El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Guerra publicitaria Mac vs Microsoft

Bill Gates y Seinfeld cuando hablan de Mac piensan en zapatos

Microsoft lanzó ayer el primer anuncio publicitario donde participan el cofundador del gigante del software y el popular comediante norteamericano. En este envío inicial, Gates y Seinfeld compararon una compra de zapatos con el de una Mac, en un intento por ridiculizar a la marca ante sus usuarios.

Si bien no somos expertos publicitarios ni mucho menos, luego de ver el anuncio, y desde el punto de vista de un consumidor, no estamos seguros si Microsoft sacará algún beneficio con esta pieza. Y lo más relevante es que la multinacional está poniendo mucha fuerza en esto: Redmond invertirá 300 millones de dólares en toda la campaña.

Pero vayamos al anuncio: Bill Gates se encuentra comprando unos zapatos en una tienda bizarra llamada “Shoe Circus” cuando Jerry Seinfeld lo identifica por casualidad a través de una vidriera y se mete en el local. Una vez dentro, se pone en el papel de asistente y le da ciertas recomendaciones a Bill para elegir el par más adecuado de zapatos acorde a su necesidad: deberán ser flexibles, resistentes y cómodos (¿lo que hubieran querido con el Vista tal vez?).

Gates al fin encuentra el modelo indicado, paga con su tarjeta Platinum Shoe Circus y camina regreso a su casa mientras Seinfeld le pregunta si se acomodaría los calzones en caso de que exista una computadora sencilla de usar allá afuera. Y si, Bill se ajusta los calzones.

Entonces, ¿cuál es el mensaje que Microsoft, a través de la publicidad ideada por la agencia Crispin Porter + Bogusky, quiere acercar a sus usuarios? Haremos un pequeño intento por aclarar este punto:

- Hoy en día, comprar una PC es igual a comprar cualquier otro tipo de comodidad.
- Si querés comprar una Mac, lo tenés que hacer en locales coloridamente ridículos
- No vas a recibir ninguna clase de ayuda por parte de los vendedores cuando compres una Mac
- La Mac no resolverá tus necesidades tan fácilmente. Antes, tendrás que ajustar tu vida a ella.
- Al comprar una Mac te conviertes en un ridículo miembro de ese club, y procurarás extender tu membresía hacia otros.

Seguramente ustedes podrán hacer otras lecturas al respecto, pero el problema de este comercial es identificable: está sobrecargado de mensajes complicados en una historia poco clara con situaciones imprecisas. Algo que no sucedió cuando la empresa decidió hacer una publicidad para el lanzamiento de Windows 95 o la Campaña Buscadora de Drivers, que lo tuvo a Steve Ballmer como estrella central.

Para que saquen sus conclusiones, aquí dejo el video completo. Esperamos tus comentarios.


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=7SiBBi35zKY


El que ríe último: turno de Apple para las bromas


Finalizada la campaña publicitaria por la cual Microsoft contrató a Jerry Seinfeld para acompañar a Bill Gates, la empresa de la manzana recogió el guante y lanzó a los medios masivos de EEUU dos anuncios que, esta vez, pusieron en ridícula a la multinacional basada en Redmond.

Según Apple, Microsoft estuvo gastando demasiado dinero en publicidades para mejorar la percepción de Vista en vez de utilizar esa cuantiosa suma (300 millones de dólares) para optimizar el funcionamiento de su criticado sistema operativo.

Pero vayamos a los comerciales. En el primero, intitulado Bean Counter (Contador Poroto), aparece un sujeto, posiblemente el contador de Microsoft, que se encuentra separando dinero, una gran cantidad de dinero, en dos filas. La fila izquierda, más nutrida de billetes, es la destinada para publicidad, y la restante, con solo una fajita de verdes, para optimizar Vista.

Al final, el contador decide mover todo el dinero hacia la fila de publicidad y dejar completamente vacía la fila de Vista, diciendo que esa pequeña porción monetaria no será suficiente para solucionar todos los problemas que presenta el sistema operativo de Microsoft. ¡Pum! Duro, directo y preciso.

El segundo anuncio, V Word (Letra V), el personaje anuncia que el nombre Vista ha sido eliminado como sistema operativo, y que ahora se llamará simplemente Windows, apuntando a la nueva campaña publicitaria de Microsoft que pretende no hacer referencia directa a Vista.

Entonces, cada vez que el interlocutor nombra la palabra que empieza con “V”, el personaje presiona un botón “censura” para eliminar el sonido de la palabra. Nuevamente ¡Pum!

Los nuevos golpes de Apple dejaron en evidencia como un simple mensaje puede ser efectivo sin necesidad de caer en complejidades ininteligibles. Recordemos las primeras tandas de Microsoft con Seinfeld y Gates: giros complicados, diálogos rebuscados y referencias poco claras. Pues así les fue: debieron cancelar los anuncios luego del segundo envío.


Ahora, Bill Gates y Seinfeld dicen que Apple es mostaza y queso extra

Microsoft lanzó ayer el segundo anuncio publicitario que tiene al cofundador del gigante del software y al popular humorista neoyorkino como principales figuras. En este nuevo envío de 4 minutos y medio, los dardos están dirigidos hacia Apple, Steve Jobs y sus productos: ellos son solo apariencia.

Puntualmente, el episodio completo trata de mostrar la manera en que Microsoft ve a Apple y a todos sus dispositivos relacionados en términos de conectividad con “la gente real”. En este caso, la “gente real” está representada por una familia que vendría a ser Apple, y la historia describe los límites estrechos dentro de los cuales esta familia decidió vivir.

La casa donde transcurren los hechos tiene un estilo de los ´60 (¿la impresión que otorga Apple a sus diseños de Mac?), algo avejentada, construida con paneles de madera en la base, con una linda pileta en el jardín, y algunos detalles visuales que le dan una “falsa” sensación de belleza. Claro, Apple es vieja en su base, pero tiene algunos destellos agradables aquí y allá.

A lo largo del anuncio se verán símbolos sueltos que al final del capítulo tomarán algo de sentido. Por ejemplo, la familia come todo el tiempo ensalada de papas, y para darles un poco de sabor, cada uno tiene una pequeña y limitada ración de mostaza y queso para condimentarla. Está claro, para Microsoft, dentro del mundo de las computadoras, Apple solo vendría a ser un simple condimento.

Otra de las metáforas humorísticas que la publicidad empleó para atacar a la compañía de la manzana es personificar a Steve Jobs como la abuelita explotada y sin gracia de la familia que se encarga de solucionar ella sola todos los problemas técnicos: se la ve cortando el césped, tirada debajo de un auto reparándolo, haciendo las compras, etc.

¿Cómo unimos a la anciana con Jobs? Al inicio, el padre de familia habla sobre la abuela diciendo: “Hace 12 años que ella está con nosotros”. Esta cantidad de tiempo es la que lleva Steve en Apple desde su regreso en 1996.

La palabra clave en este anuncio es “apariencia”, y a partir de este concepto es que se pueden desglosar los mensajes ocultos que Microsoft preparó para la ocasión. Algunos ejemplos: el jardín de la casa está plagado de arbustos y plantas sin cortar y sin uso alguno (todo apariencia) y también hay una pileta en el fondo, pero no hay suficiente agua para llenarla (más apariencias).

Como cierre de esta idea, está la mesa de ping pong ubicada en el sótano. Jerry Seinfeld juega en pareja con la ama de casa, y ambos demuestran ser horribles en la actividad: todo es cuestión de aparentar, no sabemos jugar un carajo al ping pong, pero tenemos la mesa y con eso, ya estamos. ¿Será lo mismo que jugar con una Mac?

A diferencia del primer anuncio, este nuevo envío es mucho más sutil y metafórico, y además, da lugar para que Microsoft se auto-gratifique. En una escena, Bill está observando algo espectacular en la pantalla de una notebook con los niños de la familia. La notebook está de espaldas, por lo que no se puede ver el contenido, pero los chicos exclaman a cada rato ¡Wow!, y le preguntan a Gates: “¿Cuándo saldrá al mercado?”, a lo que el tipo les responde: “Nunca. Y si alguien les pregunta algo, ustedes dirán que no saben nada”.

Con esto Microsoft quiere hacernos entender, al menos, dos cosas: o que está trabajando internamente en un nuevo producto o sistema que sería totalmente revolucionario, o que la compañía se da el lujo de crear cosas maravillosas que no tiene planeado sacar nunca al mercado (cosa que dudamos mucho).

El final es muy similar al de la primera entrega: Bill y Jerry caminando juntos por la calle, luego de ser echados por la familia (Apple). Y caminan discutiendo el futuro de la computación: “Un sapo con email, un golsfish con un Website, una ameba con un blog”, dicen. Como perla, Jerry le pide a Bill que simule un robot incluido el momento en que se apaga. Bill lo hace (muy mal por cierto, pero lo hace) y se cierra la publicidad con el mensaje: “Perpetuamente Conectados…PC”. La Mac tirada a la calle.


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=gBWPf1BWtkw

No más payasadas entre Bill Gates y Seinfeld para Microsoft, por el momento

Ya nos había comenzado a simpatizar la dupla humorística que, en sus diferentes matices, integraban el cofundador del gigante del software y el popular cómico neoyorquino cuando desde Redmond le bajaron el pulgar a la campaña publicitaria dejándola stand by.

Esto quiere decir que por el momento no habrá una tercera parte que narre las aventuras de Bill y Jerry en su papel de ciudadanos normales. ¿Qué habrá pasado? Según Microsoft, todo estaba así planeado de antemano y próximamente retomarán la campaña incluyendo a otra destacada personalidad del mundo del espectáculo.

Pero claro, nosotros no comemos vidrio, y por lo que publicaron los medios más prestigiosos de EE.UU., la realidad es que los anuncios no estaban impactando en la audiencia como se esperaba y para evitar un problema mayor y embarrarla por completo, desde Redmond decidieron frenar abruptamente el proyecto hasta previo aviso.

Es cierto, Microsoft tiene toda la platita para volver en el momento que desee, pero ahora parecería que la imagen de Apple, quien fue el centro de los ataques en los dos primeros videos difundidos, salió sumamente fortalecida del embate. Aún es prematuro, pero podríamos decir que al gigante del software le salió el tiro por la culata.

Para nosotros es una verdadera lástima que se haya cortado la iniciativa. Bill Gates y Jerry Seinfeld, lejos de conformar una pareja antológica, sobretodo por esa notable vocación frustrada de actor que descaradamente evidencia el cofundador de Microsoft, lograron pulir un poco su performance en el último en vío, donde ellos parecieron sentirse más cómodos y la audiencia también.

Ahora habrá que esperar a ver cuál es el impacto real que tendrá esta decisión en la industria, y si Apple podrá sacar rédito de este resbalón. Lo que ahora nos intriga es saber a quién contratarán para los próximos anuncios y continuar con la saga humorística. Para esto, abrimos los comentarios para que ustedes sugieran alguna personalidad que sería indicada para acompañar a Bill en sus nuevas aventuras.


Ahora, el momento de los comentarios ¿qué publicidad les pareció más divertida y original? ¿cuál cumplió su cometido?

0 comentarios - Guerra publicitaria Mac vs Microsoft