Abuchean a Peña Nieto en el grito de Independencia

MÉXICO, DF.- En su primera ceremonia del Grito de independencia, el presidente Enrique Peña Nieto fue arropado por varios contingentes de simpatizantes colocados en primera fila, que habían sido trasladados en varios camiones desde el estado de México, quienes en diversos momentos gritaron “¡Peña, Peña, Peña!” e incluso sus lugares de origen como: “¡Neza, Neza, Neza!”.
Ello no pudo evitar que más al fondo también se escuchara algunos abucheos de otros ciudadanos, que lanzaron además reclamos contra las reformas propuestas por el Ejecutivo federal.
A las 11 de la noche y en medio de una lluvia ligera Peña Nieto salió al balcón presidencial acompañado de su esposa Angélica Rivera, quien lo aguardó uno pasos atrás, mientras él leía de un atril vivas a Hidalgo, Josefa Ortiz de Domínguez, Allende, Aldama, Galeana y Matamoros, Guerrero. Y cerró : “¡Viva la Independencia nacional! ¡Viva México! ¡Viva México!
Con rostro serio el mandatario envolvió la bandera en su asta y se retiró, para enseguida regresar con su esposa y sus cinco hijos, desde donde escucharon música grabada como el Son de la Negra y el Huapango de José Pablo Moncayo. Luego, todos contemplaron los fuegos artificiales, igual que lo hicieron varios de sus invitados que salieron a los balcones vecinos.
En frente de ellos, los mexiquenses volvieron a las porras al presidente y a sus municipios. Casi todos ellos, así como el resto de los asistentes al Zócalo, estaban cubierto con sencillas mangas de plástico que regalaban luego de sortear los retenes de seguridad.
La seriedad de Peña Nieto desapareció ya en ese segundo momento y junto con su familia regresaba los saludos que le enviaban sus seguidores, quienes fueron llevados de municipios como Izcalli, Ecatepec, Zumpango y Nezahualcóyotl en camiones que por decenas estacionaron en calles como Donceles, Brasil y Argentina.
Unos 20 minutos antes de las 21 horas el cantante Juan Gabriel había concluido su generosa y larga presentación en la que, entre sus piezas clásicas como Querida y Amor eterno, expresaba buenos deseos a México, felicidad y una “larga vida”.
La lluvia se había podido contener durante casi toda la tarde y noche, pero alrededor de las 10:30 de la moche se soltó de manera suave pero persistente y no disminuyó su intensidad hasta una hora después. Una vez que terminaron los fuegos pirotécnicos, la familia presidencial regresó al interior del Palacio Nacional y alguien cerró la puerta del balcón.
Acarreados
Unas horas antes de la ceremonia de Grito, en las redes sociales omenzaron a circular imágenes que muestran la llegada de los autobuses que tra trasportaron a la gente traída desde el Estado de México.
Tanto en Twitter como en Facebook, la gente comenzó a circular y comentar, la serie de instantaneas en las que se ve el traslado de los mexiquenses que acudieron para brindar su apoyo el presidente, hasta la zona cercana al Zócalo.