¿Querés saber como recauda la policia?

Nota preliminar

El presente Informe fue recibido con copia firmada en el Ministerio de Seguridad (Nilda Garré), de manera que la existencia del mismo está documentada en términos legales. Consta de 4 páginas de letra muy pequeña que son las que se transcriben a continuación, más 17 páginas de anexos conforme se detalla en el mismo. El escrito fue firmado por una persona, que se supone debéría tener absoluta reserva de identidad, no obstante en todo momento se habla en plural, ya que de alguna forma sintetiza información aportada por muchas personas durante varios años -incluidos policías- y en segundo lugar, para que sea puesto en Internet textualmente. La casi totalidad de los anexos también constituyen hechos documentados, ya que fueron escritos recepcionados en Juzgados Federales y Comisarías, más e-mail enviados a distintas Fuerzas de Seguridad, que se supone se especializan en narcotráfico (no está claro si en el combate del mismo o en la compra-venta). El denunciante no tuvo hasta ahora noticias del Ministerio, no obstante algunos de los ladrones disfrazados de Comisarios fueron pasados a retiro. Ojalá que la Ministra Garré se dedique a depurar seriamente la Policía Federal y que su gestión no sea un maquillaje barato mas al que nos tiene acostumbrados la clase política, sino seguiremos viendo como algunas Comisarías siguen recaudando mas de 5 millones de pesos por mes, resultantes del tráfico de drogas, liberar las zonas y arreglos con piratas del asfalto y ladrones de toda especie, tal como se denuncia puntualmente en el escrito.
Saludos cordiales.




Ciudad de Buenos Aires, 27 de Diciembre 2010
Sra. Ministra de Seguridad
Dra. Nilda Garré
De nuestra mayor consideración:


Motiva la presente hacerle llegar información relacionada con la Corrupción Policial y las Cajas Recaudatorias de las Comisarías de P.F.A., el Encubrimiento de la producción y comercialización de clorhidrato de cocaína, los ilícitos realizados en la Villa 1.11.14 y un Territorio Liberado que abarca al menos tres manzanas de la misma.


1- CAJAS RECAUDATORIAS DE LAS COMISARÍAS

Desde tiempos inmemoriales las Comisarías se constituyeron en importantes cajas recaudatorias con financiamiento concreto, sistemático y permanente destinado al Poder Policial y casi siempre también al Poder Político. Secundariamente en sus funciones se presenta el tema de la seguridad, el problema es que se genera una contradicción en términos dialécticos entre ambos elementos. En determinados momentos, los elementos de la contradicción determinan que la misma adquiera un carácter antagónico y en esas instancias, es cuando se producen los desmadres que cada tanto vemos reflejados en los medios de comunicación. Al fin y al cabo, es como bien sostiene el director cinematográfico Enrique Piñeyro: “después de 27 años nadie se metió con la Policía Federal”.



2- ESTRUCTURA DE LA RECAUDACION POLICIAL

Durante décadas, buena parte de la recaudación policial se originaba en juego clandestino -quiniela y garitos básicamente-, prostitución, traficantes de sustancias, coimas a vendedores ambulantes, actividades comerciales irregulares o cuasi delictivas y otros ilícitos menores, pero en los últimos años comienza a desarrollarse en mayor medida una importante recaudación resultante de la producción y comercialización de clorhidrato de cocaína junto a otros delitos mayores, tales como “liberar zonas” y “arreglos” con piratas del asfalto. Nuestro país dejó de ser “un país de tránsito” hace varios años -hecho que las autoridades negaron durante mucho tiempo- para pasar a constituirse esencialmente en un país productor de sustancias, tanto para consumo interno como para la exportación. De hecho son detenidas mucho menos “mulas” -”burriers” como los denominan los peruanos- intentando entrar a nuestro país con las cápsulas en sus aparatos digestivos y tampoco aparecen cuerpos abiertos a los cuales se les extrajeron las cápsulas, tal como ocurría asiduamente.
Cada comisaría debe recaudar mensualmente una cantidad de dinero, conforme un patrón establecido que cada tanto es modificado en Jefatura o en Sub Jefatura. Distintas fuentes de información aseveran que cada Comisario antes de asumir su cargo, debe “comprar” la Comisaría a determinado valor, no obstante hay versiones que contradicen este supuesto, planteando que los pagos recién ocurren luego de la asunción de esa Jefatura.
En primer término cada Comisaría envía dinero a la Circunscripción -”la Zona” como se la conoce en lenguaje policial- la que incluye en general 6 o 7 Comisarías. En segundo lugar se transfiere dinero a Dirección General de Comisarías -D.G.C.- como también a Superintendencia de Seguridad Metropolitana, es decir S.S.M. Adicionalmente también se “gira” efectivo a Sub Jefatura y a Jefatura en Departamento de Policía. Estas “transferencias” son continuas y permanentes y llevan secuencias mensuales o a veces semanales. Lamentablemente debemos decirle a Ud., que otras fuentes sostienen que una parte importante de los fondos derivados a Depto. de Policía, tenían por destino al Ministerio de Seguridad, Justicia y Derechos Humanos, a partir de lo cual se habrían generado distintas “Cajas Políticas”. Tratando de formatear el esquema conceptualmente, podemos decir que la Comisaría retiene solo entre un 5 y un 10% de la recaudación realizada, aunque a veces se supera este guarismo conforme la capacidad del Comisario o del Recaudador. Muchas veces el Recaudador también llamado el “cajero de Dios”, es alguno de los dos Sub Comisarios, hecho que se visualiza en especial cuando vemos en la misma Comisaría a uno de esos personajes durante 4 o más años, como ocurrió con Orellano en la 34º y Florio en la 16º. La operatoria recaudatoria y la “transferencia de fondos” descripta, es homogénea en las 53 Comisarías que incluye la estructura de P.F.A , lo cual implica un carácter sistemático. El monto recaudatorio es directamente proporcional a la magnitud de la jurisdicción de cada Comisaría y a la naturaleza de los delitos que se cometen en la misma. De manera que estamos en presencia de una situación psicotizante: en la misma Fuerza conviven Jefes Policiales totalmente corruptos por un lado y por el otro, miles de policías que se juegan la vida en las calles por sueldos miserables, con armas deplorables, sin chalecos antibalas o con chalecos vencidos y con una sola práctica de tiro anual en la que se les entrega solo 6 municiones para tal fin.
Cada vez que hay un escándalo policial aparece en escena Investigaciones Administrativas, es decir Asuntos Internos -A. I. o “Internos” en la jerga- para cobrarle a los Jefes Policiales de la Comisaría, los cuales a su vez les cobran a sus subordinados (“cortes de boleto”). Existen incluso hasta tarifadores internos: romper la llanta de un patrullero por ejemplo, en una persecusión “trucha” para “cortar boleto” no modulada por radio vale X cantidad de dinero.



3- DINAMICA INTRA COMISARIA

Cada Comisaría está organizada en “Cuartos”, esto es las 24 horas del día se distribuyen en 4 Cuartos y existe el Cuarto Quinto que es un servicio que cubre los “francos cortos” y los “francos largos” de los otros 4 Cuartos (los domingos están organizadas en “Tercios” y cada servicio es de 8 horas). En cada Cuarto existe un Jefe de Servicio -en general es un Oficial Principal que está sentado en la Comisaría- y un Jefe de Calle -habitualmente un Sub Inspector- que recorre la Jurisdicción en un patrullero denominado “el Cien”. Cada Jefe de Calle y Jefe de Servicio se constituyen en engranajes recaudatorios y son quienes controlan la entrega de dineros de parte de los integrantes de dichas patrullas, a partir de lo cual el excedente queda en manos de los mismos (por eso muchas veces se nota la desesperación recaudatoria de dichos policías, buena parte de los cuales especialmente de noche actúan bajo la influencia de la cocaína). En general estos dineros provienen de coimas y/o cohechos de un carácter menor: infracciones de tránsito, compra-venta de sexo, vendedores ambulantes, peleas callejeras, etc. Agregando dichos importes a nivel semanal y/o mensual, terminan generando sumas de suma importancia.
La Brigada de cada Comisaría es una importante “Unidad de Negocios”. Los delincuentes que la integran, se la pasan haciendo inteligencia que no está destinada a la prevención del delito sino directamente a recaudar. Estos individuos están al tanto de todo lo que ocurre en la Jurisdicción: si abre un nuevo comercio al rato están enterados, en especial si el mismo tiene algún carácter irregular. Toda la información recabada por estos poli-ladrón termina generando importantes ingresos. En general quien dirige la Brigada es el primer Sub Comisario -más allá de un Jefe figurativo- otra razón por la cual a veces él es el Recaudador oficial y no el Comisario. Los integrantes de la Brigada son bastante “pesados” y también adictos a la cocaína o a otras sustancias y muchas veces suelen robar tanto en la Jurisdicción como en las otras Comisarías de la Circunscripción, ya que la radio que llevan les permite escuchar las modulaciones de las mismas. En sus delirios tóxicos creen ser una suerte de súper policías, pero cuando tienen un “enfrentamiento” terminan haciendo un desastre, tal como ocurrió en el Caso Carrera. Hablan incluso en la misma jerga de los ladrones (“gratas”) y cuentan con la repulsa del resto de los policías, mucho de los cuales los caracterizan como mas peligrosos que los ladrones comunes (vale como ejemplo, cuando la Brigada de la 34º fusiló hace unos años al Policía Bonaerense luego de que intentaran robar el camión).
Un porcentaje importante de la recaudación de las Comisarías tiene por origen a las “quintas”, esto es la venta de protección a comerciantes, que muchas veces surge luego de distintos robos producidos en los comercios. Es bastante común que los mismos Jefes manden robar los negocios y luego aparezca alguno de los dos Sub Comisarios para “vender la quinta”. Para graficar más el tema, puede plantearse que el policía parado en el Supermercado Chino, cuesta unos 2000 o 3000 pesos por semana (la existencia de “solo” 50 quintas en una Comisaría, implica un ingreso semanal de entre cien mil y ciento cincuenta mil pesos). En muchas ocasiones los 3 Jefes Policiales organizan “quintas” cortándose solos y a veces incluso se “chocan” entre ellos, lo cual termina provocando furiosas internas dentro de las Comisarías. En la jerga interna el Comisario es “el 5″ y los dos Sub Comisarios son “el 4″ y “el 3″. El Comisario Inspector que está al frente de “la Zona” se lo reconoce como “el 6″.
Otro ítem recaudatorio de suma importancia surge de los “arreglos” con los piratas del asfalto, tema que resulta estratégico en las Comisarías ubicadas en los Barrios de La Boca, Barracas, Parque Patricios, Nueva Pompeya y Villa Soldati, debido a los depósitos de camiones y empresas de fletes. Ante el recupero de un camión no incluido en el arreglo con los piratas, algunos de los Jefes Policiales termina “mordiendo” sumas de hasta 10.000 pesos al dueño del mismo para evitar el proceso judicial.



4- COMISARIA 34º.

Nos permitimos sugerirle Sra. Ministra, que se detenga a ver con sumo detalle el impresionante documental de Enrique Piñeyro “El Rati Horror Show”, ya que grafica claramente los delitos cometidos por un sinnúmero de policías, que nos recuerda lo que el querido Rodolfo Walsh definió como “una Banda de tipos armados para delinquir”. Además, es una clara muestra del armado de una causa judicial y de un sistema legal corrupto que solo sirve para proteger el Poder Policial y sus delitos.
Hace algo más de dos años -8.4.08- se realizó una importante denuncia bajo reserva de identidad, que recayó en el Juzgado Criminal y Correccional Federal nº 8 Secretaría nº 16, Causa 4936/08 Comisaría 34º P.F.A. Delitos de Acción Pública. En la misma, se planteaba “todo tipo de irregularidades –encubrimiento de delincuentes, venta de protección a comerciantes (más de 30 “quintas”), “cortes de boleto” a piratas del asfalto, arreglos con remiserias y revendedores de autos, impunidad de “transas” y dealers que operaron durante 5 años o mas, coimas a combis truchas y a vendedores de ofidios y especies exóticas, utilización de fondos del G.C.B.A. con otros fines que los asignados (Malversación de Caudales Públicos)”. También se solicitaba que “se evalúe si la conducta del Sub Comisario Jorge Orellano y otros Jefes de la Comisaría 34° -entre ellos el Comisario Daniel Villar, figura central de dicha película- no era pasible de ser analizada en términos de Encubrimiento, Violación de los Deberes de Funcionario Público, Denegación y Retardo de Justicia e Instigación al Delito (arts. 277, 248, 274 y 209 del Código Penal)”. En relación a los funcionarios de la Fiscalía de Pompeya actuantes en distintas Causas Penales -a quienes les cabían fundadas sospechas de realizar “negocios” con esos Jefes- se solicitó “que se analicen sus conductas en términos del Prevaricato (art. 272 del C.P.), como también de Violación de los Deberes de Funcionarios Públicos y Denegación y Retardo de Justicia”. En la denuncia -cuya copia se adjunta como elemento A- se plantaba la existencia de “Planillas de Estado de Cuarto” con membrete de la Comisaría, donde se detallaban las “quintas” existentes. El Funcionario a cargo del Juzgado Federal, ni siquiera citó al denunciante a una declaración testimonial y en forma muy eficiente y diligente se abocó a archivar la causa, a pesar de que estaban documentadas distintas amenazas de muerte. Esta temática también fue planteada en presentaciones realizadas en Presidencia de la Nación -20.12.07-, en dos cartas dirigidas al Ministro Aníbal Fernández los días 28.4 y 3.8.05, en una C. D. al Jefe de Policía -30.11.07- y en varios escritos presentados al sr. Procurador General de la Nación Esteban Righi, quien lamentablemente parecería haberse convertido en un sostenedor de Fiscales delincuentes y/o inoperantes.
La Comisaría 34º constituye una de las mayores cajas recaudatorias del “Poder Policial” -algunas fuentes sostienen que se recauda mas de 5 millones de pesos por mes- lo cual guarda relación directa no solo con los elementos delictivos mencionados, sino también con la jurisdicción que le cabe en parte de la Villa 1.11.14 y en los Barrios Illia 1 y 2. En esa estructura recaudatoria fue una figura central el actualmente Comisario Jorge Orellano, quien prestó servicios en esa Comisaría durante casi 8 años como Sub Comisario, período en el cual “desfilaron” 6 Comisarios por la misma. Orellano ascendió a pesar de una multiplicidad de denuncias penales y de las presentaciones mencionadas realizadas en Presidencia y en los Ministerios.




5- COMISARIA 16º.

Esta Comisaría también constituye una relevante caja recaudatoria en base a los ilícitos que se cometen en su jurisdicción. Tiene una diversidad de denuncias por delitos de distinta índole, aunque queremos detenernos fundamentalmente en la Causa nº 7717/09 Comisaría 16º P.F.A. Delitos de Acción Pública, radicada en el Juzgado Criminal y Correccional Federal nº 6 Canicoba Corral, Secretaría nº 11 (se acompaña copia del escrito del 5.6.09 como elemento B). La misma fue realizada por un ciudadano bajo reserva de identidad y detalla a una serie de traficantes de sustancias, que básicamente operan con la protección de la Jefatura -Comisario Ahmed, Subcomisarios Florio y Borlenghi- y de la Brigada de dicha Comisaría: “Quiero mencionar a S.S. que la Comisaría 16º lamentablemente está considerada como una “comisaría maldita” por la mayor parte de los policías, sospechada no solo desde ahora sino desde hace muchos años, de un ámbito donde se cometen todo tipo de ilícitos: liberar la zona para robos y hurtos, “arreglos” con “transas” y dealers, exacciones ilegales a prostitutas, travestis y vendedores ambulantes, cohechos con juego clandestino y “quioscos” de drogas, venta de protección a comerciantes luego de robos direccionados para tal fin, “cortes de boleto” a trabajadoras sexuales y a sus clientes para no realizar Contravenciones, hurtos en el interior de patrulleros realizados a travestis que se dedican a hurtar a sus clientes, etc. En los primeros años de democracia, causalmente la mayor parte de los Jefes de la misma, habían prestado servicios en “El Olimpo” o en el centro de torturas de Coordinación Federal, esto es, eran especialistas no solo en apremios ilegales sino también en el robo de propiedades y pertenencias de los secuestrados”. La Causa no tuvo ningún avance significativo, es mas el desarrollo de la misma se asimila mucho a un cúmulo de Encubrimientos (a S.S. lo llaman en medios judiciales “Todo por Dos Pesos”). El Comisario Ahmed es el gordito morocho de saco y corbata, que dirige la represión en Plaza Constitución del último Viernes 24 y en las imágenes de T.V. se lo puede observar rodeado de policías que portan armas de fuego, contradiciendo lo estipulado.
Por otra parte existe la Causa 3955/08 Infracciones a la Ley de Estupefacientes nº 23737 Juzgado nº 6 Sec. nº 12, en la que se denuncia a una travesti peruana traficante de cocaína, que además hurtaba DNI para luego producir la reventa de los mismos generando falsas identidades, operaciones realizadas durante años también con protección de la Comisaría 16º . En un escrito presentado el 24.10.08 al Juzgado -se adjunta como elemento C- se plantea lo siguiente: “Por otra parte solicito se analice el eventual Incumplimiento de Deberes de Funcionario Público del Jefe de la Circunscripción IV de P.F.A. y de su personal, al negarse reiteradamente a recepcionar mi escrito. Se evalúen distintos Delitos de Acción Pública de parte de miembros de la Comisaría 16º y de la Circunscripción IV de P.F.A., en lo referente a la “venta de protección” al imputado, en la realización de sus actividades delictivas y contravencionales”. El denunciante no tuvo novedades del Juzgado, a pesar que en dicho escrito se detallaba que el denunciado lo llamó a su celular para amenazarlo de muerte, cuyo número sin duda obtuvo de parte de los polis-ladrón de la 16º (este traficante volverá a aparecer en el punto posterior).




6- DROGAS PELIGROSAS P.F.A. y GENDARMERÍA NACIONAL.

Desde el mes de junio un grupo de vecinos hacen llegar vía e-mail distinto tipo de información a ambas Fuerzas de Seguridad, sobre un increíble Shopping de Drogas de Constitución (Gendarmería incluso acusó recibo). En los escritos cuya copia se adjunta como elemento D, se pueden leer las identidades de buena parte de los delincuentes, números de celulares, ubicación exacta de los “buzones” donde guardan las sustancias, modus operandi de la compra-venta y hasta la descripción de sus habitaciones (de uno de los traficantes incluso, se describe día y lugar de una transferencia financiera de $12.000 realizada a la ciudad de Chincha, República de Perú). Se detalla a una decena de travestis peruanos traficantes, a un par de ciudadanos argentinos y también a una señora dominicana abocada a la venta de sustancias. También se analiza el tipo de protección que los integrantes de la Comisaría 16º les “venden” a los mismos y vuelve a aparecer el personaje denunciado en la Causa 3955/08, esto es en el Juzgado de Todo por Dos Pesos. Asimismo se detalla la matrícula del vehículo de un ex policía, su nombre y su nº de celular, que integra una Asociación Ilícita destinada a la venta de falsas identidades con nacionalidad argentina –nombrado también en el punto 7 de la presente- a ciudadanos peruanos que intentan viajar a Europa (buena parte de esas personas pertenecen a minorías sexuales).También se menciona que uno de los traficantes fue detenido por medio día y se le “cortó boleto” por $700 para hacer pasar dicha detención como consumo personal y se transcribió incluso, un escrito dirigido a Asuntos Internos detallando las modalidades delictivas de los Jefes de la Comisaría 16º y de los delincuentes que integran la Brigada (seguramente esto originó nuevos “cortes de boleto” de parte de Internos). Cuesta creer que con toda esta información detallada en sendos e-mail enviados en un período de medio año -5 páginas de información en estado puro escrita en letra pequeña-, las personas denunciadas continúen vendiendo sustancias impunemente y que ninguna de las dos Fuerzas de Seguridad -en especial Gendarmería que hasta hace un tiempo realizaba las mayores capturas de sustancias- haya logrado producir un hecho relevante. Tal vez ambas fuerzas de seguridad se hayan dedicado también a “cortar boleto”.

“Corte de boleto”. Ese es el nombre por el que se conoce en la jerga policial a una maniobra históricamente redituable para los agentes corruptos: buscar a personas con pedido de captura y exigirles dinero a cambio de no mandarlos presos .




7- COMISARÍA 8º.

Durante varios años una Banda de delincuentes peruanos azotó el Barrio del Balvanera en los alrededores del Colegio Mariano Acosta, produciendo robos y hurtos y vendiendo sustancias, con la protección de distintas Jefaturas de la Comisaría 8º. Existieron varias denuncias de los vecinos, en especial dos Causas por Infracciones a la Ley nº 23737: Causa nº 13441/08 Juzgado Federal nº 5 Sec. nº 9 –se adjunta en el reverso del elemento C- y Causa nº 14772/08 Juzgado Federal nº 6 Sec. nº 12. En el Juzgado de Todo por Dos Pesos, la denuncia durmió alegremente por medio año -seguramente merced a distintos “arreglos”- pero la labor del Dr. Oyarbide determinó dos allanamientos realizados el 8.5.09 en dos “cuevas” de sustancias ubicadas en Alsina 3282 e H. Yrigoyen 3250. Conforme información periodística se demoró a 51 ciudadanos peruanos de situación irregular en nuestro país y se detuvo a otra veintena de la misma nacionalidad, en su mayoría travestis. Se encontraron varios kilos de clorhidrato de cocaína de máxima pureza en distintas habitaciones, elementos para “armado” y “corte” de las drogas, cientos de bienes de procedencia ilícita, distintos tipos de armas, DNI y pasaportes argentinos adulterados y apócrifos, como también sellos de Migraciones falsificados. Lamentablemente los líderes de la Banda peruana lograron huir a Europa con sus falsas identidades. En tal sentido el 7.10.09 se le presentó una carta con copia recibida al Comisario Pedro Miguel Zabala -adjuntada como elemento E- detallando las identidades de ambas personas -una travesti y su marido- y hasta su domicilio exacto, ya que habían retornado a nuestro país. Actualmente la banda se ha reorganizando y sigue vendiendo sustancias y produciendo robos y hurtos: de hecho buena parte de las travestis que se estacionan en el circuito determinado por las calles Hipólito Yrigoyen, Urquiza, Alsina y Catamarca, operan como vendedores de dicha banda con un M. O. homogéneo: suelen tener pequeñas dosis para alegar consumo personal cuando se produce el milagro de que sean registradas por personal policial y los envoltorios de esas sustancias resultan idénticos. El “buzón” de las drogas se encuentra en la vivienda que ocupan la travesti y su marido, conforme se le detallara hace 14 meses por escrito al Comisario Zabala y los productos provendrían de las “cocinas” peruanas ubicadas en la Villa 1.11.14.



8- DIRECCION DE MIGRACIONES.

El 29.11.10 luego de varios contactos sostenidos con personal de la Dirección, se le envió un e-mail al Dr. Martín Arias Duval, cuya copia se adjunta como elemento F (en el final de la 5º página del elemento D). En el mismo se detalla la existencia de una Asociación Ilícita dedicada a la venta de falsas identidades a ciudadanos peruanos, que utiliza como fachada a una Agencia de Turismo que opera con habilitación de la Secretaría de Turismo. Esta Asociación Ilícita, tendría vasos comunicantes con personajes detallados en el punto 7 de la presente y con el ex policía al que se hace referencia en el punto 5. Las falsas identidades tienen un precio de hasta u$s 5000 y puede existir incluso alguna vinculación con Funcionarios de algún nivel oficial, pero además, la información reseñada demuestra como este tipo de Bandas peruanas se relacionan entre si y terminan generando verdaderas fortunas resultantes de la venta de sustancias, robos y hurtos, venta de falsa documentación, etc.




9- LA VILLA 1.11.14.

En realidad abordar esta problemática, implica hablar de 3 Villas -la 1, la 11 y la 14- más los Barrios aledaños conocidos como el Illia I y II, como también el Rivadavia I y II. En este conglomerado, las estadísticas realizadas por distintas áreas del Gobierno de la Ciudad, indican que viven unas 50 mil personas. No obstante otras estimaciones mucho más serias, indicarían un número de pobladores cercano a las 70 mil personas. La gran mayoría de estas personas son trabajadoras y honestas, no obstante si tuviéramos en dicha población solo un 10% de delincuentes, estaríamos en presencia de 7000 malvivientes. En este contexto, las principales víctimas de esos delincuentes son precisamente los vecinos honestos que habitan ese lugar.
La mayor concentración de delincuentes estaría precisamente en el ámbito de la Villa 1.11.14: las manzanas 16 y 17 están en poder de varias Bandas integradas por ciudadanos peruanos y otras en las que participan ciudadanos bolivianos, dedicados al narcotráfico (se trataría de cocaína procedente de Bolivia y cantidades menores que llegan desde Perú, ingresadas por las fronteras tan permeables de nuestro país). En las manzanas 12 y 13 existen varias Bandas de traficantes de origen paraguayo, que comercializan tanto cocaína como cannabis. En la manzana 18 también estamos en presencia de narcos paraguayos y algunas fuentes relativamente creíbles sostienen que habría un par de “cocinas” de dicha sustancia.
Pero la frutilla del postre son las manzanas 20 y 21 -con límites muy imprecisos entre ambas- y la manzana 19. Estas 3 manzanas están en manos de una o más Bandas de narcos peruanos que disponen al menos de 6 “cocinas” y han constituido un Territorio Liberado: se rigen por sus propios poderes y “leyes”, nadie ingresa en las mismas sin su autorización, tienen una estructura cuasi militar y operan ante la absoluta ausencia del Estado Nacional y del de la Ciudad.
Existen “soldados” y también “oficiales”, buena parte de los cuales habrían pertenecido a Sendero Luminoso e incluso algunos serían originarios de la Provincia de Ayacucho, en la cual nació Sendero y se hizo fuerte en sus comienzos el profesor Abimael Guzmán (el “Presidente Gonzalo”).
Resulta obvio que semejante Territorio Liberado, requiere algún tipo de “arreglo” pautado a un nivel mucho más alto que las Comisarías. No obstante opera en su beneficio también, la baja calidad de los agentes anti narco y de sus conductores, que ni deben saber quien es Abimael, que significa burrier o bazuco –basura sucia de la cocaína, verbigracia “paco”- y mucho menos la existencia de un principio que establece “conoce a tu enemigo, conócete a ti mismo”.
Seguramente Sra. Ministra usted no está al tanto aún de las características técnicas de una “cocina”: en realidad son prácticamente laboratorios, su costo mínimo supera en general los diez mil dólares y si bien el armado de las mismas implica muchas horas de labor de varias personas, adquieren un carácter casi móvil ya que se las puede desarmar ante un “alerta” en algo más de media hora. Por lo demás el hecho de que nuestro país este “inundado” de “paco”, indica puntualmente algo que como ya se afirmara las autoridades negaron durante años: somos un país de producción de sustancias que incluso las exporta. El 12.1.07 se presentó un escrito a la Fiscal Mónica Cuñarro, en el que se planteaban estas cuestiones y en el que se sostenía además la existencia del Territorio Liberado ya mencionado. La señora Fiscal -integrante además de la “comisión de notables” diseñada por el Ministro Aníbal Fernández- afirmaba alegremente que el nuestro era un país de tránsito de sustancias y que “Buenos Aires no es Río de Janeiro ni Medellín”. Muy graciosa la Sra. Cuñarro.
Por otra parte la Villa y sus Barrios aledaños, determinan una cuadrícula en la participan 4 Comisarías -12º, 34º, 36º y 38º- como si se hubiera pretendido no controlar ni resolver ninguno de sus problemas de seguridad, contradiciendo un esquema más científico, tal como sería que solo una Mega Comisaría o una sola Fuerza Especial fuera la responsable de todo esa área. Existen además otra gama de graves delitos en el lugar, tales como el “corte” de vehículos luego de los robos y varias “clínicas tumberas”, en las cuales operarían incluso prestigiosos cirujanos. El personal de dichas Comisarías, está bastante al tanto de la ubicación precisa de buena parte de esos lugares: nos consta que en el caso del robo de un automotor, personal de la Comisaría 12º logró encontrarlo en solo 15 minutos, cuando ya había comenzado el desarme del mismo.


10- A MODO DE CIERRE.

Este escrito expresa, manifiesta y sintetiza las opiniones de un buen número de personas, vecinos y trabajadores de los Barrios mencionados. De manera que este “Informe” es en esencia la resultante de una dinámica grupal. Seguramente Ud. Sra. Ministra recordará las palabras del querido Germán Oesterheld, quien nos enseñó que el único héroe válido es el héroe colectivo. En relación a la metodología del trabajo realizado, en todo momento se priorizó seguir las normas básicas de Periodismo y de Inteligencia, esto es chequear los elementos de la fuente de información primaria con una segunda y hasta con una tercera fuente de ser factible. Por esta razón, puede afirmarse que la casi totalidad de la información volcada es por demás cierta y segura, tratándose además de un proceso de acumulación de mas de 4 años. Dichas fuentes han sido vecinos y trabajadores de los lugares mencionados, vendedores ambulantes, personal policial y hasta travestis y prostitutas que se ganan la vida en esos lugares.
Resulta impensable avanzar en el tema de la Inseguridad sin depurar la Policía Federal y sin dudas estamos viviendo una situación histórica para lograr dicho objetivo. Su accionar, Sra. Ministra, luego de pasar a retiro a la cúpula impresentable de P.F.A. que hacía 7 años estaba constituida en una suerte de señores feudales dueños de vidas y haciendas resulta una bocanada de aire fresco para toda la sociedad. La decisión de la Sra. Presidenta en tal sentido, es de esperar que marque una bisagra histórica. Pero la remoción de esos Jefes solo es una condición necesaria para el cambio y debería seguir avanzándose en el mismo sentido, depurando gradualmente todas las pústulas que aún quedan en la misma a nivel Jefatura y Oficialidad fundamentalmente, con una nueva gestión dirigida y auditada por civiles que revise minuciosamente cada uno de los Legajos Personales (L. P. en la jerga policial), como también la situación patrimonial de todos los efectivos. Y además, debería denunciarse penalmente a todo personal policial del que exista certeza que cometió delitos. Como Ud. comprenderá, estamos dispuestos a ratificar todo lo escrito en la instancia que corresponda y a colaborar en su gestión en la medida de todas nuestras posibilidades. Extrapolando la frase de Enrique Piñeyro, ya es hora que alguien se meta con la Policía Federal, pero produciendo una verdadera reforma que aparte a todos los delincuentes insertos en la misma y no con leves maquillajes que terminen configurando “mas de lo mismo”.
Adjuntando las 13 hojas clasificadas como elementos A hasta F, la saludamos muy atte.




EL RATI HORROR SHOW PELICULA COMPLETA:


link: http://www.youtube.com/watch?v=SpQFh7Fheg0

Comentarios Destacados

6 comentarios - ¿Querés saber como recauda la policia?

@lHadeZ +2
resumensito?
@kignorante +1
en resumen son unos hijos de putas
@vigos
Muy buen post. Van +10.
Gracias.
@Niccko94 +2
'Ojalá que la Ministra Garré se dedique a depurar seriamente la Policía Federal y que su gestión no sea un maquillaje barato mas al que nos tiene acostumbrados la clase política'

JAJA para nada, eso no existe che, como pasar de menem un ultra liberal a cristina una ultra fasista, aca hay cambios para bien, dialogo, olvidate

PD: la unica palabra que no fue en modo sarcastica fue la ultima
@sergio_raza +2
Estos hijos de puta cuando te roban ni aparecen pero cuando tienen que cobrar mandan cinco patrulleros...hijos de puta, ya lo vi dos veces...cobrando en un puterio de ballester, sacando a la gente, un quilombo barbaro (el puterio ese queda en el centro, yo pasaba por ahi, no vayan a hacer ningun comentario pelotudo)...y despues en un boliche con apuestas en villa adelina, 5 patrulleros, sino estaban para cobrar iban a buscar a los responsables de la AMIA...toda una movilizacion...