Familia de Pablo Escobar vive hace 20 años en Argentina





Cómo es la vida de los Escobar en Argentina, a 20 años de la muerte del "capo" narco




Hace casi dos décadas, la viuda de Pablo Escobar y sus dos hijos viven en Buenos Aires. Sebastián Marroquín creó una firma de ropa y se asoció con su madre en el rubro inmobiliario.




Buenos Aires



pablo escobar



Argentina



el patron del mal




Los principales protagonistas que aún quedan vivos de la serie “El Patrón del Mal” -que finaliza mañana en Chile- se encuentran muy alejados de esa vida de peligro y de permanente fuga que muestra la televisión. Hoy, la esposa y los dos hijos del colombiano Pablo Escobar, el mayor narcotraficante de la historia, viven en la localidad de Tigre, una zona de quintas ubicada a 30 kilómetros de Buenos Aires.


Pablo Emilio Escobar Gaviria



familia Marroquin



Familia de Pablo Escobar vive hace 20 años en Argentina



Pero la familia Marroquín -que cambió su apellido en Argentina- no quiere saber nada de la serie que recuerda la vida del “capo” colombiano. “Es un mal mensaje para los jóvenes porque les dicen que ser un mafioso malo es lo mejor que puede pasarles en la vida. La serie está mal educando a la sociedad”. Así lo señaló a radio Metro Juan Sebastián Marroquín, hijo mayor de Escobar, quien hoy tiene 36 años y un hijo, que logró un título de diseñador industrial en una escuela técnica privada y el de arquitecto en la Universidad de Palermo.

Pero antes de todos esos logros, hubo una huida y una búsqueda de refugio. También hubo un cambio de identidad: la ley colombiana permite a los nacidos en ese país cambiar su nombre. Ellos no tenían más de 10 minutos antes de partir a Mozambique -único país que les dio refugio- para hacer el trámite, entonces tomaron una guía telefónica y descartaron aquellos nombres que podían tener algún vínculo con la mafia. Juan Pablo se bautizó Juan Sebastián. María Victoria Henao, su madre, se llamó María Isabel. Su hermana Manuela se pasó a llamar Juana. Andrea Ochoa, la mexicana que era su novia y luego se convirtió en su esposa, también se cambió el nombre y pasó a llamarse María Angeles Sarmiento.



Buenos Aires



pablo escobar



Argentina



Pero Mozambique estaba desolada porque tres días antes de aterrizar había terminado la guerra civil. Los Marroquín llegaron con mucho dinero, pero no había comida. Recordaron entonces aquellas 24 horas que pasaron en el aeropuerto internacional argentino en el que les habían otorgado una visa de tres meses por ser pasajeros en tránsito. No lo dudaron: el 24 de diciembre de 1994 pisaron Buenos Aires y arrancaron una nueva vida, muy lejos de la Hacienda Nápoles.

Han pasado casi dos décadas del escape de Colombia. La historia hoy es distinta. Juan Sebastián buscó despegarse de la historia de violencia que sembró su padre. Lo hizo después de permanecer oculto durante años, en 2010, cuando se estrenó el documental “Pecados de mi padre”, dirigido por el argentino Nicolás Entel.



el patron del mal



Pablo Emilio Escobar Gaviria



familia Marroquin



Hoy pasa sus días en un departamento pequeño ubicado en Palermo Soho, una zona comercial y típica de Buenos Aires, donde funciona la firma “Escobar Henao”. Allí se diseñan los jeans y las poleras que luego se venden por internet o en locales ubicados en otros países. Las estampas de las prendas están inspiradas en la figura de Pablo Escobar, pero las leyendas intentan llevar a la reflexión. El modelo “Permiso especial congreso”, por ejemplo, tiene impreso el carné de libre tránsito que le dieron a Escobar en los 80 cuando gozaba de inmunidad parlamentaria. Pero el lema estampado en el dorso abre el interrogante: “¿Tus privilegios son acaso fruto de tus engaños?”. Cada una cuesta entre US$ 60 y US$ 95.


El peso del apellido



Familia de Pablo Escobar vive hace 20 años en Argentina



Buenos Aires



pablo escobar



La idea de trabajar en la industria textil le empezó a rondar en la cabeza hace poco más de siete años. Sin embargo, recién en 2011 se animó a concretar el proyecto cuando convocó a un filósofo, un publicista, un diseñador gráfico y dos diseñadores de moda para crear el concepto que hoy le permite llevar a cabo este negocio. La identidad de la marca es un escudo que la familia utilizaba en su vajilla y ropa de la casa, cuando aún vivían en Medellín: son las iniciales de los apellidos de su padre y de su madre, una E y una H entrelazadas.

En su entorno aseguran que en la moda encontró un vehículo de comunicación. En esa oficina María Angeles pudo colgar sus cuadros: en Buenos Aires, la esposa de Sebastián encontró el gusto por la pintura y a eso se dedica. Sebastián fundó su propio estudio de arquitectura apenas se recibió. Se llama BOX y tiene el lema: “Sin fronteras no hay enfrentados”. Como arquitecto -dice- lo han discriminado en varios proyectos. “Participé en proyectos de arquitectura, pero en la publicación no aparece mi nombre. Mucha gente me ha negado la posibilidad de hacer lo que me gusta, pero la gente no sabe que la historia de mi padre no me modifica a mí como persona. No me hace peor ni mejor”, confesó.

Juana también vivió el peso de su apellido paterno cuando la echaron de varias escuelas. Hoy estudia la carrera de Relaciones Públicas en la Universidad de Palermo. María Isabel se dedica desde hace algunos años a la decoración de interiores y al coaching. Se asoció con su hijo con Nexo Urbano, un empresa que se dedica a la localización de espacios libres para levantar inmuebles. En la actualidad busca inversores para construir un edificio en Puerto Madero, diseñado por ella misma. Hace poco menos de dos años, Sebastián y María Angeles se convirtieron en padres. Pero del nieto de Escobar Gaviria no se sabe nada.




Argentina




el patron del mal