El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Argentina de 1810 a 1850

bueno en los proximos posts voy a relatar la historia argentina en bloques de 40 años a partir de 1810
HISTORIA ARGENTINA DESDE 1810 A 1850

1

Provincias Unidas del Río de la Plata, entidad política, constituida en 1816, que sirvió como núcleo territorial a partir del cual comenzó a organizarse Argentina.

El primer acto fue la Revolución de mayo de 1810, que representó el primer paso en el camino que llevó a transformar el virreinato del Río de la Plata en un Estado independiente del poder español. Durante los primeros años independientes, hubo varios intentos de organización, consolidados por las campañas emancipadoras del general Manuel Belgrano en el Norte; las campañas del general José de San Martín, que liberaron Argentina, Chile y Perú; y la Declaración formal de la Independencia del 9 de julio de 1816, acordada en el Congreso de Tucumán. El establecimiento de un gobierno central denominado Directorio, con Juan Martín de Pueyrredón como el primer director de la Argentina independiente, constituyó un intento fundamental para lograr la organización nacional.

Sin embargo, se presentaron dificultades: cada región, esto es, Buenos Aires, el Interior y el Litoral, defendían sus intereses. Por lo tanto, entre 1810 y 1820 fracasaron los sucesivos intentos de Buenos Aires de imponer un gobierno central, debido a la oposición de las provincias interiores, donde se fortaleció el poder de los caudillos que representaban intereses locales.

A pesar de los pactos y acuerdos interprovinciales, la organización nacional se resolvió después de la batalla de Caseros, el 3 de febrero de 1852, y del Acuerdo de San Nicolás, firmado el 31 de mayo de ese año, que establecía la reunión de un Congreso Constituyente en Santa Fe para sancionar una Constitución. Dicho Congreso, promulgó la Constitución Nacional el 25 de mayo de 1853.

2
Directorio (historia de Argentina)
Directorio (historia de Argentina), principal órgano ejecutivo del gobierno de las Provincias Unidas del Río de la Plata desde 1814 hasta 1820, que sucedió al segundo Triunvirato y precedió al primer proyecto de organización federal del territorio que vendría a constituir Argentina. Al mismo tiempo, recibe esa denominación el periodo histórico argentino transcurrido durante su vigencia.

La figura del director supremo, y con él la institución del Directorio, fue creada el 22 de enero de 1814 por la Asamblea General Constituyente que había comenzado sus sesiones un año antes. El primero en desempeñar el cargo fue Gervasio Antonio de Posadas, sustituido en enero del año siguiente por Carlos de Alvear. Desde abril de 1815 hasta abril de 1816, Ignacio Álvarez Thomas ejerció como director supremo (si bien con carácter interino, en sustitución de José Rondeau). Tras el breve interinato de Antonio González Balcarce, en mayo de 1816 asumió el Directorio Juan Martín de Pueyrredón, elegido por el Congreso de Tucumán, que el 9 de julio de 1816 declaró formalmente la independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata, entidad estatal nacida oficialmente y de forma definitiva esa misma fecha. Rondeau sucedió el 11 de junio de 1819 a Pueyrredón, hasta que el cargo fue suprimido el 11 de febrero de 1820, diez días después de la derrota de los centralistas bonaerenses (partidarios del Directorio) en la batalla de Cepeda, a manos de los federalistas de las provincias del litoral (Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe) comandados por Estanislao López y Francisco Ramírez. A continuación, se puso en marcha la experiencia federal, con la creación de 13 provincias.

Las principales aportaciones constituyentes del Directorio fueron de carácter unitario: el Reglamento Provisorio de 1817, sancionado por el Congreso de Tucumán tras haberse instalado en Buenos Aires, y la Constitución de 1819, rechazada por los defensores del federalismo como forma de organización territorial.

3

El 25 de mayo de 1810, los integrantes del cabildo abierto de la ciudad (que había sido convocado el día 22) decidieron deponer al virrey e instauraron un gobierno provincial, la Primera Junta de Gobierno, que actuaba en nombre de Fernando VII. Poco tiempo después, el gobierno provisional rompió con los representantes del monarca y lanzó una enérgica campaña para llevar al interior del país la revolución, si bien resultó un fracaso. Sin embargo, las tropas realistas sufrieron importantes derrotas en 1812 y 1813. Después de la Revolución de mayo, algunas ciudades —como Córdoba— se opusieron a la decisión arbitraria de Buenos Aires y surgieron algunos movimientos antirrealistas. Mientras tanto, Buenos Aires decidió enviar expediciones para propagar el movimiento revolucionario. En 1812 llegaron José de San Martín y Carlos de Alvear para ponerse al frente del Ejército rebelde, proporcionándole un carácter más profesional. Fue San Martín el encargado de organizar el Regimiento de Granaderos a Caballo, que tuvo tanta importancia en las guerras de la independencia argentina y que tuvo su bautismo de fuego el 3 de febrero de 1813 en la batalla de San Lorenzo. Con posterioridad se dirigió a Cuyo, donde organizó el Ejército de los Andes, con el que cruzó a Chile y Perú. Entre 1810 y 1815 se sucedieron varios gobiernos: Primera Junta, Junta Grande, Primer Triunvirato, Segundo Triunvirato; todos ellos tenían su sede en Buenos Aires y asumieron las mismas funciones del virrey. Se enviaron expediciones al Alto Perú y a Paraguay para que estos territorios se adhirieran a la nueva forma de gobierno, pero al estar dominados por los españoles, optaron por permanecer separados. En 1814, Fernando VII volvió a ocupar el trono de España y los que luchaban en el Alto Perú habían retrocedido hasta Salta; por lo tanto, fue necesaria la declaración oficial de independencia, que se proclamó en 1816 en el Congreso de Tucumán. 8.3Las Provincias Unidas Derrota de Rosas en CaserosLa batalla de Caseros tuvo lugar en lo que en la actualidad es la estación argentina de El Palomar, el 3 de febrero de 1852. Significó la derrota de Juan Manuel de Rosas a manos de Justo José de Urquiza, que encabezaba las fuerzas de Entre Ríos y Corrientes, e incluso de Uruguay y Brasil. Un año después, los diputados argentinos sancionaron una nueva Constitución.Culver Pictures/PNI Durante 1814 y 1815, en los territorios liberados —que nominalmente todavía estaban sujetos a la Corona española— cristalizó el sentimiento favorable a la independencia absoluta. Los representantes de las distintas provincias se reunieron en Tucumán en marzo de 1816; el 9 de julio de ese año, los delegados proclamaron la independencia de España y declararon la constitución de las Provincias Unidas de América del Sur, más tarde, denominadas Provincias Unidas del Río de la Plata. Se designó a un director supremo para encabezar el nuevo Estado y se sancionó una Constitución centralista que no tuvo vigencia. Por ese tiempo, las ideas federalistas, que estaban en auge, suponían un auténtico contrapunto a las ideas unitarias de los porteños; esto dio lugar a un enfrentamiento conocido como la primera batalla de Cepeda en 1820. Los caudillos federalistas Estanislao López y Francisco Ramírez derrotaron a las tropas del gobierno nacional (o Directorio). Se puso en marcha, así, una especie de federalismo unigénito a partir de la formación de las 13 provincias, que en 1834 pasaron a ser 14, al separarse Jujuy de Salta. El problema que había que resolver era la formación de un gobierno estable después de la caída del Directorio. Las hostilidades entre las dos facciones fueron en aumento y provocaron un enfrentamiento civil en 1819. En 1820 se restableció la paz, pero el problema principal —la constitución de un gobierno fuerte— quedó sin resolver. Durante la mayor parte de la década de 1820 se extendió el caos y el desorden político en las Provincias Unidas, situación que hubiera continuado de no ser por la guerra con Brasil, que exigía una forma de organización constitucional. Buenos Aires convocó una reunión de las provincias en 1824. En el Congreso, que estuvo dominado por los unitarios, se eligió a Bernardino Rivadavia como presidente, en tanto que Buenos Aires se convertía en el territorio con mayor poder en la República Argentina (denominación que comenzó a usarse a partir de ese momento). Argentina le declaró la guerra a Brasil en diciembre de 1825 por la ocupación de la Banda Oriental; Brasil fue derrotado y la Banda Oriental se declaró independiente, al igual que Bolivia (Paraguay se mantenía neutral). Para 1826 se había puesto de manifiesto el fracaso del régimen unitario, por lo que se volvió a la antigua forma de organización, en la que cada provincia tenía capacidad de autogobierno, en tanto que el gobernador de la provincia de Buenos Aires se hacía cargo de las relaciones internacionales. En 1828 Manuel Dorrego, gobernador federal en quién el resto de los gobernadores confiaban, fue depuesto y fusilado por el general unitario Juan Lavalle, dando lugar a una guerra civil. En Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas fue el encargado de resistir a los golpistas y en 1829 fue elegido gobernador, restituyendo la cámara legislativa. Las provincias del interior constituyeron, en agosto de 1830, la llamada Liga Unitaria o Liga del Interior, que, en un primer momento, derrocó a los gobiernos federales y se enfrentó al poder de Buenos Aires, dando origen, como respuesta, al Pacto Federal en enero de 1831 (integrado por Buenos Aires, Corrientes y Santa Fe). En este pacto se acordó que, cuando se dieran las condiciones, se erigiría un gobierno federal. Además, se estableció un compromiso militar para defenderse de los posibles ataques unitarios, lo que permitió vencer al general José María Paz y terminar con la etapa anárquica. Entre 1829 y 1832, Rosas había logrado poner en orden y pacificar la provincia de Buenos Aires; solicitó entonces que se le otorgaran facultades extraordinarias para poder continuar con su labor, pero le fueron negadas y se sucedieron algunos gobernadores en el cargo. En 1834 se produjo una guerra entre las provincias de Tucumán y Salta; Rosas ordenó a Juan Facundo Quiroga, caudillo riojano y delegado de Buenos Aires, mediar en el conflicto, pero fue asesinado en Barranca Yaco, dejando al país bajo la poderosa y única influencia de Rosas, que asumió la gobernación de Buenos Aires entre 1835 y 1852. Durante 17 años Rosas se mantuvo en el poder, sosteniendo que aún no se daban las condiciones para la formación de un régimen federal, promoviendo la autonomía de cada una de las provincias. Su gobierno fue conservador y proteccionista, hasta el punto de volverse anacrónico. Durante esos años, además, se sucedieron varios bloqueos del puerto de Buenos Aires por parte de Gran Bretaña y Francia, que fueron resistidos con éxito por las provincias. En 1852 Justo José de Urquiza, caudillo de la provincia de Entre Ríos, defensor de una organización territorial basada en una Constitución central, encabezó una revolución en contra de Rosas, cuyo momento culminante fue la batalla de Caseros, en la que las tropas de Rosas fueron derrotadas. Estando ya asentadas las bases de la organización nacional, pudo promulgarse una Constitución en 1853, a pesar de que Buenos Aires se negó a firmarla

ROSAS
Juan Manuel de Rosas (1793-1877), político y militar argentino, gobernador de Buenos Aires (1829-1832; 1835-1852) y principal dirigente de la que habría de ser considerada, de hecho, Confederación Argentina (1835-1852). Nació en Buenos Aires, en el seno de una de las familias más destacadas de la ciudad. Amasó una gran fortuna como ganadero y exportador de carne de vacuno, en la época en que el virreinato del Río de la Plata luchaba por su emancipación del dominio español (1810-1816). En 1827, se había convertido en dirigente militar y paladín de la aristocracia conservadora del país, que estaba a favor de la corriente federalista, opuesta a la influencia extranjera y a las reformas liberales defendidas por la tendencia unitaria, en la que militaba Juan Galo Lavalle, gobernador de Buenos Aires, a quien Rosas apartó del poder. Desde 1829 hasta 1832, fue gobernador de la provincia de Buenos Aires. En 1833, encabezó una victoriosa campaña contra los indígenas del sur de Argentina, y dos años más tarde fue restablecido como gobernador, cargo que decidió aceptar con la condición de que le fueran conferidos poderes dictatoriales, conseguidos los cuales impuso los criterios federales al frente de la que habría de ser considerada, de facto, Confederación Argentina. Tras formar su propio Partido Restaurador Apostólico, y con el apoyo de la Sociedad Popular Restauradora, conocida como ‘La Mazorca’, que aterrorizó a sus adversarios unitarios, Rosas formó alianzas con los líderes de las demás provincias argentinas, logrando el control del comercio y de los asuntos exteriores de la Confederación. Estableció un régimen dictatorial, con una amplia red de espionaje y una constante presencia de la policía secreta; en 1840, quedaban pocos que estuvieran dispuestos a enfrentarse a él. Rosas también se aseguró de que su retrato estuviera expuesto en todos los lugares públicos tras autoproclamarse ‘tirano’ en 1842, lo que le otorgó pleno dominio sobre todo el territorio de la Confederación. En 1843, intervino en la guerra civil de la vecina Uruguay (la denominada Guerra Grande), creando el temor de un posible expansionismo argentino. Gran Bretaña y Francia tomaron represalias imponiendo bloqueos a Buenos Aires (1838-1840 y 1845-1850), pero Rosas perseveró en sus intenciones. En 1851, Justo José de Urquiza, antiguo partidario de Rosas y gobernador de la provincia de Entre Ríos, encabezó una rebelión de carácter centralista (unitaria) contra el gobierno de éste, que contó con el respaldo de Brasil y Uruguay. Derrotado por las tropas de Urquiza el 3 de febrero de 1852, en la batalla de Caseros, Rosas hubo de emprender el exilio. Falleció en Swathling (en las proximidades de la ciudad inglesa de Southampton, en el condado de Hampshire, Gran Bretaña), 25 años más tarde.

12 comentarios - Argentina de 1810 a 1850

@porongasa
hoy es sabado, ya estoy medio en pedo como para leer tanto
@Herr_TattuSS
una fotito loco! ponele una fotito..... aunque sea un escudito..... o una barra........ ALGO........
@joaco753 +3
gracias loco me hiciste la tarea! +10
@lalomaniaaa
+ 2 pero igual eso de intento de union en 1825 no quedo claro suerte para la prox
@NigitArt
Mañana doy puntos Me sirvio como tarea, Gracias
@NigitArt
Aca Tenes Mis puntos que dije ayer
@krautentang -3
argentina nadie la quiso por ser un país de creídos (no todos) nimodo se les fue su opurtunidad por confiados