Cadetes de la Escuela de Aviación Militar ejercitaron en supervivencia en el mar
18-3-2013 | Durante cinco días tomaron contacto con el medio ambiente marino y se prepararon para afrontar su hostilidad.
Ejercicios de supervivencia de la FAA


Mar del Plata - Durante cinco días de la semana pasada, 52 cadetes de cuarto año de la Escuela de Aviación Militar realizaron ejercicios de supervivencia en el mar, en la Base Naval Mar del Plata.
Para desarrollar la actividad contaron con la asistencia de personal de la Agrupación Buzos Tácticos (APBT), quienes tuvieron a su cargo el adiestramiento en técnicas anfibias y la seguridad.
El ejercicio fue coordinado por el vicecomodoro Alejandro Méndez, en tanto que actuó como jefe de la operación el capitán Carlos Cantarino, de la Fuerza Aérea Argentina.
Esta etapa de supervivencia en el mar constituye para los futuros aviadores militares el contacto con el medio ambiente marino y los prepara para afrontar su hostilidad. Representa la fase práctica que se suma a los conocimientos teóricos adquiridos en las aulas de Escuela de Aviación.

ea


Desarrollo de las actividades
La APBT se encargó de la adaptación primaria de los cadetes en su contacto con el mar, la transferencia de conocimientos en las técnicas anfibias y las normas de seguridad, para su mejor protección en esta prueba.
La primera fase se desarrolló en aguas internas del puerto y la segunda en mar abierto, con el apoyo de personal de la APBT, del Grupo de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea (GOE) y de la lancha patrullera ARA “Punta Mogotes”.
Así, los cadetes aprendieron técnicas de supervivencia en balsa, la importancia del trabajo en equipo para afrontar situaciones difíciles, técnicas de primeros auxilios y la optimización en el uso de los recursos para la supervivencia en el mar.
Los días miércoles y jueves contaron con el apoyo aéreo de un helicóptero Mi - 171E de la Séptima Brigada Aérea y de una aeronave Fokker F-27 de la Primera Brigada Aérea.
El helicóptero se utilizó para realizar las maniobras en rescate del personal de las balsas; pimero, dentro de la dársena de la base naval, se izaron 16 cadetes en una “canasta” de rescate con capacidad para dos “náufragos” y luego, en condiciones más reales, se izaron a otros 12 cadetes.
El Fokker F-27 tuvo a su cargo la “localización” de las balsas y la entrega de lo que se denomina “línea de vida”, consistente en el lanzamiento en vuelo rasante de otra balsa con elementos de refuerzo, víveres y comunicaciones para la supervivencia de los náufragos.
Durante el ejercicio, todos los cadetes se hallaban protegidos por trajes de neoprene. Además, se alimentaron con las raciones de supervivencia que se hallaban a bordo de las balsas, racionando el agua potable y protegiéndose contra la hipotermia, principal enemigo de la supervivencia en el mar. Por estas razones, las medidas de seguridad se mantuvieron al extremo y fueron permanentemente monitoreados por buzos tácticos y personal del GOE contando, además, con un equipo sanitario de pronta respuesta en tierra.
El viernes 15, día en que concluyó el ejercicio, los cadetes visitaron instalaciones de la Base Naval Mar del Plata, un submarino y una corbeta de la División Patrullado Marítimo.

86

Argentina

Arg

Ejercicios de supervivencia de la FAA