Películas Porno, encantos y torpezas


¡HEY! HOLA TARINGUERO

BIENVENIDO

Películas Porno, encantos y torpezas

peliculas

porno

Encantos y torpezas de las películas porno.

Estoy convencido de que la pornografía, en más de un sentido, comparte funciones con la literatura y el cine, puesto que existe con la intención de plantear situaciones narrativas. Igual que otras manifestaciones de la cultura, intenta ser verosímil y, aunque no lo consiga, es un ejercicio de ficción.

Los aficionados a las películas de terror suelen disfrutar el miedo de vivir una experiencia desagradable pero momentánea, enfrentarse a la ilusión del riesgo, a sabiendas de que no se corre peligro. Muy probablemente, la pornografía opere de un modo similar. Alguna vez leí (no sé en dónde) que los filmes de horror eran más llevaderos si uno se tapaba los oídos, que los arreglos de sonido detonaban la perturbación a un mayor nivel que las imágenes. Quién quita y con el porno pasa lo mismo, y el efecto se debe en gran parte a los jadeos (que por lo general son gritos desaforados).

Poringa

adultos

Como sea, la pornografía tiene su encanto, y también sabe ponerse decepcionante. Mencionemos, entonces, algunas de sus características en ambas caras de la moneda.

Películas Porno, encantos y torpezas

Atractivos

1- Lo que vemos en la pantalla no es real, pero la gente verdaderamente está teniendo sexo. Sexo que sucede, aunque suceda en el plano de la representación y el placer aparente. Como en los reality shows, pero con genitales de por medio. Las películas convencionales no gozan de esta característica (bendito sea dios).

2- Como dijo Xavier Velasco a través de Violetta, en Diablo Guardián: el porno es capaz de mostrarte cuáles son tus alcances. No tus límites sino tus alcances. Puede convertirse en una herramienta para calcular que estás dispuesto y qué no estás dispuesto a hacer. En este sentido, la pornografía es una experta portadora de la posibilidad, y las posibilidades siempre son una tentación.

3- El planteamiento narrativo de los videos porno es deficiente, pero no está mal que lo sea. Su cualidad más interesante está en las situaciones, en los contextos. Se dice por ahí que las mujeres preferimos el softcore, las escenas que imitan el idilio. No sé si las demás busquen historias de amor en el porno. Yo no. Sin importar qué tan gráfico sea lo que está en pantalla, lo que llama la atención es su cualidad fantástica, hiperbólica.

4- Todos los seres humanos, en mayor o menor medida, albergamos curiosidades voyeristas: la pornografía nos permite satisfacerlas sin meternos en problemas.

5- Algunos especialistas recomiendan el porno en pareja, por aquello de que es importante evitar la monotonía y condimentar los encuentros sexuales del diario. Y hasta hay quienes aseguran que, gracias a las películas subiditas de tono, las mujeres logran desinhibirse en la cama y los hombres mejoran la calidad de su semen. Me cuesta trabajo creerlo, pero igual lo menciono.

6- Ciertos estudios aseguran que, gracias a la difusión del porno en internet, algunas sociedades son más estables. Se dice que su consumo disminuye los índices de abortos, sífilis, gonorrea, sexo adolescente y embarazos no deseados, mientras que su existencia coincide con un aumento en el uso de condones. El investigador Michael Casteman explica la tendencia:

¿Por qué estos males sociales han declinado mientras la pornografía se hace más disponible? Nadie sabe. Pero la única cosa que la pornografía realmente causa es la masturbación. La pornografía en internet mantiene a los hombres en casa. Como resultado, ellos no están fuera actuando irresponsable o criminalmente en el mundo.

Que conste que no lo digo yo, sino Michael Casteman. El planteamiento es enternecedor.

peliculas

porno

Puntos Flacos

1- En las películas porno todo es inverosímil. No es que eso me moleste, se trata sólo de una acotación a nivel estructural. Los orgasmos son interminables, las eyaculaciones son copiosas, la lubricación siempre está en su punto... O sea, en la vida real el coito no transcurre así.

2- A veces, la pornografía se vuelve monótona. Los actores llevan laaargos minutos copulando, y no importa si están en la misma postura o si humillan al espectador con sus acrobacias: todo se pone mecánico, somos testigos de vaginas tersas y/o penes gigantescos, pero de pronto los cuadros dejan de parecer interesantes. Por eso, repito, es importante que los pornógrafos recurran a ciertas situaciones.

3- Los expertos señalan que el gusto desmedido por la pornografía se traduce en un vacío emocional e incluso imaginativo, una especie de incapacidad de crear fantasías sexuales propias. Una vez más, no lo digo yo sino los expertos.

4- Existe una posibilidad (muy remota, remotísima) de esperar que el sexo verdadero funcione así, cosa que no va a suceder. Jamás. Pero esto no es asunto exclusivo del porno. Tampoco nuestras fantasías son realizables, por lo menos no como nosotros las concebimos. Si no me creen, pregúntenle a Victor Mancini, el protagonista de Asfixia.


FIN


Poringa

adultos

Películas Porno, encantos y torpezas


ESPERO QUE TE HAYA GUSTADO

HASTA LA PRÓXIMA

1 comentario - Películas Porno, encantos y torpezas

@BetoMoy +2
peliculas no entiendo!!!