Grid 2, análisis para PS3, 360 y PC ( IGN )

Una carrera a la carrera


El mundo del automovilismo virtual da la bienvenida a la penúltima parada en boxes de la presente temporada -generación-, Grid 2. Los chicos de Codemasters se han hecho de rogar con la última entrega de la serie que originalmente fue conocida como Race Driver, pero por fin nos dejan sentarnos al volante de los vehículos más rápidos del planeta. Esta vez tendremos un objetivo bien claro: convertirnos en la estrella de una nueva competición global, la WSR.



De este modo Grid 2 se presenta con una premisa argumental más allá del simple 'colecciona todos los coches, corre en todos los circuitos', llevándonos por un viaje a través de tres continentes -América, Europa y Asia- para luego sumergirnos en una competición plagada de súper coches de lo más emocionante, intensa y variada. Este es quizá el cambio del que más se ha hablado durante el periodo de desarrollo de este título. Este proceso podría dividirse claramente en dos partes. Su carga argumental es mínima, siendo casi una excusa, pero resulta convincente.

Por un lado estarían las tres primeras temporadas en las que debemos luchar por convencer a los distintos clubes de conducción para que se unan a la WSR -tendremos que vencerles en sus ciudades y sus disciplinas favoritas- y luego competir con ellos en la WSR de cada año. Por otro estarían las cuarta y quinta temporada de la WSR, ya competiciones al máximo nivel con menos circuitos urbanos y más carreras en trazados profesionales como Indianápolis, Yas Marina, El Algarve... La elección de circuitos es casi perfecta, consiguiendo una gran variedad de situaciones: carreras en estrechas carreteras, trazados repletos de curvas serpenteantes, pruebas de velocidad pura...


carreras

En cierta manera hay siempre un sentido de progresión continua que nos impulsa a jugar esa carrera más, sensación que además se apoya en la variedad de retos que ofrece Grid 2 -tan pronto estaremos luchando contra el reloj como disputando carreras, realizando un reto de adelantamientos, en pleno mano a mano o en un reto de drift y eso por citar solo algunas disciplinas disponibles-. Quizás las pruebas más interesantes son las de circuito cambiante, que son carreras sobre un circuito que a cada vuelta es diferente, con lo que no podremos planificar la trazada sino que tendremos que confiar en nuestras habilidades al volante. Pura adrenalina.

Además el esquema abierto de la competición nos permitirá en todo momento elegir donde y cuando queremos correr, permitiéndonos seleccionar entre las distintas posibilidades que tenemos en todo momento. Por un lado tendremos las pruebas de los clubes, por otro los actos promocionales que nos servirán para ganar fans -la experiencia según la cual se irán desbloqueando más pruebas en Grid 2- y, finalmente los retos de fabricante que nos servirán para ampliar los vehículos que tendremos disponibles en nuestro garaje antes de cada prueba.


arcade

A este respecto debemos decir que el jugador completista encontrará el sistema de fans meramente cosmético, puesto que no se requiere completar todas las pruebas -y menos ganarlas- para seguir avanzando en cada una de las temporadas. Por otra parte, en tampoco necesitaremos tener todos los coches o patrocinadores, por lo que la duración del juego y la amplitud de nuestro rango de vehículos depende enteramente de lo que nosotros mismos queramos hacer en Grid 2.


La intención de Codemasters es la de engancharnos a una competición que empieza casi con utilitarios para, poco a poco, irnos haciendo conducir vehículos más y más potentes. Y es que si la variedad de pruebas y situaciones es elevada durante la WSR, los coches no le andan a la zaga con más de 50 vehículos divididos en cuatro categorías diferentes. La representación visual de todos ellos es exhaustiva y presentan modelos de daños personalizados y visualmente realistas -aunque sin personalización mecánica de ningún tipo ni mejora o cambio de partes más allá de lo meramente visual a pesar de que esto último se permita con un nivel de detalle extremo-, con manejo propio para cada uno de ellos, tratando de ajustarse lo máximo posible a la realidad dentro del estilo arcade de Grid 2.

velocidad

En este sentido Grid 2 es todo un éxito, ya que casi sin darnos cuenta haremos evolucionar nuestra forma de conducir hasta conseguir manejar sin casi pestañear misiles como el Buggati Veyron o el Koeningsegg Agera R. Se echan de menos algunas marcas como Ferrari o Porsche, pero hay suficiente amplitud como para que no nos sintamos restringidos en ningún momento -aunque no habría estado de más un garaje aún mayor- . Sin embargo no todo son luces en el panorama de este título de Codemasters, ya que ante nosotros se presenta un juego quizás excesivamente arcade y falto de opciones de configuración más allá de la posibilidad de hacer retroceder el tiempo mediante flashbacks. Nos explicamos.

Mientras la posibilidad de configuración de las ayudas de conducción se ha convertido en casi un estándar en los juegos de este género, Grid 2 no presenta ningún tipo de configuración al respecto si exceptuamos el nivel de dificultad de la IA y los daños reales o solo cosméticos. No podremos elegir el realismo del manejo, la ayuda de la frenada, o la aparición de una línea de carrera, etc... Esto es así porque Codemasters ha elegido ofrecer un título accesible pero pretendidamente profundo, de esos que es fácil aprender pero difíciles de dominar.


conduccion

Así, casi cualquier jugador podrá hacerse con los mandos de los coches de Grid 2, pero las sutilezas en el manejo y las reacciones extremadamente realistas en lo que respecta a la física de los modelos concretos hacen la diferencia. Los puristas echarán de menos algo más de exigencia a la hora de trazar curvas o de cambiar la trayectoria, pero sin embargo lo cierto es que se trata de un juego en el que las horas de juego se notan en nuestra pericia al volante. Es decir que estamos ante un juego eminentemente arcade en el manejo, pero con suficiente profundidad para engancharnos horas y horas.

Esa es otra de las virtudes de Grid 2, la de ofrecer precisamente un buen puñado de horas de juego a los aficionados al mundo del motor. Las cinco temporadas que se nos ponen delante pueden acabarse en seis horas aproximadas si nos conformamos con cumplir los requerimientos mínimos para avanzar. De esta forma dejaremos infinidad de pruebas sin cumplir y multitud de coches sin desbloquear. Además solo lo acabaremos tan rápido si jugamos en dificultad normal -que nos ha resultado excesivamente fácil-, siendo el modo difícil -o muy difícil- donde verdaderamente encontraremos un reto que multiplicará el número de horas de juego exponencialmente.


juego

A pesar de esta aparente simplicidad en cuanto a manejo y planteamiento, lo cierto es que parece que debajo del capó de Grid 2 hay una complejidad superior. Lo vemos por ejemplo en el sistema de daños, con degradación sutil de los elementos del coche -motor, ruedas, carrocería- a medida que nos damos de golpes contra los distintos elementos, afectando a la manera que tenemos de conducir cada vehículo. Lo mismo ocurre con la IA, aparentemente sencilla y poco combativa, pero con personalidades únicas para cada conductor conducido por la consola y una mejora progresiva de sus habilidades conforme avanzamos temporadas y aumentamos el nivel de dificultad. No puede decirse que aprendan de nosotros, pero sí que parecen más inteligentes al avanzar.

Todo lo anterior se aplica principalmente al modo trayectoria de Grid 2, aunque también al modo de carreras a medida que incluye el título, que nos permitirá personalizar completamente la prueba que queremos realizar, fuera ya de las presiones de la competición. Todo cambia hasta cierto punto en cuanto entramos en el terreno multijugador, que se desarrolla tanto a pantalla partida para dos jugadores, como sobre todo a través de internet.

de

Dentro de las opciones de juego de la red de redes las cosas cambian un tanto y nos olvidamos de tours mundiales para encontrarnos con pruebas simples y un sistema de experiencia y la monetización de la experiencia. De esta forma iremos subiendode nivel a medida que juguemos online en cualquiera de sus modalidades -desbloqueando la posibilidad de comprar coches- y también ganaremos dinero para comprar nuevos vehículos y mejoras mecánicas para ellos -una mejora simple y alejada de tecnicismos, pero mejor que nada al fin y al cabo es-.

Las modalidades disponibles son partidas en internet, permitiéndose la creación de listas de partidas, desafíos globales en los que semanalmente Codemasters nos propondrá distintos retos a cumplir de forma individual -para comparar nuestras puntuaciones con los jugadores de todo el mundo y nuestros amigos- y el modo rivales, que seleccionará rivales desconocidos para nosotros dentro de Racenet, la red de juego de Codemasters para que nos retemos. Para sacar el máximo provecho lo mejor será entra en racenet.com y configurar este extremo -no disponible en el momento de realizar este análisis-.


mejor

En las partidas que pudimos disfrutar todas las opciones disponibles para un jugador estaban accesibles, desde modos de juego a número de oponentes en pista -con el máximo de 12 para las carreras-. Además la estabilidad de partida resulta loable, sin ralentizaciones por la conexión en ningún momento ni tirones o caídas inoportunas de los servidores. Como siempre, habrá que ver como se comporta Grid 2 con decenas de miles de jugadores a la vez, pero en principio funciona de una forma más que eficiente. A priori parece inferior a otros títulos de su género, pero habrá que ver las posibilidades de Racenet.

En cuanto a las cuestiones técnicas, pocas pegas pueden ponerse a la producción de Codemasters, siendo la tasa de imágenes por segundo siempre constante sin ningún tipo de ralentización y con multitud de efectos de partículas y lumínicos. Los 12 coches en pantalla ofrecen un espectáculo visual realmente impresionante, muy por encima de muchos de los títulos de conducción lanzados para la presente generación de consolas. Por su parte, el detalle de los vehículos es más que elevado y los escenarios muestran una profundidad y un trabajo pocas veces visto, con multiples elementos interactivos que tratarán de distraer nuestra atención de la carretera -polvo, banderas, aviones, cientos de aficionados en las barreras...-. Un verdadero espectáculo. Si bien la vista trasera del vehículo resulta demasiado plana e incómoda para la conducción, aunque sea por ponerle alguna pega a este apartado.


el

Quizás no brille tanto en el apartado sonoro. La banda sonora pasa desapercibida en gran medida y los comentarios en nuestro idioma acaban resultando cargantes y repetitivos. Eleva un tanto el tono los efectos sonoros, con rugidos de motor contundentes, derrapes constantes y multitud de efectos ambientales que no hacen más que meternos en la carrera -a pesar que la vista desde la cabina no exista en esta ocasión-.

volantes COMENTARIOS FINALES


Grid 2 es un gran juego de conducción, quizás demasiado simplificado en algunos aspectos -personalización y modificación de los coches o la configuración de las ayudas al manejo- y con un control un tanto arcade, pero a pesar de ello ofrece una experiencia de juego intensa, larga y divertida, con un modo para un jugador que busca innovar con un argumento y opciones multijugador a la altura de las circunstancias. Si te gustan las carreras, Grid 2 es tu juego.

grid

Grid 2, análisis para PS3, 360 y PC ( IGN )