Restos de Julia Pastrana regresan a México 153 años después de su muerte.

Tras 153 años de su muerte, Julia Pastrana, quien fuera cruelmente nombrada como “la mujer más fea del mundo” -esto a causa de enfermedades padecidas- ha regresado a su país natal, México.


Nacida en Sinaloa en 1834, Julia Pastrana fue una talentosa artista mexicana y tal como lo indica la directora del Instituto Sinaloense de Cultura, María Luisa Miranda, su repatriación reivindica su verdadera valía: “Julia tenía una voz mezzosoprano, tocaba la guitarra y era bailarina. Se le conocía por su amor al prójimo y por su generosidad a proyectos de beneficencia”.

La mujer mas fea del mundo regresa a México

mujer

No obstante la vida de la artista no fue nada fácil, ya que desde muy joven fue explotada: huérfana, en 1854 fue comprada por un administrador de aduanas en México que la comenzó a exhibir a través de los Estados Unidos y Canadá.

fea

Más tarde se casó con Theodore Lent, quien se convirtió en su manager. Historiadores creen que mientras ella estaba enamorada de Lent, él sólo se casó con ella para controlar los ingresos que percibía como parte de una feria itinerante que viajó a lo largo de Europa y Norteamérica: la hipertricosis congénita que padecía le causaba crecimiento de vello grueso por todo el cuerpo, lo cual se veía agravado por una prominente mandíbula y otras deformaciones físicas, condición que causaba el morbo de mucha gente.

la mujer mas fea

Lo anterior Pastrana lo soportó hasta su muerte en 1860, cuando sólo contaba con 26 años, esto al dar a luz a su hijo, que nació con la misma enfermedad y murió al poco tiempo… sin embargo, aun muerta su cuerpo -junto con el de su hijo- fue exhibido por todo el mundo.

ulia pastrana

Con el tiempo, el cuerpo de Julia Pastrana terminó en un almacén de un instituto de investigación en Oslo, Noruega; al conocer esto, la artista visual mexicana radicada en Nueva York, Laura Anderson Barbata, emprendió una campaña para su regresó a México: “sentía que tenía derecho a recuperar su dignidad y su lugar en la historia y en la memoria del mundo”, señaló al New York Times Barbata, quien conoció más de Pastrana mientras trabajaba en una obra de teatro sobre la vida de la artista.

Finalmente, tras una batalla legal que duró aproximadamente una década, el Comité Nacional para la Evaluación e Investigación en Restos Humanos en Noruega decidió devolver los restos de Pastrana, para su sepultura en el panteón de Sinaloa de Leyva, la cual fue realizada el día de ayer.