Las frases que son falsas

Esta lista muestra grandes citas que son mundialmente conocidas, pero resulta que nunca fueron dichas por los personajes a los que se les acreditan.

‚ÄúM√°s vale morir de pie que vivir de rodillas‚ÄĚ

lista

Ernesto "Che" Guevara. Guerrillero argentino (1928-1967)

Heroica m√°xima supuestamente pronunciada por el m√≠tico revolucionario. Pero anteriormente se le atribuy√≥ a Dolores Ib√°rruri, ‚Äúla Pasionaria‚ÄĚ, y mucho antes a√ļn a Emiliano Zapata, aunque los historiadores no han podido determinar que ninguno de ellos la dijera realmente.

frases

‚ÄúLadran, Sancho, luego cabalgamos‚ÄĚ

citas

Miguel de Cervantes. Escritor espa√Īol (1547-1616)

No la busques en El Quijote, porque no la encontrar√°s. Dicha frase jam√°s fue escrita por Cervantes, ya que realmente pertenece a una obra de Miguel de Unamuno titulada Vida de don Quijote y Sancho.

falsas

‚ÄúQue la fuerza te acompa√Īe‚ÄĚ

Las frases que son falsas

Alec Guinness. Actor brit√°nico (1914-2000)

Es otra de las frases míticas de la historia del cine. Supuestamente se la dice el personaje de Obi Wan Kenobi a Luke Skywalker en La guerra de las galaxias. Pero la próxima vez que veas la película, si afinas el oído, comprobarás que la frase exacta es otra: "La fuerza siempre estará contigo".

lista

‚ÄúT√≥cala otra vez Sam‚ÄĚ

frases

Humphrey Bogart. Actor estadounidense (1899-1957)

Probablemente sea la frase más recordada de la película Casablanca, y una de las más conocidas de la historia del cine. La lástima es que se trata de un falso recuerdo, porque el actor no la pronuncia en la película. En realidad, la frase es “Tócala para mí… Toca El tiempo pasará", y la dice Ingrid Bergman. Ese Tócala otra vez, Sam, es el título de una obra de teatro de Woody Allen (Play it again, Sam) que trata sobre un mitómano fascinado con Bogart y Casablanca.

citas

‚ÄúPrimero vinieron a por los comunistas, pero como yo no era comunista, no dije nada‚Ķ‚ÄĚ

falsas

Bertolt Brecht, escritor alem√°n (1898-1956)

‚Äú‚Ķ Despu√©s vinieron a por los socialistas y los sindicalistas, y yo no habl√© porque no era ni lo uno, ni lo otro. Despu√©s vinieron a por los jud√≠os, y yo no habl√© porque no era jud√≠o. Despu√©s vinieron por m√≠, y en ese momento ya no quedaba nadie que pudiera hablar por m√≠‚ÄĚ. As√≠ versa este emocionante poema contra la cobard√≠a y el inmovilismo, falsamente atribuido al famoso autor de La √≥pera de cuatro cuartos y Madre Coraje. Porque en realidad ni siquiera es un poema. Se trata de un fragmento de una comprometida pastoral pronunciada en 1945 por un reverendo protestante holand√©s llamado Martin Niem√∂ller.

Las frases que son falsas

‚ÄúNo siento las piernas‚ÄĚ

lista

Sylvester Stallone. Actor estadounidense (n. 1946)

Gracias a cierto humorista espa√Īol, casi todos hemos cre√≠do que dicha frase pertenec√≠a a la pel√≠cula Rambo. Pero no es as√≠. Quien la dijo realmente fue el actor John Savage en El cazador.

frases

‚ÄúCon√≥cete a ti mismo‚ÄĚ

citas

Sócrates. Filósofo griego (470-399 a. C.)

En realidad, el pensador heleno no dejó nada escrito, y los historiadores creen que realmente es una sentencia del Oráculo de Delfos.

falsas

‚ÄúNo estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero defender√© hasta la muerte su derecho a decirlo‚ÄĚ

Las frases que son falsas

François-Marie Arouet, Voltaire. Filósofo francés (1694-1778)

¬ŅQui√©n no se ha estremecido de emoci√≥n al escuchar la c√©lebre m√°xima con la que el admirado pensador supuestamente defendi√≥ la libertad de expresi√≥n y de ideas? Lamentablemente, nunca escribi√≥ ni dijo tan contundente sentencia. Su autora fue realmente Evelyn Beatrice Hall, quien la escribi√≥ en 1906 en The friends of Voltaire, una obra de teatro en torno a diez supuestos amigos del fil√≥sofo franc√©s.

lista

‚ÄúSe puede enga√Īar a algunos todo el tiempo‚Ķ‚ÄĚ

Abraham Lincoln. Presidente estadounidense (1809-1865)

frases

‚Ķ y se puede enga√Īar a todos durante alg√ļn tiempo. Pero no se puede enga√Īar a todos todo el tiempo‚ÄĚ. Tan contundente frase no aparece en los diarios, ni en las memorias, ni en ninguno de los discursos del admirado pol√≠tico.

citas

‚ÄúPerdonen que no me levante ‚ÄĚ

falsas

Groucho Marx. Cómico estadounidense (1889-1977)

Es creencia com√ļn que dicha frase figura como epitafio en la l√°pida del m√°s mordaz de los Hermanos Marx, como ejemplo postrero de su macabro humor negro. Pero la realidad es que en su tumba solo puede leerse: ‚ÄúGroucho Marx. 1889-1977‚ÄĚ.

Las frases que son falsas

‚ÄúSangre sudor y l√°grimas‚ÄĚ

lista

Winston Churchill. Político británico (1874-1965)

La frase, tal cual, pertenece al gui√≥n de la pel√≠cula Metr√≥polis, que fue escrito por Thea von Harbour, esposa de Fritz Lang, y que acab√≥ convertida en una de las ide√≥logas del partido nazi. Parad√≥jicamente, Churchill retom√≥ la m√°xima para arengar a su pa√≠s en la lucha contra el nazismo, durante un discurso pronunciado en 1943. Lo que ocurre es que pronunci√≥ la frase con alguna ligera variaci√≥n: ‚ÄúNo tengo otra cosa que ofrecer que sangre, l√°grimas, fatiga y sudor‚ÄĚ.

frases

‚ÄúEl fin justifica los medios‚ÄĚ

citas

Nicol√°s Maquiavelo. Diplom√°tico florentino (1469-1527)

¬°Cuantas tropel√≠as se habr√°n justificado a lo largo de la historia echando mano de esta supuesta cita de Maquiavelo! Pero lo cierto es que lo que en realidad escribi√≥ el pensador italiano en su obra El pr√≠ncipe fue: ‚ÄúAquellos que triunfan nunca resultar√°n avergonzados por el modo como hayan triunfado‚ÄĚ. En ella tambi√©n puede encontrarse otra frase (esta, quiz√° un poco m√°s parecida a la que ha llegado hasta nuestros d√≠as), que dice: "Al valorar una acci√≥n, uno debe considerar siempre los resultados finales".

falsas

‚ÄúEl estado soy yo‚ÄĚ

Las frases que son falsas

Luis XIV, rey francés (1638-1715)

La tradici√≥n dice que en 1655, el soberano, al enterarse de que el Parlamento de Par√≠s se hab√≠a reunido a sus espaldas, abandon√≥ una cacer√≠a y se present√≥ all√≠ ataviado con su traje de monter√≠a, e interrumpi√≥ el c√≥nclave pol√≠tico pronunciando la tajante frase por la que ha pasado a la historia. Pero los estudiosos dudan de que la an√©cdota sea ver√≠dica. Dicen que en aquel momento el soberano era un mozalbete de 17 a√Īos y muy poco impulsivo, adem√°s de parco en palabras.

lista

‚ÄúAlgunas veces, un cigarro solo es un cigarro‚ÄĚ

frases

Sigmund Freud. Neurólogo austríaco (1856-1939)

Aunque encaja perfectamente con la personalidad del padre del psicoan√°lisis, lo cierto es que la frase nunca fue pronunciada por √©l. Su autor√≠a corresponde al periodista Wilhelm Dieterle, quien la utiliz√≥ en un art√≠culo para tratar de ironizar sobre las teor√≠as de Freud. A su vez, el redactor estaba parafraseando otra conocida cita de Rudyard Kipling, que dice: ‚ÄúUna mujer solo es una mujer, y un cigarro la mayor√≠a de las veces no es nada m√°s que humo‚ÄĚ.

citas

‚ÄúEl mejor indio es el indio muerto‚ÄĚ

falsas

George Armstrong Custer. Militar estadounidense (1839-1876)

Se le atribuye com√ļnmente al comandante en jefe del S√©ptimo de Caballer√≠a, pero en realidad quien la dijo fue otro militar estadounidense, el general Phil Sheridan. La pronunci√≥ durante una conferencia con un jefe arapahoe llamado Tosawhi y apodado ‚Äúel indio bueno‚ÄĚ. Cuando Sheridan se enter√≥ de dicho alias, pronunci√≥ con desprecio la famosa frase.

Las frases que son falsas

‚ÄúSi por un momento Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo...‚ÄĚ

lista

Gabriel García Márquez. Escritor colombiano (n. 1928)

As√≠ comienza un conocido poema atribuido al autor de Cien a√Īos de soledad, pero cuya autor√≠a el propio escritor se encarg√≥ de desmentir, aunque parece que pocos se han enterado. Gabriel Garc√≠a M√°rquez es, despu√©s del argentino Jorge Luis Borges, el narrador al que m√°s textos ajenos y an√≥nimos se atribuyen.

frases

‚ÄúLas personas son ilogicas e irracionales pero amadlas de todas formas‚ÄĚ

citas

Madre Teresa de Calcuta. Monja macedonia (1910-1997)

Es tendencia mayoritaria la de creer que la autora de tan hermosa frase fue la admirada misionera, pero en realidad está extraída de una obra titulada Los diez mandamientos paradójicos, escrita por el pensador Kent M. Keith.

falsas