Los Horrores de la Guerra en Siria llegan a Venezuela

guerra


El Gobierno de Venezuela aun no planea repatriar a sus Ciudadanos como en Libano hace 6 años


Venezuela


La Historia de Vivian


civil


El rostro de Vivian arrastra los miedos que deja una guerra. Cada gesto, suspiro y palabra refleja la pesadilla que ella vivió hasta hace cinco meses en Aleppo, la ciudad siria de la que huyó rumbo a Caracas para salvarse junto a su familia de la carnicería en la que se convirtió esa nación desde marzo de 2011.

"Desde agosto pasado estuvimos cuatro meses encerrados en casa, porque la situación estaba mal en Aleppo. Caían bombas, se oían explosiones, no había comida, luz, agua, nada. Llegamos a aceptar que podríamos perder una pierna, un brazo, algo de algo, por lo que ocurría".

Vivian llegó en noviembre pasado a Venezuela, país en el que vivió desde su primer año de vida y hasta los 19 y es ciudadana.


Con lo poco que pueden ayudarla sus padres y hermano, esta siria-venezolana se queja del desamparo que vivió en Aleppo por parte del Estado Venezolano.


Cuando regresó a Siria, se casó, y junto a su esposo "trabajábamos humildemente" pero "ahora... ¿qué? Allá dejamos todo, muchos amigos, unos muertos, otros vivo, hay muchos venezolanos en Aleppo que la están pasando muy horrible y nadie hace nada", se lamenta en su sosegado castellano.

Hoy a sus 42 años, casada y con dos hijos, ella arrastra los traumas de esa guerra dentro de la pequeña casa de sus padres en Caracas, quienes la socorrieron de esa tragedia que se ha cobrado la vida de más de 70 mil personas y convertido en refugiados a 1.4 millones de sirios.

Muchos Sirios esperan la ayuda del Gobierno de Venezuela para su repatriación


Como Vivian hay cerca de medio centenar de venezolanos de origen sirio que en los últimos dos años han arribado al país a casa de sus familiares huyendo de los enfrentamientos que estallaron para derrocar al régimen de Bashar al Assad.

Lo que comenzó como una manifestación popular hizo metamorfosis en una lucha armada y hoy es una guerra civil con mercenarios, rebeldes, terroristas y pueblo alzados frente a un Ejército poderoso que ataca sin contemplación, un festín donde corre la sangre como agua.

"Llegó un momento en Aleppo en que no podíamos estar en la ventana, se escuchaban balas a cada instante. Yo sentía que me pasaban por los lados", recuerda Vivian, con risa nerviosa.

Y remata: "Lo que asustaba eran las explosiones. A lo lejos se veían de todos los colores y por largo tiempo. Se callaban y volvían. Ese sonido, en medio de la noche, sin electricidad (suspira) ¡es tan espantoso!".

La mayoría de los cerca de 700 venezolanos en Siria residen en cuatro regiones: Sweida, Tartous, Aleppo y Damasco. Pero en Venezuela son el mayor grupo de inmigrantes de origen árabe, con 46.523 sirios residiendo en el país según el Censo de 2011.

"Dolor de familia"


Raujih, el hijo de Vivian, tiene 15 años de edad, y junto a su madre va hilando cada una de las vivencias que ella relata.

El adolescente -quien cursa hoy quinto año de bachillerato-, se salvó de morir a machetazos cuando una tarde fue a comprar pan cerca de su casa, llegaron unos militares y comenzaron a pelear por unos trozos. Al final volaron sangre y partes humanas por el cielo.

Raujih tiene una pulcra ortografía castellana aunque arrastra el árabe al hablar. En un relato que escribió para su escuela en febrero, dijo que su llegada a Caracas "fue para salvar nuestras vidas con nuevas esperanzas y sueños... con lágrimas encerradas en nuestro corazón".

"Mi hermana se puso fea"


Jaime Asdrak está desesperado. No sabe de su hermana desde el 1 de mayo. Amalia vive en Homs, y como su hermano, residió en Catia hasta 1986, cuando volvió a Damasco para casarse.

"Han estado sin luz, no tienen mucha comida y toda la casa está destruida. Mi hermana era muy bella pero sé que ahora debe estar fea, mal, porque lo que me cuenta es que todo está destruido, yo quisiera traerla", cuenta Jaime alzando la voz.

La guerra dejó su sombra indeleble sobre Amalia, Vivian y Raujih. En meses o días las balas se habrán callado y las víctimas y victimarios quedarán allí. Lo "feo" para Raujih es que en ese lugar donde compraba pan nunca más será igual. El chico se convirtió en una voz de la guerra.

Posible Exilio de Al-Assad en Venezuela?


siria


Una fuente en la capital venezolana, que habló con Haaretz no indicó cuál fue la respuesta a la petición siria, pero el Ministerio de RREE de Venezuela confirmó al diario El Universal que Al-Miqdad, efectivamente, trajo una carta para el presidente Hugo Chávez que fue recibida antes de su viaje a Cuba el pasado miércoles.

La salida del presidente Al-Assad implicaría la salida de su familia también –no solo su esposa Asma e hijos- sino de la totalidad del clan Al-Assad y de la familia de su madre, el clan Makhlouf, debido a las represalias y venganzas posteriores a su retiro del poder. Por otra parte, el presidente sirio percibe que todavía puede derrotar a los rebeldes -aun con la pérdida de la ciudad de Aleppo, el norte del país y los pasos fronterizos con Iraq- debido al apoyo ruso e iraní.

Los Horrores de la Guerra en Siria llegan a Venezuela

guerra