Cómo ganar en las carreras de caballos

Consejos para ganar en las carreras de caballos hay miles pero los más importantes tienen que ver con la información y el conocimiento sobre hípica y sobre apuestas. Las apuestas de caballos son un parte de la competición tan antigua como su misma existencia. Los factores que influyen en una carrera de caballos son múltiples y hay que controlar los máximos posibles antes de arriesgar nuestro dinero, pero no es suficiente con ser un gran conocedor de las condiciones de cada caballo, de caja jinete o de cada carrera, (distancia, superficie, climatología, rivales).

Además hay que conocer términos técnicos de apuestas, como los hándicaps, el valor, el impacto de las estadísticas. No sólo es muy complicado adivinar qué caballo ganará en una carrera, sino que es vital saber los motivos por los cuales es más o menos favorito y porqué se paga más o menos. Si es verdad que la cuota a la que cotiza corresponde a sus posibilidades reales de ser primero o ser un caballo “colocado” (acaba entre uno de los puestos que son recompensados).

Es decir: A la hora de hacer una apuesta en una carrera de caballos el análisis no sólo se tiene que hacer de la carrera y del caballo o del jinete que lo montará, sino que hay que ser muy minucioso con el estudio de cuál es la cuota que la casa de apuestas le ha puesto y si ésta se corresponde o no a las posibilidades reales que tiene este mismo caballo bajo las circunstancias y características en las que se va a disputar una determinada carrera.

caballos

Si no somos capaces de sacar conclusiones a este respecto, no tiene sentido apostar a las carreras de caballos dado que entraremos en el factor fortuna como punto determinante y cuanto más juguemos con el azar y menos con el conocimiento y la estadística más lejos estaremos del éxito. Uno de los primeros pasos que debemos dar es ir descartando a los caballos que consideramos con unas posibilidades tan bajas de ganar que las vamos a despreciar.


El paso de la elección de cuál será el caballo ganador es la más complicada, pero será mucho más si no somos capaces de dar el primer paso y seleccionar con buen criterio y pulso firme quiénes son los caballos que no tienen opciones. El proceso de descarte debe de ser el primero y es tan importante o mucho más que el de selección final. Hay muchos foros en los que nos podemos informar sobre cómo apostar a las carreras de caballos. La mayoría nos dirigen a las teorías de Richard Eng en su libro “Betting on Horse Racing”, donde explica que hay tres tipos de caballos.

La decisión de encuadrar correctamente en una carrera a sus componentes será decisiva para nuestra toma de decisiones. En este caso se habla de encuadrar a los caballos en un primer grupo; (Descartados para la victoria), un segundo: (con algunas aunque pocas opciones) y el último: (Favoritos). En la capacidad para saber distinguir estas categorías reside parte del éxito.


Luego están los condicionantes que pueden hacer de un favorito un caballo con más opciones, (la distancia en la que se corre, los resultados de los participantes en esta distancia, sobre esta superficie, su estado de forma en las últimas carreras, su entrenamiento o el jinete que lo montará). Después toca el momento de valorar si las opciones de los favoritos o la de los que tienen sus opciones y están en el segundo grupo se ajustan o no a las cuotas.

Si ves que las opciones están muy ajustadas y ninguno de los datos que obran en tu poder cobran la suficiente fuerza como para tener ventaja en la compra de un valor, de una cuota sobre el “valor”, (valga la redundancia) preestablecido. Es mejor no comprar. Hay muchos datos que los grandes conocedores de la hípica pueden aportarnos a la hora de plantear una carrera.

La era de las telecomunicaciones y la información global, nos ayuda a saber más que nunca de estadísticas y números. Hoy en día es muy fácil acceder a mucha información que todas las casas de apuestas tienen en su poder. Sin embargo, parte principal de la ventaja se obtiene en la misma pista o incluso a través de la posibilidad de ver cómo se entrenan los caballos o cómo se predisponen antes de empezar la carrera.

Ver una carrera en directo con la salida lanzada o ya con todos los caballos en el cajón puede ser un gran lastre. En muchas ocasiones la información que nos puede ser más útil es la de ver al caballo en directo en los momentos previos de la carrera. Su forma de andar, su templanza, su propio aspecto. Su musculatura, su mirada. Todo estos datos, para los grandes expertos en carreras hípicas son determinantes a la hora de saber si un caballo llega o no en condiciones de competir y de ganar.

En definitiva, muchos factores son los que pueden determinar el valor o no de una carrera de caballos y en saber si una apuesta tiene o no tiene valor. En cualquier caso, uno de los consejos prácticos más sencillos para aprender a apostar en las carreras de caballos y que es una máxima, (con las excepciones propias de estas generalidades), es que en un deporte como las carreras de caballos donde es tan difícil ganar un carrera, la estrategia de apostar a los principales favoritos suele ser un error.

En principio, (o una de las máximas en las apuestas de caballos, es sacar mucho rendimiento con muy poco capital). Es decir, mucho beneficio ante un riesgo muy alto, pero donde haya factores que consideremos que son de suficiente peso como para poder determinar la carrera a nuestro favor. En general, y para hacer un símil con otros deportes, apuestas con un stake bajo pero donde el fundamento sea suficiente.

carreras