En muchas oportunidades circularon por los medios o la red distintas fotografias que en su momento desataron debates sobre su autenticidad, pero en la mayoria de los casos no resultaron ser otra cosa que elaborados fraudes o simples coincidencias o malas interpretaciones.


Fotos famosas ¿no tan paranormales?

El psiquico Colin Evans, sorprendio a la audiencia en 1938 con su famosa levitacion. En realidad la gente que se ve en la foto lo menos que puede decirse es qe estan sorprendidos. Es que en realidad el acto de levitacion no es mas que un "buen salto".

paranormales

fotos

Una de las primeras imagenes ovni fue a su vez, una de las que mas nitidamente mostraron un objeto volador no identificado. Tal vez porque en realidad lo que se ve en la foto es la parte superior de una lampara adornada con pelotas de pingpong en la parte inferior.


link: http://www.youtube.com/watch?v=1M_ADHmPl7s

Frade

relevadas

Una de las tantas criaturas que suelen aparecen en las costas, en 2008 aparecio esta en Montauk, Nueva York, dejando perplejos a todos quienes trataban de adivinar de que criatura se trataba. A todos menos a un zoologo, qe enseguida se hubiese dado cuenta que se trata de un mapache.

Fotos famosas ¿no tan paranormales?

paranormales

En la localidad rusa de Irkuts dos hombres filmaron lo que aparenta ser una criatura extraterrestre congelada en la nieve.Luego los mismos bromistas confesaron haberla hecho con pan y restos de piel de pollo.


link: http://www.youtube.com/watch?v=4H9GCIRUIsk

fotos

Frade

Criaturas conocidas como Rods son vistas a lo largo y ancho de todo el mundo; en milesimas de segundos se cuelan en videos y fotos. Tuvieron su epoca dorada en los 90 cuando eran captadas en filmaciones pero son invisibles a simple vista. Si fuesen visibles para el ser humano claramente nos dariamos cuenta que se tratan de simples polillas.


link: http://www.youtube.com/watch?v=-AqSv6kOQ3g

relevadas

Fotos famosas ¿no tan paranormales?

Uno de los mas famosos fantasmas de la industria del cine es el que "aparece" en la pelicula "3 hombres y un bebe". Aparentemente en una escena puede observarse el fantasma de un niño que se habria suicidado en el mismo departamento donde la escena era rodada.
Luego todo quedo mas claro: se trata de una cartografia de uno de los protagonistas que fue dejada dentro del set por error
.



link: http://www.youtube.com/watch?v=9cdIa6-unGk

paranormales

fotos

A pesar de dar toda la sensacion de tratarse de un fantasma en una foto antigua no es mas que una foto superpuesta.

Frade

relevadas

En abril de 2004 el diario The new nation the Bangladesh publico una fotografia de lo que parecian ser esqueletos gigantes encontrados en Arabia Saudita. Las fotos supuestamente fueron tomadas en una area militar restringida.
La realidad es qe la foto fue tomada en El Hyde Park de New York, y se trata de un fosil de mastodonte.



link: http://www.youtube.com/watch?v=azjWu6Uva8k

Fotos famosas ¿no tan paranormales?

paranormales

La Dama Marron de Raynham Hall es una conocida foto de un supuesto fanstasma . Fue sometida a multiples analisis y en inguno fue detectado que la foto era manipulada.
Simplemente se trata de un haz de luz filtrado en el lente de la foto
.

fotos

Frade

La foto de un supuesto niño fantasma de epoca medieval fue tomada en 2004 en Inglaterra y se suponia que pertenecia a una niña llamada Angie Darcy.
A esta niña aparentemente le encantaba disfrazarse como en Star Wars.


relevadas

Fotos famosas ¿no tan paranormales?

En la universidad de Michigan en 2010 Barry OConnor concluyo que el chupacabras no es otra cosa qe un coyote o un perro enfermo que perdio el pelo.

paranormales

fotos

Una conocida foto donde supuestamente se retrata por accidente a un viajero del tiempo, fue tomada en mayo de 1964 en el Condado de Cumberland, Inglaterra. Jim Templeton tomo varias fotos de su hija durante un dia de camping.
Cuando las fotos fueron reveladas, fue vista por detras de la niña una misteriosa silueta, a pesar de que al momento de la foto solo se encontraba en el lugar la niña con el, y su esposa.
Aparentemente fue la descuidada señora quien se "entrometio" en la foto de su hija.



link: http://www.youtube.com/watch?v=yAIEeufAdtw

Frade

relevadas

En 1977 esta foto circulo como una persona siendo "atacada" por un fenomeno Poltergeist.
Era eso, o una niña saltando de su cama
.


Fotos famosas ¿no tan paranormales?

paranormales

Los monjes que aparentemente levitan con nada mas que un baston apoyado en el suelo son un fraude muy difundido.
El truco es simple: el baston se encuentra anclado al suelo dando apoyo a un firme asiento que se oculta por debajo de las ropas del monje jodon.

fotos

Frade

En 1967 el contrato de la primera foto se firmo entre Roger Patterson con un grupo de personas que le encomendaron realizar una pelicula de Pie Grande. Asi resulto en una pelicula bien elaborada y creible sobre un supuesto Pie GRande que aparece caminando mientras Robert deambulaba en los desolados pasajes; pero tal vez Pie grande debio cuidarse de no llevar el reloj puesto.


link: http://www.youtube.com/watch?v=OBTUQI60yqQ

relevadas[/size]

Fotos famosas ¿no tan paranormales?

Una de las imágenes más clásicas entre los temas del misterio, y específicamente, de la rama que estudia a aquellas criaturas imposibles o desconocidas, llamada criptozoología, es sin lugar a dudas, la llamada Foto del médico, o la fotografía del Monstruo del Lago Ness, y a pesar que está probado que no fue más que un fraude, hay muchas personas que todavía citan esta imagen para defender la existencia de esta criatura en el referido lago escocés.

Pero ¿cómo empezó esta historia?

Pues bien, para contarla debemos remontarnos a una mañana del 19 de abril de 1934, cuando un ginecólogo, llamado Robert Wilson, se encontraba en su vehículo cuando de pronto vio algo extraño moviéndose sobre las aguas del lago. De inmediato, Wilson detuvo su coche, tomó su cámara fotográfica y realizó una toma a la criatura.

La fotografía de inmediato se volvió famosa, era la primera prueba gráfica de la existencia del llamado Monstruo del Lago Ness, historia que por esos años, habría cobrado relevancia debido a que muchos testigos aseguraban haber visto esta criatura en la superficie del lago.

La fotografía fue portada en el diario británico Daily Mail, lo que le daba cierta validez a la imagen y luego recorrió el mundo entero, tanto que años después era imposible pensar en el monstruo del lago Ness y no pensar en esta fotografía.

Sin embargo, como hemos adelantado, todo no fue más que un fraude. La historia comienza un año antes de la popular fotografía. El Daily Mail, debido a las historias que ya se contaban de la extraña criatura, decidió contratar a un cazador experto llamado Marmaduke Wetherell, para que vaya a investigar no solo los testimonios de las personas que habían divisado a la criatura, sino que para que encontrara algún tipo de prueba que pudiera darle validez a la historia.

Wetherell viajó al Lago Ness y no sólo encontró los testimonios sino que además, encontró unas enormes huellas en las orillas del lago. De inmediato supuso que se trataría de las marcas del monstruo y así lo hizo público, sin embargo, expertos del Museo de Historia Natural, señalaron que aquellas huellas no eran de ninguna criatura mitológica o desconocida, sino, que eran las marcas dejadas por un hipopótamo. Avergonzado por el error, Wetherell se retiró de la vida pública.

Quizá sea este error o el hecho que no pudo encontrar ninguna prueba del monstruo del Lago Ness que Wetherell se unió a Christian Spurling (su hijastro) y el citado médico Robert Wilson, para elaborar la trama que luego daría paso al fraude de la fotografía.

En resumen, la famosa imagen no es el retrato del también llamado Nessie, sino, que aquella silueta que aparenta ser la cabeza del animal no era más que una escultura de plástico, que tenía debajo un submarino de juguete.

paranormales

La historia del fraude se dio a conocer en 1994 cuando Christian Spurling, antes de su muerte, confesó su participación en este engaño. Spurling señala que fue su padrastro, Wetherell, quien lo convenció para que hiciera la figura de la serpiente, y que luego de realizar la fotografía, esta fue entregada al doctor Wilson, para que él la entregue a los medios, entre ellos, el Daily Mail. Debido a la profesión de Wilson, nadie dudaría de la veracidad de su historia, y por ende, de la fotografía.

Spurling confirmó en ese momento que el motivo de Wetherell para realizar el engaño fue por la humillación pública que recibió por haber confundido unas huellas de hipopótamo con la de Nessie. Dice Spurling que su padre le dijo en ese entonces: “Vamos a darles su monstruo”.

Pese a esto, como dijimos en un inicio, muchos aún consideran esta fotografía como verdadera y como la mejor prueba jamás obtenida de la existencia del Monstruo del Lago Ness.


fotos


Frade

“Es el acontecimiento más extraordinario del siglo”, se entusiasmaron unos. “Es como si se hubiera filmado la crucifixión de Jesús”, festejaron otros. La noticia cruda afirmaba que un cameraman militar de 82 años le distrajo a la USAF una increíble colección de rollos fílmicos donde dos personas vestidas de médicos parecían practicar una necropsia sobre el cuerpo de un E.T. sobreviviente de la legendaria nave estrellada en el desierto de Roswell, Nuevo México, en junio de 1947.
Cuando a fines de agosto de 1995 se estrenó en todo el mundo el video -distribuido por la compañía Merlin Productions del inglés Ray Santilli-, los espectadores no tuvieron más remedio que discutir su autenticidad a partir de lo que mostraban las imágenes, ya que nadie más que sus promotores habían accedido a las cintas originales ni al testimonio del viejo cameraman militar, quien decidió deshacerse del documento porque -según explicó Santilli- “necesitaba el dinero para pagar la boda de su nieta”.
Desde el principio, la Merlin hizo lo posible por asegurarse la explotación comercial del filme y evitar que fuera examinado. Por esa razón, los escépticos centraron sus críticas en la improbabilidad evolutiva de que la anatomía de un ser nacido en otro mundo fuera antropomorfa, las inadecuadas técnicas con que se practicó la autopsia, el curioso parecido del E.T. con el estereotipo imaginado por la ciencia ficción y la llamativa impericia del operador, quien filmó la escena más increíble del siglo sin corregir el foco cada vez que debía registrar los órganos internos del presunto alien.
Aunque la opinión generalizada fue que la estrella de la autopsia no era otra cosa que un muñeco de goma, la polémica cotizó al video: sin pruebas definitivas del montaje, todo podía ser cierto y todo podía ser falso. En ese sentido, los promotores del caso acuñaron frases de antología, como aquella según la cual la película era creíble justamente porque estaba demasiado mal hecha para ser un fraude: “Si era más fácil ‘hacerlo bien’ para evitar sospechas, ¿por qué no se hizo así?” Tal vez -como se les contestó- no importaba que fuera mala porque la credulidad humana, o el interés comercial de quienes se aprovechan de ella, promueve falacias tanto o más ingeniosas que esa para defender un producto que no da mucho de sí para ser defendido. La película de Santilli -como las de Ed Wood Jr., considerado el peor director de cine de la historia- era tan mala que era precisamente eso lo que la hacía buena.

La Argentina fue uno de los pocos países donde se postuló la hipótesis del humanoide de látex llevando manos a la obra: una semana después del estreno televisivo del video, un equipo de expertos en efectos especiales contratado por Memoria -el programa de Chiche Gelblung- creó una réplica casi perfecta de la autopsia. “La hicimos en seis días y costó 3.000 dólares”, explicó el ilusionista Ferdinando Da Vinci. “Hicimos un molde de arcilla al que cubrimos con silicona de látex. Las visceras las compramos en el supermercado Coto”, precisó.

Para el público, el parecido, la rapidez y el bajo costo con que resolvieron la construcción del E.T. trucho fue un veredicto casi inapelable.

EL MAGO EGOÍSTA

Pero para los aficionados al tema ovni, todavía no había sido dicha la última palabra y no pocos ufólogos se ilusionaron con la idea de que Santilli se resignaría a ceder el supuesto filme original de 16 milímetros cuando abrochase el negocio. “Si el análisis demostraba el fraude de un modo fehaciente -pensaron-, el productor inglés iba declararse el primer engañado” -en su caso, por el anónimo cameraman.
Nadie contó con que Ray Merlín Santilli iba a sacar de la galera una nueva cohartada: a fines de 1995 declaró haber vendido el filme de la autopsia a un misterioso coleccionista, quien se habría encargado de retirarla de circulación. Jaques Pradel, un periodista de Tele France Uno comprometido en la difusión de la historia, decidió no perder pisada al caso y seguir investigando. Así descubrió que el “nuevo dueño” de la película era un tal Volker Spielberg. Pero el intrigante personaje no resultó ser un coleccionista sino un viejo socio alemán de Santilli. Su curioso apellido retrotrajo a los orígenes del affaire: el murmullo de parto de la historia aludía insistentemente a que Steven Spielberg andaba atrás de la película, una versión que el cineasta se vio obligado a desmentir una y otra vez. “Aquella distorsión pudo surgir del apellido del socio de Santilli, que dejaron correr para cotizar el filme”, conjeturó el ufólogo neoyorkino J Antonio Huneeus.
Finalmente, la TV francesa localizó a Volker Spielberg en Austria y le planteó el derecho que le asiste a la humanidad a ser informada sobre un suceso tan importante. “No, no -contestó-. Pienso que no es así. El mundo es egoísta. Yo también lo soy”.

EL ÚLTIMO DESAFÍO

Kent Jeffrey, un ufólogo que coordinó una iniciativa internacional destinada a investigar el llamado “Incidente Roswell”, publicó en la revista especializada Mufon UFO Journal un artículo que resume el estado actual de la cuestión:
Una encuesta entre los 15 mayores expertos en efectos especiales opinaron en forma unánime que el E.T. sería un muñeco.
Santilli hizo muchas afirmaciones falsas. Por ejemplo, dijo que la antiguedad del filme había sido “autentificada por la Kodak”, cuando a esta firma sólo le suministró un trozo de celuloide que podía pertenecer a cualquier película fechada en 1947. De hecho, la Kodak no recibió un solo cuadro del original con una imagen visible de la autopsia.
Al principio, Santilli dijo que se convenció de la credibilidad de la autopsia cuando vio en una escena a Harry Truman, entonces presidente de los Estados Unidos, tras la vitrina del quirófano. Esas imágenes nunca fueron difundidas. Phillip Mantle, un ufólogo inglés asociado con el empresario, admitió que Santilli luego descartó aquel rollo porque le pareció “poco verosimil”. Lo que no explicó es por qué unos fragmentos son creíbles y otros no, siendo que el material tenía el mismo origen.
El texto donde el cameraman cuenta su historia está escrito en british english (el inglés que se habla en Inglaterra). El camarógrafo antes había sido retratado como un “americano muy patriota” (argumento con que Santilli justificó los casi 50 años de silencio).
Joe Longo, Bill Gibson y Dan McGovern -tres acreditados camarógrafos que combatieron durante la segunda guerra mundial-, señalaron que para los proyectos especiales se utilizaban películas color, no en blanco y negro, y una cámara fija en vez de una móvil.

El coronel McGovern le ofreció a Santilli certificar la identidad del cameraman si le confirmaba el nombre, número de matrícula y le gestionaba una charla telefónica con él de 15 minutos. La propuesta se sumó a otra hecha en julio de 1995 por la Eastman Kodak Corporation para verificar la datación del filme.
Santilli no aceptó ninguna de las dos ofertas.

EL CAMERAMAN FANTASMA

En la primera versión de la historia sobre cómo adquirió el filme, Santilli no se cansaba de repetir que el cameraman decidió ofrecerle el documento del siglo después de venderle otro filme de Elvis Presley. Gente del círculo íntimo de Santilli reveló el nombre del camarógrafo, un tal Jack Barnett. Ahora bien, en setiembre de 1995, Nicolas Maillard, de TF-1, ubicó en Cleveland, Ohio, al disc jockey Bill Randle, quien resultó ser... ¡el verdadero vendedor del filme de Elvis adquirido por Santilli!

Cuando Jeffrey le preguntó quién había sido el cameraman de aquellas viejas cintas, Randle contestó: “Un tal Jack Barnett”. ¿Jeffrey había llegado al último eslabón de la cadena? Depende del cristal con que se mire: enseguida se enteró de que Barnett había fallecido en 1967 y que nunca había integrado el cuerpo militar norteamericano. Entonces, ¿con quién negoció Santilli la compra del filme de la autopsia, en 1993? ¿Con un homónimo de Barnett o con su fantasma?

En su programa, Pradel enfrentó a Santilli con estos nuevos interrogantes. El hombre de la autopsia, visiblemente incómodo, musitó: “Estoy feliz de que hayan encontrado a Bill Randle”. ¿Era lógico que saltara de felicidad porque otros hubieran encontrado a alguien cuya identidad había mantenido en riguroso secreto? Acto seguido, Santilli se desdijo de sus declaraciones anteriores y admitió que Randle fue quien le vendió el filme de Elvis. Y aclaró haber encontrado al verdadero cameraman después de haber adquirido los derechos de la película de Elvis en Cleveland en el verano de 1992. Ante la enésima contradicción, Pradel lo escuchó sin disimular su incredulidad. Santilli sonrió imperturbable, acaso por aquello de que quien ríe último ríe mejor.

Jeffrey, acaso el ufólogo más indignado con el affaire, preguntó a la Serious Fraud Office de Scotland Yard por qué no se investigó el caso como defraudación a la fe pública. “Porque tiene que haber una víctima en el Reino Unido”, respondió un funcionario. “La actuación de la Merlin no parece consistente con la de una organización segura de hallarse en posesión de un artículo genuino”, fue la diplomática conclusión del investigador. Jacques Valleé, el ufólogo más conocido del mundo desde que un actor lo representó en Encuentros Cercanos, prefirió la ironía. Recordó que, en los años ‘50, una pequeña empresa vendía “pelos de perro venusino” a 5 dólares el mechón. “Y nos causaba mucha gracia. Ahora, después de la película de Santilli, creo que era un buen negocio”.

El paso del tiempo no hizo más que incrementar las evidencias de que la famosa autopsia se trató del mayor fiasco de la historia del fenómeno ovni. Tal vez haya que esperar algunos años para que se devele el origen del fraude, o que Santilli vuelva a la carga con las estremecedoras imágenes del velatorio del E.T. Pase lo que pasara, Santilli carga con el peso de haber sido el único protagonista de esta historia que juró haber estado con Jack Barnett, el primer camarógrafo del mundo que no necesitó dar pruebas de su existencia para conocer el sabor de la fama.



link: http://www.youtube.com/watch?v=z1sbnUiVTFg