El cantante de Miranda! respeta todas las vías de acceso a la consideración masiva y sobre su romance con Andrea Rincón se limita a decir: “me tocó a mí”.

Ale Sergi: Cada uno se abre camino como puede.

Ale Sergi es el chico del verano. Podría detentar esa condición sólo por su alta productividad artística, que se traduce en directos calientes con Miranda!, la banda electropop que lidera desde hace más de 10 años, la publicación de discos en colaboración (Choque, con Marcelo Moura), producciones para terceros.

También en su pasado inmediato como jurado de reality pop (La voz argentina), donde compartió sillón con su compañera de emociones Juliana Gattás. Pero Sergi es el chico de la estación a punto de extinguirse por haber conquistado a la apetecible Andrea Rincón, una vedette de barrio y dueña de un lomo infernal por la que mataría el macho promedio argentino. Ahí está el punto para medir su batacazo: Sergi está a años luz del estereotipo "macho argentino promedio". El cantante es menudito, flaquito y, en la apuesta estética de Miranda!, se ha inclinado por un amaneramiento que no hace gala de virilidad, precisamente.

Sin embargo, en una reciente producción fotográfica para la revista Caras luce con el torso desnudo y en perfecta armonía junto a su despampanante chica. "Se dio que estaba en Carlos Paz medio de vacaciones y acompañando a mi novia. Honestamente, no pensé si sé o no jugar ese juego, ni en asumirme tal o cual cosa. Tenía una buena noticia para dar, y la di. Me puse de novio, estoy feliz. No veía por qué no hacerlo", explica Sergi cuando se lo consulta si se asume una celebritie y si es consciente del juego que lo llamaron a jugar.

"A alguno se le tenía que dar. Me tocó a mí", añade sobre su relación amorosa y como para dar paso a lo estrictamente artístico. En ese plano, la actualidad de Sergi destaca una defensa definitiva de Magistral, el último disco de Miranda! que, en un diálogo anterior, se había interpretado como un regreso a las fuentes. ¿Ratifica Sergi esa apreciación con el disco ya más transitado y a punto de estrenarlo oficialmente en el Ópera porteño?

"Lo veo parecido a nuestros dos primeros discos, que fueron concebidos estudios propios. Los mezclamos afuera pero la concepción fue algo de puertas cerradas. Al resto lo hicimos en el estudio de Cachorro (López), pero los primeros y Magistral, en los nuestros, en los que las tomas para demos pueden servir para la versión definitiva", ilustra. "No pretendíamos volver a los orígenes sino a nuestro método de trabajo de los orígenes. Claro, en el caso de Magistral se suma la experiencia de haber trabajado con Cachorro", añade Sergi, quien atiende el llamado en el estudio de su propiedad que acaba de terminar.

-¿Sos un discípulo de Cachorro?
-Aprendo muchísimo con él, como de toda la gente con la que trabajo. Juntos afrontamos tres discos de Miranda! y hemos compuesto canciones para otros artistas, además de considerarnos amigos. No sé si discípulo sería la palabra indicada... O sí, aunque yo me dedico no sólo a la producción. Él está más enfocado. .

-Que atiendas el llamado en un estudio habla a las claras de tu productividad.
-Vengo todos los días al estudio. La voz argentina me llevaba tiempo, pero no me quitó tres meses del año de forma literal. Porque el programa me permitía paréntesis como para girar, venir al estudio a trabajar proyectos. Me divertía ir al piso, por otra parte. Siempre quise estar vinculado al mundo de la música, y me llamaron para un programa de tele que tuvo anclaje en su industria. Lo busqué siempre.

-La TV tiene esa carga de que puede romperle la cabeza a los que pasan eventualmente por ella. En tu caso, como el de Juliana, parece que resultó disfrutable.
-Si bien el formato no nació en función nuestra, necesitaba músicos en los sillones de los coach. Y nosotros lo somos. No era complicado. Había que interpretar algo sobre lo que conocemos. Y encima contamos con compañeros fantásticos como Puma, Sole y Axel, gente de bien. Quedamos amigos, con Marley también. Fue una experiencia súper linda.

-Miranda! surgió del under porteño medio glamity... Otro en tu lugar miraría por encima del hombro a una folklorista y a un artista romántico.
-Cada músico es tal porque, en su momento, se estimuló con algo y dijo "yo quiero hacer esto". Depende de lo que haya escuchado, es la escena en la que se mueve o las oportunidades que tiene. Cada uno se abre camino como puede y por la escena que cree favorable. Lo nuestro fue buscar lugares, salir a tocar, tratar de que vayan tus amigos, que se empezara a correr la voz. Otros habrán elegido ir a la tele o hacerse conocidos por sonar en una novela. Todo vale. Mientras yo hacía los primeros pasos con Miranda!, es muy probable que haya probado otras vías. Habré hecho algún casting, sin dudas. No es que desde un primer momento me dije "no haré otra cosa más que ser un respetable músico underground".

-A Juliana le pregunté si no había contradicción en hacerse de abajo y, a los años, participar en un reality pop. Me dijo que no.
-Lo reivindico al under, pero no le digo a nadie cuál es el camino indicado. Pero la tele, y esto sí se lo dije a los participantes, es un arma doble filo. Recién destacabas que habíamos pasado por la tele con la cabeza fresca y demás. OK, pero a eso lo logramos después de 10 años de discos, giras, entrevistas y de vivir miles de otras situaciones. El tiempo y el que las cosas te sucedan escalonadamente, te asientan. La televisión es un monstruo grande y pisa fuerte. Tenés que estar en tu centro al entrar porque te pueden marear la figuración excesiva y en el corto plazo. Eso es lo que me aterraba del asunto. Ese fue el consejo que le di a los chicos; después, que canten como quieran, que elijan como quieran su repertorio. .

-O sea que no te asumís como santo patrono.
-Para nada. Si me preguntan, doy mi opinión. Pero no creo que haya una expectativa por oír lo que pienso. No me puedo considerar un modelo a seguir. Hay gente que admiro, respeto y de la que tomo su obra en consideración, cómo la fue desarrollando. Si alguien lo hace conmigo, perfecto. Pero no puedo asumirlo. Sería dueño de un ego desmedido.

-¿Qué fue "Choque" en todo este contexto?
-Un gusto personal. Para mí fue un orgullo que Marcelo me pidiera que le produzca un disco y que luego me aceptara la contrapropuesta de hacer otro de a dos. Acababa de terminar mi estudio, que lo hice para cuestiones de este tipo, para grabar cosas de mi agrado. Ahora, después de los Ópera, haremos el nuevo disco de Miranda! Y entre discos y discos del grupo, siempre hago otras cosas (en el anterior fueron las músicas de Miss Tacuarembó, Olimpia) porque siempre me nutre mucho. Trabajar con Marcelo Moura está entre los momentos top de mi carrera artística. Es algo que le contaré a mis nietos.

Miranda