El creador de los jueguitos más famosos de los 90 reveló que "Súper Mario Bros" es un juego que hace alegoría al mundo homosexual. "Era un juego cargado de signos de la cultura gay, Luigi y Mario eran pareja gay tratando de enfrentar los retos de una sociedad que los rechaza", sostuvo.



Mario y Luigi siempre fueron gays.




higeru Miyamoto, el creador de uno de los jueguitos más famosos de la historia animada, confesó que el “Súper Mario Bros” es una plataforma alegórica a la comunidad gay ya que Mario y Luigi no eran hermanos sino pareja.

"Esa fue la intención original del juego, era un juego cargado de signos de la cultura gay, Luigi y Mario eran pareja gay tratando de enfrentar los retos de una sociedad que los rechaza", reveló Miyamoto.

"Más adelante, al introducirlo al mercado internacional se adecuaron algunos contenidos e intenciones para llegar a un público occidental, pero si observan con cuidado, muchos de los conceptos originales están presentes", añadió el diseñador y productor de videojuegos japonés que trabaja para Nintendo desde 1977.

Si nos llama la atención la princesa que Mario Bros debía rescatar, Miyamoto comentó que, "ella no es real sino que es una alegoría a la feminidad tradicional representada como un símil de la homosexualidad".

Investigadores sostienen que existen distintos elementos fálicos en el juego como por ejemplo para poder terminar cada nivel, Mario y Luigi se tienen que deslizar por un asta; para pasar de un lugar a otro deben saltar o ingresar en tubos; y para ganar vidas o beneficios deben saltar sobre hongos que poseen similitudes con el glande masculino.

Para finalizar Miyamoto contó que el enemigo final del juego en Mario es la versión de la masculinidad exagerada, "el monstruo del machismo", que es combatido cuando Mario o Luigi, literalmente, lo montan.



gay