido y firme crecimiento de la sección, en particular, y del club en general. Una anécdota de la grandeza que estaba adquiriendo el club quedó reflejada en un acto llevado a cabo por el presidente Bernabéu y el mismo Saporta durante la navidad del año anterior. Ladislao Kubala entrenador del F. C. Barcelona, y jugador emblemático hasta pocos meses antes, llevaba casi trece años sin ver a su familia debido a los conflictos políticos entre los países del régimen comunista, entre los que se encontraba Hungría, su país natal, y España, en esos momentos una dictadura derechista basada en el nacionalismo denominada franquismo. Entre ellas, no se permitía la entrada en el país español de ninguna persona que formase parte de los países del régimen comunista.
Fue entonces, cuando durante un acto por razones deportivas en Budapest, y ante la petición de los presentes de que Bernabéu expresase un deseo que pudieran realizar los húngaros para honrarle, éste meditó unos segundos y respondió:
"Vive en España un hombre que ustedes conocen muy bien. Se llama Ladislao Kubala. Van a hacer casi trece años que desea abrazar a su anciana madre que sigue viviendo en Hungría. Ustedes saben, tanto como yo, que diversos problemas de orden político impiden que estos dos seres se puedan ver. Yo quiero en estos instantes que ustedes me ofrezcan la posibilidad de brindar a Kubala, que no juega para mi club, el abrazo de su madre..."
Santiago Bernabéu. Mes de diciembre de 1961. Budapest.

Pocos días después, su madre viajaba a España merced a un visado especial para pasar las navidades con sus nietos y su hijo, y tras el emotivo reencuentro Saporta manifestó
"Las personas están por encima de las entidades"
Raimundo Sporta. Mes de diciembre de 1961. Madrid.

Las demás secciones siguen creciendo y cosechando logros. Para el baloncesto se construyó un nuevo estadio en 1966 denominado Pabellón de la Ciudad Deportiva del Real Madrid en la citada, valga la redundancia, Ciudad Deportiva, inaugurada el 18 de mayo de 1963. Unas instalaciones necesarias para ampliar y albergar a las secciones deportivas dado su incipiente crecimiento. Un espacio donde reunirlas a todas y fomentar el ambiente y desarrollo. Conseguiría convertirse también en el mejor club de Europa de baloncesto tras conquistar la Copa de Europa en las temporadas de 1963-64, 1964-65, 1966-67, y 1967-68, y los subcampeonatos de 1961-62, 1962-63, y 1968-69 con grandes jugadores como Lolo Sainz, Clifford Luyk, Wayne Brabender y Emiliano Rodríguez que bajo la dirección de Pedro Ferrándiz formarían un equipo temible.
grande
En torno a la llegada de Alfredo Di Stéfano al club, se formó uno de los equipos más recordados y dominadores de Europa con el que empezaría la primera época dorada del club. Éste llegaría a conquistar 5 Copas de Europa consecutivas y 1 Copa Intercontinental.


Los éxitos se suceden en el plano polideportivo, donde el voleibol y el béisbol (antes de su desaparición), se proclamarían campeones de liga y copa; y en tenis, que había sido reforzado por distintos jugadores, destacaría la figura de Manuel Santana, que conquistaría el Campeonato de Wimbledon en 1966 vestido de blanco como es tradición en el torneo, y con el escudo del club madridista en el pecho. Sin duda uno de los éxitos más reseñables en la historia blanca. Lamentablemente, no todo son buenas noticias, y las dificultades económicas que supone mantener algunas de las secciones de menor repercusión van pasando factura y a principios de la década de los, se suprime la sección de lucha, y el equipo filial del equipo de fútbol, la Agrupación Deportiva Plus Ultra debido a diversos problemas económicos y deportivos se ve abocada a la desaparición. Es entonces cuando Bernabéu, para evitarlo, compra sus derechos federativos, con lo que la AD Plus Ultra pasa a dar origen oficialmente al renombrado filial, el Castilla Club de Fútbol. El Madrid durante esta década conquistaría cinco Ligas y tres Copas del Rey de fútbol; dos Copas de Europa, tres Intercontinentales, 6 dobletes de Liga y Copa en baloncesto junto a otra Liga; cinco Ligas y Copas de voleibol; además de otros numerosos títulos en las demás secciones deportivas, y fundar otras nuevas como el tiro con arco, hockey hielo, patinaje artístico sobre hielo, fútbol sala, y esgrima.
El Real Madrid seguía creciendo, y llegaba así la celebración del 75 aniversario del nacimiento de la entidad. Pero tan sólo un año después se produjo uno de los hechos más tristes del club: el fallecimiento de D. Santiago Bernabéu el 2 de junio de 1978, durante el Campeonato Mundial de Fútbol de Argentina. El madridismo lloraba por el que fuera el mejor y más carismático presidente que ha tenido el club a lo largo de su historia, y uno de los que más favoreció a su evolución.
Poco después, en septiembre, ante la sorpresa de los directivos del club, Luis de Carlos accedía a la presidencia con el difícil reto de manejar el club bajo la sombra que dejó Bernabéu. Pese a ello, supo mantener en todo momento los valores del madridismo, lo que le hizo acreedor de un reconocimiento únanime del mundo del fútbol. Dirigió al club de forma impecable en este difícil periodo de transición, tras la desaparición de su dirigente más legendario y quizás del fútbol español en toda su historia. Cuando todo indicaba que el puesto lo ocuparía Raimundo Saporta, éste sorprendió con una negativa a aceptar el cargo. Sus motivos venían por petición y consejo de su amigo y compañero Santiago Bernabéu. Durante el mandato de Luis de Carlos (1978-1985), caracterizado por su caballerosidad y señorío, inaugura el 31 de agosto de 1979, un año después del fallecimiento del presidente, la disputa de un trofeo para honrar su memoria. Se crea en su honor un trofeo que sirviera para ver pasar por el feudo blanco a los mejores equipos y jugadores del mundo. El primer campeón fue el F. C. Bayern München que se impuso en la final al A. F. C. Ajax por 2-0; cuatro campeones de Europa —A. C. Milan, F. C. Bayern München, A. F. C. Ajax y Real Madrid C. F.— se dieron cita en esta primera edición del Trofeo Santiago Bernabéu que se disputaría desde entonces cada año, antes de empezar la nueva temporada.
El equipo conquistó dos Ligas, dos Copas del Rey y una Copa de la UEFA además de la séptima Copa de Europa de baloncesto y el recién estrenado Campeonato Mundial de Clubes de Baloncesto (otrora Copa Intercontinental) gracias a las nuevas incorporaciones de Delibašić, Malovic y en especial a la actuación de un jovencísimo Fernando Martín, que se convertiría en el mejor pívot que ha vestido nunca la camiseta blanca, y tendría el privilegio de ser el primer español y segundo europeo en disputar la NBA jugando para los Portland Trail Blazers. En esos años, el equipo filial viviría sus mejores años, en donde conseguiría llegar hasta la final de la Copa del Rey en el año 1980, cuya edición fue una auténtica fiesta del madridismo ya que se disputaría la final en el Estadio Santiago Bernabéu entre los equipos del Castilla Club de Fútbol, y el Real Madrid. Los mayores se impusieron por 6-1, aunque el resultado fue lo de menos. Jamás se produjo el hecho que que un mismo club copase las dos plazas para la disputa de un campeonato, y quedaría grabado en la historia. En aquel filial militaron jugadores como Agustín Rodríguez, Ricardo Gallego o Francisco Pineda, predecesores de la que sería la para muchos aficionados la mejor generación de canteranos que ha dado el club en su historia: la «Quinta del Buitre». En 1981, volvería a disputar una final de la Copa de Europa después de 15 años sin alcanzarla, pero fue derrotado por el Liverpool F. C. por 1-0 en París. Estas generaciones de futbolistas merengues siguieron con la estela dejada por Di Stéfano y los suyos, aumentando el palmarés y el dominio del club con otros 15 títulos en otros tantos años.
El fútbol se vivía ya como un deporte de masas y movía una gran cantidad de aficionados en todo el territorio español. Pero faltaba un importante acontecimiento que encumbrase la pasión que desataba el fútbol: la celebración de un campeonato del mundo de fútbol. El hecho se produciría en 1982, tras ser elegida España por la FIFA como sede en el año 1966, por lo que en el Estadio Santiago Bernabéu trabajaban por engalanarlo tras diversas reformas para el importante acontecimiento de acoger la final de un deporte que comenzaba a ser un clamor por todos los continentes. El hecho fue muy celebrado, ya que históricamente, el organizador solía obtener una magnífica actuación en el campeonato. Esta vez no resultaría así. En él, la selección española obtuvo una discreta participación y no alcanzaría la deseada final tras quedar eliminada en la segunda fase a manos de Inglaterra y Alemania Federal, un paso antes de las semifinales del torneo.
La familia blanca celebraba en 1982 las bodas de oro de la sección de baloncesto (la primera después del fútbol en alcanzar los 50 años de vida). Para celebrarlo se celebró un partido en el que jugó por primera vez en España una Selección Profesional de los Estados Unidos. Nuevas incorporaciones como «Chechu» Biriukov y Antonio Martín (hermano menor de Fernando), ayudan al equipo a conquistar su primera Liga ACB, y su primera Recopa de Europa.
El Real Madrid era ya a estas alturas un referente mundial en el mundo del deporte.


Historia Completa del Real Madrid (Parte 1)real madrid
Amancio (izquierda), líder junto a Paco Gento (derecha) del «Madrid Yé-yé».



«La Quinta del Buitre» y la segunda época dorada


Durante los primeros años de la década de los ochenta, el club volvería a vivir un nuevo esplendor. En el baloncesto, los blancos estuvieron cerca de completar una temporada redonda. Campeón de la Liga y la Copa al imponerse al Joventut en ambas, campeón de la recién inaugurada Supercopa española, ganada por un cómodo 101-61 al CAI Zaragoza, y finalistas en la Copa de Europa de 1985,107 donde se encontró con la que se convertiría en una de sus bestias negras, la KK Cibona liderado por el entonces considerado mejor jugador del panorama europeo, y que ficharía cuatro años más tarde por el conjunto blanco Dražen Petrović, antes de marcharse a la NBA. Los hechos se repetirían la temporada siguiente, -la de la salida de los hermanos Martín a EEUU-, con un nuevo doblete, donde de nuevo el genial jugador serbio de la KK Cibona, apearía a los blancos en Europa en las semifinales del torneo que finalmente ganaría por segundo año consecutivo frente a un Žalgiris Kaunas liderado por un joven Arvydas Sabonis.107 A finales de la década, los éxitos de la sección de baloncesto acompañarían a los del fútbol, y el equipo de desquitaría frente a su bestia negra. La vuelta de Pedro Ferrándiz, Lolo Sainz y Fernando y Antonio Martín, llevarían al club a conquistar la Copa Korac, único título que faltaba en las vitrinas del club. El título supondría además que el entrenador Sainz se convirtiese en el primero en lograr las tres competiciones de Europa de baloncesto, y el fichaje de Petrović. Un acierto. Al año siguiente el club conquistaría su segunda Recopa de Europa (1990) en lo que para muchos entendidos de este deporte sería el mejor partido de baloncesto jamás visto en el viejo continente. El espectacular duelo entre el croata y Óscar Schmidt del Snaidero de Caserta fue ganado por el madridista que anotó nada menos que 62 puntos frente a los 44 del brasileño para un 117-113 final.111 Desgraciadamente, sería la última aparición en Europa del carismático Fernando Martín, que fallecería en un trágico accidente de tráfico el 3 de diciembre de 1989. El club retiraría el dorsal 10, con el que tantas ocasiones triunfó, en su honor.
En el fútbol, la conocida como la generación de futbolistas de la Quinta del Buitre fue forjándose en las categorías inferiores del Real Madrid. Ésta, conquistó el que sería el mayor logro antes de subir al primer equipo: el título de Segunda División en 1984 con el Castilla C. F., el filial del club. Progresivamente al año siguiente irían subiendo uno a uno al primer equipo, gracias a Alfredo Di Stéfano, por aquel entonces entrenador del Real Madrid, y a Amancio Amaro entrenador del filial. El ídolo argentino, en su primer año como entrenador blanco, consigue llevar al equipo a disputar cinco finales, pero lamentablemente no se consigue ganar ningún título. Con estos jóvenes futbolistas asentados en el primer equipo y liderados por el madrileño Emilio Butragueño, que daba nombre al grupo, el club conquistó 5 Ligas consecutivas (1986-1990) -igualando el récord del Madrid de los años 60 de Di Stéfano siendo estas dos veces, las únicas que algún equipo ha conquistado el título de Liga en cinco temporadas seguidas-, una Copa del Rey en 1989 tras vencer por un tanto a cero al Real Valladolid CF, y dos títulos consecutivos de la Copa de la UEFA, en 1985 y 1986 tras vencer en las finales a doble partido al Videoton SC y al 1. FC Colonia por unos resultados globales de 1-3 y 5-3 respectivamente, aunque quedando ya casi sentenciadas ambas en el partido de ida, tras ganar los blancos por unos contundentes 3-0 y 5-1. De estos dos títulos europeos se recuerdan varias remontadas históricas que tuvo que hacer el equipo blanco para llegar a la final, donde se acuñó el término de miedo escénico que ofrecía el Santiago Bernabéu a sus rivales. Dicho término se acuñaría a raíz de la primera gran remontada europea, en su camino hacia su primera Copa de la UEFA. El Real Madrid remontó por 6-1, un resultado adverso ante el R. S. C. Anderlecht frente al que había perdido por 3-0 en la ida. En semifinales, al finalizar el partido de ida en San Siro después de caer por 2-0 frente al Internazionale, el jugador madridista «Juanito» le dijo al defensor italiano Graziano Bini una frase que quedó para el recuerdo:
“Noventa minuti en el Bernabéu son molto longo”
(“Noventa minutos en el Bernabéu son muy largos”)

Juan Gómez. 10 de abril de 1985. Milán.

El Madrid remontó la eliminatoria tras vencer por 3-0 a los italianos para acceder a la final. En la siguiente edición, acontecieron otras dos grandes remontadas. La primera ante el Borussia Mönchengladbach alemán ante el que remontaron un 5-1 de la ida, para vencer por 4-0 en Madrid. En semifinales se cruzó de nuevo con el Internazionale. En el partido de ida, el equipo blanco perdió por 3-1. Los italianos celebraron la victoria como si de la final se tratase. Sin embargo, nuevamente el Madrid remontó el resultado 14 días después, y tras el 3-1 final, en la prórroga vencería por 5-1 accediendo así a la final.
Además de los otro cuatro integrantes de La Quinta, (Míchel, Manolo Sanchís, Rafael Martín Vázquez, y Miguel Pardeza -que no llegó a afianzarse en el primer equipo-), formó parte de esta generación el goleador mexicano Hugo Sánchez, procedente del Atlético de Madrid, siendo uno de los mejores goleadores que ha pasado por la historia del club, y junto a Rafael Gordillo, Francisco Buyo, "Juanito", Fernando Hierro, y Bernd Schuster crean un equipo casi imbatible que conseguiría además el récord histórico de anotación en un campeonato de liga con 107 goles que se mantendría insuperable hasta la temporada 2011-12, batido por el mismo Real Madrid y fijando la nueva marca en 121 goles. El mandatario Luis de Carlos se retiró de la presidencia antes de concluir su segundo mandato por su avanzada edad y fue sucedido por Ramón Mendoza (1985-1995). Pese a contar con una gran generación de futbolistas que dominaron en España durante esa década, seguía resistiéndose la Copa de Europa, y en 1988 el Real Madrid quedó a sólo un paso de disputar la final, pero fue eliminado por la regla del gol de visitante en semifinales por el PSV Eindhoven, futuro campeón de aquella edición, en la llamada Noche negra de Eindhoven. Se quebraba así de nuevo la ilusión de conquistar el máximo entorchado continental, que se resistía ya desde hacía 20 años.
Esta generación, considerada para muchos aficionados como la mejor formación de canteranos que ha dado el club, cerraba unos gloriosos años que dejaban paso a la etapa reciente del club, donde su dominio enflaquecería, para vivir los años de mayor disputa futbolística vividos en España.
Con la nueva década, se pierde un pedazo del madridismo. El polémico y carismático ex-futbolista del club, «Juanito», símbolo blanco en la década de los ochenta, fallece en un accidente de tráfico el 2 de abril de 1992 cuando regresaba a la ciudad extremeña de Mérida donde entrenaba al equipo de la ciudad, poco después de presenciar un Real Madrid CF-Torino FC, correspondiente a la Copa de la UEFA, muestra de su gran madridismo y afición por el Real Madrid que suponía también el regreso al Bernabéu de su ex-compañero y gran amigo Martín Vázquez, que militaba en el equipo italiano. Su gran casta en el terreno de juego, sería recordada desde entonces cada minuto 7 (su dorsal en el terreno de juego) de partido en el estadio blanco.
Madrid
Emilio Butragueño y Raúl González, representantes de dos de las mejores generaciones de canteranos que ha formado el Real Madrid. Curiosamente, Raúl fue el relevo generacional y futbolístico de Butragueño, cediéndole éste el «número 7», dorsal emblemático del club.

El equipo queda dañado por la circunstancia, y el «punch» que le hizo tener un dominio abrumador en España se ve mermado. No se consigue rematar en las grandes oportunidades que se presentan de conquistar títulos, lo que unido al buen momento que atravesaba su rival deportivo, el F. C. Barcelona dirigido por Johan Cruyff hacen que el club pierda dos ligas en la disputa del último partido de la temporada frente a, cosas del destino, el mismo club: el C.D. Tenerife en las que serían bautizadas como «las Ligas de Tenerife» (1992 y 1993). Se ganó una Copa del Rey en la temporada 1992-93, que sería, sin que nadie imaginase vaticinarlo, la que iniciase una larga sequía en esta competición que perduraría hasta dos décadas más tarde.
Mientras el gran equipo de la Quinta del Buitre se disolvía con la marcha de Butragueño, Martín Vázquez, Hugo Sánchez y Míchel del conjunto blanco, para dar paso a una nueva generación, otro gran jugador de la historia blanca surgía de la cantera: Raúl González Blanco. Con unos registros goleadores que asombran a todos los empleados del club, el joven delantero va escalando rápidamente en las categorías inferiores del club, hasta convertirse bajo la dirección técnica del ex-jugador Jorge Valdano en el jugador más joven en debutar con la camiseta blanca en toda la historia. En su debut frente al Real Zaragoza, en La Romareda, no defrauda, y pese a no marcar, es un constante peligro para la portería rival. El jugador madrileño se resarciría de las múltiples ocasiones erradas en la siguiente jornada del campeonato de Liga frente al máximo rival: el Atlético de Madrid. El mismo equipo que decidió disolver sus categorías inferiores cuando Raúl sólo contaba con quince años, permitiendo así que el jugador recalase en las categorías inferiores del Real Madrid.
Tras una profunda reestructuración deportiva, en la temporada 1994-95, el Madrid volvió a ganar la Liga gracias a los fichajes de Michael Laudrup, José Emilio Amavisca y Fernando Redondo, procedente del C.D. Tenerife. Además destacó la faceta goleadora de Iván Zamorano que fue el «pichichi» de la competición con 28 goles.El delantero chileno le marcó un «hat-trick» al FC Barcelona, en un encuentro que acabó ganándose por 5-0.
merengue
Vicente del Bosque, ex-jugador y ex-entrenador del Real Madrid.


Sin embargo, para la temporada siguiente salen de la cantera otras de las grandes perlas blancas: José María Gutiérrez, «Guti» y Álvaro Benito. Pese al gran refuerzo de los talentosos zurdos, la marcha del equipo no es todo lo buena que cabía esperar y Jorge Valdano fue despedido mientras Ramón Mendoza dimitía del cargo por los citados resultados deportivos y la enorme deuda que acumulaba el Real Madrid, siendo sucedido por Lorenzo Sanz (1995-2000). Se culminó esa temporada alejado de los primeros puestos de Liga, por lo cual no disputó ninguna competición europea en la campaña siguiente al depender su participación de clasificar en el campeonato doméstico entre los cinco primeros puestos. Por segunda vez en su historia desde que se instaurasen dichos torneos, el Real Madrid no disputaría trofeos europeos. Después de unas esperanzadoras contrataciones de nuevos futbolistas como Davor Šuker, «Peđa» Mijatović, Roberto Carlos, Clarence Seedorf o Christian Panucci, «los blancos» ganaron la Liga 1996-97 dirigido por el técnico italiano Fabio Capello que deslumbró a Europa con la A. C. Milan en los primeros años de la década. Pese a ello, su fuerte carácter le hacen tener discusiones y conflictos con el presidente, y abandonó el club al finalizar la temporada siendo sucedido en el cargo por el alemán Jupp Heynckes.
Con el equipo de nuevo en competición europea y bajo las órdenes del técnico alemán, el equipo merengue consiguió conquistar el máximo torneo continental de Europa después de perseguirlo durante los últimos treinta y dos años. La Séptima Copa de Europa (renombrada desde la temporada 1992-93 como Liga de Campeones) llegaría a las vitrinas blancas tras vencer en la final a la Juventus de Turín gracias a un solitario gol de Pedja Mijatovic, lo que además serviría para resarcirse frente al conjunto italiano que dos años antes había sido su verdugo en los cuartos de final. Pese a la soñada hazaña, el club obtiene una mala clasificación en Liga, por lo que el presidente decide despedir tan sólo seis días después a Heynckes, demostrando así la alta exigencia del banquillo blanco. Relevado en el banquillo por Guus Hiddink, y a pesar de que ganara la segunda Copa Intercontinental del club tras vencer por 2-1 al Vasco da Gama brasileño, fue destituido en febrero por los malos resultados conseguidos en la Liga. El banquillo madridista empieza a ser demasiado inestable, hasta que llega a él en noviembre de 1999 el salmantino Vicente del Bosque. Un ex-jugador, gran conocedor del club, consigue asentar una filosofía que hace que el club vuelva a ser el dominador de Europa. Se vivía la segunda época dorada del club. Sabedor de la importancia histórica de la cantera, hace debutar al joven y prometedor portero Iker Casillas, en un partido frente al Athletic Club nada menos que en «La Catedral». Desde aquel día, empezaría una carrera que le llevaría a convertirse en el mejor portero del mundo, considerado por la FIFA y la IFFHS. De la mano del técnico salmantino se logró conquistar la Octava Copa de Europa en el año 2000 tras derrotar por 3-0 al Valencia C. F. en la histórica final de París, en la que por primera vez en la historia se enfrentaban dos equipos del mismo país. Los goles madridistas fueron marcados por Morientes, McManaman y Raúl. Cabe destacar, que para llegar al final, el Madrid eliminó en cuartos de final, al Manchester United (vigente campeón) por 2-3 en Old Trafford.



Escudo


El primer escudo del Madrid Foot-ball Club tuvo un diseño muy simple. Consistió en entrelazar las tres iniciales del club, es decir, la "M", la "F" y la "C", sobre la camiseta blanca. El club a su vez, hubo de intercalar el uso de su primer escudo con el de la Villa de Madrid, debido a la normativa de la época, que dictaminaba que éste debía usarlo en los partidos oficiales contra otras sociedades deportivas. Localizados en el lado izquierdo del pecho, se iban reemplazando usando ambos dos de forma alterna según la competición. Esta circunstancia se dio hasta 1931, cuando el escudo del club pasa a ser el único que aparecerá en adelante en la camiseta en representación del club.
La primera variante del escudo data de 1908. Las letras entrelazadas adoptaron una forma más estilizada y aparecieron inscritas en un círculo, que perduraría hasta 1920, fecha de la siguiente actualización y año en el que el rey Alfonso XIII de Borbón concedió al club el título de Real. Por esta razón se le añadió la Corona Real, además de la citada denominación que se antepuso al nombre del club. Las iniciales se vieron estilizadas otro tanto, y el club pasó a denominarse por tanto Real Madrid Foot-ball Club. A su vez, para los partidos oficiales y con la normativa aún vigente, se adoptó el escudo de la ciudad junto con la corona borbónica y rodeado de una corona de laurel.
Con la instauración de la Segunda República Española en 1931 se eliminaron todos los símbolos de la realeza, de modo que el club perdió la corona que años antes le fue otorgada. A cambio, se le añadió una banda morada que atravesaba diagonalmente el escudo en referencia a la región de Castilla como símbolo identificativo.
Una vez terminada la Guerra Civil Española, se produjo un nuevo cambio en 1941 al recuperar la Corona Real, pero también mantuvo la franja morada. Además, se modificaron los colores, siendo entonces el dorado el predominante, y el club pasó a llamarse Real Madrid Club de Fútbol debido a la castellanización sufrida en todos los clubes de ámbito deportivo. Es con este escudo con el que el club alcanzaría los máximos laureles del fútbol mundial, y que se mantuvo ya hasta finales de los años noventa. La última modificación se dio en 2001, para otorgarle un carácter más moderno y que favoreciese la mercadotecnia pero perdiendo una de sus más tradicionales señas de identidad cuando la banda transversal pasó a ser de un intrascendente azul marino, irrelevante dentro de la historia del club, eliminándose así del escudo su histórico color morado de Castilla.


futbolgrandeHistoria Completa del Real Madrid (Parte 1)
Primer escudo del club----------------Primer escudo del club----------------Primer escudo del club
con las tres iniciales-------------------inscrito en un círculo--------------------con la corona Real.



Himno


El himno del Real Madrid cantado por José de Aguilar fue tomando forma en un tren que hacía el trayecto Aranjuez-Madrid. En él se encontraban Marino García y su esposa, Antonio Villena Sánchez y el maestro Cisneros. En unas servilletas de papel del restaurante La Rana Verde se fueron formando las primeras anotaciones y acordes de lo que finalmente sería el himno del club.
La grabación se hizo en Discos Columbia bajo los arreglos y la dirección de Cisneros. Acudió el presidente D. Santiago Bernabéu en persona a la grabación y en ella intervinieron además de José de Aguilar, 32 músicos de la época que eran primeras figuras de la música ya que unos eran catedráticos de conservatorio y otros eran integrantes de la Orquesta Nacional de España. En esa grabación estaba el violinista Enrique García, que era el padre del hoy director de orquesta Enrique García Asensio.

HIMNO del REAL MADRID De las glorias deportivas que campean por España va el Madrid con su bandera limpia y blanca que no empaña Club castizo y generoso, todo nervio y corazón, veteranos y noveles, veteranos y noveles, miran siempre tus laureles con respeto y emoción ¡Hala Madrid!, ¡Hala Madrid! Noble y bélico adalid, caballero del honor. ¡Hala Madrid!, ¡Hala Madrid! A triunfar en buena lid, defendiendo tu color ¡Hala Madrid!, Hala Madrid!, Hala Madrid! Enemigo en la contienda, cuando pierde da la mano sin envidias ni rencores, como bueno y fiel hermano Los domingos por la tarde, caminando a Chamartín, las mocitas madrileñas, las mocitas madrileñas van alegres y risueñas porque hoy juega su Madrid ¡Hala Madrid!, ¡Hala Madrid! Noble y bélico adalid, caballero del honor. ¡Hala Madrid!, ¡Hala Madrid! A triunfar en buena lid, defendiendo tu color ¡Hala Madrid!, ¡Hala Madrid!, ¡Hala Madrid!



real madrid
Misiva que concedió al club el título de Real.




Si bien es un post muy simple, me costo mucho trabajo hacerlo, sepan valorar.

Ya se viene la segunda parte, por que obiamente continua.

1 comentario - Historia Completa del Real Madrid (Parte 1)