Un libro del rapero anticipa "Relapse", su próximo disco


Vuelve Eminem, con nuevo disco



NEW YORK TIMES | JON CARAMANICA


Hace cuatro años, Eminem, uno de los más exitosos raperos de la historia, lanzó su último álbum con material original, "Encore", y luego desapareció. El tiempo pasado desde entonces ha estado marcado por varios conflictos personales.

Entró en rehabilitación en 2005 por su dependencia de los somníferos. En 2006 volvió a casarse con (y a divorciarse de) su ex-esposa Kim Scott, quien ha sido el tema de algunas de sus canciones más vitriólicas. En ese mismo año su mejor amigo, el rapero Proof, murió en un tiroteo en un local nocturno de Detroit.

En su nuevo libro, The Way I Am, Eminem quiere presentar un retrato serio de sí mismo: "En realidad soy un tipo normal. Pueden preguntarle a mis vecinos", escribe en el libro. "Paseo en bicicleta, saco al perro, podo el jardín. Salgo cada domingo, hablando conmigo mismo, sin dinero, empuñando la podadora".

Bueno, una verdad en tres no está mal. "Tengo bicicleta, no tengo perro y no podo el jardín", reconoce Eminem en entrevista telefónica desde Detroit, pero está viviendo la vida de un padre de los suburbios, ocupándose de tres niñas: Hailie, su hija con Kim, su sobrina Alaina, y Whitney, hija de otra relación de Kim.

Ahora Eminem, nacido Marshall Mathers, trata de volver a la vida pública con su libro, publicado por Dutton, En parte autobiografía, en parte galería de fotos, en parte colección de recuerdos, es un elegante aporte de mediados de carrera (y mediados de vida) de un artista notoriamente reticente a discutir su vida personal más allá de su música.

"En cierta forma es el fin del primer capítulo de su carrera", dice Paul Rosenberg, el agente de Eminem. "Em está mirando hacia adelante ahora. Tiene mucha energía y ha reenfocado su vida".

Originalmente pensado como "un libro de recuerdos para mis fans", dice Eminem, el volumen creció hasta incluir largos fragmentos en primera persona, extraídos de entrevistas con el periodista Sacha Jenkins y presentado en un estilo coloquial. "El rap es una gran Isla de la Fantasía", escribe Eminem. "Es el lugar al que siempre me retiro cuando las cosas se ponen demasiado complicadas en el mundo real".

En la sección dedicada a su familia y su infancia es sorprendentemente franco: "Si uno mira para atrás y ve el abuso que he sufrido, no debe sorprender que me haya convertido en lo que soy. Alguien que realmente no quería ser".

Jenkins agrega: "Pienso que Em atrae a todos. Su auténtica voz está en el libro". Y agrega. "Ha estado fuera de la escena y sin interactuar con mucha gente por bastante tiempo, siendo solo un escritor. Pero era su oportunidad para sacarse de adentro un montón de cosas, en especial lo vinculado con la muerte de su mejor amigo".

AMIGOS. De hecho los recuerdos de Eminem acerca de cómo Proof lo fortaleció en su juventud son algunos de los pasajes más vívidos del libro. "Es difícil hablar de eso, pero debo hacerlo", dice Eminem. También escribe que la muerte de Proof tuvo mucho que ver con su retiro de la vida pública. "Después que él murió, pasó un año antes de que yo pudiera actuar normalmente. Era difícil salir de la cama, y había días en los que no podía caminar, no digamos ya escribir una canción. Traté de poner en orden mis pensamientos, pero cuando hablaba decía cosas que no tenían mucho sentido, de modo que todos trataron de mantenerme fuera de la televisión y lejos de la prensa".

Aunque Eminem discute algunos temas personales en el libro, la paternidad recibe un tratamiento especial ("Ser padre me hace sentir poderoso de un modo que no había conocido antes, y es la clase de poder del que uno no quiere abusar", al tiempo que evita totalmente otros como sus públicas batallas con su ex-esposa y su madre, Debbie (pronto la madre de Eminem publicará un libro de memorias, My Son Marshall, My Son Eminem).

"Todos saben ya lo que siento sobre esas situaciones", dice Eminem. "No quiero poner a Kim y a los chicos en todo lo que hago, cuando no es necesario". El libro, dice, es "más sobre Eminem y menos sobre Marshall".

De ahí que elementos de su carrera, como las letras de las canciones escritas a mano, reciban un lugar de privilegio. Durante años Eminem pudo borronear letras de canciones en cualquier trozo de papel que encontrara (agendas, hojas membretadas de hotel) y llevárselas consigo en una mochila. Cuando quería componer una canción buscaba en ese revoltijo, sacaba algunas líneas que podían funcionar juntas e iba al estudio.

"Colecciono palabras y después las junto", dice sobre su manera de escribir canciones. A veces escribe sus letras en una especie de código, manteniendo ocultas algunas palabras claves. Su explicación: "Si dejas la letra a medio escribir, nadie puede entenderla excepto tú".

Más de dos docenas de fragmentos de canciones manuscritas aparecen reproducidas en el libro, e impresionan tanto por su contenido como por su aspecto: letras escritas en ángulos extraños, en diferentes colores de tinta, y con extensiones que varían desde unas pocos palabras a versos completos. Algunas de ellas, que incluyen hits como My Name Is, Stan y Lose Yourself están en páginas perforadas que pueden ser arrancadas fácilmente.

"Recuerda la manera loca de trabajar del personaje de Russell Crowe en Una mente brillante", dice Rosenberg refiriéndose al ganador del Premio Nobel de Economía John Nash. "Es un organizado caos de pensamientos".

(Con respecto a aspirantes a rapero que piensen en apropiarse del material no utilizado, Eminem lo ofrece: "Si alguien quiere usarlo, adelante. Quédense con mis despojos".




ARTESANO

En una era en la que estrellas como Jay-Z no escriben sus canciones, prefiriendo construirlas en su cabeza y encomendarlas a la memoria, The Way I Am es una celebración de una suerte de aproximación artesanal al verso.

"En el viejo hip-hop con el que está relacionado, los fragmentos de canciones siempre han jugado un papel importante", dice Jenkins. "Es un tradicionalista".

En 2002 Eminem publicó el libro Angry Blonde, fundamentalmente una colección de letras de canciones reimpresas (no los manuscritos originales) que vendió unos 77.000 ejemplares. Pero entonces estaba en el pico de su fama. Hoy son tiempos mucho más inseguros para él. Sin embargo, "no nos preocupa que no tenga un mercado", dice Rosenberg. "Ha hecho muchas cosas para mantener el interés, incluso detenerse por un par de años".

Vuelve a soltar versos uno de los raperos más influyentes en la historia del género
En aquellos campeonatos de "freestyle" rapero que "Em" ganaba en la ciudad de Detroit, aún no se descubría el potencial que se evidenciaría en su música.

Desde la canción My name is, un perturbante relato autobiográfico en el que el rapero se daba a conocer con una melodía simpática y repetitiva de fondo, la carrera de Mar-shall Mathers se disparó gracias a su personalidad frontal, desvergonzada y casi punk, aunque siempre consciente de aquello que perseguía: fama y dinero.

Siempre controversial y al ataque en sus declaraciones, Eminem se convirtió en el rapero definitivo de su generación, un grupo de escuchas que a fines de los años noventa encontró en esta región un artista que se reía de la cultura MTV de la que él mismo participaba.

En canciones como The Real Slim Shady se metió con Christina Aguilera, Britney Spears y respaldó a Fred Durst (ex cantante de la desaparecida banda Limp Bizkit) para tiempo después volverlo a insultar.

Pero Eminem no se hizo camino solamente a base de agresiones a terceros. Es más, en discos en los que se hubiera esperado una progresión de esas intenciones -la fórmula parecía funcionar- "Em" optó por contar historias de personajes frenéticos (un fanático suyo que se suicida en la canción Stan, de la que participa la cantante Di-do, es uno de esos ejemplos).

El rapero introspectivo y serio que se vería en discos como Encore está pronto para volver a emerger, y sólo falta saber cuáles de sus personalidades son las que surgirán cuando llegue el nuevo disco.



Haciendo música para el disco en compañía de Dr. Dre


Nuevo Disco


Tras la edición de su segundo libro, Eminen parece listo para volver al mundo de la música. Ha estado grabando con Dr. Dre, con quien ha obtenido sus mayores éxitos, trabajando en canciones para su próximo álbum que se llamará Relapse (Circulan rumores de que el álbum será lanzado por Interscope antes de fin de año, pero no hay aún nada confirmado).

Hace poco presentó un adelanto, I`m Having a Relapse, en el que se lo oye vibrante y comprometido, disparando uno tras otro versos característicamente profanos y transgresores: "Parece que cada día estoy un poco más destruido/La medicación hace que mis manos estén un poco temblorosas/Denme ese niño de 18 meses para sacudirlo/Demoraré sólo un segundo en estrangularlo".

En una de las secciones más reveladoras del nuevo libro, Eminem habla de su cambio de `look` (rubio teñido) cuando estaba grabando sus primeras canciones con Dr. Dre. Se lee como una "historia de los orígenes" en un cómic, con su nueva identidad presagiando el mal comportamiento que vendría después.

Ahora que está preparándose para volver al mundo de la música cabe preguntarse si volverá el tinte para el cabello. "Mi pelo tiene su color natural", sostiene el rapero. "No creo que vaya a cambiar".







Fuente:

http://www.elpais.com.uy/08/10/24/pespec_377418.asp

http://www.limpbizkiteminemrule.freewebspace.com/photo.html