10 señales que te permiten saber si sos pollerudo

Algunos indicios permiten adivinar quién es el que lleva la manija en una relación. Cuáles son los signos para detectar si ella "lleva los pantalones"

machismo

Virgo


¿Quién manda en una relación? ¿El hombre? ¿La mujer? ¿Ambos? ¿Quién tiene en realidad la última palabra en las decisiones?

Aunque a los hombres les parezca lo contrario, muchas veces las que llevan las riendas de la relación son las mujeres.

Hay ocasiones donde los "machos" terminan haciendo lo que las "hembras" quieren: si ellas no quieren salir no se sale o si ellas dicen que esa camisa se ve mal nunca más se la vuelven.

Si todo esto ocurre, seguramente se es un gobernado: ese ser repugnante y desagradable, que suele vilmente arrastrarse sólo para "no tener quilombos" con su pareja, y que es condenado y vituperado por el resto de los mortales masculinos.

A continuación, te muestro diez modos de detectar si tu perfil coincide con esa criatura detestable:

1- Ella sabe todas tus contraseñas de correo electrónico, Facebook, Twitter, etc., actitudes lamentablemente "de moda" en estos tiempos. Cuidado: una cosa es que no haya secretos y otra que revise todas sus cosas. Hay algo que se llama privacidad.

2- Tus amigos ya no son tus amigos sino los amigos de ella. ¿En qué momento pasó? Pero ahora tus amigos tienen más contacto con su novia que con vos. O puede pasar lo contrario, que vos hayas dejado a tus amigos por ella y ahora tus amigos sean también sus "mejores amigos".

3- Enrique Iglesias, Ricardo Arjona y Luis Miguel no te parecen ya "tan" malos. En general, tus gustos han cambiado y ahora escuchás no sólo a estos cantantes sino también a Lady Gaga y Beyoncé. Adiós Megadeth y todo eso: graves problemas.

4- Ella decide sobre tu agenda. Ya tenías planes con tus amigos, habías quedado en ir a ver el partido, al asadito, pero mágicamente ella dice que tiene entradas para el cine, para que vayan a ver una de esas que emociona a cualquiera. Ponete firme, decís que no, pero al final igualmente irás porque ella "te convenció".

5- Te dice "Cosita" o "Gordi" en público. Ya no te llamás Carlos ni Jorge ni Pedro. Ahora usted tiene sobrenombres de dudoso buen gusto, chorreados de miel.

6- Tenés que pedirle permiso para tomar un porrón. Y si, por casualidad, no pedís el permiso correspondiente, el lío que se te arma te quitará las ganas de volver a probar alcohol por un buen rato.

7- Tu novia adoptó un perro que, según dice, es hijo de los dos. Vos no querías un perro -ni gato ni perico y menos un hijo, pero un día ella se aparece con uno que van a criar juntos "como si fuera de ambos".

8- Tienen una cuenta de e-mail juntos, o de Facebook. El problema ya no es que ella sepa el password de tu correo, sino que ya ni siquiera tenés correo sólo para vos. Ahora todo es de los dos.

9- Ya tus amigos no te llaman. Claro, cansados de que siempre les digas que ya hiciste planes con ella, mejor te apartan. Además, es probable que cuando salgas con ellos, algún día estés mandando mensajitos cada 5 minutos.

10- Siempre te hace pagar las cuentas. Eso de que "el hombre paga todo" ya no funciona así. Lo justo es que a veces desenfundes la billetera vos y a veces ella, y que así la cosa sea tan espontánea como equitativa.


Feminismo