El Mejor Acorazado del Mundo

Los Acorazados Japoneses Clase Yamato, los mejores de la Segunda Guerra Mundial?



Los acorazados japoneses clase YAMATO (YAMATO y MUSASHI) fueron los acorazados más poderosos de la Historia. Construidos para darle al Japón la supremacía naval sobre cualquier otra armada del mundo, entraron en servicio sin embargo justo en una época en la que el acorazado ya había perdido el papel principal de que había disfrutado hasta entonces.

El Mejor Acorazado del Mundo

Una vez que los gobernantes nipones tuvieron claro que el enfrentamiento con EEUU era algo inevitable, la Marina Japonesa se puso al trabajo diseñando una clase de súper acorazados que resultara invulnerable en combate naval clásico buque contra buque. El concepto era revolucionario: todas las limitaciones de tamaño y tonelaje que hasta entonces habían imperado a la hora de diseñar acorazados fueron apartadas para conseguir los buques más poderosamente armados y protegidos jamás creados.

En 1934 comenzaron los trabajos de diseño de esquemas, finalmente fue aprobado un proyecto que establecía valores increíbles: naves de 263 metros de eslora y 39 m de manga, armadas con cañones de 460 mm y con una cintura acorazada de 410 mm. Para construir estos monstruos no servía nada de lo que tenía Japón... ni el resto del mundo. Así que hubo que empezar por construir nuevos diques en los que acomodar las quillas de estos auténticos leviatanes. En principio fue aprobada la construcción de cuatro unidades que debía comenzar en 1937. La primera unidad, el YAMATO, fue encargado en los astilleros de Kure en 1937. Como las naves debían ser construidas en el más riguroso secreto, se construyó una estructura metálica que cubría el nuevo dique a fin de evitar que desde las colinas se pudiera ver lo que allí ocurría. La segunda unidad, el MUSASHI, fue encargado en los astilleros de Nagasaki en 1938, cuyas gradas habían sido "envueltas" con un impresionante sistema de cortinas de sisal cuyo peso total era de 408 toneladas y que mantenían la nave oculta. La tercera unidad, el SHINANO, fue encargado en los astilleros de Yokosuka en 1940 donde excavaron un enorme dique para albergarlo sin que desde el exterior del arsenal fuera visible. Y la cuarta unidad se preparó para ser construida en los astilleros de Sasebo en 1940 donde también se excavó un dique. Para afrontar la construcción de estas naves monstruosas fue necesario reconstruir prácticamente el equipo de los astilleros, teniendo que construir grúas especiales capaces de soportar 450 toneladas de peso. Para trasladar las gigantescas torres de la artillería principal, también tuvo que construirse un buque especial, el KASHINO, también en secreto, obviamente. Así, en el mayor secreto, la más formidable clase de acorazados jamás botada fue construyéndose
.



link: http://www.youtube.com/watch?v=U79oiSfVx6Y

+ Construido por: Arsenal Kure.
+ Tipo: Acorazado.
+ Clase: Yamato.
+ Unidades: IJN Musashi y IJN Yamato .
+ Puesta de quilla: 4 de noviembre de 1937.
+ Botado: 8 de agosto de 1940.
+ Entregado: 16 de diciembre de 1941.
+ Destino Final: Hundido el 7 de abril de 1945 al norte de Okinawa por ataque aéreo.
+ Desplazamiento: 62.315 toneladas carga estándar // 69.990 toneladas carga máxima.
+ Dimensiones: Eslora: 263,91 m // Manga: 37 m // Calado: 10,04 m .
+ Propulsión: 4 Turbinas de Vapor // 12 Calderas Kampon // 4 Hélices Tripalas.
+ Potencia: 150.000 CV.
+ Velocidad: 27 nudos.
+ Autonomía: 7.200 millas a 16 nudos // 3.000 millas a 27 nudos.
+ Tripulación: 2.500 - 2.800 hombres entre Oficiales, Suboficiales y Marineros.
+ Armamento: 9 Cañones de 460/45 mm Type 94, en cuatro torres dobles // 12 Cañones de 155/60 mm Type 3 en cuatro torres triples reducidas a 6 en dos torres en 1943 // 12 Cañones AA de 127/40 mm Type 88 en seis montajes dobles ampliados a 24 en doce torres en 1943 // 24 Cañones AA de 25/60 mm Type 96, aumentados a 36 y posteriormente a 98 en 1944 y a 113 y luego a 150 en 1945 // 4 Ametralladoras AA de 13,2/76.
+ Blindaje: Cintura: 406 mm // Cubierta: 230-203 mm // Torres: 650 mm.
+ Ala Embarcada: 7 Hidroaviones y 2 Catapultas.


Aqui un video de History Channel sobre sus secretos e historia


link: http://www.youtube.com/watch?v=DwZKZ2RH5sI


link: http://www.youtube.com/watch?v=OLfsqNXK2Us


link: http://www.youtube.com/watch?v=9JALv98XPzs


link: http://www.youtube.com/watch?v=lPU2PdVeAY8


link: http://www.youtube.com/watch?v=h5Dw2ceZszw


CASCO Y SUPERESTRUCTURAS

El casco de los YAMATO había sido objeto de un cuidadosísimo diseño destinado a plasmar en él todos los adelantes técnicos del momento. La mala experiencia nipona con los cascos soldados (en 1935 perdieron dos destructores partidos en dos por un tifón) llevaron a los proyectistas a diseñar los cascos de los nuevos acorazados en acero Ducol unido por seis millones de gruesos remaches. Evidentemente el ahorro de peso no era una preocupación y prefirieron la fiabilidad del viejo sistema. El coeficiente del casco era de 1:12 y tenía un gran bulbo a proa que disminuía la resistencia del avance. Todas estas innovaciones hicieron posible que con 150.000 hp las naves dieran más de 26 nudos de velocidad, un logro sin duda notable para unidades de este porte. Además, otro gran logro de los proyectistas nipones fue conseguir que tales monstruos tuvieran un radio de virada más corto en proporción que el de un destructor, como demuestran las fotos hechas por los norteamericanos durante su última batalla, y eso a pesar de tener un timón semicompensado auxiliado por otro más pequeño situado quince metros por detrás. Una innovación introducida a raíz de lo ocurrido al BISMARCK. 4 hélices muy acertadamente dispuestas propulsaban la nave y dos quillas de balance de 75 metros de longitud completaban el casco que estaba dividido en 1.147 compartimentos estancos, de ellos 1.065 situados bajo la cubierta protectora.
Las superestructuras formaban un bloque único situado a media eslora con un enorme puente, una única chimenea inclinada hacia atrás y el puente de popa. los flancos de las superestructuras estaban cubiertos por los montajes del armamento antiaéreo. La altura metacéntrica era de 2,18 m, la de la quilla a la cofa de 55 m y la de la línea de flotación a la cofa de 44 m.
Las líneas de los YAMATO eran las más modernas jamás utilizadas en un buque de batalla. A simple vista presentaba un fuerte arrufo que elevaba la proa para proporcionar buenas condiciones marineras aún con tiempo adverso. Sin embargo, el arrufo seguía descendiendo hasta llegar a la torre nº 1 de 460 mm para, en lugar de continuar la cubierta paralela a la línea de flotación, ascender suavemente hasta media eslora para volver a inclinarse hacia popa muy suavemente. Esta inusual forma del casco se diseñó para mantener la horizontalidad virtual de la cubierta cuando la nave navegaba a gran velocidad.


Motorizacion

Las especificaciones de proyecto exigían una velocidad de 27 nudos que fue conseguida con 12 calderas y 4 turborreductores ambos Kampon con una potencia de 150.000 hp. Los proyectistas nipones pensaron que velocidades de combate demasiado altas no eran necesarias y no se equivocaron, ya que en los MONTANA norteamericanos que debían seguir a los IOWA la velocidad era de 28 nudos, que es la que con realismo necesitaba una nave de estas características para ser operativa.

Blindaje

Segunda Guerra Mundial

Como vemos, los valores de desplazamiento de los YAMATO eran impresionantes. Recordemos que el tratado de Washington prohibía construir acorazados de más de 35.000 toneladas estándar y los YAMATO sólo en blindaje gastaban casi 23.000, casi un 36% del desplazamiento estándar del buque. Gracias a este derroche de acero, los YAMATO fueron "forrados" por un caparazón prácticamente invulnerable al fuego de cañón.
La cintura acorazada de 410 mm de espesor protegía 140 m de eslora (el espacio entre las torres de 460 mm), estaba inclinada hacia la quilla 25º y se alzaba nada menos que 5 m desde la línea de flotación. A ella se unía la formidable cubierta acorazada con un espesor de 230 mm en su parte inclinada unida a la cintura y de 200 mm en la zona central, diseñada específicamente para ser capaz de aguantar proyectiles de 406 mm (el calibre máximo empleado en los acorazados) disparados desde una distancia de 29.000 metros o bombas aéreas de 500 kg lanzadas desde 3.500 metros de altura. Un mamparo acorazado de 200 mm caía desde el borde inferior de la cintura hasta la quilla cerrando internamente el bulge antitorpedo que exteriormente estaba blindado con planchas de 14 mm. El bulge antitorpedo tenía 130 metros de longitud, 12 m de altura en el combés de la nave y 6 m de anchura. Transversalmente las naves contaban con mamparos de 340-350 mm que cerraban el espacio protegido entre las torres. Pero por si todo esto fuera poco, los YAMATO presentaban un refinamiento único: una coraza de 50-80 mm que protegía el fondo de las cisternas para asegurar que éstas no sufrieran daños en caso de impacto de torpedos o minas. Las gigantescas torres que albergaban los cañones de 460 mm tenían planchas frontales de 650 mm y estaban comunicadas a los polvorines por barbetas blindadas con planchas de 560 mm. Incluso el conducto de la chimenea fue protegido por una enorme plancha de 380 mm perforada por orificios de 18 mm por los que salían los humos. A raíz del hundimiento del BISMARCK se diseñó un local que protegía la barra del timón principal acorazado con planchas de 360 mm. El local del timón auxiliar fue blindado con planchas de 200 mm.

Esta increíble protección creaba una auténtica caja acorazada formidable, capaz de resistir cualquier amenaza a la que pudiera enfrentarse en el momento de su alistamiento.


La cintura acorazada de 410 mm de espesor protegía 140 m de eslora (el espacio entre las torres de 460 mm), estaba inclinada hacia la quilla 25º y se alzaba nada menos que 5 m desde la línea de flotación. A ella se unía la formidable cubierta acorazada con un espesor de 230 mm en su parte inclinada unida a la cintura y de 200 mm en la zona central, diseñada específicamente para ser capaz de aguantar proyectiles de 406 mm (el calibre máximo empleado en los acorazados) disparados desde una distancia de 29.000 metros o bombas aéreas de 500 kg lanzadas desde 3.500 metros de altura. Un mamparo acorazado de 200 mm caía desde el borde inferior de la cintura hasta la quilla cerrando internamente el bulge antitorpedo que exteriormente estaba blindado con planchas de 14 mm. El bulge antitorpedo tenía 130 metros de longitud, 12 m de altura en el combés de la nave y 6 m de anchura. Transversalmente las naves contaban con mamparos de 340-350 mm que cerraban el espacio protegido entre las torres. Pero por si todo esto fuera poco, los YAMATO presentaban un refinamiento único: una coraza de 50-80 mm que protegía el fondo de las cisternas para asegurar que éstas no sufrieran daños en caso de impacto de torpedos o minas. Las gigantescas torres que albergaban los cañones de 460 mm tenían planchas frontales de 650 mm y estaban comunicadas a los polvorines por barbetas blindadas con planchas de 560 mm. Incluso el conducto de la chimenea fue protegido por una enorme plancha de 380 mm perforada por orificios de 18 mm por los que salían los humos. A raíz del hundimiento del BISMARCK se diseñó un local que protegía la barra del timón principal acorazado con planchas de 360 mm. El local del timón auxiliar fue blindado con planchas de 200 mm.

Esta increíble protección creaba una auténtica caja acorazada formidable, capaz de resistir cualquier amenaza a la que pudiera enfrentarse en el momento de su alistamiento.


Armamento

Si increíble era su protección, no menos increíble fue su armamento. El armamento principal de los YAMATO estaba compuesto por nueve gigantescas piezas de 460 mm y 45 calibres con un peso unitario de 181,5 toneladas capaces de disparar un proyectil de 1.460 kg a 41.400 metros de distancia.
Las piezas podían elevarse a 45º, un ángulo insólito, para efectuar incluso tiro antiaéreo con proyectiles Tipo 3 cargados de centenares de "perdigones" de metralla. Sus proyectiles perforantes eran capaces de atravesar cualquier blindaje en servicio produciendo una onda expansiva o rebufo de siete kilos por centímetro cuadrado (el doble que el provocado por una pieza de 406 mm), lo que obligó a los proyectistas a proteger todos los puestos descubiertos de la nave donde operaban serviolas o ametralladores, ya que cualquier ser humano que resultara alcanzado por este rebufo sería literalmente desintegrado.

Tras la conversión de los cruceros ligeros clase MOGAMI en cruceros pesados, los japoneses tenían las torres de 155 mm de éstos almacenadas y decidieron instalarlas en los YAMATO. Además contaba con seis torres dobles de 127 mm bivalentes (antibuque y antiaéreos). El armamento secundario fue modificado en guerra suprimiéndose las dos torres laterales de 155 mm para aumentar las de 127 mm y las ametralladoras.



En el momento de su alistamiento los YAMATO constituyeron una fuerza de combate capaz de enfrentarse a cualquier escuadra del mundo. Baste señalar que una escuadra formada por los dos YAMATO, los portaaviones SHOKAKU y ZUIKAKU y su correspondiente escolta de cruceros y destructores hubiera podido derrotar en 1941 a cualquier flota de la Royal Navy británica. Si el BISMARCK de una tacada hundió al HOOD y estuvo a punto de hacer lo mismo con el PRINCE OF WALES no es difícil imaginarlo.

Naves monstruosas, acorazadas hasta hacerlas invulnerables a los proyectiles navales y armadas con los mayores cañones navales jamás embarcados hubieran dado al Japón la supremacía naval mundial como décadas antes los DUILIO y DANDOLO se la dieron a Italia...

...Y sin embargo estas naves formidables fueron hundidas sin poder demostrar su asombroso potencial.

¿Cómo fue posible?

Simplemente porque los YAMATO eran naves condenadas a muerte desde el mismo momento de su alistamiento. Desgraciadamente para ellos y para el Japón, la era de los acorazados ya había pasado. El puesto de Capital Ship ahora estaba en manos de los nuevos reyes de la mar: los portaaviones.

Los YAMATO habían sido construidos para enfrentarse a cualquier acorazado enemigo sin riesgo, y efectivamente, hubieran podido derrotar a cualquier nave adversaria aguantando sus proyectiles y hundiéndola o dejándola fuera de combate con sus monstruosos cañones. Sin embargo, en la II GM surgió una nueva amenaza que dejó obsoletos a los acorazados. Los portaaviones, capaces de lanzar escuadrillas enteras de bombarderos y torpederos con un potencial de fuego equivalente al de flotas enteras. Los YAMATO fueron hundidos por ataques desencadenados por oleadas sucesivas de aviones embarcados norteamericanos que saturaron de bombas y torpedos a estos acorazados.

Perdida toda esperanza de ganar una guerra que jamás debió empezar, Japón se planteó cómo sería esa derrota. Una vez más los japoneses fueron engañados por los astutos norteamericanos que, al igual que en 1941, les hicieron bailar a su son sin que ellos se dieran cuenta. El efecto más trágico de este juego fue la innecesaria prolongación de la guerra para poder demostrarles a los soviéticos el potencial de las nuevas bombas atómicas. Mientras tanto, la Marina Japonesa decidió morir combatiendo en el mar y no esperar la rendición o la aniquilación anclada en puerto. El 24 de octubre de 1944, perdida ya la batalla de Leyte, el MUSASHI se retiraba con su escolta cuando fue descubierto por la aviación naval estadounidense. Inmediatamente despegaron de los portaaviones oleadas de aviones cuya misión era hundirlo. A las 1030 comenzaron los ataques.


yamato
japon

Impresionante fotografía tomada por los atacantes norteamericanos durante la caza del MUSASHI. El acorazado nipón se halla sometido a un tremendo ataque con bombas y torpedos.

En medio de una infernal batalla, el MUSASHI, entre las 1030 y las 1310 sufrió cinco furiosos ataques. Seis impactos directos de bomba, muchos otros indirectos y ¡once torpedos! habían explotado contra la nave que sin embargo aún se mantenía a flote navegando a 12 nudos. Increíble. Los norteamericanos, asombrados por la resistencia del monstruo, decidieron enviar un sexto ataque con más de 100 aviones que llegaron a las 1720 para hundir al acorazado. No menos de diez bombas y otros tantos torpedos alcanzaron a la nave ya sentenciada. Las bombas no pudieron penetrar la cubierta protectora pero sembraron la destrucción en las superestructuras matando a casi todos los artilleros de las piezas secundarias. Los torpedos que se estrellaron contra la formidable cintura acorazada, pero allí donde no había coraza, en la proa y la popa, explotaron reventando el casco y provocando nuevas inundaciones. La última imagen tomada del MUSASHI es reveladora, la nave se encuentra en aparente buen estado después de los ataques, pero su proa ha sido machacada por los impactos de torpedo y se hunde lentamente debido a las miles de toneladas de agua embarcadas.


A las 1800 la nave quedó al garete sin energía alguna y se ordenó su abandono. A las 1930 el MUSASHI zozobró tras aguantar lo inimaginable para una nave. Con él bajaron al fondo 1.023 marinos japoneses muertos en el combate.



El 5 de abril de 1945 la última fuerza naval disponible en Japón partió de aguas metropolitanas para enfrentarse a la armada norteamericana que había desembarcado a sus infantes de marina en Okinawa. La formaban el acorazado YAMATO, el crucero ligero YAHAGI y ocho destructores. Estas naves eran los escasos restos de la que llegó a ser la armada más poderosa del mundo en 1942. El plan era que esta escuadra actuara como cebo para distraer la atención de los aviones norteamericanos para que los kamikazes se lanzaran contra la escuadra estadounidense. Era un plan suicida, el único recurso que le quedaba al ya derrotado Japón, pero no todos los soldados nipones creían en la heroicidad del suicidio, ni mucho menos. El contralmirante Kenzo Komura, jefe de la agrupación, pidió la anulación de esta operación, bautizada TEN-GO, por considerarla un inútil sacrificio de valiosas vidas, pero el plan fue aprobado y al igual que en Leyte, los marinos japoneses acataron disciplinadamente las órdenes y se dispusieron a morir por el emperador. Debido a la escasez de combustible, las naves niponas sólo embarcaron el combustible justo para llegar a Okinawa...

Descubierta la escuadra por la aviación embarcada norteamericana, se repitió la misma escena que vimos con el MUSASHI. El YAMATO fue literalmente rociado de bombas y torpedos lanzados por 350 aviones norteamericanos. El YAMATO, el YAHAGI y cuatro destructores fueron hundidos
.


acorazado
El Mejor Acorazado del Mundo


En comparacion al Bismarck

Segunda Guerra Mundial

Algunas fotitos cuando erase una vez lo mas temido:

yamato
japon
acorazado
El Mejor Acorazado del Mundo
Segunda Guerra Mundial
http://www.historialago.com/av_h_a_arizona_01.jpg
yamato
japon
acorazado
El Mejor Acorazado del Mundo
Segunda Guerra Mundial
Proyectil del acorazado Yamato



Feliz Año Nuevo!!!!!
yamato
japon

14 comentarios - El Mejor Acorazado del Mundo

@dark_blade16 +1
las ultimas fotos no se ven pero igual buen post
@womboy1 +2
el mas grande no era el bismark?
@borgotones +1
en desplazamiento no, en tonelaje eran similares
@Parsifal01
@dariosso el graff era "corazado de bolsillo", supongo que era más pequeño..... no se cual era más grande, pero el Bismark tenía una svastica en la cubierta, asi que daba mas miedo XD
@iltorino +1
La clase Yamato tiene mas de 25000 toneladas mas de desplazamiento que los Bismarck. Es como comparar un dreagnouth de la tercera y primera generacion.
@drcoocon
arregla unas fotitos, +10
@agtepeluxin
Buen post le falto forobardo pero buen post! + 10
@pepegarnacha
Excelente post, lastima las ultimas
@gabixnz92 +4
Y el invencible? a cierto esta en el fondo del mar.
@ADroguettH
yo pensé que el Bismark era mas grande. pero el bismark era mas maniobrare.

son conocidos como acorazados de bolsillo