Bueno aqui recuperando mis posts, aqui va mas info del WoW

Horda



link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=lGsi7o9YW5w

Es bueno ser de la Horda. En todo el mundo de Azeroth, la Horda esta a la conquista de nuevos territorios, apropiándose de tierra nueva y ampliando sus fronteras más allá de los pocos puestos de avanzada que tenía en el mundo de la versión original de World of Warcraft (de ahora en adelante versión vainilla). En aquel entonces, la Horda solamente se ganaba la existencia, estaba a la defensa de pequeños puestos donde se podía. Sylvanas y su Renegados quedaron por lo general relegados en gran parte de los Claros de Tirisfal, con un puesto pequeño en Argénteos, y un poco más grande en Laderas de Trabalomas. Los tauren se quedaron en gran medida confinados en Mulgore, con algunos asentamientos en el sur y sureste. Los trolls se refugiaron en Orgrimmar, sin tierra real para llamar hogar con excepción de un pequeño pueblo en la costa de Durotar y otro pequeño puesto de avanzada en la Vega de Tuercespina.

Ahora, la Horda se está expandiendo de una manera importante. Sylvanas ha dominado los bosques de Argénteos y las Laderas de Trabalomas, y está avanzando hacia el este a través de las Tierras de la Peste del Oeste. Los trolls han recuperado las Islas del Eco, y los orcos de Orgrimmar está apropiándose de nuevas tierras hacia el norte y el este, se mueve como una ola bárbara conquistadora. La Horda trata de seguir sus gloriosas victorias de Rasganorte, con entusiasmo en busca de más territorio. En Cataclysm, es muy, muy bueno ser de la Horda.

O son las opiniones mayoritarias.



link: http://www.youtube.com/watch?v=zTIEN4BLQFQ&feature=player_embedded

Las consecuencias de Wotlk

Wrath of the Lich King no sólo era una expansión sobre el Rey Exánime y su derrota, sino que también fue en gran medida un punto de partida para las luchas actuales entre la Horda y la Alianza. El regreso de un fogoso y temperamental Rey Varian Wrynn marcó un punto de inflexión en la tentativa de paz celebrada entre las dos facciones. Bueno, quizás no tanto la paz como una especie de respeto común a regañadientes. En la versión vainilla, las acciones de la Horda estaban por lo general limitadas a atacar a los enemigos que a la Alianza no le importaban mucho.

Todo esto fue bajo la dirección del Jefe de Guerra Thrall, cuyo ideal era un mundo en el que la Alianza y la Horda pudieran coexistir sin agresión innecesaria. Pero ese mundo ideal era sólo eso - un ideal. La realidad de la situación es que las tensiones entre las dos facciones se podian apagar de vez en cuando, pero son una brasa siempre presente que se niega a morir. Y todo lo que necesita es un momento crucial, una chispa, para que la brasa arda de nuevo en un incendio en toda regla.

Esa chispa fue Garrosh Hellscream. Aunque mayor que Thrall en años, parecía mucho más joven emocionalmente, pasaba los días mirando con tristeza a la Abuela Geyah volviéndose más y más débil, convencido de que la tribu Mag'thar dejaría de existir bajo su dirección. Cuando Thrall llegó y le mostró a Garrosh la heroica muerte de su padre, Garrosh dio un brusco giro: paso de avergonzarse de su herencia a estar ridículamente orgulloso de ello, hasta el punto que estaba dispuesto a discutir con Thrall sobre sus formas de liderazgo.



link: http://www.youtube.com/watch?v=xEylX2LJ8c4&feature=player_embedded

Y ese fuego se encendió en el momento en que Garrosh y Thrall tuvieron su primer intercambio de palabras fuertes. Garrosh desafió a un duelo a Thrall, sí. Y en respuesta, cuando el duelo fue interrumpido, el Jefe de Guerra envió a Hellscream a Rasganorte para liderar a las tropas que hay en un ejército que podría provocar la caída del Rey Exánime. Y eso es exactamente lo que hizo Hellscream, para el deleite de los orcos de las viejas costumbres. Dirigió con eficiencia brutal, dejando una marca con énfasis en las costas heladas de Rasganorte y allanando su camino para un futuro viaje a casa victorioso.

A la vuelta de Rasganorte, Garrosh siguió cuestionando a Thrall - sus creencias, su extraña elección de aliados, su extraño deseo por la paz. Garrosh señaló con el dedo a la forma de pensar de Thrall y sin pelos en la lengua, dijo: "Esto está mal. Esto no es como un orco debe comportarse." Así, la semilla de pensamiento que fue sembrada en la mente de Thrall, combinados con la recepción exuberante en el regreso triunfal de Garrosh a Orgrimmar, llevó a Thrall a dar un paso al costado. No fue la única razón, pero tuvo un papel importante en su partida.

Garrosh Hellscream inicialmente no queria el papel de liderazgo, pero una vez que se lo dieron, lo tomó y lo mantuvo cerca de su corazón. Convencido de que podría llevar a los orcos en la forma en que su padre lo hizo tantos años atrás, convencido de que sus victorias en Rasganorte se podría convertir en victorias en todo Azeroth, Garrosh ha llevado a la Horda por el camino de la dominación total. La máquina de guerra de la Horda se siente con fuerza en Kalimdor y no deja nada a su paso.

Sin embargo, la máquina de guerra de la Horda está curiosamente ausente de las otras razas, aparte de los orcos.



link: http://www.youtube.com/watch?v=dOGv5jyEBkI&feature=player_embedded

El camino de la fractura en Cataclismo

A pesar de que los orcos de la Horda son bien tratados, a las otras razas de la Horda no se les trata tan amablemente. Garrosh hervía cuando Vol'jin pensó en cuestionar su autoridad, el intercambio de palabras fueron suficientemente acaloradas como para que el líder troll, que simplemente toma a sus hermanos Lanzanegra y se retirara, dejando sólo un pequeño contingente detrás en Orgrimmar. Y aunque puede que Thrall le haya pedido a Vol'jin para que le diera una oportunidad a Garrosh, Garrosh no está demostrando ser capaz en cuanto a los trolls se refiere.

En Orgrimmar, los jugadores orcos les roban el arroz a los trolls que se han quedado, deliberadamente, agotando sus recursos en un esfuerzo para alimentar a las fuerzas de la Horda. Cualquier troll atrapado tratando de robar de vuelta sus suministros es brutalmente asesinado, de nuevo a manos de los jugadores. Este subterfugio sutil juega en ambos lados. Cuando Vol'jin buscó ayuda en la lucha contra los Zandalari, él no se acercó a Garrosh para ello. En su lugar, colocó a un troll en el Valle de los Espíritus, entre los de su especie que se quedaron atrás. Y esto fue suficiente para mantenerse por debajo del radar de Garrosh - un indicio de que el Jefe de Guerra presta poca o ninguna atención a los trolls de la Horda.

Y luego tenemos a los goblins, los últimos aliados de la Horda. Sin embargo, se les trata menos como aliados y más como herramientas útiles para el perfeccionamiento de la máquina de guerra de la Horda . Arrinconados en otro rincón aislado de Orgrimmar, los goblins trabajan para crear armas y vehículos, las nuevas innovaciones tecnológicas para la Horda a utilizar en su afán por conquistar la tierra. Al igual que con los trolls, los suministros de los goblins son robados, e igualmente, tienen el mismo destino que se impone a cualquier goblin que intenta robar los suministros de vuelta: la muerte.



link: http://www.youtube.com/watch?v=pvPxD3XAkyg&feature=player_embedded

Los elfos de sangre pueden tener un contingente en las cámaras de Garrosh, pero es un pequeño puñado de representantes que parece estar presente sólo para recordar a Garrosh que los sin'dorei existen. En cuanto a los Renegados, ninguno de ellos esta a la vista. Ellos han sido relegados a los Reinos del Este, y dentro de todos los edificios nuevos que brillan en Orgrimmar, los Renegados no parecen tener un lugar en absoluto. Garrosh no oculta su disgusto por los Renegados, y sólo un triste representante está permitido en su despacho, junto con sus dos guardaespaldas.

Por parte de la Reina Banshee, Sylvanas ha chocado con el nuevo jefe en más de una ocasión. Y en cada una de esas veces, con dulzura le asegura a Garrosh que sólo tiene sus mejores intereses en mente - hasta que este le da la espalda. Una vez que su atención se centra en otros lugares, Sylvanas Windrunner hace exactamente lo que le plazca, cuando le plazca hacerlo. Esto incluye la utilización activa de la peste que estaba expresamente prohibida por Garrosh. Su ácida aversión hacia el bruto orco se hace descaradamente clara en más de una ocasión.

En cuanto a los tauren, los tauren luchan - y luchan mucho. La pérdida de Campamento Taurajo y el aumento de la actividad de la Alianza en Los Baldíos ha llevado a los tauren a refugiarse en Mulgore, cerrando el camino al exuberante valle con una puerta gigante que está con constante patrulla y vigilancia. Baine Pezuña de Sangre está tratando de conducirlos tras la senda de su padre, pero cada conversación con Garrosh, invariablemente, se convierte en una discusión de lo que los tauren puede hacer por la Horda y no lo que la Horda puede hacer por los tauren. Y como un líder relativamente joven, Baine no se ha dado cuenta de qué hacer con eso todavía.



link: http://www.youtube.com/watch?v=dLPilLCrS9o&feature=player_embedded

El estado actual de la Horda


Según todas las apariencias externas, aunque parece que la Horda tiene la ventaja, la verdad, está al borde del desmoronamiento. Por todas las bravuconadas de Garrosh, su falta de voluntad para confiar en sus aliados o escuchar sus consejos, sabiduría, o palabras de advertencia poco a poco va regresan a atormentarlo. Puede que no sea muy evidente todavía, pero las señales de advertencia están ahí, y sólo están creciendo más brillantes día a día. La Horda puede estar en el bando ganador por el momento, pero son pocos los que en realidad están celebrando la victoria. En cambio, la mayoría está viendo en el Jefe de Guerra con una mezcla de desprecio y disgusto - y en el caso de los orcos, con un poco más de miedo.

La ira de Hellscream es algo para ser temido, después de todo. Si alguien se cruza en su camino, le pondrá fin sin pensarlo dos veces. Si alguien se dignó a decir algo despectivo sobre su liderazgo, no dudará en ponerlo en su lugar. Si los pensamientos negativos que tienen para el jefe de guerra logran llegar a oídos de Garrosh, tendrá que pagar el precio de la traición y el engaño.

La Horda puede parecer una máquina fuerte, capaz de dar guerra, pero en realidad, simplemente esta siendo propulsada hacia adelante sin una verdadera fuerza motivadora detrás de esta. Hay cada vez menos orgullo en ser un miembro de la Horda y más de una capitulación cautelosa al respecto. La Horda puede parecer fuerte, pero no está de pie como un frente unido por completo. Mientras que la fachada puede verse como una fuerza de dominación, la base se tambalea. Todo lo que se necesitaría sería un impulso rápido, y la totalidad de esta caería de lleno en la cabeza de Garrosh.



link: http://www.youtube.com/watch?v=YMQeH1SbPEs&feature=player_embedded

La pregunta estonces es, si Garrosh Hellscream es consciente de ello. ¿Son sus órdenes y sus protestas y amenazas, porque siente que es la mejor manera de hacer que las distintas razas de la Horda den satisfacción a sus caprichos? ¿O son porque en algún lugar, en el fondo, Garrosh sabe que las cosas no van según lo planeado? El hecho es de que está decidido a llevar a la Horda como dirigió las tropas en Rasganorte, o porque está llegando lentamente a darse cuenta de que durante el liderazgo de las tropas en Rasganorte era algo que era muy bueno, pero liderar una nación unida de varias razas es algo mucho más difícil

Y a medida que nos acercamos a Mists of Pandaria, el futuro de la Horda se hace mucho más tenue. Garrosh parece tener la intención de no sólo conquistar toda la tierra que pueda tener en sus manos, sino aplastar a la Alianza. Mientras tanto, las distintas razas de la Horda están sufriendo y continuarán sufriendo mientras él se hace la vista gorda. Puede parecer como una cosa muy buena ser de la Horda desde la perspectiva de un extraño -, pero desde el interior, si bien puede ser bueno ser de la Horda, ya no hay ningún orgullo en ello.

Ahora, vamos a echar un vistazo a la perspectiva de la Alianza. ¿Qué ha sido de la Alianza hasta donde están al final de cataclismo, y dónde van a ir en Mists of Pandaria? Las respuestas y sus potenciales son francamente interesantes.

Alianza




link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=kZeQQa2TxeI

Nunca ha sido más difícil ser de la Alianza. A lo largo de los años de guerra provocados por la invasión orca de Azeroth, la Alianza ha visto sus altibajos. Durante ese primer asalto, Ventormenta fue destruida, su rey asesinado. Sin embargo, el resultado directo de esto fue la creación de una alianza de los reinos que preparó el camino para la Alianza tal y como lo conocemos hoy en día - un grupo de razas con criaturas inteligentes, sensatas, que se centraron en la supervivencia. La supervivencia de cada raza individualmente, y la supervivencia del mundo como lo conocemos. Una noble causa, y la Alianza es bien conocida por su nobleza.

Sin embargo, a pesar de recuperarse de ese horrible asalto inicial, la Alianza parece estar en una espiral descendente en los días de Cataclismo, uno que está girando terriblemente fuera de control. Y a pesar de los esfuerzos de los dirigentes de la Alianza, tratando de detener el flujo de las muertes y de desesperación, esto se está convirtiendo cada vez más difícil. Esto tiene mucho que ver con los efectos de la ruptura, y aún más que ver con los enemigos de antaño, los orcos y sus aliados unidos en la Horda. A pesar de que la Alianza ha vuelto a surgir antes, la cuestión de si pueden o no hacerlo de nuevo es una que pesa sobre la mente de todos. Nunca ha sido tan difícil ser de la Alianza, nunca ha sido tan oscuro.

O son las opiniones mayoritarias.




link: http://www.youtube.com/watch?v=BCr7y4SLhck&feature=player_embedded

Las consecuencias de Wotlk

Wrath of the Lich King fue una expansión en el que la Alianza tenía que tratar directamente con uno de sus más poderosos enemigos. Fue un recordatorio de los tortuosos días de la derrota de Lordaeron. Cada paso en Rasganorte, cada enfrentamiento con el Rey Exánime era un flagrante recordatorio de que uno de los hijos de Lordaeron, el noble príncipe Arthas Menethil, había traicionado a su clase. Sin embargo, la Alianza tenia un rostro diferente en esa época - los elfos de la noche no eran ampliamente conocidos o aliados de la Alianza. Los draenei nunca habían sido vistos en Azeroth, nadie tenía idea de su existencia.

Así, los recuerdos, los restos sombríos de una época oscura en el pasado de la parte humana de la Alianza, no tuvo el mismo efecto con las otras razas de la Alianza. Los seres humanos, enanos y gnomos, todos ellos recordaban vívidamente los días de la caída de Lordaeron, pero los elfos nocturnos y draenei tenían poco que ver con esos hechos - estaban más preocupados por el efecto del Rey Exánime en el mundo en sí. Por lo tanto la lucha en Rasganorte fue mucho más personal para algunos miembros de la Alianza que otros.

Fue ese carácter personal que pesaba en los espíritus de la Alianza en el transcurso de Wotlk. Y los espíritus mesurados son muy, muy difícil de mantener en alto ... sobre todo cuando el Rey Exánime causó tantos estragos y mató a tantos que se atrevieron a aventurarse en los cerros invernales Corona de Hielo. Tal vez parte de eso puede haber sido personal por el Rey Exánime, también -, pero una gran cantidad de la masacre estaba también en manos de la Horda, que aprovechó el momento de la Alianza estaban ocupada en la lucha contra la Plaga para lanzar un ataque y matar a tantos de la Alianza como sea posible.

No es de extrañar que el rey Varian Wrynn estuviera tan furioso. Pero vamos a hablar de Wrynn por un momento. A lo largo de WoW vainilla, Wrynn estuvo simplemente ausente. Él no estaba allí para mantener a la Alianza totalmente unida - y él no estaba allí en The Burning Crusade. No vio o experimento la llegada de los draenei, y él no presenció lo que vino de la unificación al final de The Burning Crusade. No fue testigo de la fuerza de la Ofensiva Sol Devastado, uniendo ambas fuerzas, de la Alianza y de la Horda juntas para frustrar los intentos de Kil'jaeden para volver a Azeroth.

Y Varian Wrynn tampoco fue testigo de los acontecimientos de la Tercera Guerra. Mientras Jaina y las fuerzas de Theramore unidas junto a los orcos enfrentando al regreso de la Legión Ardiente en Kalimdor, Varian trabajó en la reconstrucción de su reino - y más tarde, frente a la pérdida repentina de su amada esposa. ¿Qué significa esto? Esto significa que por un largo tiempo, Varian nunca ha sido testigo de los momentos en el que la Horda podría ser otra cosa diferente al mal. Varian nunca ha experimentado los tiempos en que la Alianza y la Horda se miraron unos a otros, y luego vieron a su enemigo común mucho más grande y se dieron cuenta de dos eran más fuertes que uno.

De hecho, el único tiempo de Varian se ha acercado a la experiencia de esta era de los acontecimientos de la Puerta de Cólera.




link: http://www.youtube.com/watch?v=Ch4rc5W4dKY&feature=player_embedded

La gran furia de Varian Wrynn


En un mundo perfecto, los acontecimientos de la Puerta de Cólera habrían demostrado que la Alianza y la Horda podrían trabajar juntas como una sola para derrocar al Rey Exánime. Bolvar Fordragon y Colmillosauro Dranosh hablaban entre sí en ese fatídico día, si no como amigos, al menos compañeros de armas que tenían un respeto mutuo y un propósito común. la Alianza y la Horda no estaban totalmente en desacuerdo en ese momento- tal vez el respeto mutuo de la defensa de la Fuente del Sol todavía estaba allí en cierta medida pequeña.

Sin embargo, cuando la Sociedad Real de Boticarios desafió a Sylvanas y atacó abiertamente al Rey Exánime, a la Alianza y a la Horda, se desató el infierno. Ese fue el momento decisivo para Varian Wrynn - no fue el momento de Bolvar Errantes que miro y no veían un orco, pero un compañero guerrero que estaba feliz de tener a su lado, que fue el momento en que cayó Bolvar, ante la muerte , envuelto en las llamas de vida de los dragones rojos, mirando al cielo y se preguntaba qué había salido mal.

Y cuando Varian supo que la muerte de su querido amigo estaba en manos de la Horda, inmediatamente puso en marcha un asalto a Entrañas para matar a los responsables. Porque durante la vida de Varian, en cada experiencia que ha tenido con la Horda, siempre han sido asesinos brutales y monstruosos. Él no se fiaba de la firma de un tratado de paz con Thrall debido a esto, y la Puerta de Cólera le mostró que si lo hubiera hecho, habría terminado con un cuchillo en la espalda en algún momento u otro.



link: http://www.youtube.com/watch?v=PxvQKCJagoI&feature=player_embedded

Adonde Varian va, la Alianza lo sigue. Esto puede parecer extraño a los jugadores, teniendo en cuenta que Varian Wrynn carecía de un pedazo grande de vida útil de Wow. Sin embargo, la raza humana ha sido siempre la columna vertebral de la Alianza. Sin la raza humana y su primera Alianza durante la Segunda Guerra, la Alianza de hoy simplemente no existiría. Es por eso que los humanos parecen tener el poder y la toma de decisiones. No es que ellos sean más poderosos o haya más de ellos, es que la Alianza fue establecida por los humanos en primer lugar.

No obstante, Varian no estaba dispuesto a escuchar a Thrall, y dispuesto a mirar a la Horda como cualquier cosa excepto por ser seres sanguinarios y crueles, y Garrosh Hellscream hicieron poco para cambiar esa idea. Un orco de las viejas costumbres, la naturaleza cruel de Garrosh chocó con Wrynn por el camino equivocado, pero hizo más que eso. Wrynn pudo señalar a Garrosh con objetivo de señalar y decir: "Aquí está el verdadero rostro de la Horda. Esto es lo que realmente son. Aquí está la forma en que actúan en realidad, y aquí están las criaturas que serán nuestro fin."

Y eso sonaba a verdad en Wrath of the Lich King. La Alianza quedó completamente debilitada hacia el final de la guerra en Rasganorte, tanto de los ataques de la Plaga, como de los asaltos por parte de la Horda. Sean o no sancionados por Garrosh los ataques en la Corona de Hielo no le importaba a Varian, se trataba simplemente de las acciones de la Horda como la Horda lo ha hecho y las llevará a cabo siempre. Una vez un asesino, siempre es un asesino, y la Horda demostró que el argumento de Varian tenía toda la razón.



link: http://www.youtube.com/watch?v=J_Z8EE9PdOE&feature=player_embedded

Los efectos incapacitantes de Cataclismo

Lo que debería haber ocurrido cuando la Alianza regresó a su casa
, tras la victoria sobre el Rey Exánime y limpiar con la victoria, seria un momento para respirar. Debería haber sido un tiempo de recuperación, un tiempo para contar a los caídos, un tiempo para llorar y un tiempo para sobreponerse y seguir adelante. Debería haber sido un momento para que el Rey Varian se reuniese con los líderes de la Alianza, escuchara sus problemas y trabajara en los problemas que surgieron al mismo tiempo que se estaba ocupado en el norte. Por desgracia, a la Alianza no se le permitió ninguna de estas cosas.

En su lugar, el caos se desató cuando los elementos del mundo comenzaron su revuelta. Los líderes de la Alianza no podía entender lo que estaba pasando. Cuando el rey Magni Bronzebeard se perdió tratando de averiguar la causa de los disturbios elementales,asestó un duro golpe a los espíritus de la Alianza ya vacilantes. Cuando se rompió Infralar debido a Alamuerte, y este desató su asalto sobre el mundo, las cosas sólo empeoraron desde allí.

En lugar de obtener un momento para respirar, las fuerzas lisiadas de la Alianza tuvieron que lidiar con los desastres naturales y la agitación política en todos los frentes. Los elfos de la noche, que eran todavía algo fuertes después de la muerte del Rey Exánime, perdieron a miles, cuando la fuerza de emergencia de Alamuerte los golpeó con furia. Los enanos y gnomos tuvieron que lidiar con el regreso repentino de Moira Bronzebeard y su intento de reclamar Forjaz como propio - y consecuente atmósfera incómoda, tensa en Forjaz llevó a los gnomos a asumir en silencio la mudanza a otro lugar.



link: http://www.youtube.com/watch?v=EtU6qXM4ujo&feature=player_embedded

Cuando la Alianza regreso de Rasganorte, la raza humana fue la que realmente quedo paralizada - y la ruptura logró paralizar tanto los elfos de la noche y los enanos, así. Tres de las razas más fuertes de la Alianza, con poco apoyo. Y en el medio de esto, la Alianza sólo podía empezar a reagruparse cuando la Horda lanzó un asalto total, por la conquista de la tierra y matando a cualquiera de la alianza que se interponía en su camino.

Teniendo en cuenta esto, no es de extrañar que Varian Wrynn estuviera tan reacio a que los worgen entraran en la Alianza. Estaba la Alianza, sus razas debilitadas y tratando desesperadamente de recuperarse de tantas pérdidas de Wotlk y de la Devastación. Ahora viene otra raza tullida - pero esta vez, esta raza es humana o era humana antes. Y ellos eran los humanos que se retiraron de la Alianza original de hace mucho tiempo, después de la Segunda Guerra. No sólo salieron de esa Alianza original, sino que lo hicieron porque no querían gastar su inmensa riqueza en mantener a los orcos con vida en campos de internamiento, o en el pago de la reconstrucción de los reinos que habían sido arruinados por la guerra ... como Ventormenta.

Los worgen se han unido a la Alianza, pero sus números son pocos debido a los ataques de los Renegados en Gilneas. Los seres humanos todavía están tratando desesperadamente de recuperarse de las pérdidas enormes durante la guerra en Rasganorte, y de más pérdidas del asalto de Alamuerte en Ventormenta. Los enanos están tratando de superar la pérdida de su amado rey, y hacer frente a las tensiones políticas que han surgido desde que el Consejo de los Tres Martillos ha entrado en juego. Los elfos de la noche están tratando de recuperarse de las pérdidas ocasionadas por la ruptura. Los draenei son pocos en número, y aún están tratando de reagruparse después de la caída de El Exodar en Azeroth. Los gnomos están en silencio tratando de reconstruir sus números y volver a tomar su hogar, mientras que mantenerse al margen de los asuntos políticos enanos.



link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=YySL0Stqnp4

La Alianza avanza hacia Mists of Pandaria

Es por eso que no se ha visto tanta actividad de la Alianza en Cataclysm, y por qué la Alianza no ha estado a la ofensiva: Ellos no tienen la gente de sobra. Ellos no tienen las fuerzas de sobra. El envío de un ataque completo en contra de la Horda en el estado actual de la Alianza sería un suicidio. Y por mucho que a Varian le gustaría asesinar a todos los orcos que viera, sabe que eso sería absurdo, en el estado actual de la Alianza. ¿Por qué? Debido a que ha visto todo esto antes.

Cuando terminó la Primera Guerra, la Horda Antigua estaba victoriosa y Ventormenta estaba en ruinas. Los ejércitos de orcos comenzaron su lenta caminata hacia el norte, matando y conquistando a cada paso de su camino. Pero lo que no esperaba era la unidad de la Alianza de Lordaeron, que se reunieron en silencio, mientras que los orcos comenzaban a presionar hacia adelante al lado - y la Alianza de Lordaeron volvió a la vida y aplastó a la Horda. Varian Wrynn vio que todo esto suceda cuando era un niño, viviendo con el rey Menethil y su hijo, Arthas. Él sufrió por la pérdida de Anduin Lothar, pero volvió a Ventormenta y reconstruyó la ciudad, trajo a su pueblo de vuelta a algo parecido a su antigua gloria.



link: http://www.youtube.com/watch?v=_rXIyz8HSJQ&feature=player_embedded

La Alianza puede estar tranquilo en Cataclismo, pero no significa que no hace nada. El tiempo es una cosa cíclica, en particular en World of Warcraft. La Alianza está siendo deliberadamente silenciosa. Están reconstruyendo sus fuerzas y recuperándose de sus pérdidas. Ellos aún no se enfrentan a la Horda, ya que no pueden permitirse el lujo - pero de lo que pueden permitirse el lujo de hacer ahora es recuperarse y reconstruirse. Varian Wrynn entiende la importancia de esto, y no sugiere una represalia a la ligera, no ahora cuando todas las razas de la Alianza aún se encuentran en ruinas. Ciertamente no durante Cataclismo, cuando el destino del mundo está en juego.

Pero cuando llegue el momento, Varian Wrynn se elevará. Él hará su caso con cada uno de los líderes de la Alianza, y demostrará que es un aliado digno de confianza y un líder capaz. Señalará la devastación absoluta de la Horda se ha forjado a lo largo del Cataclismo, y va a usar estos eventos para su beneficio, para impulsar la Alianza una vez más a la ofensiva. Y así como la Alianza de Lordaeron triunfó sobre la Horda en la Segunda Guerra, será el rugido de que Alianza volverá a la vida de la nada, y aplastará a la nueva Horda, haciéndola pagar por sus fechorías.

Nunca ha sido tan triste, tan oscuro ser de la Alianza. Pero es más oscuro antes del amanecer. Y la fuerte y orgullosa Alianza, se levantará otra vez. Pronto. Muy pronto.


[/color]
Visiten mis otros Posts

WoW: Situacion de la Horda y la Alianza despues de Cata