epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

El hombre que hackeo Darpanet

Kevin Mitnick: el ‘hacker’ más temido que se convirtió en leyenda

El hombre que hackeo Darpanet



Kevin Mitnick se dedica hoy día a reforzar la seguridad de las empresas que lo contratan.

La última vez que arrestaron a Kevin Mitnick, el 15 de febrero de 1995, le prohibieron realizar cualquier tipo de llamadas por un tiempo, porque podía, supuestamente, causar una guerra nuclear con solo levantar la bocina de un teléfono y silbar.

info


Meses antes de su captura, Mitnick, o El Cóndor, como se le conocía entonces, se dedicó a burlar al FBI, escondiéndose y moviéndose por diferentes estados de su país. Lo buscaban por ser el responsable de atacar a organizaciones como IBM, Pacific Bell, Motorola, Nokia, Sun Microsystems y el Pentágono, entre otras. Era realmente un mago de las redes: entraba a un sistema, cambiaba claves, tomaba información y salía. Kevin había cruzado todos los límites, y fue tal la magnitud de la captura de este hacker, que Hollywood decidió llevar su vida a la pantalla grande.

hacker


Tras su captura a manos del FBI, en Raleigh, Carolina del Norte, lo aislaron de los demás presos, e incluso lo situaron lejos de televisores para que no tuviera contacto con el mundo exterior. Fue tratado como uno de los criminales más peligrosos de los Estados Unidos, y no es para menos: a su alrededor se tejió una inverosímil telaraña de mitos y leyendas que escapaban a la imaginación.

Kevin


El fin de semana pasado, Kevin Mitnick estuvo en Ecuador custodiando la seguridad del sistema electoral.

internet


Es difícil entrever la delgada línea entre el mito y el hombre de carne y hueso. Sus más grandes hazañas, utilizando el teclado como arma para vulnerar los sistemas de seguridad más importantes de aquel entonces, se quedan cortas con las descripciones que hacían los medios de comunicación, de un muchacho robusto, de grandes anteojos y mirada templada, pero con la suficiente habilidad para dejar sin servicio de luz eléctrica a todo el estado de California en cuestión de segundos, o peor aún, de lanzar cohetes del Centro Espacial de la Nasa, en Cabo Cañaveral, Florida, de forma remota, solo al alcance de un clic.

Hombre


Hace 13 años fue puesto en libertad. Desde entonces, se convirtió en un analista de seguridad, conferencista y empresario. Pasa sus días viajando por diferentes países, tras decenas de peticiones de gobiernos y organizaciones que requieren sus servicios.

Kevin Mitnick habló en exclusiva para el diario EL HERALDO, vía Skype, y contó detalles de su pasado como hacker en los 90, de las tendencias actuales en el mundo cibernético y de su trabajo en Ecuador, encargado de la seguridad del sistema de votos electoral.

¿Cuál sería la definición más completa que usted podría dar acerca de ser un ‘hacker’?

Un hacker es alguien que tiene pasión por entender y comprender cómo funcionan los sistemas de seguridad. Cuando yo estaba muy pequeño, el hacking para mí era una pasión y un reto lleno de curiosidad, pero hoy la tendencia ha hecho que esta definición cambie por personas que usan el hacking para robar y cometer fraudes en la red. El hacking ha cambiado mucho de lo que era hace 18 años.

¿Cómo fue su inicio en el mundo de los sistemas informáticos?

Cuando yo era niño, estaba fascinado con todo lo relativo a la magia. En el bachillerato me dedicaba a hacer magia con los teléfonos públicos de la escuela, realizando llamadas gratuitas a cualquier parte del mundo. Me volví un aficionado a los teléfonos, la misma afición que tenía Steve Jobs o Steve Wozniak.

¿Qué recuerda de su juventud tras los barrotes de una prisión?

Fueron momentos muy incómodos y aburridos para mí. Todo lo que recuerdo era que siempre estaba peleando por mi caso en los estrados junto a mi abogado. Al comienzo no me dejaban ni hacer llamadas, pero después hice un trato con la corte y me permitían llamar con alguien detrás vigilándome. Era tal el miedo que tenían que al colgar, la persona que me vigilaba marcaba al número al que yo había llamado para asegurarse de que le decía la verdad. Tiempo después, gente de afuera me enviaba textos informáticos para mantenerme al tanto del mundo tecnológico.

Tras salir de la cárcel, ¿ser considerado el ‘hacker’ más famoso del mundo le sirvió para algo?

Bueno, actualmente me ha ayudado mucho con mi negocio. Soy reconocido mundialmente como un experto en seguridad, gracias al trabajo que he venido realizando con mi empresa. Viajo alrededor del mundo dando charlas sobre seguridad informática, y muchas empresas me contratan y me pagan para que las asesore, probando sus sistemas de seguridad. Básicamente lo que hacen las compañías y gobiernos es pagarme para que les vulnere sus sistemas, y les muestre dónde están sus fallas y luego ellos las puedan arreglar.

‘Takedown’, la película que se realizó y que narra su vida como ‘hacker’, ¿fue 100% real?

Todo lo que vieron en esa película fue exagerado. Tomaron mi nombre e hicieron una película sin mi permiso. Básicamente esa película no está ligada a la verdad de mi historia. Yo publiqué un libro titulado El arte de la decepción, que se convirtió en uno de los libros más vendidos en los Estados Unidos, y trata acerca de lo que me ocurrió realmente y de cómo se manipula a las personas para que le faciliten el trabajo a un hacker.



Las autoridades federales repartieron este documento por todo el estado de California cuando Mitnick era prófugo.

Con organizaciones como Anonymous liderando los ciberataques alrededor del mundo, ¿cree que el ‘hacking’ está bien representado?

No realmente. Lo que hace este grupo es atacar a compañías o agencias gubernamentales que no son de su agrado. Luego los medios se encargan de publicar todo lo que hacen, pero al final, Anonymous no consigue ningún cambio. Me parece que lo que hacen es una gran pérdida de tiempo. Un hacker realmente es alguien que tiene pasión por el gran rompecabezas de los sistemas informáticos, y que los vulnera para lograr entenderlos, más no por propósitos maliciosos.

¿Cómo le pareció la última versión de Campus Party en Colommbia a la que usted asistió en nuestro país? Entre tantos aficionados a la tecnología, ¿cree que tenemos buenos ‘hackers’?

Realmente no lo sé. Lo que hice en el Campus Party fue dar charlas a cientos de personas y firmar muchos autógrafos. Además, la barrera del idioma lo hace todo muy complicado, pues no hablo español y muchas personas allí no hablaban inglés. Pero el evento me pareció muy interesante.

¿Qué opinión tiene de Julian Assange?

Assange es el mensajero. La persona que hace todo posible, es un empleado del ejército estadounidense que toma información confidencial y se la entrega a Assange para que la difunda. Él no hizo nada interesante, lo realmente destacable es la labor del hacker, que logra robar los cables. En cualquier caso, no creo que Assange sea un criminal.

¿Qué rescata del último CES realizado en Las Vegas?

Solo estuve por una hora en ese evento. Me impresionó mucho la versión que crearon de Ubuntu para móviles. Fue realmente estupenda.

Entre Samsung y Apple, ¿con cuál se queda?

Creo que esta discusión es bastante estúpida. En mi caso, no soy un amante de los teléfonos celulares. Una compañía peleando contra la otra en tribunales para proteger la propiedad intelectual en el mercado es ridículo. No es interesante para mí, y creo que es una pérdida de tiempo las comparaciones y las peleas entre la gente. A la final, los abogados de ambas compañías son los que se llenan los bolsillos.

¿Disfruta su vida ahora como un experto en seguridad o extraña los viejos tiempos cuando era un ‘hacker’?

Yo amo lo que hago actualmente. Por un tiempo fui hacker para romper retos. Ahora hago lo mismo que hacía antes, pero ayudando a gobiernos y empresas de los ataques, y además de todo me pagan muy bien.

Por estos días ha estado en Ecuador, ayudando con el proceso electoral. ¿Cómo ha sido el proceso?

Mi trabajo en Quito fue ayudar a resguardar la elección presidencial. Me contrataron para proteger los comicios de cualquier ataque cibernético, ya que Anonymous amenazó con sabotear el proceso electoral. Aquí no daré conferencias ni asistiré a eventos.


Por Luis Iglesias Monsalve, diario el heraldo

4 comentarios - El hombre que hackeo Darpanet

Vindictiveness +2
Que groso, me gustaria saber como hizo lo de las llamadas gratuitas, seguramente imitando un ruido! me llama mucho la atencion todo el hacking de los 90! buen post
darkziik
Buena info solo que olvidaste quitar el "Conozca aquí"...
bautron +1
Muy bueno +10

¿Te importaria pasarte por mi canal de youtube?


http://www.youtube.com/soybau
link: http://www.youtube.com/soybau
jokerphoibios +1
Agregalo!!! Documental muy copado sobre los hacking



link: http://www.youtube.com/watch?v=-E3JIOedIgw