¿Por qué el aborto inducido en el siglo XXI es tabú e ilegal en Argentina? Este es el eje de la muestra “11 semanas, 23 horas, 59 minutos”, que forma parte de una campaña de Amnistía Internacional. Hasta el 8 de septiembre, en Palais de Glace.





Impactante: el aborto clandestino en Argentina, en fotos





ilegal

"11 semanas, 23 horas, 59 minutos. Aborto clandestino en Argentina", muestra de Guadalupe Gomez Verdi, Lisa Franz, Léa Meurice / Amnistía Internacional - Palais de Glace






legal




aborto





Argentina





Impactante: el aborto clandestino en Argentina, en fotos





ilegal





legal




aborto






Argentina





Impactante: el aborto clandestino en Argentina, en fotos





La argentina Guadalupe Gomez Verdi, la alemana Lisa Franz y la francesa Léa Meurice son tres jóvenes fotógrafas que viven en Argentina. Juntas, se preguntan por qué el aborto inducido es tabú e ilegal en nuestro país, en pleno el siglo XXI, y muestran sus cuestionamientos en fotos. La muestra “11 semanas, 23 horas, 59 minutos” se enmarca en la campaña de Amnistía Internacional “Mi cuerpo, mis derechos” (que exige respetar la sexualidad de las personas) y está abierta al público hasta el 8 de septiembre en Palais de Glace (Posadas 1725). La entrada es libre y gratuita.

“Iniciamos este trabajo con la búsqueda de comprender las razones de por qué, en Argentina, el aborto, en el siglo XXI, sigue siendo un tema tabú e ilegal, donde el derecho a decidir sobre el cuerpo de una misma está aún cuestionado”, dicen las fotógrafas.

La muestra incluye además testimonios de personas que decidieron abortar. Por ejemplo, la historia de Sonia Sánchez, que estuvo 21 días presa por ejercer la prostitución y pasó por cinco abortos con pastillas; o la de Mara, quien abortó a los 21 años, en 2002, al límite de los tres meses de embarazo: “Yo estaba siempre esperando que él lograra contactar a alguien y obtener la información. La cuestión es que se fue demorando, hasta que pasó un montón de tiempo, y yo tuve que hablar con mi mamá porque ya estaba de casi tres meses”.

También suma la figura de los varones, esos que acompañan a sus novias, hermanas o compañeras a realizarse un aborto. Uno de ellos es Pedro, que apoyó a su pareja en todo momento. O el del doctor Germán Cardoso, miembro del Grupo Médico argentino por el Derecho a Decidir de la mujer en situación de un embarazo no deseado: “El tema de la decisión pasa por ella. Ella tiene una decisión sobre su cuerpo, sobre su futuro, sobre su vida, ella puede decidir el tema de la familia, decir bueno, estoy sola, tengo dos hijos y no puedo con más, apenas puedo con dos hijos, estoy embarazada y decido no seguir adelante”.

“En el encuentro entre dos continentes, la realidad argentina nos confronta con nuestra propia visión de la mujer. Nos es difícil entender que, en países como Argentina, la mujer no haya conquistado libertades que la coloque en un terreno de igualdad y autonomía, cuando en Francia y Alemania la emancipación de la mujer se inició hace cuatro décadas y el aborto es legal”.

Y agregan: “Con este proyecto fotográfico queremos sacar historias y realidades a la luz, exponer y mostrar luchas y testimonios de mujeres y hombres que han experimentado al menos un aborto en su vida. Más allá de cualquier posición política, religiosa y cultural, queremos abrazar el derecho al aborto legal creyendo profundamente en la libertad de cada individuo”. Y enfatizan: “Libertad. Legalidad. Seguridad. El derecho al aborto es un derecho humano”.



La exhibición, curada por Oscar Smoje, está abierta al público de martes a viernes de 12 a 20 y sábados, domingos y feriados de 10 a 20 horas, en Palais de Glace (Posadas 1725) hasta el 8 de septiembre. Visitas guiadas: sábados a las 17 y 18 horas. Entrada libre y gratuita