La buena puntería del caracol

El venenoso Caracol Cónico

Ningún animal se ve tan inocente en el fondo marino como un caracol. Sus movimientos lentos y su accionar aletargado le dan una apariencia inofensiva. Pero una de las especies existentes, el Caracol Cónico(conus magus), es en realidad un cruel depredador con un sistema de caza absolutamente sorprendente y efectivo.

caracol

Estos animales poseen en su interior una glándula venenosa que está conectada con un sifón que tiene apariencia de cañón. Cuando en el radio de acción del cono aparece una posible presa, éste dispara un dardo tal como un arco lanza una flecha, y lo clava en la carne de su víctima. En realidad podría decirse que este molusco "muerde" a su presa a distancia, ya que el dardo es en realidad un diente radular altamente evolucionado y muy modificado. Una vez que mordió, el diente segrega una toxina que es un poderoso relajante muscular. Los animales víctimas de ella se "distienden" tanto que dejan de respirar y se mueren. Cuando esto ocurre el caracol se aproxima a la víctima a la que engulle con su estómago distensible.

animal marino
veneno
Caracol cónico a punto de atacar a un pez
El venenoso Caracol Cónico
Enboscada del caracol cono

Entre las víctimas predilectas del cono están los pequeños peces del arrecife, aunque también pueden atacar a otros caracoles cónicos. Su hábitat normal es el Océano Indico y son muy frecuentes en la gran barrera de coral de Australia. De las cuatrocientas especies existentes sólo unas diez pueden ser peligrosas para el hombre, sobretodo para los submarinistas que los apresan para vender las vistosas conchas a los coleccionistas que en algunos casos, como el del caparazón del Gloria marus, uno de los cónicos más peligrosos, ha sido valorado por estos coleccionistas en más de mil dólares. El precio de un trabajo arriesgado.

caracol
animal marino



veneno

El caracol cónico y la medicina
De acuerdo a una investigación del Instituto del Cerebro de la Universidad de Queensland (QBI, por sus siglas en inglés) en Australia, las toxinas con los que los caracoles cono inmovilizan a sus presas, podría ofrecer un mejor alivio del dolor en el futuro.
Los neurocientíficos han revelado que una toxina producida por un mortífero caracol cono puede desempeñar un papel fundamental en la regulación de dolor crónico.
El veneno de los caracoles cono, animales marinos encontrados en varios de los océanos del mundo, es actualmente objeto de una amplia investigación científica debido a sus potentes propiedades analgésicas que se cree que ofrecen varias ventajas sobre los tradicionales tratamientos terapéuticos para el dolor neuropático.
Profesor David Adams y su equipo han identificado péptidos específicos en el depósito de toxinas que pueden servir como marco molecular para la síntesis de conotoxinas, de acuerdo con un comunicado de prensa de Queensland.

"Durante varios años, se ha sabido de las notables propiedades del depósito de toxinas (conotoxinas), que es una enorme promesa para el dolor crónico", dijo Adams.

La opinión científica que prevalece hasta ahora ha sido que las conotoxinas sólo se dirigen a un grupo de receptores del dolor. Sin embargo, Adams, junto con David Craik (UQ del Instituto de Biociencias Moleculares) y sus colegas han descrito una sorprendente nueva forma de inhibibir sensores del dolor usando mini-proteínas comúnmente encontradas en venenos de caracol de cono.


Estos hallazgos fueron publicados en la revista Journal of Neuroscience.


Fuentes:

http://www.educar.org/Ecologia/Naturaleza/EcoDatos/caracolconico.asp
conus1.pagoboshells.com/

http://www.educar.org/Ecologia/Naturaleza/EcoDatos/caracolconico.asp
http://www.latercera.cl/contenido/27_66185_9.shtml