Cómo ayudar al desarrollo de los niños zurdos


Solo en alrededor del 10% de la población mundial predomina el lado izquierdo del cuerpo, hecho que los especialistas aún no han podido terminar de explicar. De qué manera se debe apoyar a los chicos y colaborar en su desempeño escolar


Cómo ayudar a los niños zurdos


Si bien en los últimos tiempos, el desarrollar una lateralidad de izquierda es aceptado con mayor naturalidad, el porcentaje a nivel mundial de personas zurdas sigue siendo muy bajo y el mundo está hecho para personas diestras. No hay que forzar al chico que demuestra una preferencia por su mano izquierda a que lo haga con la derecha, según los especialistas.

Grandes personajes de la historia de la cultura, el deporte y la política fueron y son conocidos, además de por sus grandes emprendimientos, por la curiosidad de ser zurdos. Tal es el caso del ingenioso compositor alemán Wolfgang Amadeus Mozart o de los astros del fútbol Diego Maradona y Lionel Messi, hasta el actual presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.

Es importante tratar desde pequeños la lateralidad en los chicos, con el objetivo de desarrollar de mejor manera las habilidades y disminuir las dificultades, según destaca la doctora Lorena Romano, pediatra del Sanatorio de los Arcos (MN 105.181).

En la actualidad, el desarrollar una lateralidad de izquierda es aceptado con mayor naturalidad a pesar de que el porcentaje de la población zurda a nivel mundial se mantiene en el 10 por ciento, aproximadamente.

Se puede destacar, en líneas generales, que la lateralidad es el proceso mediante el cual el niño va desarrollando la preferencia o dominancia de un lado de su cuerpo sobre el otro. Particularmente, las manos y los pies son las partes del cuerpo donde se detecta con mayor facilidad la lateralidad, según explica la especialista.

Si el predominio es del lado derecho, es un sujeto diestro; mientras que si la dominancia está en el lado izquierdo, se denomina zurdo. Por su parte, se llama ambidiestro en aquellos casos donde no se ha conseguido determinar una preponderancia lateral.

Algunos chicos, ya desde muy corta edad, manifiestan un predominio lateral aunque, por lo general, la lateralidad no está establecida antes de los 5 o 6 años.

Según estudios científicos, los chicos son zurdos desde su nacimiento, a causa de una configuración cerebral. Sin embargo, todavía hoy es un gran interrogante por qué hay mayor cantidad de personas diestras.

Los que sí se puede asegurar por el momento es que existe una influencia genética importante: un chico tiene 10% de probabilidades de ser zurdo, si su padre lo es; el 20% si lo es su madre y el porcentaje llega a incrementarse hasta el 50% en caso de que ambos padres desarrollen una lateralidad de izquierda.

Durante los 2 o 3 primeros años de vida es normal que los más pequeños utilicen ambas manos de manera indistinta en las actividades cotidianas. En este sentido, la mejor y más sencilla manera de comprobar si es zurdo o diestro es observar qué mano, pie u ojo utiliza en el momento que realiza actividades de forma espontánea tales como tapar o destapar una botella, patear una pelota, cepillarse los dientes, peinarse, llevar un vaso de agua y/o saltar con un pie.

En estas situaciones el ojo, la mano o el pie elegido espontáneamente para realizar las acciones suele ser el dominante.

En aquellos casos donde se observa que el niño utiliza una mano y otra sin problemas, es aconsejable lateralizar hacia la derecha, ya que nuestra cultura está organizada según los parámetros de los diestros.

Lo que no es aconsejable es obligarlos a emplear la mano derecha en los casos en que el niño muestre claramente rasgos zurdos en las tareas cotidianas, destaca la especialista.

Es importante educarlos en su lateralidad, ya que forzarla conlleva muchos problemas entre los que se destacan trastornos o alteraciones en la escritura, similares a la dislexia, dificultades en la lectura, torpeza manual e inseguridad en los movimientos.

Otro de los aspectos que hay que tener en cuenta es su ingreso al colegio y allí conviene advertir cuando se está en presencia de un niño zurdo, porque puede que surjan algunas dificultades en los primeros aprendizajes escolares, sobre todo en las tareas pedagógicas de lectura y escritura.

Si un chico demuestra preferencia por utilizar la mano izquierda, no deberá ser forzado a usar la derecha.
Cuando el chico inicia el colegio, es importante emplear objetos diseñados para zurdos, tales como reglas y tijeras especiales. Además, los especialistas dicen que se deben utilizar lápices triangulares.

Otro aspecto importante en la educación del niño zurdo, es no tildarlo de lento o desprolijo; por el contrario, se debe alentarlo y no criticarlo por las dificultades que se le puedan presentar.

Un mundo nada fácil

Problemas como el corcho que se queda en la botella, las tijeras que no cortan bien, las cuerdas de la guitarra están colocadas al revés, los pupitres universitarios, entre otros, son situaciones que se repiten con frecuencia. Los zurdos no tienen nada fácil en un mundo en el que todo está pensado y hecho para la mayoría diestra.

Quienes tienen su mayor habilidad en la mano derecha no se topan con la misma cantidad de obstáculos que, a diario, deben superar los que operan mejor con su mano izquierda. Los zurdos, muchas veces, deben luchar contra las barreras que la sociedad les impone.

Pero no solamente tienen dificultades físicas, sino que, además, son considerados como verdaderos "fenómenos", casi como bichos raros que todo lo hacen al revés y de la manera más difícil.

Afortunadamente, en la actualidad estos problemas van disminuyendo debido a una mayor conciencia social sobre el desarrollo de las minorías.

Hoy existen productos especiales y gran cantidad de literatura e información sobre la naturaleza de los zurdos. Incluso, grandes mitos se han propagado sobre las habilidades intelectuales y creativas de los que dominan más su lado izquierdo.